EL MU­SEO RO­MANO DE MÉ­RI­DA CUM­PLE 175 AÑOS

Clío - - CLIONOTICIAS -

EL MU­SEO NA­CIO­NAL DE AR­TE RO­MANO DE MÉ­RI­CA (MNAR) ce­le­bra es­te 2014 su 175º aniver­sa­rio, mien­tras es­pe­ra su am­plia­ción. A pe­sar de que és­ta se ha­lla pa­ra­li­za­da a cau­sa de la cri­sis, ha­brá ce­le­bra­ción, aun­que se­gún ha re­co­no­ci­do José María Ál­va­rez, di­rec­tor del mu­seo, se­rá “mo­des­ta, de acuer­do con las cir­cuns­tan­cias”.

Se han pre­pa­ra­do va­rias ex­po­si­cio­nes, ade­más de otras ac­ti­vi­da­des. Co­mo preám­bu­lo, el cen­tro aco­gió el pa­sa­do mes de ma­yo el XVIII Con­gre­so de Ar­queo­lo­gía, en el que 600 es­pe­cia­lis­tas ha­bla­ron so­bre los úl­ti­mos avan­ces téc­ni­cos en es­te cam­po.

El ori­gen del ac­tual MNAR se re­mon­ta al si­glo XVI, cuan­do Fer­nan­do de Ve­ra y Var­gas, se­ñor de Don Te­llo y Sie­ra Bra­va, empezó a dar for­ma en su pa­la­cio a una im­por­tan­te co­lec­ción epi­grá­fi­ca. Más ade­lan­te, a lo lar­go del si­glo XVIII, al­gu­nos eru­di­tos em­pe­za­ron a acu­mu­lar en él an­ti­güe­da­des. A pe­sar de es­tas pri­me­ras co­lec­cio­nes y de otros ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos rea­li­za­dos en la ciu­dad de Mé­ri­da. Sin em­bar­go, no fue has­ta 1838 cuan­do se creó el mu­seo co­mo tal, y gracias a una Real Or­den fe­cha­da el 26 de mar­zo, el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Ro­mano sus­ti­tu­yó al Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de Mé­ri­da.

Du­ran­te bas­tan­te tiem­po, la ins­ti­tu­ción se li­mi­tó a ser­vir de mo­des­to al­ma­cén en la igle­sia del Con­ven­to de San­ta Cla­ra. En la ac­tua­li­dad, sin em­bar­go, acu­mu­la más de 39.000 pie­zas y re­ci­be al­re­de­dor de 180.000 vi­si­tan­tes anua­les. El año que con­tó con más fue en 2007, cuan­do pa­sa­ron por sus sa­las unas 217.000 per­so­nas.

Por aho­ra, el cen­tro si­gue es­pe­ran­do su anun­cia­da am­plia­ción. En un pri­mer mo­men­tos se pen­só se­ría efec­ti­va en 2011, pe­ro a día de hoy se en­cuen­traa pa­ra­li­za­da. El pro­yec­to pa­ra di­cha obra es­tá fir­ma­do por el re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to Ra­fael Mo­neo, ar­tí­fi­ce de la trans­for­ma­ción del Pa­la­cio de Vi­llaher­mo­sa que aco­ge el Mu­seo Thys­sen-Bor­ne­mis­za, y las am­plia­cio­nes del Ban­co de Es­pa­ña y del Mu­seo del Pra­do, en Ma­drid, así co­mo del Kur­saal de San Sebastián. Fue tam­bién Mo­neo el au­tor del ac­tual edi­fi­cio del mu­seo eme­ri­ten­se, inau­gu­ra­do en 1986 y que mar­có un an­tes y un des­pués en el pe­ri­plo de es­ta ins­ti­tu­ción, re­ci­bien­do el premio al “me­jor edi­fi­cio de la dé­ca­da” en 1994.

En la ac­tua­li­dad, en­tre las vas­tas co­lec­cio­nes que con­for­man los fon­dos del mu­seo, so­bre­sa­len las sec­cio­nes de es­cul­tu­ra, mo­sai­cos y nu­mis­má­ti­ca, y los ob­je­tos de ce­rá­mi­ca y vi­drio. Pe­ro al mar­gen de su esen­cial fa­ce­ta ex­po­si­ti­va, el Mu­seo de Ar­te Ro­mano de Mé­ri­da se ca­rac­te­ri­za tam­bién por su des­ta­ca­da ta­rea in­ves­ti­ga­do­ra. De he­cho, si­gue es­pe­ran­do que se re­co­noz­ca ofi­cial­men­te co­mo cen­tro de in­ves­ti­ga­ción del mun­do ro­mano y vi­si­go­do (es­tá pre­vis­to que la co­lec­ción so­bre es­ta úl­ti­ma cul­tu­ra se tras­la­de al edi­fi­cio de la am­plia­ción una vez es­té con­clui­do). Por otro la­do, mu­chos de sus con­te­ni­dos pue­den con­sul­tar­se en la pá­gi­na web, en­tre ellos los de su bi­blio­te­ca, con­si­de­ra­da una de las más com­ple­tas de épo­ca ro­ma­na. Es, asi­mis­mo, se­de de con­gre­sos, co­lo­quios, con­fe­ren­cias, cur­sos, ex­po- si­cio­nes y otro am­plio aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des tan­to de ám­bi­to na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal.

La an­ti­gua Eme­ri­ta Au­gus­ta (la Mé­ri­da ac­tual) fue fun­da­da en el año 25 a. de C. por el emperador Octavio Au­gus­to pa­ra los sol­da­dos emé­ri­tos li­cen­cia­dos del ejér­ci­to ro­mano (“eme­ri­tus” sig­ni­fi­ca en la­tín “re­ti­ra­do”) de dos ve­te­ra­nas le­gio­nes de las Gue­rras Cán­ta­bras: la Re­gio V Alau­dae y la Re­gio X Ge­mi­na. La ur­be, que ini­ció en­ton­ces un pe­río­do de gran es­plen­dor del que dan fe sus mag­ní­fi­cos edi­fi­cios (tea­tro, an­fi­tea­tro, cir­co, tem­plos, puen­tes y acue­duc­tos), ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en ca­pi­tal de la pro­vin­cia ro­ma­na de la Lu­si­ta­nia. Du­ran­te si­glos, has­ta la caí­da del Im­pe­rio Ro­mano de Oc­ci­den­te, Mé­ri­da fue un des­ta­ca­dí­si­mo cen­tro mi­li­tar, cul­tu­ral, ju­rí­di­co y eco­nó­mi­co, y una de la po­bla­cio­nes más flo­re­cien­tes del Im­pe­rio. Hoy, gracias a su va­lio­so le­ga­do ar­queo­ló­gi­co y mo­nu­men­tal, es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por Unesco.

Se es­pe­ra que el pro­yec­to de am­plia­ción del Mu­seo Ro­mano, que cuen­ta con un pre­su­pues­to de 13,5 millones de eu­ros aun­que no con par­ti­da en los pre­su­pues­tos pa­ra 2014, se re­to­me lo an­tes po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.