El es­trés la­bo­ral po­ne de los ner­vios a las em­pre­sas

Una ex­ce­si­va y des­or­de­na­da car­ga de tra­ba­jo pue­de ser el ori­gen de nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des Las em­pre­sas de­be­rían adop­tar de ma­ne­ra ur­gen­te sis­te­mas de pre­ven­ción

Cinco Días - - Portada - PAZ ÁLVAREZ

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de­fi­ne el es­trés co­mo el con­jun­to de reac­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas que pre­pa­ra al or­ga­nis­mo pa­ra la ac­ción. Es la res­pues­ta de un or­ga­nis­mo fren­te a un cam­bio en el mun­do ex­te­rior que le ro­dea. No es un con­cep­to nue­vo, se pa­de­ce des­de la prehis­to­ria, pe­ro ya en 1029, el fi­sió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Wal­ter Brad­ford Can­non in­tro­du­jo el tér­mino es­trés en su dis­ci­pli­na co­mo una si­tua­ción ame­na­zan­te, una reac­ción lu­cha-hui­da.

Tam­bién el en­do­crino hún­ga­ro Hans Sey­le desa­rro­lló en 1932 el con­cep­to el es­trés co­mo la ten­sión fí­si­ca o emo­cio­nal que su­fre el cuer­po. Y la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) ha­bla de es­trés co­mo la ten­sión pro­vo­ca­da por si­tua­cio­nes ago­bian­tes que ori­gi­nan reac­cio­nes psi­co­so­má­ti­cas o tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos a ve­ces gra­ves.

Pe­ro el es­trés no siem­pre es no­ci­vo y per­ju­di­cial, sino que en mu­chas oca­sio­nes es el mo­tor que im­pul­sa a la ac­ción o a lo­grar me­tas en la vi­da. Es lo que se lla­ma, afir­ma el Víc­tor Vidal, in­ves­ti­ga­dor del es­trés la­bo­ral e ins­pec­tor de la Se­gu­ri­dad So­cial, el eus­trés, “el bueno, que cau­sa pla­cer y ayu­da a la reac­ti­va­ción del or­ga­nis­mo de ma­ne­ra po­si­ti­va, por­que es­ti­mu­la la ac­ti­vi­dad y la ener­gía”. Pe­ro el que de­be­ría ha­cer sal­tar to­das las alar­mas, so­bre to­do en el mun­do de la em­pre­sa y de mo­men­to no lo es­tá ha­cien­do, es el dis­trés, “el que dis­gus­ta, el que rom­pe la ar­mo­nía en­tre el cuer­po y la men­te, el que al­te­ra, es­te es una ame­na­za”. Y es­te ti­po de es­trés el que los ex­per­tos con­si­de­ran la pan­de­mia del si­glo XXI. “Por­que pro­du­ce en­fer­me­da­des, y la que no es­tá la agra­va, por­que se abu­sa del ta­ba­co, del al­cohol, se si­gue una ma­la ali­men­ta­ción, no se ha­ce ejer­ci­cio...”, afir­ma es­te ex­per­to, que con­si­de­ra un error que la so­cie­dad ha­ya nor­ma­li­za­do el tér­mino es­trés.

“Lo uti­li­za­mos co­mo al­go ha­bi­tual, y se ha ob­via­do que hay lí­nea di­rec­ta re­la­cio­na­da con el cán­cer de ma­ma o de co­lon, por ejem­plo. Es cin­co ve­ces peor que el al­cohol y el ta­ba­co”, afir­ma Vidal, que po­ne co­mo ejem­plo de bue­nas prác­ti­cas a Ja­pón, que ha pues­to el dis­trés co­mo el ma­yor pro­ble­ma de sa­lud de la po­bla­ción, da­do que es una pa­to­lo­gía que afec­ta a pro­fe­sio­nes con una ele­va­da car­ga de ten­sión, co­mo pue­den ser los bró­ke­res, los eje­cu­ti­vos so­me­ti­dos a de­ma­sia­da pre­sión o cual­quier pro­fe­sio­nal ago­bia­do por la ob­ten­ción de de­ter­mi­na­dos ob­je­ti­vos.

“El es­trés apa­re­ce cuan­do va­lo­ra­mos una si­tua­ción ame­na­zan­te y no nos sen­ti­mos con re­cur­sos pa­ra afron­tar­la. Por ejem­plo, cuan­do se exi­gen mu­chas ta­reas y no se sa­be có­mo ha­cer­las o son muy di­fí­ci­les. Es de­cir, per­ci­bi­mos una des­com­pen­sa­ción en­tre las de­man­das y los re­cur­sos”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Elisa Sán­chez, coor­di­na­do­ra del gru­po de psi­co­lo­gía y sa­lud la­bo­ral del Co­le­gio Ofi­cial de Psi­có­lo­gos de Ma­drid.

Es­tá re­la­cio­na­do con el cán­cer de ma­ma o de co­lon Es cin­co ve­ces peor que el al­cohol VÍC­TOR VIDAL, IN­VES­TI­GA­DOR

De he­cho, se­gún Vidal, más del 80% de las en­fer­me­da­des ac­tua­les es­tá re­la­cio­na­do con el es­trés, ya que afec­ta a to­das las cé­lu­las del or­ga­nis­mo y des­tru­ye so­bre to­do las cé­lu­las ce­re­bra­les. Ade­más, el es­trés pro­du­ce ic­tus, in­far­tos, in­som­nio, pa­to­lo­gías der­ma­to­ló­gi­cas, pér­di­da de pe­so, dia­be­tes, al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les y car­dia­cas, dis­mi­nu­ye la de­fen­sas… La re­tahí­la no aca­ba ahí, di­ce Vidal, que tam­bién apun­ta ha­cia el ele­va­do nú­me­ro de sui­ci­dios, so­bre to­do en­tre la gen­te jo­ven, “des­bor­da­da por las ele­va­das car­gas de tra­ba­jo”. An­te to­do es­to, so­lo ca­be po­ner ba­rre­ras, pe­ro de ma­ne­ra ur­gen­te.

Pa­ra ges­tio­nar­lo de una for­ma ade­cua­da, apun­ta la psi­có­lo­ga Sán­chez, el pri­mer pa­so a se­guir es sa­ber iden­ti­fi­car­lo, “co­no­cer­nos a no­so­tros mis­mos, qué si­tua­cio­nes nos ha­cen sen­tir ame­na­za­dos y có­mo reac­cio­na­mos an­te ellas”. Por­que las emo­cio­nes, in­clui­das el es­trés no son ne­ga­ti­vas, son un avi­so de có­mo es­ta­mos per­ci­bien­do esa si­tua­ción. Por tan­to “re­co­no­cer­lo, no ne­gar­lo, sino acep­tar­lo se­ría lo pri­me­ro”. Lo si­guien­te se­ría afron­tar­lo de for­ma po­si­ti­va, bus­can­do soluciones. Por ejem­plo, pla­ni­fi­can­do me­jor las ta­reas, y tam­bién los des­can­sos,” no por tra­ba­jar más ho­ras so­mos más pro­duc­ti­vos, ade­más nues­tra sa­lud se pue­de ver afec­ta­da”. Tam­bién es im­por­tan­te bus­car re­cur­sos, bien apren­dien­do lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra desem­pe­ñar ade­cua­da­men­te el tra­ba­jo, ade­más de re­vi­sa creen­cias y au­to­exi­gen­cias, “co­mo ten­go que ha­cer­lo to­do per­fec­to a la pri­me­ra, ne­ce­si­to con­tro­lar­lo y su­per­vi­sar­lo to­do”.

En ter­cer lu­gar, se­ña­la la ex­per­ta del Co­le­gio de Psi­có­lo­gos de Ma­drid, es ne­ce­sa­rio va­lo­rar el tra­ba­jo de una ma­ne­ra más ajus­ta­da, más equi­ta­ti­va, evi­tar pen­sar que

es lo úni­co o to­do en la vi­da. “Hay que dar­le la im­por­tan­cia que re­quie­re equi­li­brán­do­lo con otras fa­ce­tas de nues­tra vi­da, co­mo es la fa­mi­lia, la sa­lud, el desa­rro­llo per­so­nal o el ocio”.

El pa­pel de la re­la­ja­ción es fun­da­men­tal, ad­vier­te el doc­tor Vidal, “la ri­so­te­ra­pia es muy im­por­tan­te, con­tro­lar la res­pi­ra­ción, leer el pe­rió­di­co por­que apli­ca­mos tres sen­ti­dos y, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en Es­ta­dos Uni­dos, ha­ce a la per­so­na ol­vi­dar­se de los pro­ble­mas”. Pe­ro hay al­go im­por­tan­te en el mun­do la­bo­ral que tam­bién pue­de ayu­dar a me­jo­rar los ni­ve­les de es­trés, co­mo es sa­ber de­le­gar, “ver lo im­por­tan­te de lo que no es, fo­ca­li­zar los pro­ble­mas”. Y si no se po­ne co­to a es­te pro­ble­ma, se­ña­la el ins­pec­tor de la sa­ni­dad pú­bli­ca, “es­ta­mos abo­ca­dos a una si­tua­ción caó­ti­ca por­que se pue­de po­ner en pe­li­gro a la es­pe­cie hu­ma­na”.

Des­de el pun­to de vis­ta de la or­ga­ni­za­ción, de­ta­lla la psi­có­lo­ga Sán­chez, se pue­den rea­li­zar me­di­das pre­ven­ti­vas, co­mo rea­li­zar eva­lua­cio­nes de ries­gos psi­co­so­cia­les, tal y co­mo lo re­quie­re la nor­ma­ti­va, ade­cuar la car­ga de tra­ba­jo y rea­li­zar un re­par­to co­rrec­to de las ta­reas. Con­vie­ne, ade­más, adop­tar es­ti­los de li­de­raz­go sa­lu­da­bles, fo­men­tan­do un estilo par­ti­ci­pa­ti­vo. “Es im­por­tan­te que los tra­ba­ja­do­res se sien­tan es­cu­cha­dos y va­lo­ra­dos, así co­mo dis­po­ner de au­to­no­mía pa­ra to­mar de­ci­sio­nes so­bre có­mo ha­cer sus ta­reas”, ex­pli­ca, ade­más de im­pul­sar la fle­xi­bi­li­dad tem­po­ral, el te­le­tra­ba­jo, los es­pa­cios de tra­ba­jo ade­cua­dos y er­go­nó­mi­cos.

Y so­bre to­do con­vie­ne es­tar aten­tos a cuan­do em­pie­zan a apa­re­cer los pri­me­ros sín­to­mas, co­mo la fal­ta reite­ra­ti­va de me­mo­ria, caí­da de pe­lo, fal­ta de sue­ño. Es el prin­ci­pio de la cuen­ta atrás.

Las em­pre­sas de­ben adop­tar es­ti­los de li­de­raz­go sa­lu­da­bles y par­ti­ci­pa­ti­vos ELISA SÁN­CHEZ, PSI­CÓ­LO­GA

GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.