EL EX­PO­LIO EN ES­PA­ÑA

Clío - - EXPOLIO NAZI -

LOS HIS­TO­RIA­DO­RES NO HAN EN­CON­TRA­DO de­ma­sia­dos ele­men­tos pa­ra afir­mar que en Es­pa­ña se pro­du­jo un trá­fi­co ma­si­vo de obras de ar­te ex­po­lia­das por los na­zis. Sí que hay he­chos que apun­tan a que por el país pa­sa­ron al­gu­nas de las más fa­mo­sas pie­zas rum­bo a Su­da­mé­ri­ca y Es­ta­dos Uni­dos. Tam­bién des­de Sui­za y el sur de Fran­cia mu­chas obras de ar­te via­ja­ron a Es­pa­ña con destino a Por­tu­gal, y des­de allí fue­ron em­bar­ca­das ha­cia esos des­ti­nos. Un ca­so co­no­ci­do es el del US Ex­ca­li­bur que en di­ciem­bre de 1941 par­tió del puer­to de Lis­boa con pie­zas ex­po­lia­das en su bo­de­ga. Afir­ma el pro­fe­sor Mi­guel Mar­to­rell Li­na­res, que se ba­sa en los in­for­mes de los ser­vi­cios se­cre­tos de EE.UU. y en el Ar­chi­vo del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res (AMAE).

De to­das for­mas, no hay evi­den­cias do­cu­men­ta­les de que Es­pa­ña hu­bie­ra si­do es­ce­na­rio del mer­ca­deo de ar­te ni de que la dic­ta­du­ra de Fran­co es­tu­vie­ra im­pli­ca­da en el con­tra­ban­do. La Art Loo­ting In­ves­ti­ga­tion Unit (ALIU) per­te­ne­cien­te a la OSS (an­te­ce­so­ra de la CIA) reali­zó en ma­yo de 1945 un in­for­me con el nom­bre de al me­nos 2.000 per­so­nas de 11 paí­ses oc­ci­den­ta­les vin­cu­la­das a la com­pra de ar­te con­fis­ca­do, de las que po­cas eran es­pa­ño­las.

Si hay un ca­so des­ta­ca­do en Es­pa­ña es el de Alois Miedl, un marchante y ami­go de Goe­ring que lle­gó a Es­pa­ña en ju­lio de 1944 pro­ce­den­te de Ho­lan­da con una co­lec­ción de 22 pin­tu­ras de ar­te de ori­gen du­do­so, que se re­tu­vie­ron en el puer­to fran­co de Bil­bao. Se­gún el pro­fe­sor Mar­to­rell, Miedl com­pra­ba a ciu­da­da­nos ju­díos a pre­cios por de­ba­jo de los del mer­ca­do y ven­día lue­go los cua­dros a los je­rar­cas na­zis. De es­te mo­do con­si­guió la co­lec­ción de di­bu­jos de Franz Koe­nigs, la de Emi­le Ren­ders en Bél­gi­ca (es­pe­cia­li­za­da en maes­tros fla­men­cos); y la co­lec­ción de Jac­ques Gouds­tik­ker, que po­seía más de un mi­llar de cua­dros de maes­tros me­die­va­les y re­na­cen­tis­tas ho­lan­de­ses, fla­men­cos e ita­lia­nos.

Es­pa­ña se ha­bía so­li­da­ri­za­do con la Re­so­lu­ción VI de la con­fe­ren­cia de Bret­ton Woods, en ju­lio de 1944, que alen­ta­ba las ac­cio­nes di­ri­gi­das a “im­pe­dir la li­qui­da­ción de bie­nes sa­quea­dos” y que era la he­re­de­ra de la Re­so­lu­ción 18 de la So­cie­dad de Na­cio­nes del 5 de enero de 1943 en la que se sen­ta­ron las ba­ses pa­ra pos­te­rio­res ac­cio­nes alia­das so­bre ar­te ex­po­lia­do. A pe­sar de su com­pro­mi­so con la ONU y de las pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les, Es­pa­ña des­blo­queó los bie­nes de Alois Miedl en enero de 1949.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.