EN LAS TRIN­CHE­RAS

Clío - - ¿FUE ESPAÑA NEUTRAL EN LA GRAN GUERRA? -

res­pon­die­ron a la de­cla­ra­ción ofi­cial de la neu­tra­li­dad de Es­pa­ña con ra­pi­dez y ener­gía po­si­cio­nán­do­se a fa­vor de la cau­sa alia­da. A la no­ta de Al­fon­so XIII del 7 de agos­to de 1914 que ame­na­za­ba con cas­ti­gar a quie­nes pro­mo­vie­ran mo­vie­ran en te­rri­to­rio es­pa­ñol el re­clu­ta­mien­to de sol­da­dos ol­da­dos pa­ra cual­quie­ra de los ejér­ci­tos o es­cua­dras as be­li­ge­ran­tes, los miem­bros ra­di­ca­les de la Unió ó Ca­ta­la­nis­ta se dis­pu­sie­ron a or­ga­ni­zar el en­vío de sol­da­dos vo­lun­ta­rios en­cua­dra­dos en el ejér­ci­to fran­cés.

Les ani­ma­ron a ello di­ver­sos mo­ti­vos, oti­vos, ade­más de des­obe­de­cer a un mo­nar­ca Bor­bón (una di­nas­tía que nun­ca go­zó de fer­vor po­pu­lar en Ca­ta­lu­ña des­de su ins­tau­ra­ción for­zo­sa sa en 1714). Así, hu­bo va­rias cir­cuns­tan­cias cla­ve. Des­de 1914 Ca­ta­lu­ña go­za­ba de una se­mi-au­to­no­mía omía gra­cias a la Man­co­mu­ni­dad de sus dipu­tacio­nes, ones, lo que per­mi­tió a la Lli­ga y a la bur­gue­sía ca­ta­la­na ala­na pal­par po­der po­lí­ti­co por pri­me­ra vez des­de e la Gue­rra de Su­ce­sión. Y co­mo la eco­no­mía y la sociedad ca­ta­la­nas sí es­ta­ban muy li­ga­das a cuan­to an­to ocu­rría en Fran­cia (más en es­ta épo­ca en que e Pa­rís era un au­tén­ti­co re­fe­ren­te de mo­der­ni­dad), lo cierto es que los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes no po­dían es­con­der cier­ta co­ne­xión con lo que ocu­rría al otro la­do de los Pi­ri­neos. No por ca­sua­li­dad Pi­cas­so arri­bó la dé­ca­da an­te­rior a la ca­pi­tal fran­ce­sa gra­cias a las co­ne­xio­nes de sus ami­gos ca­ta­la­nes.

En se­gun­do lu­gar es­tá el fac­tor hu­mano. El or­ga­ni­za­dor de la de­fen­sa de Pa­rís y uno de los más al­tos di­ri­gen­tes del ejér­ci­to ga­lo era el ma­ris­cal Jo­seph Joffre un mi­li­tar ca­ta­la­no­par­lan­te que ha­bía na­ci­do en Ri­be­sal­tes, en la Ca­ta­lu­ña fran­ce­sa. El he­cho es que Joffre era ami­go per­so­nal del doc­tor So­lé i Pla, en­ton­ces pre­si­den­te de la Unió Ca­ta­la­nis­ta y prin­ci­pal im­pul­sor de los Vo­lun­ta­rios Ca­ta­la­nes en la Gran Gue­rra y del Co­mi­té de Her­man­dad (Ger­ma­nor) con los vo­lun­ta­rios ca­ta­la­nes, por lo que Joffre aco­gió con agra­do la pro­pues­ta de vo­lun­ta­ria­do. Aun­que no se co­no­ce exac­ta­men­te la can­ti­dad de ca­ta­la­nes que lu­cha­ron en­cua­dra­dos en la Le­gión o en el ejér­ci­to re­gu­lar fran­cés (siem­pre se ha­bló de 12.000, pe­ro pro­ba­ble­men­te fue­ron mu­chos me­nos), sí hu­bo un cierto im­pac­to en la sociedad ca­ta­la­na a cau­sa de di­cha pre­sen­cia. Un re­cien­te estudio de los his­to­ria­do­res Joan Es­cu­lies y Da­vid Mar­tí­nez Fiol, 12.000! Els ca­ta­lans a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (Ara Lli­bres, 2014), pro­fun­di­za en es­te te­ma.

En ter­cer lu­gar es­ta­ba el te­ma de las na­cio­na­li­da­des. Es­ta­ba cla­ro que uno de los re­sul­ta­dos que de­be­ría re­sol­ver la gue­rra se­ría el de las an­sias de li­ber­tad que ha­bían ma­ni­fes­ta­do al­gu­nos pue­blos eu­ro­peos (ir­lan­de­ses, hún­ga­ros, fin­lan­de­ses, es­la­vos...). Sin co­no­cer­se aún los fa­mo­sos pos­tu­la­dos del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Wil­son en Ver­sa­lles, lo cierto es que al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos y aso­cia­cio­nes ca­ta­la­nis­tas en­ten­die­ron que la Gran Gue­rra po­dría apor­tar al­gu­na so­lu­ción al lla­ma­do “pro­ble­ma ca­ta­lán”, que ha­bía es­ta­lla­do en el úl­ti­mo ter­cio del XIX cuan­do el ca­ta­la­nis­mo pa­só a ser un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co, ade­más de cultural.

EL MARISCAL JOFFRE, el hé­roe que sal­vó Pa­rís del avan­ce ale­mán, era ori­gi­na­rio de la Ca­ta­lu­ña fran­ce­sa y te­nía bue­nos ami­gos en Bar­ce­lo­na, don­de se or­ga­ni­zó una pe­que­ña tro­pa de vo­lun­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.