¿QUÉ HA­CÍAN LOS LÍ­DE­RES DE LA SE­GUN­DA GUE­RRA

Clío - - 1914 -

SI LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL fue la an­te­sa­la de la Se­gun­da, ¿qué ha­cían los pro­ta­go­nis­tas del con­flic­to del 1939 al 45 en 1914? Ve­mos co­mo al­gu­nos ya tu­vie­ron pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­cas y otros es­tu­vie­ron pre­sen­tes en las trin­che­ras. En cual­quier ca­so, to­da­vía no po­día per­ci­bir­se que se iban a con­ver­tir en los lí­de­res del fu­tu­ro. IOSEF STA­LIN: LAR­GA ES­PE­RA EN LA FRÍA SI­BE­RIA En 1914, Iosef Sta­lin (1879-1953) era un jo­ven cau­ca­siano que es­ta­ba cum­plien­do una pe­na de exi­lio en Ku­rei­ka (una de las re­gio­nes más in­hós­pi­tas de Si­be­ria) por su opo­si­ción al ré­gi­men za­ris­ta. Se mos­tra­ba por en­ton­ces pro­fun­da­men­te con­cien­cia- do ideo­ló­gi­ca­men­te de las po­si­bles con­se­cue­nuen cias de la "Gran Gue­rra". Des­de ha­cía más de una dé­ca­da mi­li­ta­ba en las fi­las del Par­ti­do Bol­che­vi­que que que­ría ins­tau­rar un Es­ta­do so­cia­lis­ta en Ru­sia; y ha­bía par­ti­ci­pa­do en la Re­vo­lu­ción de 1905 y en un es­pec­ta­cu­lar ro­bo en Ti­flis dos años des­pués. Ha­bía crea­do el dia­rio Prav­da cin­co años de­pués, por lo que era un vie­jo co­no­ci­do de la po­li­cía za­ris­ta. A fi­na­les de 1916, Sta­lin fue re­clu­ta­do pa­ra el ejér­ci­to pe­ro no pa­só el exa­men mé­di­co por una le­sión en el bra­zo iz­quier­do. En mar­zo de 1917, una vez cum­pli­da la pe­na, re­gre­só a San Pe­ters­bur­go don­de ya co­men­zó a pre­pa­rar la in­su­rrec­ción. ADOLF HITLER: ¿UN HÉ­ROE O UN CO­BAR­DE? El ca­so que ha da­do más que ha­blar so­bre los di­ri­gen­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que par­ti­ci­pa­ron en la "Gran Gue­rra" ha si­do el de Adolf Hitler (1889-1945), ya que uti­li­zó su ex­pe­rien­cia mi­li­tar co­mo pro­pa­gan­da pa­ra al­can­zar el po­der. Co­mo bien ex­pli­ca ell hihis­to­ria­dor t id Tho­mas We­ber en su li­bro La pri­me­ra gue­rra de Hitler (Tau­rus, 1912), no fue nin­gún hé­roe de gue­rra co­mo hi­zo creer cuan­do que­ría con­ver­tir­se en Füh­rer, aun­que tam­po­co se le po­dría con­si­de­rar un co­bar­de. No es­tu­vo nun­ca en pri­me­ra lí­nea pe­ro fue he­ri­do en di­ver­sas oca­sio­nes (al­gu­nos ex­per­tos han con­si­de­ra­do que po­si­bles he­ri­das de gue­rra po­drían ser cau­sa de su lo­cu­ra).

Aun­que era aus­tria­co, se alis­tó en el 16º re­gi­mien­to bá­va­ro del ejér­ci­to im­pe­rial ale­mán y ac­tuó co­mo en­la­ce en­tre las trin­che­ras y el al­to man­do. Es­to le va­lió ga­nar­se cier­ta fa­ma de ser el pro­te­gi­do de los ofi­cia­les. Aun­que es­tu­vo en ba­ta­llas des­ta­ca­das co­mo Ypress, no tu­vo un gran pa­pel. Tam­bién es cier­to que con­si­guió la Cruz de Hie­rro, aun­que fue más una con­ce­sión del Al­to Man­do con el ob­je­ti­vo de su­bir la mo­ral de los sol­da­dos que una ver­da­de­ra ha­za­ña he­roi­ca (va­rios de sus com­pa­ñe­ros de re­gi­mien­to tam­bién la re­ci­bie­ron). De igual ma­ne­ra, We­ber de­fien­de que Hitler no se ra­di­ca­li­zó po­lí­ti­ca­men­te du­ran­te la con­tien­da, sino que lo ha­ría años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.