EN EL ARTE

Clío especial - - PASADO OCULTO -

LA IDEN­TI­FI­CA­CIÓN DE MA­RÍA MAG­DA­LE­NA CON DI­FE­REN­TES MU­JE­RES EN LOS EVAN­GE­LIOS, de du­do­sa con­di­ción, ha in­flui­do po­de­ro­sa­men­te en el arte sa­cro. El ape­la­ti­vo que el pa­pa Gre­go­rio Magno da a Ma­ría Mag­da­le­na en el si­glo VI, “ejem­plo de per­di­ción” y “es­cla­va de lu­ju­ria”, mar­ca­rá por tan­to la ico­no­gra­fía fu­tu­ra. La aso­cia­ción de Ma­ría Mag­da­le­na con la pe­ni­ten­te que un­ge los pies de Jesús con sus lá­gri­mas en ca­sa del fa­ri­seo ins­pi­ra imá­ge­nes de do­lor, pe­ro tam­bién de una sen­sua­li­dad que de otro mo­do ha­bría si­do cen­su­ra­da. Los teó­ri­cos del arte sa­gra­do abo­ga­ban por una re­pre­sen­ta­ción de Ma­ría Mag­da­le­na aver­gon­za­da y sin ador­nos. Su re­pre­sen­ta­ción en el arte sa­cro es nu­me­ro­sa. Va­lo­res co­mo la con­tri­ción o la pie­dad for­man par­te en mu­chos ca­sos de su ima­gen pe­ni­ten­te. Un ejem­plo lo en­con­tra­mos en las pri­me­ras pin­tu­ras del Gre­co. Un te­ma muy con­so­li­da­do en la es­té­ti­ca cris­tia­na de la Edad Me­dia que en­cie­rra un tras­fon­do eró­ti­co, pues se la sue­le pre­sen­tar se­mi­des­nu­da, acom­pa­ña­da en mu­chos ca­sos por una ca­la­ve­ra y una cruz. Una re­pre­sen­ta­ción que se ase­me­ja a las re­pre­sen­ta­cio­nes de Ma­ría la Egip­cia­ca, con la que a me­nu­do se la con­fun­de. Ca­ra­vag­gio (si­glo XVI), Geor­ges de la Tour (si­glo XVII), Jo­sé de Ri­be­ra (si­glo XVII) y Lu­ca Gior­dano (si­glo XVIII), en­tre otros, tam­bién la re­pre­sen­tan del mis­mo mo­do. Pe­ter Paul Ru­bens a su vez lo hi­zo en 1615 en su apa­sio­na­da obra Fies­ta en ca­sa de Si­món el fa­ri­seo Ere­mi­ta­get que fue muy po­lé­mi­ca en la épo­ca. Otros la vis­ten de pai­sa­jes oní­ri­cos co­mo la eté­rea Mag­da­le­na de Giot­to en Noli me Tan­ge­re (si­glo XIV).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.