Cui­da­do con las car­te­ras de pe­que­ñas com­pa­ñías

Va­mos a un en­torno de me­nos li­qui­dez y li­ge­ra subida de ti­pos que es per­ju­di­cial pa­ra es­tos va­lo­res

Cinco Días - - Opinión -

Es­cu­cho con fre­cuen­cia a ges­to­res de fon­dos afir­mar que las ac­cio­nes de pe­que­ñas com­pa­ñías ofre­cen ren­ta­bi­li­da­des a lar­go pla­zo me­jo­res que las de las gran­des com­pa­ñías. Efec­ti­va­men­te, eso es así, pe­ro la úni­ca ra­zón que hay de­trás de es­ta afir­ma­ción es que se tra­ta de un ac­ti­vo de ma­yor ries­go. Y sí: ma­yor ries­go im­pli­ca ma­yor ren­ta­bi­li­dad.

Si bien es cier­to que ge­ne­ra­li­zar so­bre pe­que­ñas com­pa­ñías no es un ejer­ci­cio muy pre­ci­so, da­da la he­te­ro­ge­nei­dad del uni­ver­so, y es igual­men­te cier­to que en com­pa­ñías de ba­ja ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til exis­ten ma­yo­res in­efi­cien­cias que un buen in­ver­sor pue­de ex­plo­tar a tra­vés del aná­li­sis de­ta­lla­do, hay me­jo­res y peo­res mo­men­tos en el ci­clo pa­ra es­te ti­po de ac­cio­nes y no siem­pre el ries­go asu­mi­do es su­fi­cien­te­men­te re­mu­ne­ra­do.

En los úl­ti­mos años, el com­por­ta­mien­to de las gran­des com­pa­ñías, más re­pre­sen­ta­das en los ín­di­ces bur­sá­ti­les fre­cuen­te­men­te se­gui­dos, ha si­do mu­cho peor que el de las com­pa­ñías más pe­que­ñas. Co­mo ejem­plo, en la Bol­sa es­pa­ño­la, en el pe­rio­do de ju­nio de 2017 a ju­nio de 2018, mien­tras que el ín­di­ce Ibex 35 (que in­clu­ye las ma­yo­res com­pa­ñías co­ti­za­das es­pa­ño­las) per­día un 9% de su va­lor, el ín­di­ce Ibex Small Caps de pe­que­ñas com­pa­ñías es­pa­ño­las se re­va­lo­ri­zó un 30%, y el ca­so de la Bol­sa es­pa­ño­la se re­pi­te en la ma­yo­ría de las prin­ci­pa­les Bol­sas.

El ci­clo eco­nó­mi­co ac­tual es­tá muy avan­za­do y tras 10 años de ex­pan­sión en EE UU co­mien­za a mos­trar cier­tos sín­to­mas de ago­ta­mien­to o, en el me­jor de los ca­sos, de des­ace­le­ra­ción. Es­te ci­clo

Ofre­cen ren­ta­bi­li­da­des a lar­go pla­zo ma­yo­res que las gran­des em­pre­sas, pe­ro tam­bién tie­nen más ries­go

ha te­ni­do ade­más una par­ti­cu­la­ri­dad, que ha si­do la in­ter­ven­ción de los ban­cos cen­tra­les con in­gen­tes in­yec­cio­nes de li­qui­dez, lle­van­do los ti­pos de in­te­rés a unos ni­ve­les anó­ma­la­men­te ba­jos du­ran­te un pe­rio­do de tiem­po anóma- la­men­te lar­go. Ese en­torno de ti­pos ba­jos con fá­cil y ba­ra­to ac­ce­so al ca­pi­tal ha si­do muy be­ne­fi­cio­so pa­ra las pe­que­ñas com­pa­ñías, que ade­más, tras la cri­sis, hi­cie­ron sus de­be­res por el la­do de los cos­tes. De esa for­ma, en la fa­se de re­cu­pe­ra­ción han si­do ca­pa­ces de in­cre­men­tar de for­ma ex­po­nen­cial sus be­ne­fi­cios. Apa­lan­ca­mien­to ope­ra­ti­vo.

Una ca­rac­te­rís­ti­ca de las ac­cio­nes de pe­que­ñas com­pa­ñías es su me­nor li­qui­dez. La pri­ma de ili­qui­dez, es de­cir, la re­mu­ne­ra­ción ex­tra que de­be­ría re­ci­bir por te­ner ese ries­go en car­te­ra, re­sul­ta di­fí­cil de va­lo­rar, por­que es muy ba­ja en en­torno de abun­dan­cia de li­qui­dez, pe­ro pue­de lle­gar a ser muy al­ta cuan­do se se­ca el mer­ca­do.

Mu­chas de las gran­des for­tu­nas se crean y des­tru­yen en épo­cas de cri­sis y la ra­zón ca­si siem­pre es la li­qui­dez. El que pue­de com­prar cuan­do to­dos ven­den sue­le ha­cer gran­des in­ver­sio­nes y el ven­de­dor for­za­do que se ve obli­ga­do a ven­der a cual­quier pre­cio sue­le caer en la rui­na.

Po­si­ble­men­te es­te­mos en un pun­to de in­fle­xión en el ci­clo eco­nó­mi­co y des­de lue­go lo es­ta­mos en el mo­ne­ta­rio. La re­ti­ra­da de es­tí­mu­los de la Fed y subidas de ti­pos ya son un he­cho. En di­ciem­bre, la Re­ser­va Fe­de­ral im­ple­men­ta­rá su no­ve­na subida de ti­pos del ac­tual ci­clo. En Eu­ro­pa la si­tua­ción es di­fe­ren­te, pe­ro el BCE tam­bién ha co­men­za­do a re­du­cir sus pro­gra­mas de com­pras y no se es­pe­ran subidas de ti­pos in­mi­nen­tes, pe­ro la di­rec­ción es al al­za.

Va­mos por tan­to ha­cia un en­torno de dre­na­je de li­qui­dez y, al me­nos, li­ge­ra subida de ti­pos de in­te­rés, que pue­de ser es­pe­cial­men­te da­ñino pa­ra las ac­cio­nes de pe­que­ñas com­pa­ñías. Es­tas tie­nen es­ca­sa ca­pa­ci­dad de re­duc­ción de cos­tes, cier­ta pre­sión en las ven­tas y ma­yor pre­sión en már­ge­nes. Adi­cio­nal­men­te, su­fri­rían más que las gran­des un en­torno de ti­pos de in­te­rés más al­tos y ma­yo­res (o al me­nos al­gu­nas) di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so al ca­pi­tal.

Los mer­ca­dos nos pue­den ha­ber da­do en es­te pa­sa­do mes de oc­tu­bre el pri­mer avi­so al res­pec­to. Si­guien­do con el ejem­plo an­te­rior, en el mes, el ín­di­ce Ibex 35 ha re­tro­ce­di­do un 5%, mien­tras que el Ibex Small Caps su­fría una caí­da del 10%.

La bue­na no­ti­cia es que si se die­ra el en­torno arri­ba des­cri­to, no ne­ce­sa­ria­men­te de­be ha­ber una caí­da ge­ne­ra­li­za­da de las Bol­sas. Hay gran­des com­pa­ñías, con va­lo­ra­cio­nes aún atrac­ti­vas, tre­men­da­men­te lí­qui­das, con ex­ce­len­tes mo­de­los de ne­go­cio y que se han que­da­do muy re­za­ga­das en tér­mi­nos bur­sá­ti­les en los úl­ti­mos años, que po­drían se­guir su­bien­do, in­clu­so con caí­das re­le­van­tes en ac­cio­nes de me­nor ca­pi­ta­li­za­ción. Eso se­ría de­fi­ni­ti­va­men­te una se­ñal de fin de ci­clo, pe­ro pue­de du­rar y es exac­ta­men­te lo que ocu­rrió en 2007 en la Bol­sa es­pa­ño­la. Ese ejer­ci­cio, el Ibex Small Caps, des­pués de ba­tir al Ibex en 2006 por un 20%, ter­mi­nó ce­rran­do con caí­das su­pe­rio­res al 5% mien­tras que el Ibex 35 se re­va­lo­ri­za­ba un 10%.

Sea­mos por tan­to cau­te­lo­sos con las pe­que­ñas com­pa­ñías an­te el en­torno de dre­na­je de li­qui­dez que se nos ave­ci­na. Es ese ti­po de ac­cio­nes, la puer­ta es gran­de pa­ra en­trar, pe­ro pe­que­ña pa­ra sa­lir y qui­zás que­pa al­guien más, pe­ro pa­re­ce que la ha­bi­ta­ción ya es­tá muy lle­na.

PIXABAY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.