LA ES­PA­ÑA HUÉR­FA­NA

Clío especial - - EDITORIAL -

Más de la mi­tad de los es­pa­ño­les no ha­bían co­no­ci­do la vi­da sin Fran­co cuan­do la muer­te se lo lle­vó. Pa­ra bien o pa­ra mal país y 40 años des­pués mu­chos no se han qui­ta­do el lu­to. Desa­so­sie­go, mie­do o es­pe­ran­za fue­ron los sen­ti­mien­tos más exal­ta­dos aquel jue­ves 20 de no­viem­bre de 1975 cuan­do Car­los Arias Na­va­rro anun­ció a los es­pa­ño­les que ha­bía Es­te es un nú­me­ro sin ren­co­res pe­ro inevi­ta­ble­men­te le­van­ta­rá am­po­llas —es­pe­ro sean me­nos que el re­vue­lo que desató Jaén Club de Fút­bol vis­tien­do una ca­mi­se­ta de Fran­co—. La documentación que aquí re­ve­la­mos no ve la luz des­de que fue­ra des­man­te­la­da la Bri­ga­da de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal en 1976. La BIC era la ins­ti­tu­ción ar­ma­da que du­ran­te el ré­gi­men es­tu­vo en­car­ga­da de man­te­ner a ra­ya a los des­es­ta­bi­li­za­do­res po­lí­ti­cos. Es­tos pa­pe­les de­bie­ron ser pas­to de las lla­mas, pe­ro fue­ron ocul­ta­dos a tiem­po y lle­van dé­ca­das aguar­da­do el mo­men­to de rom­per su si­len­cio. La oca­sión ha lle­ga­do cuan­do Ga­briel Ca­rrión, pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, les ha pres­ta­do su voz. De apa­rien­cia vul­gar, co­lor en­fer­mi­zo y olor a pol­vo, es­tos mi­les de pa­pe­les con­tie­nen in­for­ma­ción que nos lle­ga des­de los in­tes­ti­nos de la dic­ta­du­ra. Leer­los es como vio­lar la in­ti­mi­dad de un dia­rio pri­va­do, es­cri­to des­de la sin­ce­ri­dad de quien se sien­te se­gu­ro por­que na­die más va a leer sus pen­sa­mien­tos. Es­pe­ro que nin­gún lec­tor pue­da per­ci­bir da­ño, se apor­ta la in­for­ma­ción de ma­ne­ra ob­je­ti­va, tal y como fue re­co­pi­la­da por los res­pon­sa­bles de man­te­ner el or­den. Ellos tam­po­co juz­ga­ban, so­lo re­co­gían da­tos y ac­cio­nes de una épo­ca —una his­to­ria que Nuno Sil­va di­ce no co­no­cer—.

He­le­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.