UN PUEN­TE DE LE­YEN­DA SO­BRE EL RÍO HÉRAULT

Clío - - LA RUTA -

AUN­QUE FUE EL IN­GE­NIO HU­MANO el que fra­guó la cons­truc­ción de uno de los puen­tes me­die­va­les más an­ti­guos de Fran­cia, su so­li­dez y be­lla fac­tu­ra de­bió pa­re­cer a los ojos de los pe­re­gri­nos me­die­va­les más pro­pia de se­res so­bre­na­tu­ra­les que obra de hom­bres. Así de­bió na­cer la le­yen­da del lla­ma­do po­pu­lar­men­te "Puen­te del Dia­blo" que atri­bu­ye su cons­truc­ción na­da me­nos que al mis­mí­si­mo Sa­ta­nás. Cuen­ta es­ta le­yen­da que la cons­truc­ción del puen­te so­bre el río Hérault re­sul­ta­ba lar­ga y di­fí­cil, pues to­das las no­ches el dia­blo arrui­na­ba el tra­ba­jo rea­li­za­do du­ran­te el día. Can­sa­do de ver des­trui­do su tra­ba­jo, Gui­ller­mo de­ci­dió ha­cer un pac­to con el dia­blo por el cual és­te cons­trui­ría un puen­te in­des­truc­ti­ble en tan so­lo tres días a cam­bio del al­ma de la pri­me­ra cria­tu­ra que cru­za­ra el puen­te.

Si­gue la le­yen­da que, se­du­ci­do por la idea, Sa­ta­nás acep­tó el tra­to y en me­nos de tres días cons­tru­yó un puen­te in­des­truc­ti­ble. Gui­ller­mo, por su par­te, se si­tuó en uno de los ex­tre­mos del puen­te (dis­pues­to a cum­plir su pro­me­sa pe­ro en con­tra de lo que es­pe­ra­ba el dia­blo) y man­dó a su pe­rro cru­zar­lo. Cons- cien­te del en­ga­ño, Sa­ta­nás tra­tó de des­truir su obra pe­ro en­ton­ces ca­lló en la cuen­ta de que él mis­mo ha­bía cons­trui­do el puen­te pa­ra ser in­des­truc­ti­ble, por lo que no po­día ser da­ña­do. En­ton­ces, mo­vi­do por la ira y la im­po­ten­cia, se ti­ró des­de el puen­te a las aguas del río Hérault ca­van­do en su caí­da un pozo ne­gro sin fon­do. Des­de en­ton­ces to­dos los pe­re­gri­nos que atra­vie­san el puen­te lan­zan una pie­dra al fon­do del río con la es­pe­ran­za de hun­dir en sus aguas al dia­blo pa­ra que de es­ta for­ma no pue­da re­gre­sar nun­ca más a la su­per­fi­cie.

Es­ta fas­ci­nan­te le­yen­da, jun­to con otras que se han con­ser­va­do ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción en el de­par­ta­men­to del Hérault (co­mo la del castillo del gi­gan­te en Saint-Guil­hem-leDé­sert), con­for­man tam­bién un ri­co le­ga­do cul­tu­ral que nos ha­bla y da tes­ti­mo­nio de la for­ma en la que nues­tros an­te­pa­sa­dos per­ci­bie­ron y ex­pli­ca­ron el mun­do que les ro­dea­ba. Una for­ma di­fe­ren­te de en­ten­der la reali­dad que sin em­bar­go nos acer­ca a un mun­do des­apa­re­ci­do de mi­tos y le­yen­das don­de fic­ción y reali­dad con­vi­vían con asom­bro­sa co­ti­dia­ni­dad en la men­te de aque­llos que po­bla­ban es­tas tie­rras.

Se­gún la le­yen­da, Gui­ller­mo acor­dó ven­der su al­ma al dia­blo a cam­bio

de que és­te le­van­ta­ra en tres días un puen­te in­des­truc­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.