EL GRAN ERROR DE CI­XÍ

Clío - - CIXÍ -

días en Pe­kín,

en­tra en el ba­rrio de las em­ba­ja­das de Pe­kín pa­ra sal­var a la gua­pí­si­ma Ava Gard­ner de ser ase­si­na­da por los "dia­blos ro­jos" que ace­chan los mu­ros; Da­vid Ni­ven y com­pa­ñía van de acá pa­ra allá bus­can­do mu­ni­ción, re­pa­ran­do pro­tec­cio­nes y en bus­ca de agua y co­mi­da; mien­tras Flo­ra Rob­son, hie­rá­ti­ca, es­pe­ra en la sa­la del trono de la Ciu­dad Prohi­bi­da la no­ti­cia de la de­rro­ta to­tal. Es el film

la his­to­ria de la gue­rra de los bó­xers con­tra los oc­ci­den­ta­les de Chi­na y el re­la­to del gran error que co­me­tió Ci­xí du­ran­te su man­da­to.

Cuan­do Ci­xí arro­jó a los bó­xers con­tra los oc­ci­den­ta­les sa­bía que las con­se­cuen­cias se­rían trá­gi­cas pa­ra el país, pe­ro no vio otra op­ción. La pre­sen­cia de ex­tran­je­ros en Chi­na se ha­bía he­cho in­so­por­ta­ble pa­ra mu­chos y em­pe­za­ron las raz­zias con­tra los cris­tia­nos. Un gru­po de agre­so­res se des­ta­có, la Sociedad de los Pu­ños Jus­tos y Ar­mo­nio­sos, lla­ma­da los ‘bó­xers’ por la pren­sa ex­tran­je­ra. Eran mi­les y fue­ron de­cla­ra­dos ile­ga­les por pre­sión de los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Pe­ro a es­tas al­tu­ras, con los puer­tos ocu­pa­dos por Fran­cia, In­gla­te­rra y Ale­ma­nia en­tre otros, ago­bia­da por unas deu­das

55

de gue­rra que no po­día pa­gar, sin ejér­ci­to ni Ar­ma­da, Ci­xí pen­só que qui­zás los bó­xers po­drían ayu­dar­la a fre­nar el ham­bre om­ní­mo­da de los oc­ci­den­ta­les y li­brar una es­pe­cie de gue­rra po­pu­lar con­tra los in­va­so­res.

A pe­sar de los con­se­jos de sus ase­so­res, la em­pe­ra­triz viu­da ti­ró ade­lan­te con sus pla­nes y fi­nan­ció a los bó­xers sin te­ner en cuen­ta su bru­ta­li­dad y cier- tas ideas ex­tra­va­gan­tes so­bre su in­vul­ne­ra­bi­li­dad. En ma­yo de 1900, mi­les de bó­xers en­tra­ron en Pe­kín con pa­ñue­los, ca­mi­sas y fa­ji­nes ro­jos, y gran­des cu­chi­llos de trin­char. A los no­va­tos se les de­cía que unos es­pí­ri­tus pro­tec­to­res ha­bían en­tra­do en sus cuer­pos y los ha­bían vuel­to in­mu­nes a las ar­mas. Em­pe­za­ron a apa­re­cer car­te­les con lla­ma­mien­tos a ma­tar a to­dos los ex­tran-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.