ÉRA­SE UN HOM­BRE A UNA NA­RIZ PE­GA­DA

Clío - - LA ESFINGE -

CUAN­DO MARK LEH­NER ACU­DIÓ A GIZEH pa­ra re­cons­truir in­for­má­ti­ca­men­te la Es­fin­ge, la en­con­tró ya sin na­riz, de for­ma que hu­bo de prac­ti­car­le una “ri­no­plas­tia”. Pa­ra ello, le so­bre­pu­so la ca­ra de dio­ri­ta del fa­raón Ke­frén de la es­cul­tu­ra del Mu­seo de Bos­ton. Se des­co­no­ce cuán­do que­dó des­na­ri­ga­da y cuál fue la cau­sa. Y, co­mo todo en la es­fin­ge, hay op­cio­nes de lo más va­rio­pin­to. Louis Fa­rrak­han, lí­der del gru­po mu­sul­mán ne­gro Na­ción Is­lá­mi­ca, echó la cul­pa del in­ci­den­te al mis­mí­si­mo Na­po­león, quien la ha­bría arran­ca­do a pro­pó­si­to al no po­der acep­tar que tal gran­dio­si­dad hu­bie­se po­di­do ser crea­da por per­so­nas de ra­za ne­gra. Se­gún do­cu­men­tos ára­bes del si­glo XV, los lí­de­res is­lá­mi­cos egip­cios op­ta­ron por ampu­tar­la pa­ra que el pue­blo de­ja­se de ve­ne­rar a los fa­rao­nes.

Pe­ro que nin­guno de es­tos ro­cam­bo­les­cos ar­gu­men­tos pue­den con­si­de­rar­se ve­ro­sí­mi­les, pues en los gra­ba­dos del si­glo XVIII la es­ta­tua ex­hi­be na­riz.

RE­CONS­TRUC­CIÓN rea­li­za­da por Mark Leh­ner. Pa­ra la na­riz se usó co­mo re­fe­ren­cia una es­ta­tua de dio­ri­ta del fa­raón Ke­frén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.