Me­di­na de Rio­se­co… y el agua

A PE­SAR DE SU NOM­BRE Y DE ES­TAR AN­CLA­DA TIE­RRA ADEN­TRO, A UNOS 40 KI­LÓ­ME­TROS DE VALLADOLID, ME­DI­NA DE RIO­SE­CO, CON UNO DE LOS MA­YO­RES CON­JUN­TOS PA­TRI­MO­NIA­LES DE CAS­TI­LLA Y LEÓN, HA ES­TA­DO Y AÚN ES­TÁ ES­TRE­CHA­MEN­TE LI­GA­DA AL AGUA…

Clío - - LA HISTORIA EN SU LUGAR -

AUN­QUE ES­TÁ A MÁS DE 200 KM DEL MAR, Me­di­na de Rio­se­co pue­de pre­su­mir de ser la se­de del al­mi­ran­taz­go de Cas­ti­lla, tí­tu­lo que re­ci­bió por de­ci­sión de Al­fon­so En­rí­quez en 1424, en una épo­ca en que la vi­lla eme­pe­zó a vi­vir su Edad de Oro. Tan­tos co­mer­cian­tes y mer­can­cías pu­lu­la­ban por ella que lle­gó a co­no­cer­se co­mo la vi­lla de los “mil mi­llo­na­rios”. Y ya en el si­glo XVI se la ape­ló co­mo “la In­dia Chi­ca”, en re­fe­ren­cia a la gran can­ti­dad de di­ne­ro y mer­can­cías que se mo­vían en su mer­ca­do, com­pa­ra­ble a lo que pro­ve­nía de Amé­ri­ca. UN PA­TRI­MO­NIO EX­CEP­CIO­NAL Y, co­mo sue­le pa­sar con las ri­que­zas en la Es­pa­ña me­die­val y de los Aus­trias, és­tas se tra­du­je­ron en es­plén­di­dos mo­nas­te­rios, en gran­dio­sos tem­plos y ele­gan­tes pa­la­cios. Un in­men­so le­ga­do que ha lle­ga­do has­ta hoy en muy buen es­ta­do.

La “no­ble y leal” vi­lla con­ser­va ca­si in­tac­to el sa­bor de es­ta Edad de Oro. Tan­to que des­de 1965 os­ten­ta el tí­tu­lo de con­jun­to his­tó­ri­co ar­tís­ti­co. Ahí es­tán sus igle­sias cu­yas torres rom­pen la ho­ri­zon­ta­li­dad del lla­ma­do “mar de cam­pos”, una pla­ni­cie tan so­lo in­te­rrum­pi­da por ce­rros ba­jos y cas­ti­llos. La de San­ta Ma­ría de Mediavilla, la pa­rro­quia prin­ci­pal, es gó­ti­ca, con to­rre de cua­tro cuer­pos y un re­ta­blo ma­yor de Juan de Ju­ni. La de la San­ta Cruz, he­rre­ria­na y re­cons­trui­da pie­dra a pie­dra, fue pa­tro­ci­na­da por el gre­mio de mer­ca­de­res en el XVI y hoy aco­ge el Mu­seo de la Se­ma­na San­ta, fies­ta de­cla­ra­da de In­te­rés Tu­rís­ti­co Internacional.

Fi­nal­men­te, la de San­tia­go, de plan­ta de sa­lón y gó­ti­ca, es de Gil de Hontañón, aun­que en su edi­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­ron Alon­so de To­lo­sa, Juan de la Her­mo­sa y Fe­li­pe Be­rro­jo. Sor­pren­de la vis­ta de la na­ve cen­tral con el al­tar ma­yor al fon­do y el re­ta­blo de gran­des pro­por­cio­nes de es­ti­lo ba­rro­co. Es de prin­ci­pios del si­glo XVIII, de la mis­ma épo­ca que el ór­gano que se en­cuen­tra so­bre el co­ro,otro de los mo­nu­men­tos his­tó­ri­co-ar­tís­ti­cos de Me­di­na de Rio­se­co.

En cuan­to a con­ven­tos, es­tá el de San Fran­cis­co, hoy con­ver­ti­do en mu­seo, que ate­so­ra una de las co­lec­cio­nes de ar­te sa­cro más im­por­tan­tes de la re­gión, con mar­fi­les fi­li­pi­nos, pin­tu­ras de ar­tis­tas fla­men­cos y re­ta­blos pla­te­res­cos…

A par­tir de aquí, en un agra­da­ble pa­seo por an­gos­tas ca­lles an­ti­guas y lar­gos so­por­ta­les –inequí­vo­co signo de que és­te fue des­de an­ta­ño lu­gar de mer­ca­do– se lle­ga al cen­tro neu­rál­gi­co: la Pla­za Ma­yor con un fa­bu­lo­so so­por­tal co­rri­do.

Y tras un me­re­ci­do des­can­so en el par­que de Osuna, hay que des­cu­brir los mo­nu­men­tos ci­vi­les: las puer­tas de Ajú­jar, Za­mo­ra y San Se­bas­tián; los res­tos de una an­ti­gua mu­ra­lla, del si­glo XIII; el Tea­tro Prin­ci­pal; la pla­za de to­ros… aun­que no se pue­de aban­do­nar­se Me­di­na de Rio­se­co sin ver los jar­di­nes de la Con­cha, jun­to al Ca­nal de Cas­ti­lla, una de las obras de in­ge­nie­ría hi­dráu­li­cas más im­po­nen­tes de la Edad Mo­der­na es­pa­ño­la que de­bía unir el co­ra­zón de Cas­ti­lla con el Can­tá­bri­co y del que so­lo se cons­tru­ye­ron un cen­te­nar de ki­ló­me­tros. NA­VE­GAR TIE­RRA ADEN­TRO El Ca­nal de Cas­ti­lla em­pe­zó a cons­truir­se, en 1753, ba­jo el rei­na­do de Fernando VI y se­gún un pro­yec­to de An­to­nio de Ulloa, con un am­bi­cio­so ob­je­ti­vo: unir por bar­co los cam­pos de ce­rea­les cas­te­lla­nos con la mar océa­na. Fi­nal­men­te, so­lo unió la lo­ca­li­dad pa­len­ti­na de Alar del Rey con la va­lli­so­le­ta­na de Me­di­na de Rio­se­co, y a lo lar­go de los si­glos XVIII y XIX sir­vió pa­ra trans­por­tar grano y mer­can­cías en­tre és­tas. Hoy, es­te río ar­ti­fi­cial se ha con­ver­ti­do en un atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, pues un bar­co con el nom­bre del ingeniero que lo hi­zo po­si­ble lo re­co­rre.

A bor­do del An­to­nio de Ulloa, el vi­si­tan­te dis­fru­ta de es­plén­di­das vis­tas de la ri­be­ra. La em­bar­ca­ción, eléc­tri­ca, tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 52 pa­sa­je­ros y es­tá acon­di­cio­na­da tan­to pa­ra com­ba­tir el ca­lor en ve­rano co­mo el frío en in­vierno. Pue­de es­co­ger­se en­tre via­jes de una o dos ho­ras y me­dia. Pa­ra más in­for­ma­ción: www.me­di­na­de­rio­se­co.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.