DE LA REI­NA DE IN­GLA­TE­RRA

Clío - - CIXÍ -

UN PO­BRE HOMBRE, fun­cio­na­rio de ba­jo ran­go de 60 años lla­ma­do Bin Chun, se pre­sen­ta, en Lon­dres, an­te la rei­na Vic­to­ria. Es el úni­co que ha sa­li­do vo­lun­ta­rio pa­ra em­pren­der la pri­me­ra mi­sión al ex­te­rior pa­ra Ci­xí. Y eso que le ad­vir­tie­ron de que “ir a un país ex­tra­ño se­ría co­mo ofre­cer­se a ser pre­sa de ti­gres y lo­bos con for­ma hu­ma­na y de que po­dían re­te­ner­le se­cues­tra­do o in­clu­so cor­tar­le en pe­da­zos”. Con tan bue­nos au­gu­rios acu­dió a la Cor­te, don­de pu­do com­pro­bar que en Oc­ci­den­te no so­lían co­mer­se a los via­je­ros y que un emi­sa­rio de la em­pe­ra­triz viu­da era re­ci­bi­do con to­dos los ho­no­res. De he­cho, la rei­na Vic­to­ria lo con­fun­dió con un man­da­rín y es­cri­bió en su dia­rio el 6 de ju­nio de 1866: “Re­ci­bí a los en­via­dos chi­nos… Su je­fe es un man­da­rín de pri­me­ra cla­se. Se pa­re­cían a las fi­gu­ras de ma­de­ra y pin­ta­das que se ven”. “Has­ta el prín­ci­pe de Ga­les or­ga­ni­zó un bai­le en su ho­nor”, re­cuer­da Jung Chang.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.