Mi muy que­ri­da y ama­da ma­dre:

Clío especial - - PIONERAS -

De­seo con to­do mi co­ra­zón que es­tés bien de sa­lud. Ya sé que los años pe­san, y que la vi­da pe­sa, y que las fuer­zas men­guan, y que los días pa­san con una len­ti­tud exas­pe­ran­te. Y que yo, tu que­ri­da hi­ja, es­cri­be de tar­de en tar­de co­mo si no tu­vie­ra en cuen­ta to­do eso. Sé que no ten­go ex­cu­sa, pe­ro, crée­me, ma­dre, da­ría cual­quier co­sa por evi­tar­te un dis­gus­to. Tal vez has­ta Mon­tau­ban han lle­ga­do ya las úl­ti­mas no­ti­cias de Pa­rís. Lo que es­tá pa­san­do no lo cree­rías, pe­ro no de­bes preo­cu­par­te, es­to que aho­ra pa­re­ce te­rri­ble, tal vez no lo sea tan­to, y des­de la atalaya del tiem­po po­da­mos com­pren­der que a lo me­jor es­to ocu­rre por al­go. Lo de­seo con to­do mi co­ra­zón.

Por lo de­más, quie­ro con­tar­te lo ocu­rri­do, ma­dre. Des­de el prin­ci­pio. Y el prin­ci­pio, ya lo sa­bes, son las de­sigual­da­des, la cri­sis eco­nó­mi­ca ca­da vez ma­yor… ¡Ya sa­bes lo ca­ro que es­tá el pan! La gen­te pa­sa ham­bre, el país es­tá en­deu­da­do y el pue­blo es el úni­co que pa­ga im­pues­tos. Es la in­jus­ti­cia la que ha ge­ne­ra­do es­ta si­tua­ción. No quie­ro en­trar en de­ta­lles por­que se ha­ría pro­li­ja es­ta car­ta, so­lo de­te­ner­me en el úl­ti­mo acon­te­ci­mien­to que, se­gún di­cen, ha he­cho que el pue­blo de Fran­cia en­tre en una de­ri­va re­vo­lu­cio­na­ria.

To­do ocu­rrió el día 14 de es­te mes de ju­lio, ya di­je, que ama­ne­ció co­mo si un tol­do de nu­bes ne­gras ta­pa­ra los ojos del ve­rano. Ni un ra­yo de sol, na­da; so­lo las nu­bes, ri­gu­ro­sa­men­te en­lu­ta­das, guar­da­ban un cie­lo in­to­ca­ble. Des­pués de ha­ber sa­ca­do ar­mas del cuar­tel de los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.