“CA­LOR ANI­MAL” CON­TRA LA CON­GE­LA­CIÓN

Clío - - LOS MÉDICOS DE HITLER -

SIG­MUND RASCHER reali­zó ex­pe­ri­men­tos so­bre la con­ge­la­ción, un se­rio pro­ble­ma pa­ra los pi­lo­tos ale­ma­nes que eran de­rri­ba­dos por los bri­tá­ni­cos so­bre las he­la­das aguas del Ca­nal de la Man­cha. Y los hi­zo su­mer­gien­do a los pri­sio­ne­ros du­ran­te ho­ras en tan­ques de agua he­la­da. Tam­bién los de­ja­ba no­ches en­te­ras al ai­re li­bre, des­nu­dos, a tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro, ro­cián­do­los en oca­sio­nes con agua. Des­pués, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra de sus cuer­pos ba­ja­ba has­ta los 25 o 26º, in­ten­ta­ba re­ani­mar­los ex­po­nién­do­los a di­fe­ren­tes fuen­tes de ca­lor o in­tro­du­cien­do en sus es­tó­ma­gos e in­tes­ti­nos agua a pun­to de ebu­lli­ción.

Pa­ra sa­tis­fa­cer un ca­pri­cho per­so­nal de Himm­ler, uno de los mé­to­dos usa­dos fue el de “el ca­lor ani­mal”. Los pri­sio­ne­ros con­ge­la­dos eran pues­tos en­tre dos mu­je­res des­nu­das que in­ten­ta­ban inú­til­men­te ex­ci­tar­los pa­ra de­vol­ver­les la vi­da. 300 pri­sio­ne­ros fue­ron so­me­ti­dos a es­te ex­pe­ri­men­to. Un ter­cio mu­rie­ron. La con­clu­sión fue que el mé­to­do más efec­ti­vo de rea­ni­ma­ción era la rá­pi­da in­mer­sión en un ba­ño de agua a 40 gra­dos, al­go que el pro­fe­sor ru­so Sep­chinsky ya ha­bía de­mos­tra­do mu­chos años an­tes, en 1888.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.