MI­RA­DA DE MU­JE­RES

Clío especial - - PIONERAS -

En Pa­rís, a 19 de ju­lio de 1789 In­vá­li­dos los días an­te­rio­res, un mi­llar de per­so­nas se echa­ron a la ca­lle. Hom­bres, mu­je­res, y has­ta al­gu­nos ni­ños, par­tie­ron en trom­ba del ba­rrio de Saint-An­toi­ne. Eran las diez de la ma­ña­na y la ca­lle bu­llía co­mo una olla hir­vien­do. Gen­tes de to­das las eda­des se di­ri­gían con pa­so de­ci­di­do has­ta el cen­tro, exac­ta­men­te has­ta la pri­sión de la Bas­ti­lla, que ya sa­bes, ma­dre, es el sím­bo­lo de la re­pre­sión real. Te pre­gun­ta­rás a qué ha­bía ido tan­ta gen­te a aque­lla for­ta­le­za que en ese mo­men­to no te­nía mu­chos presos, al me­nos eso se di­jo lue­go, pe­ro que es­ta­ba de­fen­di­da por ocho to­rres y quin­ce ca­ño­nes. Al pa­re­cer, el ob­je­ti­vo era bus­car ar­mas y mu­ni­cio­nes: el pue­blo de Pa­rís te­nía que de­fen­der­se de las tro­pas del rey.

En oca­sio­nes así se exal­tan los áni­mos y hay quie­nes quie­ren pa­sar de las pa­la­bras a los he­chos sin con­tar con na­die, aun­que ase­gu­ran que la gen­te so­lo que­ría par­la­men­tar. Pe­ro ocu­rrió al­go que no es­ta­ba pre­vis­to y unos ti­ros des­con­tro­la­dos en­sor­de­cie­ron el ai­re. Los de la for­ta­le­za, an­te ta­ma­ña pro­vo­ca­ción, res­pon­die­ron in­me­dia­ta­men­te. Y eso tam­po­co es­ta­ba pre­vis­to.

La con­fu­sión ge­ne­ral fue in­men­sa y el alcaide De Lau­nay, or­de­nó abrir fue­go pa­ra apla­car a los asal­tan­tes.

Pue­des ima­gi­nar­te la si­tua­ción, ma­dre, de caos ab­so­lu­to.

Ha­cia las cua­tro de la tar­de los ofi­cia­les acon­se­ja­ron al alcaide que se rin­die­ra. Él es­con­dió la pól­vo­ra… ¡Na­da me­nos que 250 ba­rri­les! Pa­ra que los asal­tan­tes no la en­con­tra­ran. Las nu­bes ne­gras se­guían ahí, sin atre­ver­se a va­ciar­se. In­có­mo­das en su pre­ñez ab­sur­da. Pa­ra en­ton­ces la ren­di­ción de la for­ta­le­za era inevi­ta­ble. Pe­ro pa­ra en­ton­ces tam­bién al pue­blo le ar­día en el pe­cho la ven­gan­za: ha­bía vis­to mo­rir a más de cien de los su­yos y ya no se con­ten­ta­ba con li­be­rar a los sie­te presos, úni­cos ha­bi­tan­tes de la Bas­ti­lla, sino que ase­si­na­ron al alcaide De Lau­nay y a tres ofi­cia­les. Lue­go hi­cie­ron al­go ho­rri­ble, ma­dre, ho­rri­ble, pues se­pa­ra­ron las ca­be­zas de los cuer­pos, las cla­va­ron en una pi­ca y las pa­sea­ron por to­do Pa­rís co­mo un tro­feo si­nies­tro.

Cuan­do la no­che se ha­bía en­se­ño­rea­do de Pa­rís y las nu­bes ne­gras, que ha­bían ob­ser­va­do ex­pec­tan­tes, va­cia­ron la trom­ba de agua, la gen­te se fue dis­per­san­do en­tre la llu­via y la nie­bla y un si­len­cio ex­tra­ño en­vol­vió la no­che, que se re­ple­gó so­bre sí mis­ma. Tal vez qui­sie­ra lim­piar la san­gre de los muer­tos o tal vez los muer­tos no ha­bían he­cho más que na­cer.

Pe­ro di­cen que la gen­te se sen­tía lim­pia. Y li­be­ra­da de las ata­du­ras que ha­bían na­ci­do pe­ga­das a su pro­pia piel co­mo una ex­tra­ña epi­der­mis de la que no po­dían des­pren­der­se. Y aho­ra ha­bía caí­do, co­mo ha­bía caí­do la Bas­ti­lla, la pri­sión real, sím­bo­lo de la opre­sión de los poderosos, que ha­bía su­cum­bi­do a ma­nos del pue­blo.

No quie­ro can­sar­te, ma­dre, pe­ro ni la llu­via que caía con fuer­za inusi­ta­da pu­do aho­gar los gri­tos de « ¡Li­ber­tad! ¡Igual­dad! ¡Fra­ter­ni­dad… o Muer­te!» que el pue­blo en­fe­bre­ci­do lan­za­ba a voz en cue­llo. Se sa­bía due­ño de la pri­me­ra vic­to­ria. […] Des­pués de to­do lo que he con­ta­do, te ima­gino preo­cu­pa­da, ma­dre. Pe­ro no de­bes ha­cer­lo, es­toy con­ven­ci­da de que po­drá sa­lir al­go bueno, aun­que no lo pa­rez­ca. Me gus­ta­ría de­cir­te que na­da me im­por­ta, que voy a lo mío, que si la gen­te pa­sa ham­bre, que la pa­se, que po­bres ha ha­bi­do siem­pre, que si se lle­nan las ca­lles de Pa­rís de ni­ños ham­brien­tos, de mu­je­res desarra­pa­das, de an­cia­nos co­mo des­po­jos… que to­do eso, ma­dre, a mí no me im­por­ta, que no es de mi in­cum­ben­cia, que Pie­rre y yo es­ta­mos muy bien y que to­do lo de­más ni me qui­ta el sue­ño ni de­be preo­cu­par­me lo más mí­ni­mo. Pe­ro no es ver­dad, ma­dre. Es cier­to que es­ta­mos bien, que no te­ne­mos pro­ble­mas eco­nó­mi­cos co­mo mu­chos, pe­ro yo no pue­do ta­par­me los ojos an­te lo que veo ca­da día na­da más sa­lir a la ca­lle. Me­ter­me en ca­sa es­pe­ran­do a que es­cam­pe el tem­po­ral y no ha­cer na­da pa­ra que es­ta si­tua­ción cam­bie, no lo aguan­to. Y no quie­ro men­tir­te, ma­dre, por­que de­seo que me co­noz­cas có­mo soy, có­mo pien­so y có­mo ac­túo. Y a lo me­jor es mu­cho es­pe­rar de tu bon­dad que se­pas com­pren­der­me.

Con mi pa­la­bra y mis es­cri­tos, so­bre to­do con mis es­cri­tos, lu­cho cons­tan­te­men­te día y no­che. Es­cri­bo, ma­dre, co­mo si me fue­ra en ello la vi­da, des­de pan­fle­tos a car­tas… y has­ta al mis­mo rey le he es­cri­to una. Ha­go ar­tícu­los, pro­yec­tos de ley, obras de tea­tro… lo que sea, pa­ra ex­pre­sar mi opi­nión, dar con­se­jos, pro­po­ner ma­ne­ras dis­tin­tas de re­sol­ver los gra­ves pro­ble­mas que aque­jan nues­tro país. Cual­quier co­sa me­nos que­dar­me quie­ta, en­mu­de­cer, pa­sar de­lan­te co­mo si no fue­ra con­mi­go. Es que… no sé, pe­ro sien­to co­mo si me do­lie­ra el ai­re por don­de co­rren to­das las pe­nas del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.