Los GRAN­DES NOM­BRES de la Li­te­ra­tu­ra

A LO LAR­GO DE LA HIS­TO­RIA, NU­ME­RO­SOS PENSADORES HAN UTI­LI­ZA­DO EL LEN­GUA­JE DE FOR­MA ES­TÉ­TI­CA PA­RA EX­PRE­SAR SUS IDEAS Y RE­FLE­XIO­NAR SO­BRE GRAN­DES TE­MAS QUE ATA­ÑEN AL SER HU­MANO CO­MO LA MUER­TE, EL SEN­TI­DO DE LA EXIS­TEN­CIA, LA LI­BER­TAD, LA BE­LLE­ZA O LA SOCIED

Clío especial - - SUMARIO - POR MA­RÍA VEDIA, PE­RIO­DIS­TA ES­PE­CIA­LI­ZA­DA EN HIS­TO­RIA

ALO LAR­GO DE LA HIS­TO­RIA SON MU­CHOS LOS LITERATOS que nos han de­lei­ta­do con la na­rra­ción de su pro­sa y poe­sía. Los que in­cluí­mos en es­tas pá­gi­nas son so­lo una pe­que­ña mues­tra de la pro­lí­fi­ca pro­duc­ción que nos han de­ja­do los nom­bres ilus­tres de las le­tras.

JOHANN WOLF­GANG VON GOETHE GOETHE (1749-1832)

La es­cri­to­ra bri­tá­ni­ca Mary Anne Evans alias Geor­ge Eliot (1819-1880) de­fi­nió al au­tor de Faus­to co­mo "el más gran­de hom­bre de le­tras ale­mán... y el úl­ti­mo ver­da­de­ro hom­bre uni­ver­sal que ca­mi­nó so­bre la tie­rra".

Po­ca ra­zón le fal­ta­ba. Goethe de­jó una pro­fun­da hue­lla en es­cri­to­res, com­po­si­to­res, pensadores y ar­tis­tas pos­te­rio­res, sien­do, no so­lo gran fuen­te de ins­pi­ra­ción si una in­fluen­cia de­ci­si­va en la fi­lo­so­fía ale­ma­na. Fi­gu­ra des­ta­ca­da del mo­vi­mien­to Sturm und Drang y del cla­si­cis­mo de Wei­mar, su fa­ma se ex­ten­dió por to­do Eu­ro­pa co­mo re­pre­sen­tan­te em­ble­má­ti­co del ro­man­ti­cis­mo.

Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da, su pa­dre qui­so que es­tu­dia­ra de­re­cho pe­ro en Leip­zig, ciu­dad en la que asis­tió a la uni­ver­si­dad, el jo­ven Goethe des­cu­brió que pre­fe­ría ir a cla­ses de poe­sía en vez de apren­der de me­mo­ria an­ti­guas le­yes. Sin gra­duar­se, tu­vo que vol­ver a Frank­furt aque­ja­do de ma­la sa­lud, aun­que fi­nal­men­te con­clu­yó sus es­tu­dios en Es­tras­bur­go.

Fue pre­ci­sa­men­te en es­ta ciu­dad don­de co­men­zó su des­per­tar in­te­lec­tual gra­cias al fi­ló­so­fo y crí­ti­co li­te­ra­rio Johann Gott­fried Her­der, quien le ani­mó a ob­ser­var el len­gua­je y la li­te­ra­tu­ra con un mé­to­do cien­tí­fi­co y a fa­mi­lia­ri­zar­se con con­cep­tos co­mo iden­ti­dad na­cio­nal, can­ción po­pu­lar y ex­plo­rar las re­fle­xio­nes de Mar­tin Lu­te­ro com­pa­ra­das con las de otros in­te­lec­tua­les de dis­tin­ta na­cio­na­li­dad co­mo Sha­kes­pea­re.

Fru­to de es­tas in­fluen­cias, aban­do­nó de­fi­ni­ti­va­men­te el es­ti­lo ro­co­có de sus co­mien­zos y es­cri­bió va­rias obras que ini­cia­ban una nue­va poé­ti­ca, en­tre ellas Can­cio­nes de Se­sen­heim, poe­sías lí­ri­cas de tono sen­ci­llo y es­pon­tá­neo, y So­bre la ar­qui­tec­tu­ra ale­ma­na (1773), himno en pro­sa de­di­ca­do al ar­qui­tec­to de la ca­te­dral de Es­tras­bur­go. En 1772 se tras­la­dó a Wetz­lar, se­de del Tri­bu­nal Im­pe­rial, don­de co­no­ció a Char­lot­te Buff, pro­me­ti­da de su ami­go Kest­ner, de la cual se enamo­ró. Es­te amor no co­rres­pon­di­do dio lu­gar a su pri­me­ra no­ve­la, Los su­fri­mien­tos del jo­ven Wert­her, obra que cau­só fu­ror en Eu­ro­pa y fue la no­ve­la ejem­plar del Ro­man­ti­cis­mo, nue­vo mo­vi­mien­to que es­ta­ba na­cien­do en Ale­ma­nia.

De vuel­ta en Frank­furt, ini­ció la com­po­si­ción de su obra más am­bi­cio­sa, Faus­to, en la que re­creó el mi­to li­te­ra­rio del pac­to del sa­bio con el dia­blo co­mo ale­go­ría de la hu­ma­ni­dad. En di­cha obra se re­fle­ja la tran­si­ción del au­tor des­de el Ro­man­ti­cis­mo has­ta el per­so­nal cla­si­cis­mo de su úl­ti­ma eta­pa.

Su vi­da, en cual­quier ca­so, es­tu­vo mar­ca­da por des­afor­tu­na­dos amo­res, una bri­llan­te ca­rre­ra po­lí­ti­ca y una

obra maes­tra sin pre­cen­den­tes, Faus­to, en la que es­tu­vo tra­ba­jan­do du­ran­te to­da su eta­pa adul­ta, y que vio la luz fi­nal­men­te en sus úl­ti­mos años.

CHAR­LES DICKENS (1812-1870)

El no­ve­lis­ta in­glés es uno de los nom­bres más co­no­ci­dos de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. Tal es su fa­ma, que el tér­mino dic­ken­sian (dic­ken­siano) se em­plea en el len­gua­je co­lo­quial pa­ra de­sig­nar aque­llo in­ge­nio­so, ab­sur­do, de ca­ren­cia so­cial o des­crip­ti­vo del si­glo XIX.

Pre­ci­sa­men­te es­tas son las pa­la­bras que me­jor de­fi­nen a su ex­ten­sa obra, en la que com­bi­nó con maes­tría na­rra­ción, hu­mor, tra­ge­dia e iro­nía pa­ra ha­cer una áci­da crí­ti­ca so­cial y una agu­da des­crip­ción de gentes y lu­ga­res, tan­to reales co­mo ima­gi­na­rios. Da­do que su pa­dre fue en­car­ce­la­do, en 1824, por no pa­gar sus deu­das, el jo­ven Char­les se vio obli­ga­do des­de muy pe­que­ño a man­te­ner­se por sí mis­mo. Uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos fue en una fá­bri­ca de tin­tes. La des­agra­da­ble ex­pe­rien­cia que vi­vió allí, la des­cri­bi­ría más tar­de (par­cial­men­te al­te­ra­da) en su no­ve­la Da­vid Cop­per­field (1850). Aun­que años más tar­de, vol­vió a la es­cue­la, la ma­yor par­te de su edu­ca­ción fue au­to­di­dac­ta. A par­tir de 1827 co­men­zó a tra­ba­jar co­mo pe­rio­dis­ta, sien­do re­por­te­ro en The Mi­rror of Par­lia­ment, pro­pie­dad de su tío y pa­ra el pe­rió­di­co li­be­ral The Mor­ning Ch­ro­ni­cle.

Tras apren­der con pre­ci­sión ta­qui­gra­fía, ejer­ció de pe­rio­dis­ta en el Par­la­men­to, y, fi­nal­men­te, en 1833, ba­jo el seu­dó­ni­mo de Boz, co­men­zó a pu­bli­car una se­rie de ar­tícu­los re­tra­to de la vi­da co­ti­dia­na de Lon­dres en The Monthly Ma­ga­zi­ne, cu­ya re­co­pi­la­ción en 1836 se con­vir­tió en la exi­to­sa no­ve­la Los apun­tes de Boz.

La pu­bli­ca­ción por en­tre­gas de prác­ti­ca­men­te to­da su obra creó una re­la­ción especial con su pú­bli­co, so­bre el cual lle­gó a ejer­cer una im­por­tan­te in­fluen­cia.

A pe­sar de que el nom­bre de Dickens va aso­cia­do a in­con­ta­bles obras de enor­me po­pu­la­ri­dad ( Can­ción de Na­vi­dad, Gran­des Es­pe­ran­zas...), po­dría de­cir­se que Oli­ver Twist es su más des­ta­ca­ble, ya que en ella evo­lu­cio­nó des­de un es­ti­lo li­ge­ro a la ac­ti­tud so­cial­men­te com­pro­me­ti­da que tan­to le ca­rac­te­ri­zó des­pués.

LEÓN TOLSTÓI (1828-1910)

Tolstói so­lo es­cri­bió tres no­ve­las com­ple­tas en su vi­da: Gue­rra y Paz, Ana

Ka­re­ni­na y Re­su­rrec­ción. Aún así, sus es­cri­tos po­lí­ti­cos tu­vie­ron una gran po­pu­la­ri­dad en la Ru­sia de su tiem­po. Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia no­ble ru­sa, el jo­ven León pron­to aban­do­nó las cos­tum­bres de los ri­cos pa­ra co­mul­gar con una exis­ten­cia sen­ci­lla, el tra­ba­jo du­ro pa­ra con­se­guir los bie­nes bá­si­cos y la no po­se­sión de bie­nes ma­te­ria­les. Es­cri­bió so­bre la pos­tu­ra an­ti­ca­pi­ta­lis­ta, la idea de la "no vio­len­cia ac­ti­va" (que tu­vó un pro­fun­do im­pac­to en per­so­na­jes co­mo Gand­hi y Mar­tin Lut­her King) y la re­for­ma re­li­gio­sa. De he­cho, en 1901 la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa le ex­cul­mu­gó. Mu­rió en 1910 en la es­ta­ción fe­rro­via­ria de As­ta­po­vo a cau­sa de una neu­mo­nía. Es­te so­li­ta­rio adiós so­bre­vi­nó tras dis­gus­tar a

VIC­TOR HU­GO (1802-1885)

Poe­ta, no­ve­lis­ta y dra­ma­tur­go fran­cés, su vo­lu­mi­no­sa (y acer­ta­da) le con­vir­tió en la prin­ci­pal fi­gu­ra del ro­man­ti­cis­mo de su país. Fue un ni­ño pre­coz, que a muy cor­ta edad de­ci­dió con­ver­tir­se en es­cri­tor. Des­pués de gra­duar­se en de­re­cho, le cau­ti­vó la obra de Cha­teau­briand, a quien qui­so imi­tar. Con ape­nas 21 años, y tras ha­ber es­cri­to poe­sía y odas, pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, Han de Is­lan­dia, a raíz de la cual, el pe­rio­dis­ta Char­les No­dier lo in­tro­du­jo en un círcu­lo li­te­ra­rio de au­to­res ro­mán­ti­cos.

Pe­ro la na­rra­ti­va no fue lo que le con­vir­tió en la voz del ro­man­ti­cis­mo. En el pre­fa­cio de su ex­ten­so dra­ma his­tó­ri­co Crom­well (1827), Hu­go ins­tó a los ar­tis­tas a ale­jar­se de las re­glas for­ma­les que im­po­nían la tra­ge­dia clá­si­ca, y es­te en­cen­di­do lla­ma­mien­to se con­vir­tió muy pron­to en el ma­ni­fies­to del ro­man­ti­cis­mo.

El pe­río­do com­pren­di­do en­tre 18291843 fue el más pro­duc­ti­vo de la ca­rre­ra de es­te li­te­ra­to. Su gran no­ve­la his­tó­ri­ca Nues­tra Se­ño­ra de Pa­rís (1831), el cuen­to del jo­ro­ba­do de No­tre Dam­me que se desa­rro­lla en el Pa­rís del si­glo XV, le hi­zo fa­mo­so a ni­vel in­ter­na­cio­nal y le con­du­jo al nom­bra­mien­to de miem­bro de la aca­de­mia fran­ce­sa en 1841.

Du­ran­te es­ta eta­pa Hu­go tam­bién usó sus obras de tea­tro pa­ra ex­po­ner sus ideas poé­ti­cas y so­cia­les. Las crí­ti­cas ha­cia Na­po­león III, de he­cho, le obli­ga­ron a exi­liar­se y fue en es­ta si­tua­ción cuan­do ob­tu­vo la ma­yor ova­ción de su ca­rre­ra con Los Mi­se­ra­bles, na­rra­ción épi­ca so­bre la in­jus­ti­cia so­cial y la na­tu­ra­le­za del bien y el mal. El es­cri­tor mu­rió 22 años des­pués de la pu­bli­ca­ción de es­ta no­ve­la.Tras con­ce­der­le un fu­ne­ral de Es­ta­do, se le en­te­rró en el Pan­teón de Pa­rís.

FIÓDOR DOS­TOIEVS­KI (1821-1881)

La vi­da del au­tor de Cri­men y cas­ti­go, vino mar­ca­da fun­da­men­tal­men­te por dos sucesos: la muer­te de su pa­dre en 1839 que des­per­tó en él un enor­me sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad por ha­ber desea­do su muer­te en va­rias oca­sio­nes y su pro­pia sen­ten­cia a muer­te. Veá­se: el 23 de abril de 1849, fue con­de­na­do a muer­te por per­te­ne­cer al Círcu­lo Pe­tras­hevs­ki, un gru­po de in­te­lec­tua­les que su­pues­ta­men­te cons­pi­ra­ban con­tra el Zar Nicolás I.

A pun­to de ser eje­cu­ta­do, su pe­na fue con­mu­ta­da por cua­tro años de tra­ba­jos for­za­dos en Si­be­ria. Sus vi­ven­cias las plas­ma­ría más tar­de en for­ma de fic­ción en la no­ve­la Re­cuer­dos de la ca­sa de los muer­tos.

Aho­ra bien, aquel he­cho cam­bió el mo­do de ver el mun­do de Dos­toievs­ki, y en 1859, cuan­do re­gre­só a San Pe­ters­bur­go de­mos­tró una fas­ci­na­ción cre­cien­te por la or­to­do­xia ru­sa y el tra­di­cio­na­lis­mo, creen­cias que se fue­ron ha­cien­do fuer­tes en su na­rra­ti­va con el tiem­po. Por otro la­do, Fiódor pa­re­cía ob­se­sio­na­do con los per­so­na­jes amo­ra­les, o di­cho de otro mo­do, con trans­torno an­ti­so­cial de la per­so­na­li­dad. Bue­na prue­ba de ello son Svi­dri­gai­lov, de Cri­men y Cas­ti­go, Smer­dia­kov, de Los her­ma­nos Ka­ra­ma­zov, o Sta­vro­gin, de Los De­mo­nios. Su li­te­ra­tu­ra, sin lu­gar a du­das, ex­plo­ró la psi­co­lo­gía hu­ma­na en aquel com­ple­jo con­tex­to po­lí­ti­co, so­cial y es­pi­ri­tual de la so­cie­dad ru­sa del si­glo XIX.

ÉMILE ZO­LA (1840-1902)

Tan­to su ca­rre­ra co­mo es­cri­tor co­mo su ca­rre­ra de pe­rio­dis­ta es­tu­vie­ron mar­ca­das por la es­cri­tu­ra de una am­bi­cio­sa y ex­ten­sí­si­ma no­ve­la de 20 vo­lú­me­nes ti­tu­la­da Les Rou­gon-Mac­quart que plas­ma­ba la Fran­cia de gran­des cam­bios de su épo­ca.

Mez­clan­do un ro­mán­ti­co li­ris­mo con un sór­di­do rea­lis­mo, Zo­la abor­da­ba des­de el des­tino de los cam­pe­si­nos ru­ra­les has­ta el sur­gi­mien­to del im­pre­sio­nis­mo. Por es­ta obra fue ca­li­fi­ca­do de obs­ceno y cri­ti­ca­do por exa­ge­rar la cri­mi­na­li­dad y el com­por­ta­mien­to a me­nu­do pa­to­ló­gi­co de las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das. In­clu­so Paul Cézanne, ami­go su­yo de la in­fan­cia, le re­ti­ró la pa­la­bra al ver­se re­fle­ja­do en el tex­to.

En enero de 1898, la con­tro­ver­sia vol­vió a su vi­da al ver­se en­vuel­to en el ca­so Drey­fus, cuan­do es­cri­bió una car­ta abier­ta que se pu­bli­có en el dia­rio pa­ri­sino L'Au­ro­re. En la fa­mo­sa car­ta co­no­ci­da co­mo J'ac­cu­se ('Yo acu­so'), arre­me­te con­tra las au­to­ri­da­des fran­ce­sas por per­se­guir al ofi­cial de ar­ti­lle­ría ju­dío Al­fred Drey­fus, acu­sa­do de trai­ción. Tras la pu­bli­ca­ción de es­ta car­ta, fue des­te­rra­do a In­gla­te­rra. Aun­que un año des­pués vol­vió a Pa­rís. Zo­la mu­rió en la ca­pi­tal fran­ce­sa, el 29 de sep­tiem­bre de 1902.

OS­CAR WIL­DE (1854-1900)

A pe­sar de que fue uno de los per­so­na­jes pú­bli­cos más po­lé­mi­cos y lla­ma­ti­vos de la

Mez­clan­do un ro­mán­ti­co li­ri­so con un sór­di­do rea­lis­mo, Zo­la abor­da­ba des­de el des­tino de los cam­pe­si­nos has­ta el im­pre­sio­nis­mo.

épo­ca vic­to­ria­na, su vi­da pri­va­da no lo­gró eclip­sar su obra. Le to­có su­frir la in­to­le­ran­cia se­xual, lo que le lle­vó a la cár­cel y a una muer­te pre­ma­tu­ra.

En 1881, la pu­bli­ca­ción de sus Poe­mas le ofre­ció no­to­rie­dad, un éxi­to que au­men­tó gra­cias a su ca­ris­ma, su re­fi­na­da for­ma de ves­tir y su fi­lo­so­fía es­té­ti­ca. En los años ve­ni­de­ros su fa­ma cre­ce en Gran Bre­ta­ña por sus obras tea­tra­les ( La Du­que­sa de Pa­dua, Una mu­jer sin im­por­tan­cia), aun­que tam­bién se de­di­ca a cul­ti­var otros

gé­ne­ros co­mo el re­la­to ( El gi­gan­te egoís­ta, El fan­tas­ma de Can­ter­vi­lle) y es­cri­be su úni­ca no­ve­la ( El re­tra­to de Do­rian Grey).

Sin em­bar­go, en 1895, en pleno au­ge de su ca­rre­ra li­te­ra­ria, sobreviene un he­cho que mar­ca su des­gra­cia. El Mar­qués de Queens­berry lo til­da de ho­mo­se­xual pú­bli­ca­men­te tras des­cu­brir que el au­tor man­tie­ne re­la­cio­nes con su hi­jo lord Al­fred Dou­glas. Wil­de le de­man­da por di­fa­ma­ción pe­ro, fi­nal­men­te, se desa­rro­lla una ac­ción pe­nal con­tra el es­cri­tor acu­sán­do­le de so­do­mía.

El jui­cio fue to­do un es­cán­da­lo pa­ra la so­cie­dad con­ser­va­do­ra de la épo­ca, ya que du­ran­te to­do el pro­ce­so Wil­de de­fen­dió el amor en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo. A con­se­cuen­cia, pa­só dos años en pri­sión. Al sa­lir, to­tal­men­te arrui­na­do y aban­do­na­do por su fa­mi­lia, mu­jer e hi­jos in­clu­si­ve, se es­ta­ble­ce en el Ho­tel d'Al­sa­ce ba­jo el seu­dó­ni­mo de Se­bas­tian Mel­moth. Tan so­lo tres años des­pués mue­re a la edad de 46 años. Su úl­ti­ma obra, De pro­fun­dis, es­tá ba­sa­da en una car­ta que es­cri­bió a Dou­glas des­de la pri­sión. En ella ha­bla de su vi­da, la hu­mi­lla­ción de su pro­ce­sa­mien­to, su su­fri­mien­to en pri­sión y sus creen­cias re­li­gio­sas.

MAR­CEL PROUST (1871-1922)

Di­cen que Proust de­ci­dió em­pe­zar la gran obra de su vi­da tras comerse una mag­da­le­na con una ta­za de ti­la. El olor de las flo­res de ti­lo mez­cla­do con la dul­zu­ra del biz­co­cho le evo­ca­ron re­cuer­dos de su in­fan­cia que pa­re­cían ol­vi­da­dos.

Fue así co­mo adop­tó la idea de que la me­mo­ria po­día ac­ti­var­se a tra­vés de los sen­ti­dos-me­mo­ria in­vo­lun­ta­ria o "prous­tia­na", y em­pe­zó En bus­ca del tiem­po per­di­do. La es­cri­tu­ra de es­ta no­ve­la le lle­vó 14 años (de 1908 a 1922) y se pu­bli­có en sie­te vo­lú­me­nes en­tre 1913 y 1927. En su día, un nú­me­ro de lec­to­res la des­cri­bie­ron co­mo una ge­nia­li­dad mien­tras que a otros la ca­ta­lo­ga­ron de ex­ten­sa y com­ple­ja. Hoy es­tá con­si­de­ra­da la pio­ne­ra de la no­ve­la mo­der­na, uno de los tra­ba­jos li­te­ra­rios más va­lio­sos del si­glo XX.

Lo cier­to es que Proust em­pe­zó con mal pie en el te­rreno li­te­ra­rio. Su pri­mer li­bro de re­la­tos bre­ves, Los pla­ce­res y los días, fue aco­gi­do con in­di­fe­ren­cia. Es­te he­cho le con­du­jo a de­di­car­se seis años com­ple­tos a la tra­duc­ción en fran­cés de John Rus­kin. A es­to se su­mó que tu­vo una vi­da en­fer­mi­za aque­ja­da de as­ma, lo que le obli­ga­ba a pa­sar pe­río­dos de en­cie­rro pa­ra ale­jar­se de en­tor­nos po­co fa­vo­ra­bles pa­ra su sa­lud. Sin

em­bar­go, es­ta "clau­su­ra" le per­mi­tió co­no­cer la ver­da­de­ra im­por­tan­cia de la lec­tu­ra. De he­cho, en un en­sa­yo a mo­do de pró­lo­go pa­ra sus tra­duc­cio­nes, de­fen­dió fer­vien­te­men­te la lec­tu­ra co­mo me­dio pa­ra des­per­tar la ima­gi­na­ción de los ni­ños. Mu­rió en 1922, an­tes de ver pu­bli­ca­da por com­ple­to En bus­ca del tiem­po per­di­do.

La ma­yor par­te de su re­co­no­ci­mien­to mun­dial se pro­du­jo tras su muer­te, pe­ro vi­vió lo su­fi­cien­te pa­ra ser acla­ma­do en Fran­cia, su país na­tal, ya que en 1919 re­ci­bió el premio Gon­court.

FRANZ KAF­KA (1883-1924)

Hi­jo de co­mer­cian­tes ju­díos, a Kaf­ka le to­có vi­vir en un mun­do con­vul­sio­na­do y de por­ve­nir in­cier­to mar­ca­do por el co­mien­zo de si­glo, la I Gue­rra Mun­dial y La Re­vo­lu­ción Ru­sa.

En es­te con­tex­to, lo­gró crear una na­rra­ti­va que re­fle­jó la im­po­si­bi­li­dad y la au­sen­cia de iden­ti­dad del in­di­vi­duo den­tro de una so­cie­dad as­fi­xian­te y de reali­dad opre­si­va. Pu­bli­có su pri­mer re­la­to, Con­tem­pla­ción, en 1913, y dos años más tar­de su fa­mo­so y ex­tra­ñí­si­mo re­la­to La Me­ta­mor­fo­sis.

Da­do que so­lo hi­zo his­to­rias cor­tas du­ran­te su vi­da, su obra pa­só prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­da has­ta des­pués de su muer­te.

Ese, en cual­quier ca­so no era su de­seo, ya que an­tes de fa­lle­cer, le pi­dió a su ami­go Max Brod, que des­tru­ye­ra to­do lo que ha­bía es­cri­to. Suer­te que Brod no cum­plió con su co­me­ti­do y gra­cias a él, hoy día po­de­mos dis­fru­tar de las obras kaf­kia­nas.

VLA­DÍ­MIR NABOKOV (1899-1977)

Su no­ve­la más fa­mo­sa fue, sin du­da, Lo­li­ta, la his­to­ria de un pro­fe­sor de me­dia­na edad ob­se­sio­na­do con una preado­les­cen­te.

A pe­sar de es­cri­bir bri­llan­te­men­te bien en in­glés, Nabokov pa­só los vein­te pri­me­ros años de su vi­da en Ru­sia, en un ho­gar, to­do sea di­cho, tri­lin­güe. Su fa­mi­lia tu­vo que huir del país en 1919 tras la Re­vo­lu­ción Bol­che­vi­que. Nun­ca re­gre­sa­ron a Ru­sia. El jo­ven Vla­dí­mir, tras li­cen­ciar­se en idio­mas mo­der­nos en la Uni­ver­si­dad de Cam­brig­de, via­jó a Ber­lín don­de es­cri­bió en ru­so nue­ve no­ve­las, más de tres­cien­tos poe­mas y unos cin­cuen­ta re­la­tos cor­tos. La II Gue­rra Mun­dial, sin em­bar­go, le al­can­zó en Pa­rís, de don­de nue­va­men­te tu­vo que huir por la in­va­sión na­zi, es­ta­ble­cien­do su re­si­den­cia en EE.UU. En tie­rras nor­te­ame­ri­ca­nas ejer­ció de pro­fe­sor de Li­te­ra­tu­ra e in­ves­ti­ga­dor de en­to­mo­lo­gía, ám­bi­to don­de tam­bién des­ta­có. Tras el ro­tun­do éxi­to de la pu­bli­ca­ción es­ta­dou­ni­den­se de Lo­li­ta, en 1958, pu­do re­ti­rar­se a Sui­za don­de pa­só sus úl­ti­mos años de­di­ca­do ple­na­men­te a la es­cri­tu­ra.

MARK TWAIN (1835-1910)

Twain, aven­tu­re­ro in­can­sa­ble, en­con­tró en su pro­pia vi­da la ins­pi­ra­ción pa­ra sus obras li­te­ra­rias. Cre­ció ba­jo el nom­bre de Sa­muel Cle­mens, en Han­ni­bal, un pe­que­ño pue­blo ri­be­re­ño del Mis­sis­sip­pi (EE.UU.). A los do­ce años que­dó huér­fano de pa­dre, aban­do­nó los es­tu­dios y en­tró co­mo apren­diz de ti­pó­gra­fo en una edi­to-

An­tes de fa­lle­cer Franz Kaf­ka le pi­dió a su ami­go Max Brod que des­tru­ye­ra to­da su obra. Suer­te que es­te no cum­plió con su co­me­ti­do.

rial, a la vez que co­men­zó a es­cri­bir sus pri­me­ros ar­tícu­los.

Así des­cu­brió su vo­ca­ción de pe­rio­dis­ta, pro­fe­sión que ejer­ció du­ran­te mu­chos años. De he­cho, en su eta­pa en el Te­rri­to­rial En­ter­pri­se de Vir­gi­nia City (Ne­va­da) co­men­zó a fir­mar con el seu­dó­ni­mo Mark Twain. Sin em­bar­go, sus crí­ti­cas con­tra el ra­cis­mo, la es­cla­vi­tud y otros te­mas so­cia­les con­flic­ti­vos trun­ca­ron su ca­rre­ra. Al fin, des­ple­gó su ver­da­de­ro ta­len­to li­te­ra­rio con Las aven­tu­ras de Huc­kle­berry Finn (1882), obra am­bien­ta­da a ori­llas del Mis­sis­si­pi y au­to­bio­grá­fi­ca, aun­que no tan­to co­mo la an­te­rior, Las aven­tu­ras de Tom Saw­yer (1876), y que es, sin du­da, por la que ha si­do con­si­de­ra­do el Dickens nor­te­ame­ri­cano.

TRU­MAN CA­PO­TE (1924-1984)

La am­bi­ción, el éxi­to y ex­cen­tri­ci­dad mar­ca­ron el ca­mino de Tru­man Ca­po­te. Pre­coz en sus ini­cios, a los 17 años de­jó los es­tu­dios pa­ra tra­ba­jar en el New Yor­ker. Con­si­guió el re­co­no­ci­mien­to li­te­ra­rio en 1945 con su pri­me­ra no­ve­la: Otras vo­ces, otros ám­bi­tos.

Es­te éxi­to li­te­ra­rio vino a la par de un éxi­to so­cial, ya que le per­mi­tió co­dear­se con bue­na par­te de las ce­le­bri­da­des de la épo­ca y pro­ta­go­ni­zar ti­tu­la­res en las sec­cio­nes de so­cie­dad de los pe­rió­di­cos. Sus ex­pe­rien­cias en es­tos círcu­los ins­pi­ra­ron uno de sus tra­ba­jos más po­pu­la­res, Desa­yuno con dia­man­tes, cu­ya adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, a car­go del di­rec­tor Bla­ke Ed­wards y pro­ta­go­ni­za­da por Au­drey Hep­burn, ayu­dó a ci­men­tar la repu­tación del es­cri­tor.

A san­gre fría, sin em­bar­go, fue la obra que le pro­por­cio­nó una ri­que­za y fa­ma sin par en el mun­do li­te­ra­rio. Con ella qui­so dar un cam­bio ra­di­cal res­pec­to a sus an­te­rio­res tra­ba­jos y crear un es­ti­lo in­no­va­dor que au­na­ra li­te­ra­tu­ra y pe­rio­dis­mo. Es­ta pio­ne­ra non-fic­tion no­vel re­la­ta los es­pe­luz­nan­tes ase­si­na­tos de una fa­mi­lia de gran­je­ros de Kan­sas (EE.UU.). Du­ran­te seis años, Ca­po­te rea­li­zó nu­me­ro­sas en­tre­vis­tas a los im­pli­ca­dos en el su­ce­so, in­clui­dos los ase­si­nos, que fi­nal­men­te fue­ron eje­cu­ta­dos. Aun ha­bien­do si­do en vi­da un que­ri­do (y re­co­no­ci­do) es­cri­tor, aca­bó sus días aban­do­na­do por la gla­mu­ro­sa éli­te que tan­to le ha­bía ama­do. Bue­na cul­pa de ello la tu­vo su no­ve­la tar­día Ple­ga­rias aten­di­das, pu­bli­ca­da en Es­qui­re, en la que re­ve­la­ba de­ta­lles ín­ti­mos de su círcu­lo so­cial.

SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, de arri­ba aba­jo, Goethe y Char­les Dickens. A la de­re­cha, León Tolstói y Vic­tor Hu­go. En la otra pá­gi­na, Her­man Mel­vi­lle. Aba­jo, Kaf­ka.

A LA IZ­QUIER­DA, Dos­to­yevs­ki. A su la­do, Zo­la. Aba­jo, Os­car Wil­de y Proust.

SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, Vla­dí­mir Nabokov. A la de­re­cha, de arri­ba aba­jo, Mark Twain y Tru­man Ca­po­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.