EL MI­NI­MA­LIS­MO DE DI­ME QUE ME QUIE­RES

Eva Ver­deal em­pe­zó ven­dien­do por in­ter­net co­lla­res, sor­ti­jas y pen­dien­tes, y aho­ra re­gen­ta cin­co jo­ye­rías Se for­mó en Saint Mar­tins, en Lon­dres, y tra­ba­ja con pla­ta, la­tón y ba­ño de oro

Cinco Días - - Fortuna - BE­LÉN JUÁ­REZ

Te­chos al­tos, de­co­ra­ción sen­ci­lla y ele­gan­te, flo­res en es­tan­te­rías, es­qui­nas y has­ta en el te­cho. Es el prin­ci­pio es­té­ti­co de las jo­ye­rías Di­me que me quie­res. Es el mis­mo estilo que si­gue su directora ge­ne­ral, Eva Ver­deal (Ma­drid, 1977), quien tra­ba­ja en pleno ba­rrio de Ma­la­sa­ña, en un ta­ller com­par­ti­do con el res­to del equi­po. So­bre su me­sa, un or­de­na­dor, una lám­pa­ra y unas flo­res. Pre­ci­sa­men­te, son los mo­ti­vos flo­ra­les el eje que sos­tie­ne las co­lec­cio­nes de jo­yas de la mar­ca. Ver­deal es­tu­dió di­se­ño en Ma­drid y com­ple­tó su for­ma­ción en una de las es­cue­las de di­se­ño de ma­yor pres­ti­gio de Eu­ro­pa, co­mo es Saint Mar­tins School, en Lon­dres. Cuan­do re­gre­só a la ca­pi­tal, tra­ba­jó co­mo di­se­ña­do­ra de mo­da en las tien­das de ro­pa que te­nía su fa­mi­lia. Des­pués, es­tu­vo unos años aten­dien­do a sus hi­jos pe­que­ños. En­tre­tan­to, co­men­zó a idear un ne­go­cio que fue­ra fá­cil de com­bi­nar con su vi­da fa­mi­liar, “aun­que al fi­nal fá­cil de com­pa­gi­nar no ha si­do”, re­co­no­ce.

En 2012 em­pe­zó de ce­ro. “Al prin­ci­pio, de jo­ye­ría sa­bía lo bá­si­co, pe­ro siem­pre he te­ni­do un es­pí­ri­tu em­pren­de­dor”. Co­men­zó pre­gun­tan­do a es­pe­cia­lis­tas del sec­tor so­bre el fun­cio­na­mien­to del mun­do de la jo­ye­ría y vi­si­tó fe­rias por to­da Es­pa­ña. Fue en­ton­ces cuan­do em­pe­zó a ha­cer co­lla­res, pen­dien­tes y sor­ti­jas per­so­na­li­za­das con gra­ba­dos. Las ven­día a tra­vés de su pá­gi­na web, ac­ti­va des­de los ini­cios. Des­pués com­par­tió ofi­ci­na con su ma­ri­do en el dis­tri­to de Te­tuán, y en 2014 abrió una tien­da en una de las zo­nas que más le gus­ta­ba, la Tra­ve­sía de San Ma­teo, en el ba­rrio de Tri­bu­nal. “Era im­por­tan­te que los clien­tes nos en­con­tra­sen en un lu­gar fí­si­co y que es­tu­vie­se en una zo­na em­ble­má­ti­ca”, se­ña­la Ver­deal.

Cua­tro años des­pués, Di­me que me quie­res cuen­ta con cua­tro tien­das en Ma­drid y una en Bil­bao, don­de ase­gu­ra que la aco­gi­da es­tá sien­do igual de bue­na que en el res­to de es­ta­ble­ci­mien­tos. “Ele­gi­mos Bil­bao por­que es una ciu­dad que es­tá cre­cien­do a ni­vel tu­rís­ti­co y eco­nó­mi­co, co­noz­co gen­te allí y es­tá cer­ca de Ma­drid”, ar­gu­men­ta.

To­das las jo­yas son de pla­ta de ley y de la­tón ba­ña­do en tres mi­cras de oro, téc­ni­ca que la di­se­ña­do­ra apren­dió en Fran­cia. “El éxi­to de nues­tras jo­yas ra­di­ca en la téc­ni­ca de ad­he­rir el oro con elec­tri­ci­dad, son más du­ra­de­ras y de ma­yor ca­li­dad. Se lla­man ba­ños elec­tro­lí­ti­cos, y el la­tón es me­jor con­duc­tor de elec­tri­ci­dad que la pla­ta”. Aun­que pre­fie­re no des­ve­lar las ci­fras de fac­tu­ra­ción, ade­lan­ta que el cre­ci­mien­to en 2018 se­rá de un 50% más que el año pa­sa­do. “Los da­tos son bue­nos, pe­ro es­pe­ra­mos que sean mu­cho me­jo­res, so­bre to­do en es­ta nue­va eta­pa”. En­tre los ob­je­ti­vos pa­ra el pró­xi­mo ejer­ci­cio: abrir nue­vas tien­das, y es­tán ba­ra­jan­do em­pla­za­mien­tos en ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na, Va­len­cia y Se­vi­lla.

El éxi­to de nues­tras jo­yas ra­di­ca en la téc­ni­ca de ad­he­rir el oro con elec­tri­ci­dad, son más du­ra­de­ras

PA­BLO MONGE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.