Past Per­fect:

Faus­to Fer­nán­dez.

Clío - - EL SUMARIO - FAUS­TO FER­NÁN­DEZ Pe­rio­dis­ta.

Los mu­chos (tra­ba­jos) de Hér­cu­les,

LAS DE­CLA­RA­CIO­NES DEL DI­REC­TOR DEL FILM Hér­cu­les, Bret Rat­ner, pró­xi­ma a es­tre­nar, son bien ex­plí­ci­tas: “Es­ta es una pe­lí­cu­la de ac­ción y aven­tu­ras, no una pe­lí­cu­la his­tó­ri­ca… Pe­ro, bueno, tam­po­co Hér­cu­les es un per­so­na­je his­tó­ri­co, sino mi­to­ló­gi­co, así que no he­mos te­ni­do nin­gu­na preo­cu­pa­ción por si lo que mos­trá­ba­mos pue­de re­mi­tir o no a la Gra­cia clá­si­ca. En la an­ti­gua Hé­la­de no ha­bía leo­nes gi­gan­tes, ni serpientes de múl­ti­ples ca­be­zas, ni bru­jas o ma­gia… los mi­tos grie­gos, apar­te de lo que pue­den sig­ni­fi­car o ser­vir co­mo mo­de­lo cultural o fi­lo­só­fi­co, son en reali­dad co­mo los te­beos o las pe­lí­cu­las pa­lo­mi­te­ras de hoy en día”.

Sien­do sin­ce­ros, era de es­pe­rar que el Hér­cu­les que in­ter­pre­ta­rá el lu­cha­dor Dway­ne John­son no se­rá un acer­ca­mien­to al uni­ver­so de la an­ti­gua Gre­cia, ni tan si­quie­ra a sus le­yen­das. El ci­ne, des­de que es ci­ne, siem­pre ha tra­ta­do es­te mi­to clá­si­co de una ma­ne­ra un tan­to he­te­ro­do­xa. Ya el ci­ne mu­do ita­liano, que es el que reali­zó la pri­me­ra apro­xi­ma­ción, mos­tró a un for­zu­do hi­jo de Zeus en un pé­plum has­ta las ore­jas de tes­tos­te­ro­na, un re­la­to más de es­pa­da y bru­je­ría que de mi­to­lo­gía grie­ga.

“Eso sí –vuel­ve a in­ci­dir el di­rec­tor del nue­vo film–, por otra par­te la pe­lí­cu­la es muy fiel a la le­yen­da de Hér­cu­les. El ar­gu­men­to se cen­tra en sus fa­mo­sos 'Do­ce tra­ba­jos', y el co­no­ce­dor del mi­to po­drá ver co­mo se ex­pli­can los orí­ge­nes del héroe, su tra­ge­dia fa­mi­liar… Hér­cu­les, el per­so­na­je, es muy re­co­no­ci­ble en la cin­ta, in­clu­so ico­no­grá­fi­ca­men­te. En es­te sen­ti­do, en el de su as­pec­to, has­ta apos­ta­ría que so­mos más fie­les a la reali­dad que a las fal­di­tas de di­se­ño ita­lia­nas de los tí­tu­los pro­ta­go­ni­za­dos por Ste­ve Ree­ves”.

Des­co­no­ce­mos lo que un ex­per­to en ico­no­gra­fía y ves­ti­men­ta de la An­ti­güe­dad po­dría va­lo­rar so­bre el look de Hér­cu­les (qui­zá de­ma­sia­do cer­cano al de Co­nan, el bár­ba­ro), ni tam­po­co lo que di­rán los ex­per­tos en Gre­cia clá­si­ca, pe­ro es­tas son las li­cen­cias del film, una pro­pues­ta re­ple­ta de mil y un mons­truos ge­ne­ra­dos por or­de­na­dor, por no ha­blar de las top mo­del que se pa­sean lu­cien­do sus tan­gas de Vic­to­ria’s Secret.

UNA FIL­MO­GRA­FÍA HER­CÚ­LEA

Com­pe­ti­rá es­te Hér­cu­les con otro muy re­cien­te (y cha­pu­ce­ro) fir­ma­do por Renny Har­lin, en el que el héroe grie­go es con­ver­ti­do en el sue­ño hú­me­do de un fan gay an­te jo­ven­ci­tos en el gim­na­sio. Eso sí, am­bas cin­tas tie­ne un de­no­mi­na­dor co­mún: se ins­pi­ran mu­cho en la te­le­se­rie de la dé­ca­da de los 90 pro­du­ci­da por Sam Rai­mi y Ro­bert Ta­pert –y pro­ta­go­ni­za­da por Ke­vin Sor­bo–, un có­mic que ju­ga­ba con la mi­to­lo­gía y la his­to­ria co­mo lo ha­rían los guio­nis­tas de un te­beo de su­per­hé­roes (en la que Hér­cu­les es asi­mis­mo un su­per­hé­roe de la Mar­vel).

Aun­que pa­ra un Hér­cu­les de ci­ne, la ma­yo­ría de nues­tros lec­to­res pen­sa­ran en el mu­sucu­loso Ste­ve Ree­ves, un cul­tu-

ris­ta nor­te­ame­rio­cano que se con­ver­ti­ría en le­yen­da del ci­ne ita­liano gra­cias al pé­plum. El film Hér­cu­les (Pie­tro Fran­cis­ci, 1957) le con­vir­tió en una es­tre­lla ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y en nue­vas in­ter­pre­ta­cio­nes per­fi­la­ría no so­lo al per­so­na­je, sino in­clu­so tam­bién to­do un sub­gé­ne­ro de la gran pan­ta­lla.

Así, más ex­qui­si­to re­sul­tó ser el ori­gen de la si­guien­te aven­tu­ra de Hér­cu­les pro­pues­ta por el tán­dem Fran­cis­ci/ Ree­ves. Se ti­tu­ló Hér­cu­les y la rei­na de Li­dia ( 1958), y su guión era una mez­cla al­go sui gé­ne­ris de las tra­ge­dias grie­gas Edi­po en Co­lo­na de Só­fo­cles y Sie­te con­tra Te­bas de Es­qui­lo. Es­tos tra­ba­jos de Ste­ve Ree­ves fue­ron el ini­cio de una ab­so­lu­ta ( y en­can­ta­do­ra, pa­ra qué negarlo) lo­cu­ra so­bre el per­so­na­je con­ver­ti­do en un ca­chas des­fa­ce­dor de en­tuer­tos a lo lar­go y an­cho del Me­di­te­rrá­neo.

Pues­tos a un Hér­cu­les de ci­ne, hay que re­cor­dar tam­bién la ma­gis­tral y te­rro­rí­fi­ca Er­co­le al cen­tro de­lla Terra (Ma­rio Ba­va, 1961) en lo que a prio­ri pa­re­ce­ría una he­re­jía, pe­ro que sin em­bar­go se mues­tra co­mo más fiel a los mi­tos he­le­nos so­bre el in­fra­mun­do. El muscu­loso aquí es Reg Park, otro for­zu­do que sal­tó al ci­ne gra­cias a los con­cur­sos de Mís­ter Uni­ver­so. En cam­bio, en la de­men­cial Er­co­le con­tro Ro­ma (Pie­ro Pie­rot­ti, 1964) se­ría el pé­treo Alan Steel el en­car­ga­do de re­crear al for­zu­do per­so­na­je.

Tam­po­co hay que ol­vi­dar­se de la sim­pá­ti­ca cin­ta Ulis­se con­tro Er­co­le ( Ma­rio Caiano, 1961), don­de Hér­cu­les es la fuer­za bru­ta que Zeus en­vía pa­ra cas­ti­gar al osa­do hu­mano Uli­ses. La ma­ña y la as­tu­cia de es­te úl­ti­mo ven­ce­rá a la des­ce­re­bra­da po­ten­cia fí­si­ca del se­mi­diós. Si lo re­cuer­dan, el pé­plum fue en los años cin­cuen­ta y se­sen­ta un pro­duc­to de ba­rrio, de dis­fru­te de críos que me­ren­da­ban en las sa­las y ja­lea­ban al héroe arrean­do so­pa­pos al más pu­ro es­ti­lo de Bud Spen­cer, otro héroe, es­te ya más con­tem­po­rá­neo.

En los ochen­ta, la mus­cu­li­tis de Hér­cu­les ( Los desafíos de Hér­cu­les, de Lui­gi Coz­zi -Le­wis Coa­tes en los mer­ca­dos an­glo­sa­jo­nes-) es­tu­vo a la me­di­da de aquel in­creí­ble Hulk te­le­vi­si­vo que fue­ra el cul­tu­ris­ta Lou Fe­rrigno. Y so­bre to­do de Ar­nold Schwarzenegger, quien an­tes de ser Co­nan fue un ca­tó­di­co Hér­cu­les en Nue­va York… Ya ven. Ca­da ge­ne­ra­ción, adap­ta su Hér­cu­les a sus ne­ce­si­da­des. Qué tal se­rá el nue­vo Hér­cu­les el tiem­po lo di­rá… Mien­tras tan­to, des­de el Olim­po, qui­zá el Hér­cu­les mi­to­ló­gi­co, el de verdad, son­ría an­te tan­ta pa­ro­dia.

AC­TO­RES MUSCU­LOSOS lle­van recreando a Hér­cu­les des­de el ci­ne mu­do ita­liano.

STE­VE REE­VES fue el "muscu­loso" ofi­cial du­ran­te los años cin­cuen­ta y se­sen­ta.

ES­TE OTO­ÑO SE ES­TRE­NA "HÉR­CU­LES", en la que el lu­cha­dor de Wrestling Dway­ne John­son in­ter­pre­ta al héroe en una nue­va readap­ta­ción de sus "Do­ce Tra­ba­jos".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.