RMS TI­TA­NIC

La ver­da­de­ra his­to­ria del bar­co de los sue­ños

Clío especial - - NEWS -

Jo­sé Tono Mar­tí­nez, an­tro­pó­lo­go y doc­tor en Fi­lo­so­fía, es es­cri­tor y co­mi­sa­rio de ex­po­si­cio­nes. Sus dos úl­ti­mos li­bros pu­bli­ca­dos son El que hie­re de le­jos (Co­lec­ción La Ra­ma Do­ra­da, Editorial Huer­ga & Fie­rro, 2015) e Hi­jos del Trueno. Mi­tos y sím­bo­los en el Ca­mino de San­tia­go (Edi­cio­nes Evohé Di­das­ka, 2015)

La his­to­ria de los nau­fra­gios en el mar ha fas­ci­na­do, ate­rra­do y con­mo­vi­do a la hu­ma­ni­dad des­de el ori­gen de los tiem­pos, de los nau­fra­gios de Uli­ses a los del con­quis­ta­dor es­pa­ñol Al­var Nú­ñez Ca­be­za de Va­ca, de la sa­ga del Ho­lan­dés Erran­te a los gran­des Bu­ques de la Ar­ma­da In­ven­ci­ble, y a los ga­leo­nes per­di­dos por la Flo­ta de In­dias, pa­san­do por tex­tos li­te­ra­rios como La tem­pes­tad de Sha­kes­pea­re, Ro­bin­son Cru­soe de Da­niel De­foe, has­ta lle­gar al Re­la­to de

un Náu­fra­go de Ga­briel Gar­cía Márquez. To­do ello sin ol­vi­dar los cien­tos de li­bros es­cri­tos por es­tu­dio­sos y su­per­vi­vien­tes del RMS Ti­ta­nic, co­men­zan­do por el que es­cri­bió na­da me­nos que Jo­seph Con­rad en 1912, o el lar­go poe­ma de Hans Mag­nus En­zens­ber­ger, pu­bli­ca­do en 1978, y de­di­ca­do al fa­mo­so bar­co. El hun­di­mien­to del RMS Ti­ta­nic ha pa­sa­do a ser con­si­de­ra­do en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo un equi­va­len­te al hun­di­mien­to de los va­lo­res de la vie­ja Eu-

ro­pa, que ha­bría de zo­zo­brar un par de años des­pués en los cam­pos de Ver­dún y el Som­me, du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. El mar es­tá lleno de pro­fe­cías y su­pers­ti­cio­nes, de ex­tra­ños au­gu­rios y de ca­sua­li­da­des que en­tre­cru­zan mi­to, li­te­ra­tu­ra, tec­no­lo­gía e his­to­ria. Y al­re­de­dor de la ex­tra­or­di­na­ria, asom­bro­sa y cor­ta vi­da del RMS Ti­ta­nic, se han te­ji­do los más in­creí­bles mis­te­rios y re­la­tos. Hay al­go pa­vo­ro­so al tiem­po que bí­bli­co: el bar­co más ma­ra­vi­llo­so del mundo zo­zo­bra en su via­je inau­gu­ral, una fría y cla­ra no­che de abril, en las aguas del Atlán­ti­co nor­te, al sur de la Is­la de Te­rra la in­cons­tan­cia y la fra­gi­li­dad de la vi­da hu­ma­na, que en cues­tión de se­gun­dos u ho­ras pue­den arras­trar­nos a las pro­fun­di­da­des de las si­mas ma­ri­nas. El vie­jo reino de Nep­tuno si­gue sien­do pa­ra todos la úl­ti­ma fron­te­ra in­abor­da­ble, tan­to como lo es la del es­pa­cio ex­te­rior. Con mo­ti­vo de la iti­ne­ran­cia mun­dial de Ti­ta­nic. The Ex­hi­bi­tion, un nu­tri­do gru­po de eru­di­tos, in­ves­ti­ga­do­res, ma­ri­nos y es­tu­dio­sos de los ma­res, es­cri­ben acer­ca del RMS Ti­ta­nic, su ayer y su hoy, ana­li­zan­do aquel nau­fra­gio des­de va­rios pun­tos de vis­ta, al tiem­po que nos tras­la­dan dra­má­ti­ca­men­te a aque­llos te­rri­bles mo­men­tos vi­vi­dos en­tre la no­che y la ma­dru­ga­da del 14 al 15 de abril de 1912.

Claes-Gö­ran Wet­ter­holm, co­mi­sa­rio

in­ter­na­cio­nal de Ti­ta­nic. The Ex­hi­bi

tion, nos pre­sen­ta es­te emo­ti­vo via­je hu­mano, su re­to mu­seís­ti­co, y las dia­cla­ran­do tam­bién al­gu­nas fan­ta­sías y ma­len­ten­di­dos a los ca­si dos mi­llo­nes de per­so­nas que ya han vis­to, y si­guen vien­do, la ex­po­si­ción iti­ne­ran­te mun­dial más com­ple­ta de cuan­tas se han for­ma­li­za­do has­ta la fe­cha. El no­ve­lis­ta, co­rres­pon­sal y via­je­ro Ja­vier Reverte se su­be a un car­gue­ro pa­ra lle­var­nos a las aguas de Te­rra­no­va, al pun­to ce­ro de

la tra­ge­dia. Ja­vier Re­ye­ro y Na­cho Mon

te­ro han rea­li­za­do el tra­ba­jo más com­ple­to so­bre las des­ven­tu­ras de los diez es­pa­ño­les que se subie­ron al Ti­ta­nic. Y lo am­bien­tan con una in­fo­gra­fía de lu­jo, "ti­tá­ni­ca".

Luis Fe­rrei­ro, en nom­bre de Mu­sea­lia, en­ti­dad crea­do­ra y ad­mi­nis­tra­do­ra de la ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal, nos des­cri­be en de­ta­lle Ti­ta­nic. The Ex­hi­bi­tion, con sus más de 200 ob­je­tos ori­gi­na­les, una ver­da­de­ra cáp­su­la del tiem­po con­ser­va­da, con res­pe­to y de­co­ro, pa­ra las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Una ex­po­si­ción que es, ade­más, una co­lec­ción de his­to­rias per­so­na­les y vi­vi­das, dra­má­ti­ca­men­te na­rra­das pa­ra un vi­si­tan­te que su­be la es­ca­le­ri­lla del bar­co y se en­fren­ta en ho­ra y me­dia a un via­je ex­tra­or­di­na­rio y con­mo­ve­dor. El ca­pi­tán Luis Mo­llá, lobo de mar y es­cri­tor con­su­ma­do, nos ex­pli­ca có­mo era la na­ve­ga­ción a prin­ci­pios del si­glo XX, y ade­lan­ta hi­pó­te­sis acer­ca de las úl­ti­mas ma­nio­bras en el puen­te de man­do, an­tes de la co­li­sión. El pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Da­vid Zur­do nos ha­bla de la co­ci­na del bar­co de los sue­ños, de la del lu­jo pas­mo­so a bor­do. El crí­ti­co de ci­ne y li­te­ra­tu­ra Fer­nan­do Rodríguez

Lafuente des­plie­ga la sa­ga de las me­jo­res pe­lí­cu­las de­di­ca­das al Ti­ta­nic. El co­ro­nel Miguel Ara­gón Fon­ten­la, ac­ti­vo de­fen­sor de los de­re­chos de los pecios es­pa­ño­les, nos ha­bla de es­tos "le­ga­dos ba­jo el mar". Pe­dro Gri­fol, al ac­tual Mu­seo de Bel­fast y a los as - de es­ta his­to­ria co­men­zó ha­ce más de 100 años. El pro­fe­sor de psi­co­bio­lo­gía Ig­na­cio Mor­ga­do Ber­nal com­pa­ra las dis­tin­tas res­pues­tas emo­cio­na­les en los nau­fra­gios del Ti­ta­nic y el Lu­si­ta­nia. Los otros mis­te­rios, coin­ci­den­cias y pro­fe­cías de aquel bar­co pu­bli­ci­ta­do como "in­su­mer­gi­ble" co­rren de la mano del ri­gu­ro­so in­ves­ti­ga­dor de lo ar­cano

Je­sús Ca­lle­jo. Con el úl­ti­mo via­je de Ra­món Ar­ta­ga­vey­tia, gra­cias a Jo­su

Hormaetxea, nos cen­tra­mos en la vi­da de es­te pa­sa­je­ro uru­gua­yo de ori­gen vasco. La pianista Est­her To­le­dano y su trío han ana­li­za­do —y di­lu­ci­da­do— "el pro­gra­ma mu­si­cal" que aque­lla no­che in­ter­pre­tó el va­lien­te vio­li­nis­ta Wa­lla­ce Henry Hartley y su ban­da, has­ta po­cos mi­nu­tos an­tes de hun­dir­se en el mar. Y pa­ra ter­mi­nar, Ma­riano Az­nar, ju­ris­ta in­ter­na­cio­nal y es­pe­cia­lis­ta en pa­tri­mo­nio sub­acuá­ti­co, nos da las claves del en­re­do le­gal que afec­ta al Ti­ta­nic, de­fen­di­do hoy por la Con­ven­ción de la UNES­CO pa­ra la pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral sub­acuá­ti­co, y a otros bar­cos en pa­re­ci­das cir­cuns­tan­cias. Fi­nal­men­te, ¿por qué el RMS Ti­ta­nic es hoy lo que es? Es di­fí­cil sa­ber­lo. Pe­ro en es­te suplemento es­pe­cial de la re­vis­ta Clío he­mos que­ri­do des­ve­lar al­gu­nas de las claves de es­te mi­to su­mer­gi­do de la na­ve­ga­ción. Sin du­da, el Ti­ta­nic es un sím­bo­lo de que la tec­no­lo­gía, que en apa­rien­cia nos ha­ce como dio­ses y nos li­be­ra de las cons­tric­cio­nes de la na­tu­ra­le­za, pue­de fa­llar y de­jar­nos iner­mes fren­te a los ele­men­tos. El Ti­ta­nic es un sím­bo­lo de que todos, ri­cos y po­bres, com­par­ti­mos el mis­mo bar­co, con to­das nues­tras li­mi­ta­cio­nes, pe­ro tam­bién con todos los de­seos de ir siem­pre más allá. Al igual que en el mi­to del jo­ven Íca­ro, tra­tan­do de lle­gar al sol y lue­go ca­yen­do, el RMS Ti­ta­nic re­pre­sen­ta­ba el sue­ño de un bar­co in­su­mer­gi­ble, la se­gu­ri­dad to­tal al­can­za­da en una épo­ca que creía que el pro­gre­so so­lu­cio­na­ría en po­co tiem­po todos nues­tros pro­ble­mas. Por de­lan­te, en ape­nas dos años, ve­nían dos gue­rras mun­dia­les e in­con­ta­bles cri­sis so­cia­les, po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y me­dioam­bien­ta­les. El RMS Ti­ta­nic, hoy, su­mer­gi­do a unos 4.000 me­tros de pro­fun­di­dad en una sima ma­ri­na, es el mu­do tes­ti­go de nues­tro lí­mi­te, de nues­tra am­bi­ción y de nues­tro de­sa­fío.

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, el nau­fra­gio del Ti­ta­nic que­dó aso­cia­do al hun­di­mien­to

de los va­lo­res de la vie­ja Eu­ro­pa que ha­bría de zo­zo­brar du­ran­te la Gran Gue­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.