Los PENSADORES que cam­bia­ron la His­to­ria

QUE CAM­BIA­RON LA HIS­TO­RIA

Clío especial - - SUMARIO -

EDESDE LA AN­TI­GUA GRE­CIA, LOS FI­LÓ­SO­FOS SE HAN PREO­CU­PA­DO DE RE­FLE­XIO­NAR SO­BRE LOS PRO­BLE­MAS QUE ATA­ÑEN A LA EXIS­TEN­CIA HU­MA­NA. LA AMAL­GA­MA DE TEO­RÍAS QUE COM­PO­NEN LA HIS­TO­RIA DE LA FI­LO­SO­FÍA, ES­TÁ RE­LA­CIO­NA­DA CON LA VI­DA, PER­SO­NA­LI­DAD Y TIEM­PO QUE LES TO­CÓ VI­VIR A ES­TOS PRO­FE­SIO­NA­LES DEL PEN­SA­MIEN­TO. POR MA­RÍA VEDIA, PE­RIO­DIS­TA ES­PE­CIA­LI­ZA­DA EN HIS­TO­RIA

L PEN­SA­MIEN­TO DE LA HU­MA­NI­DAD ha es­ta­do do­mi­na­do por las men­tes ilus­tres de al­gu­nos fi­ló­so­fos que han mar­ca­do un an­tes y un des­pués de la His­to­ria. Es­tos son so­lo al­gu­nos de los nom­bres más re­le­van­tes.

DES­CAR­TES

Des­pués del es­plen­dor de la an­ti­gua fi­lo­so­fía grie­ga y del apo­geo y cri­sis de la es­co­lás­ti­ca en la Eu­ro­pa me­die­val, los nue­vos ai­res del Re­na­ci­mien­to y la re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca que lo acom­pa­ñó da­rían lu­gar, en el si­glo XVII, al na­ci­mien­to de la fi­lo­so­fía mo­der­na. El pri­me­ro de los is­mos fi­lo­só­fi­cos de la mo­der­ni­dad fue el ra­cio­na­lis­mo, y su ini­cia­dor.

Es­te se pro­pu­so ha­cer ta­bla ra­sa de la tra­di­ción y cons­truir un nue­vo pen­sa­mien­to so­bre la ba­se de la ra­zón y con la efi­caz me­to­do­lo­gía de las ma­te­má­ti­cas. Su "du­da me­tó­di­ca" no cues­tio­nó a Dios, sino to­do lo con­tra­rio. Sin em­bar­go, al igual que Ga­li­leo, hu­bo de su­frir la per­se­cu­ción a cau­sa de sus ideas. En 1637 apa­re­ció su fa­mo­so Dis­cur­so del mé­to­do, pre­sen­ta­do co­mo pró­lo­go a tres en­sa­yos cien­tí­fi­cos. Por la au­da­cia y no­ve­dad de los con­cep­tos, la ge­nia­li­dad de los des­cu­bri­mien­tos y el ím­pe­tu de las ideas, el li­bro bas­tó pa­ra dar a su au­tor una in­me­dia­ta y me­re­ci­da fa­ma, pe­ro tam­bién por ello mis­mo pro­vo­có un di­lu­vio de po­lé­mi­cas.

Des­car­tes pro­po­nía en el Dis­cur­so una du­da me­tó­di­ca, que so­me­tie­se a jui­cio to­dos los co­no­ci­mien­tos de la épo­ca, aun­que, a di­fe­ren­cia de los es­cép­ti­cos, la su­ya era una du­da orien­ta­da a la bús­que­da de prin­ci­pios úl­ti­mos so­bre los cua­les ci­men­tar só­li­da­men­te el sa­ber. Es­te prin­ci­pio lo ha­lló en la exis­ten­cia de la pro­pia con­cien­cia que du­da, en su fa­mo­sa for­mu­la­ción "pien­so, lue­go exis­to". So­bre la ba­se de es­ta pri­me­ra evi­den­cia pu­do des­an­dar en par­te el ca­mino de su es­cep­ti­cis­mo, ha­llan­do en Dios el ga­ran­te úl­ti­mo de la ver­dad de las evi­den­cias de la ra­zón, que se ma­ni­fies­tan co­mo ideas "cla­ras y dis­tin­tas".

El mé­to­do car­te­siano pro­pues­to pa­ra to­das las cien­cias y dis­ci­pli­nas, con­sis­te en des­com­po­ner los pro­ble­mas com­ple­jos en par­tes más sen­ci­llas has­ta ha­llar sus ele­men­tos bá­si­cos, las ideas sim­ples, que se pre­sen­tan a la ra­zón de un mo­do evi­den­te, y a par­tir de ellas, por sín­te­sis, re­cons­truir to­do el com­ple­jo, exi­gien­do a ca­da nue­va re­la­ción es­ta­ble­ci­da en­tre ideas sim­ples la mis­ma evi­den­cia de és­tas. Los en­sa­yos cien­tí­fi­cos que se­guían al Dis­cur­so ofre­cían un com­pen­dio de sus teo­rías fí­si­cas, en­tre las que des­ta­ca su for­mu­la­ción de la ley de iner­cia y una es­pe­ci­fi­ca­ción de su mé­to­do pa­ra las ma­te­má­ti­ca.

HOB­BES

La ver­da­de­ra an­tí­te­sis de Des­car­tes, des­de el pun­to de vis­ta sen­sis­ta y ma­te­ria­lis­ta, es­tá cons­ti­tui­da por Hob­bes. Su fi­lo­so­fía re­pre­sen­ta la otra gran al­ter­na­ti­va en la que desem­bo­có la ela­bo­ra­ción del con­cep­to de ra­zón en el s. XVII. Y es­to no so­lo por­que la de Hob­bes es­tá vin­cu­la­da a su­pues­tos ma­te­ria­lis­tas y no­mi­na­lis­tas, a di­fe­ren­cia de la de Des­car­tes li­ga­da a una me­ta­fí­si­ca es­pi­ri­tua­lis­ta, sino tam­bién y so­bre to­do, por­que des­cu­bre en la ra­zón una téc­ni­ca dis­tin­ta u opues­ta en mu­chos as­pec­tos a la que Des­car­tes ha­bía re­co­no­ci­do en ella. La for­ma­ción de Hob­bes se de­bió, más que na­da, a sus via­jes y per­ma­nen­cia en el con­ti­nen­te. Fue­ron oca­sión de es­tos, en pri­mer lu­gar, sus es­tan­cias co­mo tu­tor de un jo­ven con­de ( Wi­lliam Ca­ven­dish) y de su hi­jo, y lue­go los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos que, du­ran­te cier­to tiem­po, hi­cie­ron po­co segura su es­tan­cia en In­gla­te­rra.

En 1640 dis­tri­bu­yó en­tre sus ami­gos Los ele­men­tos de le­gis­la­ción na­tu­ral y po­lí­ti­ca, en los cuá­les de­fen­día la teo­ría de la in­di­vi­si­bi­li­dad del po­der so­be­rano sin de­re­cho di­vino, ger­men del ab­so­lu­tis­mo po­lí­ti­co. Por te­mor a las reac­cio­nes ne­ga­ti­vas de su es­cri­to, aban­do­nó In­gla­te­rra y se es­ta­ble­ció en Pa­rís don­de es­tu­vo has­ta 1651.

En sus via­jes an­te­rio­res ya se ha­bía apa­sio­na­do por la geo­me­tría de Eu­cli-

des, en la veía el mo­de­lo mis­mo de la cien­cia y ha­bía en­ta­bla­do amis­tad con Ga­li­leo en 1636. El año 1642 pu­bli­có en la ca­pi­tal fran­ce­sa el De ci­ve, que de­be­ría ha­ber si­do la úl­ti­ma par­te de su sis­te­ma fi­lo­só­fi­co que ha­bía co­men­za­do a ela­bo­rar en 1637. En 1651, des­pués de la pu­bli­ca­ción de Le­via­tán re­gre­só a In­gla­te­rra don­de pu­bli­có el De cor­po­re (1655) y el De ho­mi­ne (1658), dos obras que jun­to al De ci­ve, constituyen la tri­lo­gía de su sis­te­ma.

SPI­NO­ZA

La fi­lo­so­fía de Spi­no­za ge­ne­ró un im­por­tan­te re­cha­zo en su tiem­po, aun­que un si­glo más tar­de se­ría re­cu­pe­ra­da y su in­fluen­cia fue im­por­tan­te no so­lo en el te­rreno de la me­ta­fí­si­ca, sino en­tre poe­tas ro­mán­ti­cos co­mo She­lley y Words­worth.

Hi­jo de ju­díos es­pa­ño­les emi­gra­dos a los Paí­ses Ba­jos, es­tu­dió he­breo y la doc­tri­na del Tal­mud. In­fluen­cia­do por los es­cri­tos de Des­car­tes y Hob­bes, se ale­jó del ju­daís­mo or­to­do­xo. Su crí­ti­ca ra­cio­na­lis­ta de la Bi­blia pro­vo­có que fue­se por úl­ti­mo ex­co­mul­ga­do por los ra­bi­nos en 1656. Se re­ti­ró a las afue­ras de Ams­ter­dam. Cum­plien­do el pre­cep­to ra­bí­ni­co que pres­cri­be a ca­da hom­bre apren­der un tra­ba­jo ma­nual, apren­dió a fa­bri­car y pu­lir len­tes. Es­te ofi­cio le per­mi­tió aten­der a sus ne­ce­si­da­des y le dio cier­ta fa­ma de óp­ti­co an­tes de ser una ce­le­bri­dad co­mo fi­ló­so­fo.

En­fer­mi­zo y ce­lo­so de su in­de­pen­den­cia es­pi­ri­tual, Spi­no­za lle­vó una vi­da mo­des­ta y tran­qui­la. En su pri­me­ra obra, co­no­ci­da ac­tual­men­te co­mo Tra­ta­do Bre­ve y re­cu­pe­ra­da en el si­glo XIX tras años per­di­da, ya se ven los dos com­po­nen­tes de la fi­lo­so­fía de Spi­no­za, la neo­pla­tó­ni­ca y la car­te­sia­na, co­mo tam­bién su in­te­rés por apli­car­las a la vi­da mo­ral, po­lí­ti­ca y re­li­gio­sa del hom­bre.

El spi­no­zis­mo par­te de la iden­ti­fi­ca­ción de Dios con la na­tu­ra­le­za (Deus si­ve na­tu­ra), y re­pre­sen­ta el ma­yor ex­po­nen­te mo­derno del pan­teís­mo. Lle­vó al ex­tre­mo los prin­ci­pios del ra­cio­na­lis­mo, y de­du­jo to­da su fi­lo­so­fía de la de­fi­ni­ción de sus­tan­cia co­mo "aque­llo que es en sí mis­mo y se con­ci­be por sí mis­mo", por lo que so­lo po­día exis­tir una sus­tan­cia, la di­vi­na.

En 1675 ter­mi­nó su obra más im­por­tan­te, la Éti­ca de­mos­tra­da se­gún el or­den geo­mé­tri­co, ini­cia­da ca­tor­ce años an­tes y que no se pu­bli­ca­ría has­ta su muer­te, en 1677. Tam­bién por es­ta épo­ca em­pren­dió la re­dac­ción del Tra­ta­do po­lí­ti­co, que que­dó in­con­clu­so. Mu­rió a los 44 años por tu­bercu­losis. Su vi­da fue lo que de­bía ser en vir­tud de su fi­lo­so­fía: la vi­da de un hom­bre li­bre, sin pa­sio­nes, de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a la fi­lo­so­fía y ajeno a cual­quier seu­do-he­roi­ca o re­tó­ri­ca.

MA­QUIA­VE­LO

El hu­ma­nis­mo re­na­cen­tis­ta es­tu­vo es­tre­cha­men­te li­ga­do a una exi­gen­cia de re­no­va­ción po­lí­ti­ca. Ha­bía que re­no­var al hom­bre, no so­lo en su in­di­vi­dua­li­dad, sino tam­bién en su vi­da so­cial. Por eso, se em­pren­de un aná­li­sis de la co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca pa­ra des­cu­brir su fun­da­men­to y lle­var es­te a sus for­mas his­tó­ri­cas. Es de­cir, se bus­ca­ba el re-

torno de una co­mu­ni­dad his­tó­ri­ca de­ter­mi­na­da, pue­blo o na­ción a sus orí­ge­nes his­tó­ri­cos de los que po­día sa­car nue­va fuer­za y vi­gor; y por otro la­do, re­tor­nar al fun­da­men­to es­ta­ble y uni­ver­sal, es­ta­ble­cien­do y re­or­ga­ni­zan­do la co­mu­ni­dad so­bre su ba­se na­tu­ral.

El his­to­ri­cis­mo fue uno de los as­pec­tos en los que se con­cre­tó es­ta vo­lun­tad po­lí­ti­ca re­no­va­do­ra y Ma­quia­ve­lo fue su ini­cia­dor. Su obra se aden­tró por igual en los te­rre­nos de la Po­lí­ti­ca y la Li­te­ra­tu­ra. Sus tex­tos po­lí­ti­cos se ba­sa­ron en su ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca al ser­vi­cio de Flo­ren­cia, por ejem­plo, Des­crip­ción de las co­sas de Ale­ma­nia (1532).

En Dis­cur­sos so­bre la pri­me­ra dé­ca­da de Ti­to Li­vio (1512-1519) es­bo­zó, an­ti­ci­pán­do­se a Vi­co, la teo­ría cí­cli­ca de la His­to­ria: la mo­nar­quía tien­de a la ti­ra­nía, la aris­to­cra­cia se trans­for­ma en oli­gar­quía y la de­mo­cra­cia en anar­quía, lo que lle­va de nue­vo a la mo­nar­quía. En El prín­ci­pe, obra ins­pi­ra­da en la fi­gu­ra de Cé­sar Bor­gia, Ma­quia­ve­lo des­cri­bió dis­tin­tos mo­de­los de Es­ta­do se­gún cuál sea su ori­gen (la fuer­za, la per­ver­sión, el azar) y de­du­jo las po­lí­ti­cas más ade­cua­das pa­ra su per­vi­ven­cia. En­tre sus tra­ba­jos li­te­ra­rios hay com­po­si­cio­nes lí­ri­cas, co­mo Las de­ce­na­les (1506-1509) o El asno de oro (1517), y la co­me­dia La man­drá­go­ra (Man­dra­go­la, 1520), sá­ti­ra mor­daz de las cos­tum­bres flo­ren­ti­nas de la épo­ca. LEIBN IZ Des­car­tes, Spi­no­za y Leib­niz fue­ron los tres gran­des ra­cio­na­lis­tas del si­glo XVII. Sus ideas tam­bién es­ta­ban vin­cu­la­das a la tra­di­ción es­co­lás­ti­ca y an­ti­ci­pa­ron la ló­gi­ca mo­der­na y la fi­lo­so­fía ana­lí­ti­ca. Pe­ro, si la doc­tri­na de Spi­no­za fue una doc­tri­na del or­den ne­ce­sa­rio del mun­do, la fi­lo­so­fía de Leib­niz se pue­de des­cri­bir co­mo una doc­tri­na de or­den li­bre del mun­do.

La di­fe­ren­cia en­tre las dos fi­lo­so­fías se de­be a mo­dos dis­tin­tos de en­ten­der la ra­zón: la ra­zón pa­ra Spi­no­za era la fa­cul­tad que es­ta­ble­cer o re­co­no­cer re­la­cio­nes ne­ce­sa­rias, mien­tras que pa­ra Leib­niz era la sim­ple po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes.

Por otro la­do, fren­te a la fí­si­ca car­te­sia­na de la ex­ten­sión, Leib­niz de­fen­dió una fí­si­ca de la ener­gía, ya que es­ta es la que ha­ce po­si­ble el mo­vi­mien­to. Los ele­men­tos úl­ti­mos que com­po­nen la reali­dad son las mó­na­das, pun­tos inex­ten­sos de na­tu­ra­le­za es­pi­ri­tual, con ca­pa­ci­dad de per­cep­ción y ac­ti­vi­dad, que, aun sien­do sim­ples, po­seen múl­ti­ples atri­bu­tos. Ca­da una de ellos re­ci­be su prin­ci­pio ac­ti­vo y cog­nos­ci­ti­vo de Dios, quien en el ac­to de la crea­ción es­ta­ble­ció una ar­mo­nía en­tre to­das las mó­na­das. Es­ta ar­mo­nía prees­ta­ble­ci­da se ma­ni­fies­ta en la re­la­ción cau­sal en­tre fe­nó­me­nos, así co­mo en la con­cor­dan­cia en­tre el pen­sa­mien­to ra­cio­nal y las le­yes que ri­gen la na­tu­ra­le­za. Leib­niz ocu­pó tam­bién un lu­gar im­por­tan­te en la his­to­ria de las ma­te­má­ti­cas. In­ven­tó el cálcu­lo in­fi­ni­te­si­mal, con in­de­pen­den­cia de los tra­ba­jos de New­ton, y el sis­te­ma bi­na­rio, fun­da­men­to de las es­truc­tu­ras de compu­tación ac­tua­les. LOC­KE Loc­ke fue uno de los gran­des ideó­lo­gos de las eli­tes pro­tes­tan­tes in­gle­sas

Fren­te a la fí­si­ca car­te­sia­na de la ex­ten­sión, Leib­niz de­fen­dió la fí­si­ca de la ener­gía, ya que es­ta es la que ha­ce po­si­ble el mo­vi­mien­to.

( whigs) que lle­ga­ron a con­tro­lar el Es­ta­do gra­cias a la re­vo­lu­ción. En con­se­cuen­cia, su pen­sa­mien­to ha ejer­ci­do una in­fluen­cia de­ci­si­va so­bre la cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca del Reino Uni­do has­ta la ac­tua­li­dad.

De­fen­dió la to­le­ran­cia re­li­gio­sa ha­cia to­das las sec­tas pro­tes­tan­tes e in­clu­so a las re­li­gio­nes no cris­tia­nas; pe­ro el ca­rác­ter in­tere­sa­do y par­cial de su li­be­ra­lis­mo que­dó de ma­ni­fies­to al ex­cluir del de­re­cho a la to­le­ran­cia tan­to a los ateos co­mo a los ca­tó­li­cos En Dos en­sa­yos so­bre el go­bierno ci­vil (1690), postuló que to­do hom­bre na­ce do­ta-

Fi­ló­so­fo, in­te­lec­tual y mi­li­tan­te, es­tos son los ca­li­fi­ca­ti­vos que se le han otor­ga­do a Marx, el pa­dre del so­cia­lis­mo y prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te del co­mu­nis­mo mo­derno.

do de unos de­re­chos na­tu­ra­les que el Es­ta­do tie­ne co­mo mi­sión pro­te­ger: la vi­da, la li­ber­tad y la pro­pie­dad.

Par­tien­do de Hob­bes, Loc­ke apo­yó la idea de que el Es­ta­do na­ce de un "con­tra­to so­cial", re­cha­zan­do así el ori­gen di­vino del po­der y ar­gu­men­tan­do que di­cho pac­to no con­du­cía a la mo­nar­quía ab­so­lu­ta, sino que era re­vo­ca­ble. La au­to­ri­dad de los Es­ta­dos de­bía re­sul­tar de la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos, el pue­blo no só­lo te­nía el de­re­cho de mo­di­fi­car el po­der le­gis­la­ti­vo, sino tam­bién de de­rro­car a los go­ber­nan­tes des­le­gi­ti­ma­dos por un ejer­ci­cio ti­rá­ni­co del po­der.

Loc­ke tam­bién de­fen­dió la se­pa­ra­ción de po­de­res co­mo for­ma de equi­li­brar­los en­tre sí e im­pe­dir que nin­guno de­ri­va­ra al des­po­tis­mo. Sin em­bar­go, se in­cli­na­ba por el po­der le­gis­la­ti­vo por lo que se ha­bla de es­te pen­sa­dor co­mo teó­ri­co de la de­mo­cra­cia.

MARX

Fi­ló­so­fo, in­te­lec­tual y mi­li­tan­te, es­tos son los ca­li­fi­ca­ti­vos que se le han otor­ga­do al pa­dre del so­cia­lis­mo y prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te del co­mu­nis­mo mo­derno. Sus teo­rías so­bre so­cie­dad, eco­no­mía y po­lí­ti­ca cris­ta­li­za­ron en el mar­xis­mo, sis­te­ma que sos­tie­ne que to­das las so­cie­da­des avan­zan a tra­vés de la dia­léc­ti­ca de la lu­cha de cla­ses.

Crí­ti­co con el ca­pi­ta­lis­mo, lle­gó a lla­mar­lo "dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía", por­que se­gún él, la crea­ción y man­te­ni­mien­to de es­te sis­te­ma era obra de las cla­ses ri­cas pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio. En ba­se a es­to, pre­di­jo que, al igual que ocu­rrió con an­te­rio­res sis­te­mas so­cio­eco­nó­mi­cos, den­tro del ca­pi­ta­lis­mo se pro­du­ci­rían ten­sio­nes in­ter­nas que lo lle­va­rían a su au­to­des­truc­ción y a su re­em­pla­zo por un nue­vo sis­te­ma: el so­cia­lis­mo. La so­cie­dad so­cia­lis­ta es­ta­ría re­gi­da por la cla­se obre­ra en lo que lla­mó la "dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do", el "Es­ta­do obre­ro" o "de­mo­cra­cia obre­ra". Aho­ra bien, Marx tam­bién creía que el so­cia­lis­mo se­ría, a su vez, re­em­pla­za­do por una so­cie­dad sin Es­ta­do y sin cla­ses lla­ma­da co­mu­nis­mo pu­ro.

Jun­to con la creen­cia en la inevi­ta­bi­li­dad del so­cia­lis­mo y del co­mu­nis­mo, Marx lu­chó ac­ti­va­men­te pa­ra im­ple­men­tar el pri­me­ro, ar­gu­men­tan­do que los teó­ri­cos so­cia­les y las per­so­nas des­fa­vo­re­ci­das de­bían rea­li­zar una ac­ción re­vo­lu­cio­na­ria or­ga­ni­za­da pa­ra de­rro­car el ca­pi­ta­lis­mo y lo­grar un cam­bio so­cio­eco­nó­mi­co. Si bien du­ran­te su vi­da fue una fi­gu­ra des­co­no­ci­da, po­co des­pués de su muer­te, la ideo­lo­gía mar­xis­ta ejer­ció una gran

La vi­da de Kant, el fi­ló­so­fo ale­mán, ha pa­sa­do a la His­to­ria co­mo pa­ra­dig­ma de exis­ten­cia me­tó­di­ca y ru­ti­na­ria.

in­fluen­cia so­bre di­ver­sos mo­vi­mien­tos so­cia­lis­tas de prin­ci­pios del si­glo XX has­ta la ac­tua­li­dad.

ROUSSEAU

Jun­to con Vol­tai­re y Mon­tes­quieu, se le si­túa en­tre los gran­des pensadores de la Ilustración en Fran­cia. Sin em­bar­go, aun­que com­par­tió con los ilus­tra­dos el pro­pó­si­to de su­pe­rar el os­cu­ran­tis­mo de los si­glos pre­ce­den­tes, la obra de Rousseau pre­sen­ta pun­tos di­ver­gen­tes, co­mo su con­cep­to de pro­gre­so. Sus ideas po­lí­ti­cas y so­cia­les pre­lu­dia­ron la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, su sen­si­bi­li­dad li­te­ra­ria se an­ti­ci­pó al ro­man­ti­cis­mo y, por los nue­vos y fe­cun­dos con­cep­tos que in­tro­du­jo en el cam­po de la edu­ca­ción, se le con­si­de­ra el pa­dre del pe­da­go­gía mo­der­na. Es­te fi­lo­so­fo sui­zo rom­pió con el pun­to ideal del ilu­mi­nis­mo al con­si­de­rar que la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, no es ra­zón, es ins­tin­to, im­pul­so, es­pon­ta­nei­dad. La mis­ma ra­zón se ex­tra­vía y se pier­de si no tie­ne por guía el ins­tin­to na­tu­ral.

KANT

La vi­da del fi­ló­so­fo ale­mán ha pa­sa­do a la His­to­ria co­mo pa­ra­dig­ma de exis­ten­cia me­tó­di­ca y ru­ti­na­ria. Te­nía la cos­tum­bre de dar un pa­seo ves­per­tino dia­rio, siem­pre a la mis­ma ho­ra y con idén­ti­co re­co­rri­do, has­ta el pun­to de que lle­gó a con­ver­tir­se en una es­pe­cie de se­ñal ho­ra­ria pa­ra sus con­ciu­da­da­nos.

Se cuen­ta, sin em­bar­go, que la úni­ca ex­cep­ción se pro­du­jo el día en que le­yó Émile de Rousseau. Sus pa­la­bras le ab­sor­bie­ron tan­to que ol­vi­dó su pa­seo, he­cho que pro­vo­có que sus co­no­ci­dos pen­sa­ran que le ha­bía ocu­rri­do al­go gra­ve. Pe­ro, al mar­gen de la cu­rio­si­dad, la fi­lo­so­fía kan­tia­na tra­tó de ana­li­zar y com­pren­der la po­si­bi­li­dad y lí­mi­tes de la Ra­zón, tan­to en su as­pec­to teó­ri­co co­mo en su di­men­sión prác­ti­ca. Su pro­yec­to con­sis­te en es­ta­ble­cer los prin­ci­pios y lí­mi­tes del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co de la Na­tu­ra­le­za, a la vez que res­pon­de a la pre­gun­ta ¿qué pue­do co­no­cer?, es­ta­ble­ce y jus­ti­fi­ca los prin­ci­pios de la ac­ción y las con­di­cio­nes de la li­ber­tad, li­ga­da a la cues­tión: ¿qué de­bo ha­cer?; y de­li­nea el des­tino úl­ti­mo del hom­bre pa­ra res­pon­der a la pre­gun­ta: ¿qué me ca­be es­pe­rar? Y las tres se pue­den ex­pre­sar con la pre­gun­ta más ge­ne­ral: ¿qué es el hom­bre? En­tre sus prin­ci­pa­les obras des­ta­can Crí­ti­ca de la ra­zón pu­ra, Fun­da­men­ta­ción de la me­ta­fi­si­ca de las cos­tum­bres Crí­ti­ca de la ra­zón prác­ti­ca. HUME Na­ci­do en un con­tex­to de mo­des­ta for­tu­na, Hume em­pe­zó a es­tu­diar le­yes

en la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go ani­ma­do por su fa­mi­lia, pe­ro aban­do­nó los es­tu­dios y tu­vo que bus­car el mo­do de ga­nar­se la vi­da. Pro­bó con el co­mer­cio pe­ro tam­po­co le sa­tis­fi­zo, así que fi­nal­men­te se de­di­có a es­cri­bir. Se con­si­de­ra a Hume uno de los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes del em­pi­ris­mo in­glés; su aná­li­sis crí­ti­co del co­no­ci­mien­to, in­sis­tió en la im­por­tan­cia de in­ves­ti­gar el ori­gen de las ideas, que él en­ten­día co­mo co­pias o imá­ge­nes de las im­pre­sio­nes. Con­ci­bió el ra­zo­na­mien­to co­mo la ac­ti­vi­dad de des­cu­brir re­la­cio­nes en­tre ideas, que po­dían ser de dos ti­pos: las exis­ten­tes en­tre he­chos (ob­je­to del ra­zo­na­mien­to pro­ba­ble, fun­da­do en la ex­pe­rien­cia) y re­la­cio­nes en­tre ideas (ob­je­to del ra­zo­na­mien­to de­mos­tra­ti­vo, ba­sa­do en el prin­ci­pio de no con­tra­dic­ción).

KIERKEGAARD

La fi­lo­so­fía de Kierkegaard se con­si­de­ra una fi­lo­so­fía de la fe, en tan­to que con­si­de­ra que es­ta es la que sal­va al hom­bre de la de­ses­pe­ra­ción, en un arries­ga­do "sal­to" ha­cia Dios, en quien "to­do es po­si- ble". Es­ta idea con­tras­ta con los con­cep­tos de Marx y Feuer­bach que con­si­de­ran que el hom­bre es con­ce­bi­do co­mo un con­jun­to de re­la­cio­nes so­cia­les.

El pen­sa­mien­to de es­te pro­lí­fi­co fi­ló­so­fo y teó­lo­go da­nés fue una reac­ción con­tra el idea­lis­mo y la re­li­gio­si­dad for­ma­lis­ta de la Igle­sia ofi­cial de su país y su teo­lo­gía fuer­te­men­te in­fluen­cia­da por el he­ge­lia­nis­mo. Asi­mis­mo, Kierkegaard es con­si­de­ra­do el pre­cur­sor del exis­ten­cia­lis­mo del si­glo XX. So­bre to­do por­que en sus obras de­ter­mi­na que la so­le­dad del in­di­vi­duo es trá­gi­ca, el sin­gu­lar se en­fren­ta con su exis­ten­cia que no es­tá de­ter­mi­na­da por la ne­ce­si­dad co­mo en He­gel, sino por la "po­si­bi­li­dad". Pe­ro "lo po­si­ble" es in­fi­ni­to y has­ta con­tra­dic­to­rio, por­que en la po­si­bli­dad to­do es igual­men­te po­si­ble. En­ton­ces las al­ter­na­ti­vas de la vi­da no pue­den con­ci­liar­se en una sín­te­sis dia­léc­ti­ca y no tie­nen so­lu­ción.

El sin­gu­lar sien­te que re­po­sa so­bre la na­da y que tie­ne que ele­gir. Ele­gir en el mun­do le pro­vo­ca an­gus­tia y ele­gir­se a sí mis­mo, de­ses­pe­ra­ción, que es la "en­fer­me­dad mor­tal".

SAR­TRE

Gra­cias a una be­ca en Ale­ma­nia, Sar­tre en­tró en con­tac­to con la fi­lo­so­fía de Hus­serl y de Hei­deg­ger de Hus­serl y de Hei­deg­ger, quie­nes le in­flui­rían el res­to de su vi­da. Bue­na par­te de su pen­sa­mien­to lo re­fle­jó en La náu­sea (1938), no­ve­la que le con­vir­tió en sím­bo­lo del exis­ten­cia­lis­mo y le pro­por­cio­nó cier­ta fa­ma.

La II Gue­rra Mun­dial, sin em­bar­go, se in­ter­pu­so en su ca­rre­ra. En 1939, fue apre­sa­do y lle­va­do al cam­po de Trè­ves, del que lo­gró fu­gar­se en 1941. A su re­gre­so a Pa­rís, co­la­bo­ró con Ca­mus en Com­bat, el pe­rió­di­co de la Re­sis­ten­cia. De en­tre sus obras fi­lo­só­fi­cas, la más re­pre­sen­ta­ti­va es El Ser y la Na­da (1943), ver­sión per­so­nal de la fi­lo­so­fía exis­ten­cia­lis­ta de Hei­deg­ge en la que Sar­tre apun­ta que la con­cien­cia si­túa al hom­bre an­te la po­si­bi­li­dad de ele­gir lo que se­rá; sien­do es­ta la con­di­ción de la li­ber­tad hu­ma­na. So­na­da fue su ro­man­ce con la tam­bién filósofa Si­mo­ne de Beau­voir con quién fun­dó, en 1945, Les Temps Mo­der­nes, una de las re­vis­tas de iz­quier­da más in­flu­yen­tes de la pos­gue­rra.

BA­JO ES­TAS LÍ­NEAS, de iz­quier­da a de­re­cha, Spi­no­za, Hob­bes, Ma­quia­ve­lo, Fran­cis Ba­con y Re­né Des­car­tes.

SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, de iz­quier­da a de­re­cha, Wil­helm Leib­niz y John Loc­ke.

SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, de arri­ba aba­jo y de iz­quier­da a de­re­cha, Marx, Kant y Ros­seau.

SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, Hume. A su de­re­cha, de arri­ba aba­jo, Sar­tre y Kierkegaard.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.