Tras el mi­to de Es­par­ta­co. ¿Fue Ro­ma al­go más que un mer­ca­do de es­cla­vos?,

Oriol Oles­ti Vi­la.

Clío - - EL SUMARIO - ORIOL OLES­TI VI­LA Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na.

SE PUE­DE DE­FI­NIR LA ES­TRUC­TU­RA SO­CIAL DE RO­MA co­mo la tí­pi­ca de una sociedad es­cla­vis­ta, pues­to que –co­mo ocu­rría en tan­tas otras so­cie­da­des del mun­do an­ti­guo– la fuer­za de tra­ba­jo es­cla­va era con­subs­tan­cial en su eco­no­mía y cons­ti­tuía una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va –aun­que no ma­yo­ri­ta­ria– de los gru­pos so­cia­les de­pen­dien­tes.

Más allá de es­ta sen­ten­cia, sin em­bar­go, hay ma­ti­za­cio­nes. Por una par­te es di­fí­cil ha­blar de una úni­ca sociedad ro­ma­na, pues­to que tan­to la gran ex­ten­sión del im­pe­rio co­mo su lar­ga per­du­ra­ción his­tó­ri­ca im­pli­ca­ron cam­bios im­por­tan­tes en su es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y so­cial. Por otra, sim­pli­fi­ca un mo­de­lo so­cial que fue al­go más com­ple­jo de lo que po­dría en­tre­ver­se. Por ello, el pre­sen­te ar­tícu­lo se cen­tra en un pe­río­do de la his­to­ria de Ro­ma de cua­tro si­glos –que po­de­mos con­si­de­rar de má­xi­mo apo­geo–, en­tre el II a. de C. y el II d. de C, y mues­tra con cierto de­ta­lle la com­ple­ji­dad del mo­de­lo es­cla­vis­ta, más allá del mi­to de Es­par­ta­co.

EL PUN­TO DE PAR­TI­DA: PA­TRI­CIOS Y PLE­BE­YOS

El pro­ce­so de ex­pan­sión de Ro­ma, ini­cial­men­te por Ita­lia y pos­te­rior­men­te por to­do el Me­di­te­rrá­neo, se lle­vó a ca­bo en dos si­glos es­ca­sos, un tiem­po ré­cord des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, lo que pro­vo­có gra­ves cam­bios en el in­te­rior de la co­mu­ni­dad ro­ma­na: Ro­ma pa­só, por tan­to, en po­co tiem­po de ser de una ci­vi­tas a una Re­pú­bli­ca Im­pe­rial, y ello pro­vo­có gra­ves pro­ble­mas de cre­ci­mien­to en su mo­de­lo so­cial, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co.

Co­no­ce­mos por las fuen­tes li­te­ra­rias los dos gran­des sec­to­res en los que se es­truc­tu­ró la sociedad ro­ma­na ini­cial: pa­tri­cios y ple­be­yos, en ori­gen, gru­pos gen­ti­li­cios de ori­gen aris­to­crá­ti­co y pres­ti­gio­so, fren­te a gru­pos de li­na­jes sin ran­go, gru­pos que pro­ta­go­ni­za­ron la lu­cha po­lí­ti­ca ini­cial. Pe­ro a par­tir del prin­ci­pio de la ex­pan­sión es­ta di­fe­ren­cia de­jó de ser una va­ria­ble ope­ra­ti­va, pues­to que el li­na­je del ciu­da­dano ro­mano ya no era la úni­ca con­di­ción im­por­tan­te pa­ra el ac­ce­so al po­der po­lí­ti­co.

Los ren­di­mien­tos de las pri­me­ras con­quis­tas, jun­to al desa­rro­llo de nue­vas for­mas eco­nó­mi­cas y mer­can­ti­les, su­pu­sie­ron el en­ri­que­ci­mien­to de una nue­va éli­te ro­ma­na, la no­bi­li­tas, que con in­de­pen­den­cia de su ori­gen gen­ti­li­cio em­pe­zó a mo­no­po­li­zar las me­jo­res ma­gis­tra­tu­ras de la re­pú­bli­ca. Es más, tras la se­gun­da Gue­rra Pú­ni­ca, es­tos gru­pos no­bi­lia­rios ya no tu­vie­ron lí­mi­tes a su en­ri­que­ci­mien­to: al con­tra­rio, la crea­ción de las pri­me­ras provincias en Si­ci­lia, Cór­ce­ga, Cer­de­ña, His­pa­nia… les per­mi­tió ac­ce­der a nue­vos re­cur­sos –en­tre ellos la lle­ga­da

ma­si­va de es­cla­vos– que les per­mi­tió ob­te­ner una ven­ta­ja es­tra­té­gi­ca fren­te a sus con­ciu­da­da­nos.

Por opo­si­ción, los gru­pos so­cia­les más mo­des­tos no par­ti­ci­pa­ron en la mis­ma me­di­da de los be­ne­fi­cios de las pri­me­ras ex­pan­sio­nes. La obli­ga­ción de los ciu­da­da­nos ro­ma­nos de ser­vir en el ejér­ci­to, así co­mo la di­fu­sión de for­mas eco­nó­mi­cas de ma­yor di­men­sión, ame­na­za­ron la con­ti­nui­dad del mo­de­lo del pe­que­ño cam­pe­sino pro­pie­ta­rio, po­co via­ble en la Ita­lia del si­glo II a. de C.

En es­ta co­yun­tu­ra, la di­fu­sión del tra­ba­jo es­cla­vo de al­ta in­ten­si­dad –el lla­ma­do es­cla­vo-mer­can­cía– fue una op­ción muy ren­ta­ble pa­ra aque­llos pro­pie­ta­rios con su­fi­cien­tes re­cur­sos pa­ra in­ver­tir en sus fin­cas de ta­ma­ño me­diano-gran­de. Y per­mi­tió, tam­bién, apro­ve­char la enor­me can­ti­dad de tie­rras que la Re­pú­bli­ca ro­ma­na ha­bía ido con­quis­tan­do en Ita­lia y en las otra provincias del Me­di­te­rrá­neo. No obs­tan­te, no so­lo la com­pe­ten­cia del tra­ba­jo es­cla­vo ame­na­zó a los pe­que­ños cam­pe­si­nos, sino que la nue­va di­men­sión im­pe­rial de la eco­no­mía ro­ma­na –con pro­duc­tos pri­ma­rios lle­ga­dos de los te­rri­to­rios so­me­ti­dos a muy ba­jo cos­te–; una pro­duc­ción orien­ta­da ha­cia un mer­ca­do mu­cho más glo­bal –don­de la au­tar­quía ya no te­nía lu­gar– y una ma­yor mo­ne­ta­ri­za­ción de la eco­no­mía con­tri­bu­ye­ron a la frac­tu­ra de las pe­que­ñas ex­plo­ta­cio­nes ru­ra­les itá­li­cas, aun­que es­tas nun­ca lle­ga­ron a des­apa­re­cer.

LAS VEN­TA­JAS DE SER CIU­DA­DANO RO­MANO

Las di­fe­ren­cias eco­nó­mi­cas no eran la úni­ca va­ria­ble que afec­tó a la sociedad ro­ma­na. Los ciu­da­da­nos ro­ma­nos po­seían gra­cias a su ciu­da­da­nía un enor­me pri­vi­le­gio fren­te a los otros ha­bi­ta­nes del im­pe­rio que les ga­ran­ti­za­ba una co­ber­tu­ra ju­rí­di­ca­di­ca –y el de­re­cho a ser juz­ga­dos so­lo por sus tri­bu­na­les–, un ac­ce­so más o me­nos am­plio a las tie­rras con­quis­ta­das, una par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes –y por lo tan­to una no­ta­ble in­fluen­cia po­lí­ti­ca que po­día ser ven­di­da al me­jor pos­tor–, un de­re­cho a la pro­pie­dad inalie­na­ble, etc.

Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de otras ci­vi­ta­tes de la An­ti­güe­dad –co­mo las po­leis grie­gas–, la ciu­da­da­nía ro­ma­na no fue un de­re­cho ex­clu­si­vo de los na­ci­dos en Ro­ma, sino que pron­to se con­vir­tió en un me­ca­nis­mo po­lí­ti­co de pri­me­ra mag­ni­tud, pues­to que su con­ce­sión –o su li­mi­ta­ción– era la pie­za cla­ve en la re­la­ción con las co­mu­ni­da­des so­me­ti­das.

Ro­ma, des­de los ini­cios de su ex­pan­sión, fue cons­cien­te del pa­pel que te­nía la con­ce­sión de la ciu­da­da­nía ro­ma­na –bien in­di­vi­dual­men­te, a per­so­na­jes es­co­gi­dos, bien a to­da una co­mu­ni­dad alia­da– y ju­gó con ello en el cam­po de los equi­li­brios es­tra­té­gi­cos en sus re­la­cio­nes con los pue­blos li­mí­tro­fes. En reali­dad, in­clu­so apro­ve­chó su per­te­nen­cia a la Li­ga la­ti­na pa­ra con­fi­gu­rar un se­gun­do ti­po de ciu­da­da­nía, la lla­ma­da ciu­da­da­nía la­ti­na, ori­gi­na­ria­men­te pro­pia de los la­ti­nos, pe­ro que tam­bién se usó pa­ra pre­miar a otras co­mu­ni­da­des en su co­la­bo­ra­ción con Ro­ma. La ciu­da­da­nía la­ti­na no per­mi­tía di­rec­ta­men­te el ac­ce­so a los be­ne­fi­cios de un ciu­da­dano, pe­ro su­po­nía una eta­pa in­ter­me­dia –e in­clu­so el ac­ce­so a tie­rras co­lo­nia­les– que im­pli­ca­ba tam­bién un pri­vi­le­gio evi­den­te, e in­clu­so en el ca­so de los ma­gis­tra­dos la­ti­nos el ac­ce­so a una pos­te­rior ciu­da­da­nía ple­na.

Con es­tos ins­tru­men­tos ju­rí­di­cos, Ro­ma ges­tio­nó las re­la­cio­nes con los pue­blos so­me­ti­dos, per­mi­tién­do­les una len­ta, pe­ro efec­ti­va, asi­mi­la­ción a su cuer­po ciu­da­dano. De es­ta ma­ne­ra, es­pe­cial­men­te las éli­tes itá­li­cas, pu­die­ron ac­ce­der al de­re­cho ro­mano o la­tino, y pa­sar a for­mar par­te del nú­cleo di­ri­gen­te que con­ti­nua­ría la ex­pan­sión. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo, por ejem­plo, el ca­so de Fre­ge­llae, una co­lo­nia fun­da­da por Ro­ma en el La­zio a fi­na­les del s. IV a. de C., cu­yas éli­tes ur­ba­nas fue­ron ac­ce­dien­do a la ciu­da­da­nía ro­ma­na, y aban­do­nan­do pro­gre­si­va­men­te su ciu­dad, pa­ra tras­la­dar­se a la ve­ra del Tí­ber.

En una po­si­ción in­fe­rior se en­con­tra­ban las ciu­da­des alia­das, que ha­bían pac­ta­do con Ro­ma un tra­ta­do de ren­di­ción que no su­po­nía di­rec­ta­men­te el pa­go de tri­bu­tos, pe­ro sí el au­xi­lio de sus ejér­ci­tos. Las co­mu­ni­da­des alia­das so­lo muy in­di­rec­ta- men­te se be­ne­fi­cia­ron de las con­quis­tas me­di­te­rrá­neas (aun­que sa­be­mos que for­ma­ron ca­si la mi­tad de los ejér­ci­tos que las pro­ta­go­ni­za­ron), y por ello hu­bo un des­con­ten­to que lle­vó fi­nal­men­te a la Gue­rra So­cial (91-89 a. de C.), an­te la que Ro­ma de­bió aca­bar ce­dién­do­les la ciu­da­da­nía.

“RO­MA VA BIEN”… PE­RO SUR­GEN LAS PRI­ME­RAS RE­VUEL­TAS

A pe­sar de las di­ver­gen­cias políticas en­tre “Op­ti­ma­tes” y “Po­pu­la­res” (ver re­cua­dro), la sociedad y la eco­no­mía ro­ma­na del si­glo I a. de C. dis­fru­ta­ban de un fuer­te di­na­mis­mo que se pro­lon­gó sin fi­su­ras has­ta el si­glo II d. de C. La cla­ve de es­te éxi­to fue el pa­so a un mo­de­lo im­pe­rial que ga­ran­ti­za­ba una gran can­ti­dad de te­rri­to­rios pe­ri­fé­ri­cos so­me­ti­dos y que per­mi­tía tan­to la lle­ga­da de re­cur­sos en cla­ve de bo­tín y tri­bu­to (ce­rea­les, me­ta­les, mo­ne­da, es­cla­vos, etc.)

co­mo la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos de la pe­nín­su­la Itá­li­ca a un mer­ca­do cau­ti­vo (vino, acei­te, ma­nu­fac­tu­ras, etc.). Es­te mo­de­lo de­sigual su­pu­so pa­ra Ita­lia el desa­rro­llo de una in­dus­tria agro­pe­cua­ria e in­dus­trial de gran al­can­ce, don­de la mano de obra es­cla­va era es­pe­cial­men­te ren­ta­ble. Por ejem­plo, en Ita­lia cen­tral, el es­cla­vis­mo se di­fun­dió de ma­ne­ra am­plia, aun­que ello nun­ca eli­mi­nó ni mu­cho me­nos el tra­ba­jo li­bre, siem­pre ne­ce­sa­rio en cual­quier fin­ca agrí­co­la en épo­cas pun­tua­les de ma­yor tra­ba­jo. Las fa­mi­lias de es­cla­vos con­vi­vían con po­bla­cio­nes cam­pe­si­nas, jor­na­le­ros y pe­que­ños pro­pie­ta­rios, que com­ple­men­ta­ban una eco­no­mía de las ciu­da­des ita­lia­nas muy di­ná­mi­ca.

En es­tas ciu­da­des la opo­si­ción plebs– no­ble­za fue cla­ra, aun­que en oca­sio­nes re­sul­ta­ba con­tra­dic­to­ria. Así, ha­bía fa­mi­lias mo­des­tas que es­ta­ban vin­cu­la­das a no­bles y gran­des pro­pie­ta­rios por un me­ca­nis­mo de clien­te­lis­mo; a cam­bio de pro­tec­ción eco­nó­mi­ca y be­ne­fi­cios ever­gé­ti­cos, es­tas fa­mi­lias ga­ran­ti­za­ban su res­pal­do po­lí­ti­co (con su vo­to) e in­clu­so el apo­yo vio­len­to si era ne­ce­sa­rio.

Las clien­te­las de­bi­li­ta­ban a la plebs, al frac­tu­rar en múl­ti­ples sub-uni­da­des e in­tere­ses lo que po­día­mos con­si­de­rar una uni­dad de cla­se. Sin em­bar­go, es­ta iden­ti­fi­ca­ción por cla­se so­cial era po­co ope­ra­ti­va por­que la plebs en las ciu­da­des de Ita­lia, y es­pe­cial­men­te en Ro­ma, go­za­ba de unos pri­vi­le­gios que di­fí­cil­men­te es­ta­ban al al­can­ce de otros gru­pos en las provincias.

Jun­to a ellos ha­bía sec­to­res so­cia­les de com­pli­ca­da ubi­ca­ción. Era el ca­so es­pe­cial de los li­ber­tos, es­cla­vos li­be­ra­dos, que a par­tir del si­glo I a. de C. em­pe­za­ron a ser nu­mé­ri­ca­men­te im­por­tan­tes, y que se ocu­pa­ban nor­mal­men­te de ne­go­cios e in­tere­ses de su an­ti­guo pro­pie­ta­rio, al que des­de su nue­va con­di­ción de hom­bres li­bres (aun­que no de ciu­da­da­nos) le ser­vían con no­ta­ble efi­ca­cia.

Tam­bién es­ta­ban los es­cla­vos en una con­di­ción mi­se­ra­ble, lo que em­pu­jó a mu­chos de ellos a la fu­ga –muy pe­na­da por lal le­gis­la­ciónl i l ió ro­ma­na– o di­di­rec­tat men­te a la re­be­lión, co­mo en el ca­so de Es­par­ta­co. Su epi­so­dio, des­cri­to muy par­cial­men­te por las fuen­tes an­ti­guas, fue un buen ejem­plo del am­plio des­con­ten­to que el mo­de­lo es­cla­vis­ta ha­bía ge­ne­ra­do en te­rri­to­rios cer­ca­nos a Ro­ma, don­de la lle­ga­da de los be­ne­fi­cios del im­pe­rioi i tant so­lol lle­ga­ronll a al­gu­nos.l No N hay que ol­vi­dar que el ejér­ci­to de Es­par­ta­co no so­lo con­ta­ba con es­cla­vos, sino que al­gu­nas re­fe­ren­cias en las fuen­tes y el vo­lu­men de su ejér­ci­to pa­re­cen im­pli­car el apo­yo de otros gru­pos so­cia­les. Ro­ma em­pe­za­ba a te­ner un pro­ble­ma de cre­ci­mien­to.

LA COM­PLE­JI­DAD DE LAS PROVINCIAS

A par­tir de Au­gus­to, el mo­de­lo so­cial y eco­nó­mi­co de Ita­lia se fue ex­ten­dien­do pro­gre­si­va­men­te ha­cia las provincias, pa­ra­le­la­men­te a la di­fu­sión de la ciu­da­da­nía ro­ma­na y la­ti­na. La pun­ta de lan­za de es­ta nue­vas for­mas eco­nó­mi­cas fue­ron las ex­plo­ta­cio­nes agrí­co­las y mi­ne­ras que se ha­bían ido di­fun­dien­do en las áreas pro­vin­cia­les me­jor co­mu­ni­ca­das (zo­nas cos­te­ras, cuen­cas flu­via­les...), que rá­pi­da­men­te se ha­bían con­ver­ti­do en apro­vi­sio­na­do­ras del ejér­ci­to y de las po­bla­cio­nes ita­lia­nas.

Las re­la­cio­nes de de­pen­den­cia co­mo el es­cla­vis­mo, el pa­tro­naz­go o la clien­te­la, al­ta­men­te ren­ta­bles en la pe­nín­su­la Itá­li­ca, em­pe­za­ron tam­bién a ser­lo en las provincias, pues­to que su in­te­gra­ción a la eco­no­mía im­pe­rial ga­ran­ti­za­ba una am­plia di­fu­sión de sus pro­duc­cio­nes.

Sin em­bar­go, la com­ple­ji­dad so­cial en las provincias era más am­plia, pues­to que con­vi­vían jun­to a las re­la­cio­nes de de­pen­den­cia tí­pi­cas del mun­do ro­mano, las pro­ve­nien­tes de las pro­pias tra­di­cio­nes in­dí­ge­nas. Así, por ejem­plo, do­cu­men­tos co­mo el bron­ce del Bier­zo, de épo­ca de Au­gus­to, mues­tran co­mo la ad­mi­nis­tra­ción ro­ma­na re­con­du­jo las pro­pias for­mas so­cia­les in­dí­ge­nas ( co­mo la ser­vi­dum­bre co­mu­ni­ta­ria) ha­cia for­mas ho­mo­lo­ga­bles e in­te­gra­bles a la nue­va or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial ro­ma­na. Se­ría tam­bién el ca­so del no­roes­te de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, don­de la uti­li­za­ción de for­mas de de­pen­den­cia co­mu­ni­ta­ria en el tra­ba­jo de las mi­nas de oro as­tu­res per­mi­tió que las po­bla­cio­nes lo­ca­les tra­ba­ja­ran en las ex­plo­ta­cio­nes mi­ne­ras no co­mo es­cla­vos sino co­mo tra­ba­ja­do­res “li­bres” obli­ga­dos a tra­ba­jar tem­po­ral­men­te.

Se tra­ta­ría de un sis­te­ma de cor­veas que ga­ran­ti­za­ba a Ro­ma una mano de obra dis­po­ni­ble en de­ter­mi­na­das épo­cas del año ( aque­llas con me­nor­men tra­ba­jo en el ci­clo agrí­co­la),col sin te­ner que ocu­par­se de ella con­ti­nua­men­te (co­mo su­ce­día­suc con los gru­pos de es­cla­vos).esc Las pro­pias co­mu­ni­da­des­nid in­dí­ge­nas, au­to­su­fi­cien­tes,cie ga­ran­ti­za­ban a Ro­ma la ex­plo­ta­ción y el man­te­ni­mien­to de los de­pó­si­tos au­rí­fe­ros a un cos­te muy in­fe­rior al tra­ba­jo del es­cla­vo.

Tam­bién a par­tir de Au­gus­to el pro­pio tra­ba­jo es­cla­vo su­frió cam­bios no­ta­bles. Si du­ran­te los si­glos II-I a. de C., el mo­men­to de ma­yor apor­ta­ción de es­cla­vos a Ro­ma gra­cias a las guerras de con­quis­ta, la es­cla­vi­tud se ha­bía con­ver­ti­do en una for­ma pro­duc­ti­va in­ten­si­va, al­ta­men­te ren­ta­ble en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, pa­re­ce que con la Pax Ro­ma­na es­te mo­de­lo em­pe­zó a cam­biar. Si bien en de­ter­mi­na­dos sec­to­res el es­cla­vo se­guía sien­do tan ren­ta­ble co­mo an­tes, el au­men­to de su pre­cio de­bi­do a una me­nor ofer­ta y la di­fu­sión del es­cla­vis­mo tam­bién en las provincias –que­bran­do con ello la ven­ta­ja es­tra­té­gi­ca de las ex­plo­ta­cio­nes ita­lia­nas de épo­ca re­pu­bli­ca­na– com­por­tó una cier­ta re­la­ja­ción de su uso en las ex­plo­ta­cio­nes agrí­co­las y ar­te­sa­na­les.

EL CA­SO DE LOS LI­BER­TOS

Fue cla­ve, en es­te sen­ti­do, la fi­gu­ra del li­ber­to. La po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en hombre li­bre, por re­du­ci­da que fue­ra, man­te­nía en­tre los es­cla­vos una ac­ti­tud de co­la­bo­ra­ción y obe­dien­cia que ha­cía in­ne­ce­sa­rio ejer­cer so­bre ellos un gran

po­der coer­ci­ti­vo. La ma­nu­mi­sión, es de­cir, la fór­mu­la de li­be­ra­ción de un es­cla­vo, era un pro­ce­so ju­rí­di­co com­ple­jo. Exis­tían bá­si­ca­men­te dos for­mas de ma­nu­mi­sión. Por una par­te, la he­re­di­ta­ria: el pro­pie­ta­rio, en su tes­ta­men­to, li­be­ra­ba a al­gu­nos de sus es­cla­vos co­mo agra­de­ci­mien­to pós­tu­mo. Es­ta fór­mu­la se ge­ne­ra­li­zó es­pe­cial­men­te a par­tir de Au­gus­to.

Por otra par­te, la tra­di­cio­nal, que su­po­nía que el es­cla­vo, a par­tir de sus re­cur­sos, com­pra­ba a su pro­pie­ta­rio su pro­pia li­ber­tad, com­pen­sán­do­le eco­nó­mi­ca­men­te. Pa­ra ello, el li­ber­to de­bía po­seer el lla­ma­do pe­cu­lio, una can­ti­dad de di­ne­ro que el pro­pie­ta­rio le ha­bía per­mi­ti­do po­seer. El ori­gen del pe­cu­lio –un ele­men­to al­go con­tra­dic­to­rio, pues­to que por de­fi­ni­ción un es­cla­vo no po­día te­ner de­re­cho a nin- gún ti­po de pro­pie­dad– se ha­lla­ba en la ne­ce­si­dad que te­nía el pro­pie­ta­rio de que al­gu­nos de sus es­cla­vos –nor­mal­men­te los de­di­ca­dos a lle­var la ad­mi­nis­tra­ción de la ca­sa o los ne­go­cios– pu­die­ran efec­tuar pa­gos o co­bros con cier­ta au­to­no­mía.

Aun­que el pro­pie­ta­rio era el ver­da­de­ro res­pon­sa­ble de las ac­ti­vi­da­des de su es­cla­vo, la com­ple­ji­dad de las for­mas co­mer­cia­les y pro­duc­ti­vas ro­ma­nas (al­qui­le­res, cré­di­tos, pa­gos a cuen­ta, etc.) aca­bó com­por­tan­do que hu­bie­ra es­cla­vos que se es­pe­cia­li­za­ran en aque­llas ac­ti­vi­da­des, y que ne­ce­si­ta­ra por ello go­zar de au­to­no­mía fi­nan­cie­ra mí­ni­ma. El éxi­to en sus ges­tio­nes (que era tam­bien el éxi­to del pro­pie­ta­rio) le per­mi­tía al­can­zar un ni­vel no­ta­ble, y com­prar así su li­ber­tad, es­ca­pan­do de la mar­gi­na­ción so­cial.

Pa­ra el pro­pie­ta­rio el ne­go­cio era re­don­do, pues­to que no so­lo el li­ber­to le ha­bía ges­tio­na­do con éxi­to sus ne­go­cios, sino que al com­prar su li­ber­tad re­cu­pe­ra­ba di­rec­ta­men­te la ma­yor par­te de sus be­ne­fi­cios. Es más, se sa­be que en mu­chos ca­sos el li­ber­to se­guía vin­cu­la­do co­mo clien­te a su an­ti­guo pro­pie­ta­rio –con lo que en reali­dad no aban­do­na­ba su círcu­lo de de­pen­dien­tes– y ade­más, tras su muerte, una par­te del pa­tri­mo­nio del li­ber­to re­tor­na­ba por ley al pa­tri­mo­nio del pro­pie­ta­rio. La li­ber­tad del es­cla­vo, pues, no po­nía fin a la re­la­ción de de­pen­den­cia, sino que la trans­for­ma­ba.

La pro­mo­ción so­cial de los li­ber­tos era tam­bien re­la­ti­va. Co­mo hom­bres de ori­gen ser­vil no po­dían rea­li­zar el cur­sus ho­no­rum ni ac­ce­der a car­gos po­lí­ti­cos

lo­ca­les. Sin em­bar­go, en mu­chos ca­sos su di­ná­mi­ca ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca les ha­bía per­mi­ti­do acu­mu­lar im­por­tan­tes for­tu­nas, por lo que el es­ta­do ro­mano les fa­ci­li­tó un me­dio de pro­mo­ción po­lí­ti­ca y so­cial li­mi­ta­do pe­ro efec­ti­vo: ac­ce­der al car­go de se­vi­ro au­gus­tal, es de­cir, sa­cer­do­tes del cul­to a los em­pe­ra­do­res. És­tos se ocu­pa­ban de man­te­ner el cul­to im­pe­rial, y a tra­vés de él desa­rro­llar una po­lí­ti­ca ever­gé­ti­ca de mo­nu­men­ta­li­za­cio­nes y re­par­tos que be­ne­fi­cia­ban a to­da la co­mu­ni­dad. No se les da­ba ver­da­de­ro po­der po­lí­ti­co (no ha­bía car­gos más allá del se­vi­ra­to, ex­cep­to pa­ra los que re­ci­bían un pri­vi­le­gio es­pe­cí­fi­co) pe­ro sí un pa­pel so­cial, de “nue­vo ri­co”, que per­mi­tía re­dis­tri­buir par­te de su ri­que­za al res­to de ciu­da­da­nos.

El ca­so más co­no­ci­do de li­ber­to, Tri­mal­ción, que apa­re­ce en el Sa­ti­ri­cón de Pe­tro­nio, cum­ple to­dos los tó­pi­cos del per­so­na­je: fan­fa­rrón, exa­ge­ra­do, ca­ren­te de gus­to y cri­te­rio, una ima­gen que po­dría ser pa­re­ci­da a los “nue­vos ri­cos” del pre­sen­te. Se tra­ta de un ejem­plo li­te­ra­rio, inexis­ten­te, pe­ro que en al­gu­nos as­pec­tos re­fle­ja bas­tan­te bien al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­ca del li­ber­to ro­mano: el pri­mer ob­je­ti­vo que so­lía te­ner el li­ber­to tras ob­te­ner la li­ber­tad era ad­qui­rir la pro­pie­dad de su an­ti­guo amo, pa­ra lue­go po­seer el ma­yor nú­me­ro de es­cla­vos po­si­ble con el ob­je­ti­vo de no te­ner que tra­ba­jar nun­ca más. Pe­tro­nio se ríe de la sim­pli­ci­dad de Tri­mal­ción, de su mal gus­to, de sus ga­nas de ser acep­ta­do en­tre los no­bles, pe­ro a su vez des­cri­be la hi­po­cre­sía y la me­dio­cri­dad de és­tos, que acep­tan sus re­ga­los…

ES­CLA­VOS AL FIN Y AL CA­BO

To­da es­ta com­ple­ji­dad pro­vo­có, ya en épo­ca de Au­gus­to, ver­da­de­ros pro­ble­mas a la ad­mi­nis­tra­ción ro­ma­na. Se li­be­ra­ban de­ma­sia­dos es­cla­vos y a una edad aún de­ma­sia­do tem­pra­na, es­pe­cial­men­te en la fór­mu­la tes­ta­men­ta­ria, y la pro­vi­sión de nue­vos de­pen­dien­tes ya no per­mi­tía sus­ti­tuir­los al mis­mo rit­mo. Ade­más, la di­fu­sión de la li­ber­tad en­tre los es­cla­vos se con­si­de­ra­ba una ame­na­za a la es­truc­tu­ra so­cial tra­di­cio­nal, pues­to que mu­chos aca­ba­ban ac­ce­dien­do al fi­nal a la ciu­da­da­nía. Por ello, Au­gus­to em­pe­zó a pro­mul­gar le­yes que li­mi­ta­ban el nú­me­ro de ma­nu­mi­sio­nes po­si­ble (un por­cen­ta­je del to­tal de es­cla­vos), la edad mí­ni­ma pa­ra po­der ma­nu­mi­tir y, es­pe­cial­men­te, el ac­ce­so a la ciu­da­da­nía, por lo que la ma­yor par­te de li­ber­tos fue­ron acep­ta­dos so­lo co­mo ciu­da­da­nos la­ti­nos, no ro­ma­nos.

En cual­quier ca­so, es­ta vál­vu­la de es­ca­pe de la es­cla­vi­tud que su­po­nía la fi­gu­ra del li­ber­to no eli­mi­nó la du­re­za de la con­di­ción es­cla­va: en Pu­teo­li, por cua­tro ses­ter­cios po­día es­co­ger­se en­tre el pa­tí­bu­lo o la cruz pa­ra eje­cu­tar a un es­cla­vo. Es cierto que du­ran­te el go­bierno de la di­nas­tía an­to­ni­na se in­tro­du­je­ron le­yes que otor­ga­ban cier­ta pro­tec­ción a los es­cla­vos mal­tra­ta­dos (que po­dían re­fu­giar­se, e im­plo­rar so­co­rro, jun­to a una es­ta­tua del em­pe­ra­dor), pe­ro no de­ja­ban de ser me­di­das muy par­cia­les. El ase­si­na­to de un es­cla­vo pro­pio sin mo­ti­vo, o un es­cla­vo ajeno, era cas­ti­ga­do con el pa­go co­mo mul­ta del pre­cio del es­cla­vo. Ro­ma era una sociedad com­ple­ja, pe­ro el es­cla­vis­mo re­sul­ta­ba bá­si­co pa­ra su con­so­li­da­ción co­mo gran po­ten­cia.

NO HA­BÍA SO­LO ES­CLA­VOS EN LAS MINAS O EL CAM­PO, otros se de­di­ca­ban la­bo­res de ser­vi­cio e in­clu­so ges­tio­nar el pa­tri­mo­nio de su pro­pie­ta­rio.

SER CIUDADANO DE RO­MA com­por­ta­ba un con­jun­to de de­re­chos po­lí­ti­cos, ju­rí­di­cos e in­clu­so eco­nó­mi­cos que no te­nían otros ha­bi­tan­tes del im­pe­rio. Por eso ad­qui­rir es­te es­ta­tus era una de­man­da la­ten­te en la so­cie­dad ro­ma­na.

PESE A LA COM­PLE­JI­DAD Y LAS VÍAS DE ESCAPE no se de­be ob­viar que Ro­ma ne­ce­si­ta­ba de es­cla­vos, y las re­vuel­tas eran du­ra­men­te re­pri­mi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.