UN EM­PLA­ZA­MIEN­TO DE LO MÁS ENIG­MÁ­TI­CO

Clío - - LA ESFINGE -

El tem­plo del Va­lle, de cul­to al sol, se lla­ma­ba se­gún tex­tos del Im­pe­rio Nue­vo Se­te­pet (“el ele­gi­do”), en alu­sión al fa­raón que acu­día allí a con­fir­mar su car­go y ha­cer ofren­das a la Es­fin­ge: el dios so­lar Har­ma­kis.

Po­dría ser que, mien­tras se ex­traían los blo­ques pa­ra edi­fi­car los dos tem­plos, se pen­sa­se en dar for­ma al aflo­ra­mien­to ro­co­so. Así, se ha­bría ex­ca­va­do una zan­ja al­re­de­dor, eli­mi­na­do la pie­dra so­bran­te y prac­ti­ca­do el mo­de­la­do. Por eso el bus­to y la par­te su­pe­rior del cuer­po es­tán so­bre el sue­lo, no así la in­fe­rior. En es­te ca­so la ela­bo­ra­ción de la Es­fin­ge ha­bría si­do ac­ci­den­tal. En ca­so con­tra­rio, si es­tu­vie­se re­la­cio­na­da con el tem­plo de la Es­fin­ge y, en con­se­cuen­cia, con el cul­to al sol, su cons­truc­ción ha­bría si­do pre­me­di­ta­da. Pe­ro, ¿qué aso­cia­cio­nes so­la­res pu­do te­ner?

El tem­plo de la Es­fin­ge y la pro­pia es­cul­tu­ra no es­tán ali­nea­dos, y el pri­me­ro no tie­ne nin­gún lu­gar de cul­to en el la­do que da a la es­ta­tua. ¿Es­ta­ban am­bos tem­plos só­lo re­la­cio­na­dos en­tre sí, y no con la pro­pia Es­fin­ge? Los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos a fa­vor de es­ta op­ción son que los dos tem­plos es­tán muy jun­tos y ali­nea­dos en­tre sí. Es po­si­ble, en­ton­ces, que la es­ta­tua só­lo fue­se un vi­gía pa­ra Gizeh que no apa­re­cía en los pla­nos ofi­cia­les de cons­truc­ción, y que su úni­ca fun­ción fue­se la de­fen­sa an­te los enemi­gos ex­tran­je­ros. En es­te sen­ti­do, pro­ba­ble­men­te ha­bría ha­bi­do otras es­fin­ges me­no­res que flan­quea­ban el tem­plo del Va­lle, y el tem­plo de la Es­fin­ge for­ma­ría par­te del con­jun­to de Ke­frén.

de ro­jo, co­lor que los ro­ma­nos re­la­cio­na­ban con el cul­to al sol (la ca­ra y la bar­ba -ex­hi­bi­da en el Bri­tish Museum- con­ser­van res­tos de pin­tu­ra roja) y que lu­cía en su ca­be­za el ne­mes, el fa­mo­so pa­ñue­lo pli­sa­do de los fa­rao­nes, a fran­jas ama­ri­llas y ne­gras. La vi­sión de­bió por fuer­za im­pac­tar­le, co­mo se des­pren­de de sus pa­la­bras: “De­lan­te mis­mo de las pi­rá­mi­des se al­za la es­fin­ge, tal vez más dig­na de ad­mi­ra­ción que aque­llas. Im­pre­sio­na su im­pa­si­bi­li­dad y si­len­cio, y es la di­vi­ni­dad lo­cal de los ha­bi­tan­tes de los al­re­de­do­res”.

Has­ta el si­glo IV re­ci­bió in­fi­ni­dad de vi­si­tas, pues es­ta­ba abier­ta al pú­bli­co co­mo un con­cu­rri­do lu­gar de pe­re­gri­na­je don­de se ren­día cul­to al dios so­lar. Pe­ro cuan­do Teo­do­sio prohi­bió los cul­tos pa­ga­nos, la de­vo­ción se es­fu­mó, la me­se­ta de Gizeh fue ca­yen­do en el ol­vi­do y la Es­fin­ge vol­ve­ría a que­dar se­pul­ta­da.

UNA DA­MA JA­MÁS DES­VE­LA SU EDAD

La Es­fin­ge se ha­lla al oes­te de El Cai­ro, en una vasta lla­nu­ra en la mar­gen iz­quier­da del Nilo don­de se al­zan las tres pi­rá­mi­des de Gizeh, la úni­ca de las sie­te ma­ra­vi­llas de la An­ti­güe­dad aún en pie. Son, de ma­yor a me­nor, la de los fa­rao­nes Keops (146,59 me­tros de al­tu­ra), Ke­frén (143,50) y Mi­ce­ri­nos (con só­lo 65). Jun­to a la tría­da, aga­za­pa­da, aso­ma la Gran Es­fin­ge. A sim­ple vis­ta, si se com­pa­ra con ellas (re­sul­ta inevi­ta­ble), no pa­re­ce muy gran­de, pe­ro en reali­dad es mo­nu­men­tal. Tan­to que sus 72 me­tros de an­chu­ra por 20 de al­tu­ra la con­vier­ten en la ma­yor es­ta­tua del mun­do an­ti­guo que ha lle­ga­do has­ta el si­glo XXI.

Es, efec­ti­va­men­te, enor­me, pe­ro tam­bién des­pro­por­cio­na­da si se com­pa­ra la ca­be­za (la úni­ca par­te que se le­van­ta por en­ci­ma del le­cho de ro­ca na­tu­ral) con el cuer­po. Una po­si­ble ex­pli­ca­ción de tal des­ajus­te es de ín­do­le ma­te­má­ti­co: pue­de que sus cons­truc­to­res des­co­no­cie­sen el sis­te­ma de cua­drí­cu­la pa­ra las pro­por­cio­nes. Otra es de ca­rác­ter geo­ló­gi­co: las gran­des fi­su­ras de la par­te in­fe­rior di­fi­cul­ta­ron la ta­lla, por lo que hu­bie­ron de alar­gar el cuer­po pa­ra po­der dar for­ma a las pa­tas tra­se­ras y a la co­la.

Las tres pi­rá­mi­des se cons­tru­ye­ron du­ran­te el Im­pe­rio An­ti­guo, en la IV di­nas­tía (2613-2498 a. de C.). Ca­bría pre­su­po­ner, pues, que la Es­fin­ge da­ta de esa mis­ma épo­ca. Y en ella la si­túa la ar­queo­lo­gía ofi­cial, con­cre­ta­men­te en el rei­na­do de Ke­frén (c. 2520-2494 a. de C.), se­gún lo cual ten­dría unos 4.500 años de an­ti­güe-

El ros­tro y la bar­ba (és­ta, en el Bri­tish Museum) con­ser­van res­tos de pin­tu­ra roja, co­lor que los ro­ma­nos re­la­cio­na­ban con el cul­to al sol.

dad. Aun así, prin­ci­pal­men­te a cau­sa de su con­si­de­ra­ble de­te­rio­ro, hay quien es­tá con­ven­ci­do de que es­con­de su ver­da­de­ra edad... mu­cho más avan­za­da.

El pri­me­ro en cues­tio­nar –des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co– su da­ta­ción fue el geó­lo­go Ro­bert Schoch, de la Uni­ver­si­dad de Bos­ton, quien reali­zó un de­te­ni­do aná­li­sis de la ero­sión y de­du­jo que par­te de la es­ta­tua ha­bría es­ta­do cu­bier­ta por el agua. Lo sor­pren­den­te es que, pa­ra que hu­bie­se si­do así, de­be­ría te­ner el do­ble de años, al­re­de­dor de 8.000. En esas re­mo­tas fe­chas, cuan­do aún fal­ta­ba mu­cho pa­ra que los egip­cios co­lo­ni­za­sen el va­lle del Nilo, la pla­ni­cie ha­bría es­ta­do anega­da. Vis­to lo vis­to, la con­clu­sión re­sul­tan­te fue que otra (an­ti­quí­si­ma) ci­vi­li­za­ción la cons­tru­yó. Pe­ro, ¿qué téc­ni­cas te­nían a su al­can­ce pa­ra ha­cer­la tan per­fec­ta?

Otro pun­tal que ava­la la osa­da –y pa­ra al­gu­nos fan­ta­sio­sa– teo­ría de Schoch es que la ero­sión que ha he­cho me­lla en la es­cul­tu­ra no se de­be al vien­to del de­sier­to, sino a la llu­via. Y llu­vias con su­fi­cien­te fuer­za pa­ra des­fi­gu­rar­la só­lo pu­die­ron dar­se mu­cho an­tes del Im­pe­rio An­ti­guo (cuan­do se afian­zó el cli­ma ári­do que hoy co­no­ce­mos), es de­cir, ha­ce unos 7.000 años. Pa­ra Schoch, en el Im­pe­rio An­ti­guo la Es­fin­ge ha­bría si­do “re­mo­de­la­da”. Sin em­bar­go, el res­to de mo­nu­men­tos de Gizeh co­rres­pon­de­rían al III mi­le­nio, cuan­do se ubi­ca el na­ci­mien­to de la ci­vi­li­za­ción del Nilo y la di­nas­tía I empezó a dar for­ma a la que de­mos­tra­ría ser una prós­pe­ra cul­tu­ra ur­ba­na.

Schoch, asi­mis­mo, la com­pa­ró con otros mo­nu­men­tos de Gizeh, co­mo la mas­ta­ba fu­ne­ra­ria de De­behen, de la di­nas­tía IV. És­ta mues­tra una fi­so­no­mía más re­don­dea­da, lo que se de­be­ría se­gún él a que es pos­te­rior. Pe­ro no tie­ne en cuen­ta, co­mo apun­ta Char­lot­te Booth, au­tor de El enig­ma de la es­fin­ge, del he­cho de que la tum­ba de De­behen se ha­lla en­tre 47 y 63 me­tros por en­ci­ma del ni­vel del mar, mien­tras que la Es­fin­ge es­tá tan só­lo a 20. Ade­más, en am­bos ca­sos se usó un ti­po dis­tin­to de pie­dra; la ca­li­za de la Es­fin­ge era de

Los abun­dan­tes res­tos fó­si­les de crus­tá­ceos ha­lla­dos en la par­te in­fe­rior de la Es­fin­ge de­mues­tran que la pla­ni­cie de Gizeh es­tu­vo ba­jo el mar.

es­ca­sa ca­li­dad, por eso empezó a de­te­rio­rar­se al po­co de ser ela­bo­ra­da.

A pe­sar de su con­cien­zu­da in­ves­ti­ga­ción, Schoch no tu­vo en cuen­ta otro fac­tor al­ta­men­te ero­si­vo: la con­ta­mi­na­ción. La pie­dra ca­li­za es muy sen­si­ble a los ga­ses co­rro­si­vos (en­tre ellos el mo­nó­xi­do de car­bono), y en una ciu­dad con más de ocho millones de ha­bi­tan­tes co­mo es El Cai­ro, de las más con­ta­mi­na­das del mun­do, és­tos pro­li­fe­ran por do­quier. Por si fue­ra po­co, Naz­let-el-Sa­man, el pue­blo que sur­gió en el si­glo XIX cuan­do los tu­ris­tas em­pe­za­ron a con­cu­rrir Gizeh, es hoy una ur­be

de 30.000 ha­bi­tan­tes.

¿QUIÉN ES QUIÉN EN EL CU­LE­BRÓN?

Re­sul­ta inevi­ta­ble, en es­te pun­to, plan­tear­se quién pu­do ser­vir de mo­de­lo pa­ra es­cul­pir el ros­tro de la Es­fin­ge, de ha­ber­se ba­sa­do és­te en al­guien real. Aquí nos to­pa­mos con una ver­da­de­ra in­tri­ga cu­le­bro­nes­ca.

La ma­yo­ría de cien­tí­fi­cos han apos­ta­do por­que re­pre­sen­ta­ba una ima­gen del dios so­lar Har­ma­kis con los ras­gos de Ke­frén, ba­sán­do­se en la es­ca­sa dis­tan­cia (unas de­ce­nas de me­tros) que se­pa­ran la Es­fin­ge de las es­ta­tuas de di­cho rey que ha­bía en el lla­ma­do Tem­plo del Va­lle. Pe­ro ha­ce al­gu­nos años el egip­tó­lo­go Vas­sil Do­brev, del Ins­ti­tu­to Fran­cés de Ar­queo­lo­gía Orien­tal de El Cai­ro, lo des­min­tió. Pa­ra él, co­rres­pon­de al fa­raón Keops, quien ha­bría muer­to sin ver con­clui­da la obra que él mis­mo en­car­gó en ho­nor a su hi­jo y su­ce­sor (y me­dio her­mano de Ke­frén): Di­du­fri. Un pun­to en con­tra de la hi­pó­te­sis de Do­brev es que los re­tra­tos de Ke­frén ex­hi­ben un ros­tro más alar­ga­do y una bar­bi­lla más pun­tia­gu­da. A fa­vor, que Di­du­fri fue el pri­mer fa­raón co­no­ci­do que se au­to­nom­bró hi­jo de Re (del sol). En ca­so de ser acer­ta­da, fal­ta­ría por sa­ber por qué Di­du­fri hu­bo de re­for­zar su le­gi­ti­mi­dad. ¿Aca­so pa­ra com­pen­sar al­gún ac­to des­hon­ro­so?

La his­to­ria pu­do ha­ber si­do la si­guien­te: Di­du­fri lle­ga al trono tras ase­si­nar a su her­mano Ka­wab. Aver­gon­za­do por su ac­ción, re­nun­cia a cons­truir su tum­ba so­bre Gizeh y bus­ca un en­cla­ve cer­cano: Abu Ra­wa­sh (a ocho ki­ló­me­tros). Tras su muer­te, su her­ma­nas­tro Ke­frén de­ci­de no con­cluir la mo­ra­da eter­na del trai­dor, quien su­fre una es­pe­cie de dam­na­tio me­mo­riae. Pe­ro tam­bién la con­je­tu­ra de que su re­cuer­do fue bo­rra­do del ma­pa pre­sen­ta fi­su­ras, pues se han en­con­tra­do es­ta­tuas su­yas, al­gu­nas en per­fec­to es­ta­do. Qui­zá, Di­du­fri qui­sie­se im­po­ner­se co­mo gran fa­raón, em­plean­do cual­quier me­dio pa­ra su­pe­rar la fa­ma de su pa­dre. Por tal mo­ti­vo ha­bría or­de­na­do eri­gir su pi­rá­mi­de so­bre un pro­mon­to­rio, pa­ra que pa­re­cie­se más al­ta.

Des­cu­brir si el ros­tro de la Es­fin­ge per­te­ne­cía o no a Ke­frén fue tam­bién la ta­rea que se im­pu­so el te­nien­te Frank Do­min­go, fi­so­no­mis­ta del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Nue­va York. Con tal fin se des­pla­zó has­ta Egip­to y em­pleó un so­fis­ti­ca­do pro­gra­ma in­for­má­ti­co uti­li­za­do pa­ra rea­li­zar re­tra­tos ro­bot de po­si­bles de­lin­cuen­tes. Con él ana­li­zó los ras­gos fa­cia­les de una es­ta­tua de di­cho fa­raón del Mu­seo de El Cai­ro, y lue­go los de la Es­fin­ge. Una vez con­tras­ta­dos, con­si­de­ró im­po­si­ble que co­rres­pon­die­sen a la mis­ma per­so­na, con­fir­man­do así la teo­ría de Schoch.

Co­mo he­mos di­cho, la Es­fin­ge ha pa­sa­do la ma­yor par­te del tiem­po con la are­na has­ta el cue­llo (se­gún Schoch, ha pa­sa­do cu­bier­ta 3.100 de sus 4.500 años), aun­que tam­bién en­ton­ces pu­do

su­frir des­gas­te. Aun así, la ca­be­za es­tá me­jor con­ser­va­da que el cuer­po, al es­tar he­cha de un ma­te­rial más du­ro y re­sis­ten­te, lo que ex­pli­ca que los ras­gos del ros­tro se man­ten­gan tan bien.

Des­pués de “car­to­gra­fiar­la”, tra­zar 2,5 millones de pun­tos que la di­bu­ja­ron has­ta el mí­ni­mo detalle y ela­bo­rar un mo­de­lo en 3D, Leh­ner ha­lló tres ti­pos de pie­dra ca­li­za: la de la ca­be­za, de gran ca­li­dad y du­re­za; la de la par­te su­pe­rior del cuer­po, más blan­da, y la de la par­te in­fe­rior del mis­mo, to­da­vía más frá­gil y con abun­dan­tes res­tos fó­si­les de crus­tá­ceos que de­mues­tran que Gizeh es­tu­vo en otro tiem­po su­mer­gi­da. Ade­más de los ras­gos de la es­ta­tua em­plea­da por Do­min­go, Leh­ner aña­dió los de una es­cul­tu­ra de ala­bas­tro de Ke­frén del Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Bos­ton. Am­bas di­fe­rían no só­lo de la es­ta­tua, sino tam­bién en­tre sí. Si ha­bía dos re­pre­sen­ta­cio­nes dis­tin­tas, ¿por qué no po­dían ha­ber tres?

Sea co­mo sea, hay que re­mar­car las di­fi­cul­ta­des que im­pli­can las com­pa­ra­ti­vas: el ros­tro de la Es­fin­ge es­tá li­ge­ra- men­te in­cli­na­do ha­cia arri­ba, pe­ro, co­mo las es­ta­tuas de Ke­frén mi­ran ha­cia de­lan­te, no pue­den co­te­jar­se sin in­cli­nar és­tas. Ade­más, la ca­ra no es si­mé­tri­ca: el ojo iz­quier­do se ha­lla al­go más al­to que el de­re­cho y la bo­ca es­tá des­cen­tra­da. Si se re­cons­tru­ye la na­riz, pa­re­ce ser mu­cho me­nos ne­groi­de, y si se in­cli­na ha­cia de­lan­te, se ase­me­ja a Ke­frén, co­mo in­di­ca Booth en su li­bro.

Más mis­te­rio­sa que las mis­mas pi­rá­mi­des que la acom­pa­ñan, a pe­sar de los cons­tan­tes es­fuer­zos rea­li­za­dos has­ta el mo­men­to, la es­fin­ge de Gizeh si­gue em­pe­ña­da en no re­ve­lar­nos sus se­cre­tos. Su “ac­ti­tud re­ser­va­da y enig­má­ti­ca” pro­pia de su nom­bre es uno de los ma­yo­res re­tos de la ar­queo­lo­gía, siem­pre ne­ce­si­ta­da de desafíos. Pue­de que al­gún le­jano día se se­pa a cien­cia cier­ta quién la cons­tru­yó, cuán­do y có­mo lo hi­zo, y cuál ha si­do su pe­ri­plo des­de en­ton­ces. Mien­tras tan­to, la guar­dia­na de Gizeh se­gui­rá dur­mien­do el sue­ño de los jus­tos. Si­ga­mos dis­fru­tan­do del ha­lo de mis­te­rio que la ro­dea y de su in­quie­tan­te son­ri­sa de Mo­na Li­sa.

1 DU­RAN­TE LAR­GO TIEM­PO, úni­ca­men­te la ca­be­za de la Es­fin­ge so­bre­sa­lía de la are­na. 2 EN­TRE 1925 Y 1926, Emi­le Ba­rai­ze re­co­lo­có las pie­dras res­tau­ra­das por los ro­ma­nos. 3 SUS 72 ME­TROS de an­chu­ra por 20 de al­tu­ra con­vier­ten a la Es­fin­ge en una es­cul­tu­ra co­lo­sal.

CLAU­DE LANZ­MANN, Si­mo­ne de Beau­voir y Jean-Paul Sar­tre. Tres in­te­lec­tua­les po­san an­te la Es­fin­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.