Evan­ge­lio apó­cri­fo de To­más o el de la pro­pia Ma­ría Mag­da­le­na don­de se di­ce:

Clío especial - - PASADO OCULTO -

“Si­món Pe­dro les di­jo: '¡Que se ale­je Ma­riham de no­so­tros!, pues las mu­je­res no son dig­nas de la vi­da'. Di­jo Jesús: 'Mi­ra, yo me en­car­ga­ré de ha­cer­la ma­cho, de ma­ne­ra que tam­bién ella se con­vier­ta en un es­pí­ri­tu vi­vien­te, idén­ti­co a vo­so­tros los hom­bres: pues to­da mu­jer que se ha­ga va­rón, en­tra­rá en el reino del cie­lo'".

En cuan­to al Evan­ge­lio de Ma­ría Mag­da­le­na, cuan­do los após­to­les se en­cuen­tran des­orien­ta­dos tras la mar­cha de Jesús se di­ce lo si­guien­te: "Ellos, sin em­bar­go, es­ta­ban en­tris­te­ci­dos y llo­ra­ban amar­ga­men­te di­cien­do: '¿Có­mo ire­mos ha­cia los gen­ti­les y pre­di­ca­re­mos el evan­ge­lio del reino del hi­jo del hom­bre? Si no han te­ni­do con él nin­gu­na con­si­de­ra­ción, ¿có­mo la ten­drán con no­so­tros?'. En­ton­ces Ma­riam se le­van­tó, los sa­lu­dó a to­dos y di­jo a sus her­ma­nos: 'No llo­réis y no os en­tris­tez­cáis; no va­ci­léis más, pues su gra­cia des­cen­de­rá so­bre to­dos vo­so­tros y os pro­te­ge­rá. An­tes bien, ala­be­mos su gran­de­za, pues nos ha pre­pa­ra­do y nos ha he­cho hom­bres'. Di­cho es­to, Ma­riam con­vir­tió sus co­ra­zo­nes al bien y co­men­za­ron a co­men­tar las pa­la­bras del [Sal­va­dor].Le­ví di­ce a Pe­dro: 'Siem­pre tie­nes la có­le­ra a tu la­do, y aho­ra mis­mo dis­cu­tes con la mu­jer en­fren­tán­do­te con ella. Si el Sal­va­dor la ha juz­ga­do dig­na, ¿quién eres tú pa­ra des­pre­ciar­la?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.