Pa­pi­sas y sa­cer­do­ti­sas:

¿Re­cu­pe­ra­rán las mu­je­res el es­ta­tus que te­nían en el al­bor del Cris­tia­nis­mo?

Clío especial - - SUMARIO - Ji­me­na Ro­drí­guez

¿Cuán­tos pa­pas ha ha­bi­do, 266 o 267? ¿To­dos los lí­de­res de la Igle­sia han si­do hom­bres? En tiem­po ré­cord Francisco I ha lo­gra­do sanear la ima­gen crea­da por los es­cán­da­los, in­tri­gas y co­rrup­ción que no so­lo ha mos­tra­do in­te­rés por la trans­pa­ren­cia una cues­tión fun­da­men­tal, la igual­dad de gé­ne­ro,

En los Evan­ge­lios, Jesús pon­de­ró la igual­dad de de­re­chos de la mu­jer, pe­ro la Igle­sia ca­tó­li­ca se con­vir­tió en pre­di­ca­dor de su mar­gi­na­ción del go­bierno re­li­gio­so. La ex­clu­sión de las mu­je­res del mi­nis­te­rio y la ju­ris­dic­ción ecle­siás­ti­ca es un sin­sen­ti­do en la ac­tua­li­dad, pe­ro la dis­cu­sión so­bre la dis­cri­mi­na­ción se­xis­ta en su seno y en to­da la so­cie­dad si­gue in­cli­na­da muy a fa­vor de las fac­cio­nes más ran­cias. El enési­mo es­can­da­lo­so e in­de­cen­te li­bro de una pe­rio-

Los fres­cos de ar­te pa­leo­cris­tiano nos mues­tran cla­ra­men­te que las mu­je­res ves­tían

dis­ta ita­lia­na, Cos­tan­za Mi­riano. Cá­sa­te

y sé su­mi­sa, se ti­tu­la es­ta per­la li­te­ra­ria. La­men­ta­ble­men­te, aquel himno pro­pa­gan­dís­ti­co de la de­sigual­dad tu­vo un re­torno de la in­ver­sión muy po­si­ti­vo tan­to en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos (rá­pi­da­men­te fue best seller en Ita­lia) como en tér­mi­nos de ma­chis­mo. Me­nos mal que aún que­dan mu­je­res y hom­bres a quie­nes cau­san ló­gi­ca re­pul­sa pa­la­bras que hos­ti­gan la igual­dad, uno de los De­re­chos Hu­ma­nos fun­da­men­ta­les. En­tre ellos pa­re­cía en­con­trar­se Jor­ge Ber­go­glio. Por aque­llas mis­mas fe­chas los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­blá­ba­mos de su in­ten­ción de nom­brar a una mu­jer car- de­nal. Pe­ro la idea de dar­le un to­que fe­me­nino a la cu­ria fue una qui­me­ra que no tar­da­ron en des­men­tir des­de el Va­ti­cano. Es más, nos sa­ca­ron del error de un mo­do tan drás­ti­co como do­lo­ro­so, ex­co­mul­gan­do a Greg Rey­nolds, un sa­cer­do­te cu­yo pe­ca­do fue ma­ni­fes­tar­se de­fen­sor del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y de la or­de­na­ción de mu­je­res al sa­cer­do­cio. A pe­sar de mos­trar una ima­gen de hu­mil­dad y po­bre­za, es­te papa —que ya no es "pro­gre" sino el "papa de los po­bres"— man­tie­ne ina­mo­vi­ble la re­tó­ri­ca que ex­clu­ye a las mu­je­res de su go­bierno. En el cam­bio de ten­den­cia ma­ni­fes­ta­do por las ac­cio­nes de Fran- cis­co I, mu­chos so­lo ven una or­ques­ta­da es­tra­te­gia de mar­ke­ting pa­ra me­jo­rar la repu­tación de una ins­ti­tu­ción que que­dó se­ria­men­te he­ri­da por el es­cán­da­lo del va­ti­leaks (ver ar­tícu­lo

Los cuer­vos de Dios, pg. 86), que lle­vó a Be­ne­dic­to XVI a la ren­di­ción y el aban­dono.

LAS SA­CER­DO­TI­SAS DE LOS PRI­ME­ROS CRIS­TIA­NOS

En me­dio de es­te pa­no­ra­ma, des­de lo más pro­fun­do y re­mo­to del cris­tia­nis­mo —des­de sus en­tra­ñas, po­dría­mos de­cir— nos lle­gan cla­ras vo­ces fe­me­ni­nas que reivin­di­can res­tau­rar su pa­pel ac­ti­vo en la je­rar­quía de la Igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.