NO DI­GAS QUE FUE UN SUE­ÑO

Clío - - LA ESFINGE -

A ME­DIA­DOS DEL SE­GUN­DO MI­LE­NIO DE NUES­TRA ERA los egip­cios cons­tru­ye­ron en­tre las pa­tas de­lan­te­ras de la es­fin­ge de Gizeh un san­tua­rio que al­ber­ga una pla­ca de gra­ni­to de 15 to­ne­la­das y más de 3,5 me­tros de al­tu­ra co­no­ci­da co­mo la “Es­te­la del Sue­ño”. En ella, jun­to a la ima­gen del fa­raón Tut­mo­sis IV (1419-1386 a. de C.), apa­re­ce un tex­to (in­com­ple­to) que na­rra una his­to­ria que tu­vo lu­gar cuan­do to­da­vía era prín­ci­pe. Dor­mi­do jun­to a la Es­fin­ge, tu­vo un sue­ño re­ve­la­dor en el que és­ta le ha­bló ofre­cién­do­le el trono egip­cio si re­ti­ra­ba la are­na acu­mu­la­da a su al­re­de­dor (por en­ton­ces la es­ta­tua es­ta­ba en­te­rra­da has­ta el cue­llo) y des­pués la res­tau­ra­ba. Cum­plió con el en­car­go, rea­li­zan­do im­por­tan­tes re­cons­truc­cio­nes y un mu­ro a su al­re­de­dor, y la Es­fin­ge cum­plió la su­ya: tras la muer­te de su pa­dre (Ame­no­fis II), Tut­mo­sis pa­só a go­ber­nar el Al­to y Ba­jo Egip­to. Se­gún es­ta his­to­ria, la Es­fin­ge no se con­si­de­ra­ría un rey, sino un dios.

LA "ES­TE­LA DEL SUE­ÑO", una pla­ca de gra­ni­to de 15 to­ne­la­das, for­ma par­te del san­tua­rio cons­trui­do en­tre las pa­tas de­lan­te­ras de la Es­fin­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.