Las tar­je­tas que de­vuel­ven di­ne­ro en ca­da com­pra

La OCU acon­se­ja con­tra­tar los plás­ti­cos no emi­ti­dos por ban­cos El aho­rro de un clien­te me­dio pue­de su­pe­rar los 130 eu­ros anua­les

Cinco Días - - Portada - P. M. SI­MÓN

El nú­me­ro de tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to en Es­pa­ña su­ma más de 82 mi­llo­nes. Ca­da ciu­da­dano to­ca a 1,8 plás­ti­cos. La can­ti­dad de tar­je­tas se ha dis­pa­ra­do un 80% en 18 años, se­gún los da­tos del Ban­co de Es­pa­ña, que re­ve­la tam­bién que el im­por­te de las transac­cio­nes de pa­go, no de re­ti­ra­das de efec­ti­vo en ca­je­ros, se ha mul­ti­pli­ca­do por tres en es­te pe­rio­do. El año pa­sa­do se mo­vie­ron 135.246 mi­llo­nes de eu­ros.

El di­ne­ro en efec­ti­vo es­tá ca­si pros­cri­to, con un lí­mi­te de 2.500 eu­ros por ope­ra­ción y la pre­vi­sión de que es­ta can­ti­dad se re­du­ci­rá a 1.000 eu­ros en el cor­to pla­zo. El an­te­rior Go­bierno anun­ció la me­di­da en 2016 con la in­ten­ción de que en­tra­ra en vi­gor en ene­ro de 2017, pe­ro no lle­gó a apro­bar­se. El ac­tual Eje­cu­ti­vo ha in­tro­du­ci­do ese um­bral en el bo­rra­dor de la nor­ma de me­di­das de pre­ven­ción y lu­cha con­tra el frau­de en las transac­cio­nes en las que in­ter­ven­ga un em­pre­sa­rio.

Las tar­je­tas dan tra­za­bi­li­dad a las ope­ra­cio­nes de ca­ra a la Agen­cia Tri­bu­ta­ria y su­po­nen in­gre­sos pa­ra la en­ti­dad fi­nan­cie­ra que las emi­te, pe­se a que des­de 2014 las co­mi­sio­nes que se car­gan al es­ta­ble­ci­mien­to es­tán li­mi­ta­das por ley. Del 0,75% en el ca­so de las tar­je­tas de cré­di­to, y los 0,30 eu­ros en las de dé­bi­to se pa­só al 0,3% en tar­je­tas de cré­di­to y a un 0,2% en las de dé­bi­to. Los ban­cos tam­bién se be­ne­fi­cian al li­mi­tar el uso de los ca­je­ros au­to­má­ti­cos, un cos­te pa­ra ellos y que des­de 2015 co­men­za­ron a re­per­cu­tir de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta.

Los clien­tes sa­can par­ti­do de la co­mo­di­dad de uso, am­plia­da aho­ra con la fun­cio­na­li­dad del con­tactless, que per­mi­te el pa­go au­to­má­ti­co sin ne­ce­si­dad de con­tac­to pa­ra transac­cio­nes in­fe­rio­res a 20 eu­ros. En es­tas ope­ra­cio­nes no es ne­ce­sa­rio, al me­nos por de­fec­to, in­tro­du­cir ni si­quie­ra el nú­me­ro se­cre­to. Los ban­cos clá­si­cos sue­len ofre­cer es­te pro­duc­to a sus clien­tes más fie­les sin cos­te, tan­to las tar­je­tas de dé­bi­to, que im­pli­can un car­go ins­tan­tá­neo, co­mo las de cré­di­to, que per­mi­ten apla­zar los pa­gos, en la ma­yor par­te de los ca­sos pa­gan­do un ti­po de in­te­rés.

Tam­bién exis­ten tar­je­tas de fi­de­li­za­ción ( af­fi­nity, en la jer­ga) que per­mi­ten al clien­te re­ci­bir un in­cen­ti­vo por su uso. No so­lo des­cuen­tos pun­tua­les o por com­pras en de­ter­mi­na­dos es­ta­ble­ci­mien­tos. Tam­bién las hay que de­vuel­ven una par­te del im­por­te de to­das las com­pras rea­li­za­das con ellas, in­clu­so las que no se efec­túan en el es­ta­ble­ci­mien­to que pa­tro­ci­na la tar­je­ta.

La Or­ga­ni­za­ción de Con­su­mi­do­res y Usua­rios (OCU) acon­se­ja con­tra­tar una tar- je­ta af­fi­nity, aso­cia­da a la mar­ca de un es­ta­ble­ci­mien­to, sal­vo que no ha­ya más re­me­dio que em­plear la que ofre­ce el ban­co, por­que, por ejem­plo, mo­di­fi­que las con­di­cio­nes de las hi­po­te­cas.

En­tre las tar­je­tas ana­li­za­das por la OCU apa­re­cen cin­co que re­in­te­gran al usua­rio una par­te del im­por­te gas­ta­do (véa­se grá­fi­co). La fór­mu­la más ha­bi­tual es que se en­tre­gue en di­ne­ro o un equi­va­len­te al efec­ti­vo can­jea­ble en el es­ta­ble­ci­mien­to. “La más in­di­ca­da de­pen­de­rá de los co­mer­cios que el clien­te vi­si­te o de la en­se­ña de su ga­so­li­ne­ra”, apun­ta la or­ga­ni­za­ción. La OCU ad­vier­te tam­bién de que es re­co­men­da­ble com­pro­bar si la tar­je­ta se emi­te por de­fec­to con la op­ción de pa­go por apla­za­do, pues los in­tere­ses pue­den su­pe­rar el 20% anual.

Má­xi­mo aho­rro

La Ca­rre­four Pass de­vuel­ve el 1% por de­fec­to en cual- quier es­ta­ble­ci­mien­to siem­pre que las com­pras su­peren los 300 eu­ros tri­mes­tra­les. La can­ti­dad má­xi­ma al año que se pue­de ob­te­ner así es de 120 eu­ros, pe­ro han de su­mar­se los des­cuen­tos en las ga­so­li­ne­ras, la co­rre­du­ría de se­gu­ros y la agen­cia de via­jes pro­pie­dad del gru­po de dis­tri­bu­ción fran­cés. En es­tos ca­sos, la de­vo­lu­ción lle­ga al 5%. La tar­je­ta de­vuel­ve el di­ne­ro en che­ques tri­mes­tra­les que son can­jea­bles en Ca­rre­four.

La tar­je­ta Cep­sa WiZink de­vuel­ve el 1% en cual­quier com­pra, por pun­tos que se pue­den can­jear por car­bu­ran­te o pro­duc­tos Cep­sa. Pa­gar en las ga­so­li­ne­ras con ella per­mi­te ob­te­ner un 3%, am­plia­ble a un 6% en ca­so de que los pa­gos fue­ra de Cep­sa al­can­cen los 300 eu­ros men­sua­les.

La Vi­sa BP Ban­kin­ter­card es la ho­mó­lo­ga a la de Cep­sa emi­ti­da por la di­vi­sión de tar­je­tas del ban­co que di­ri­ge María Do­lo­res Dan­cau­sa, aun­que las de­vo­lu­cio­nes son in­fe­rio­res por re­gla ge­ne­ral. La ven­ta­ja en es­te ca­so es que la cuan­tía de­vuel­ta no tie­ne por qué uti­li­zar­se en los es­ta­ble­ci­mien­tos de BP: “El im­por­te de la de­vo­lu­ción se abo­na en la tar­je­ta el mes si­guien­te a la li­qui­da­ción”.

Otras dos tar­je­tas que de­vuel­ven el 1% de las com­pras son la de Club Vips BBVA y la De­cath­lon Al­so­lia. La pri­me­ra re­em­bol­sa el im­por­te en pun­tos can­jea­bles en la ca­de­na de res­tau­ran­tes. La se­gun­da per­mi­te can­jear ese por­cen­ta­je en tien­das de la ca­de­na de­por­ti­va.

Pa­ra clien­tes que gas­tan 5.000 eu­ros al año, la mi­tad en ali­men­ta­ción y 100 eu­ros al mes en car­bu­ran­te, las cin­co tar­je­tas ana­li­za­das per­mi­ten aho­rros anua­les de 134 eu­ros (Ca­rre­four Pass), 110 eu­ros (Cep­sa WiZink), 71 (Vi­sa BP Ban­kin­ter­card) y 50 (Club Vips BBVA y De­cath­lon Al­so­lia), se­gún la OCU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.