Los mé­di­cos de Hitler. El la­do os­cu­ro de la cien­cia,

Ma­nuel Mo­ros.

Clío - - EL SUMARIO - MA­NUEL MO­ROS Es­cri­tor. Au­tor de “Los mé­di­cos de Hitler” (Now­ti­lus, 2014).

SE CREE QUE UNAS 30.000 PER­SO­NAS FA­LLE­CIE­RON EN LOS PRO­GRA­MAS DE EUGENISIS DEL RÉ­GI­MEN NA­ZI AN­TES DE EM­PE­ZAR LA GUE­RRA. LUE­GO EN­TRE 8.000 Y 10.000 MU­RIE­RON EN LOS CAM­POS DE CON­CEN­TRA­CIÓN EN TAN­TO QUE CO­NE­JI­LLOS DE IN­DIAS, A MA­NOS DE UNOS MÉ­DI­COS QUE PRO­BA­BAN LA RE­SI­TEN­CIA DEL CUER­PO HU­MANO EN ES­PE­LUZ­NAN­TES EX­PE­RI­MEN­TOS. ¿CON QUE FIN? BUS­CAR LA MA­NE­RA DE CREAR UNA SU­PER­RA­ZA ARIA Y ELI­MI­NAR A LOS ME­NOS DO­TA­DOS. ES­TAS PÁ­GI­NAS EX­PLI­CAN CÓ­MO SE LLE­VÓ ACA­BO DI­CHA INFAMIA, SIN DU­DA UNA DE LAS PÁ­GI­NAS MÁS NE­GRAS DE LA HIS­TO­RIA DE LA CIEN­CIA.

UN HE­CHO PO­CO CO­NO­CI­DO DE AQUE­LLA LO­CU­RA que se lla­mó el Ter­cer Reich es el im­por­tan­te pa­pel desem­pe­ña­do por una gran par­te del co­lec­ti­vo mé­di­co ale­mán en la pla­ni­fi­ca­ción y el desa­rro­llo del pro­yec­to na­zi de crea­ción de una su­per­ra­za aria. Pa­ra Hitler, era ne­ce­sa­rio de­pu­rar la her­man­dad de san­gre aria de to­do ti­po de im­pu­re­zas, ya se tra­ta­ra de la san­gre de “ra­zas in­fe­rio­res” co­mo los es­la­vos o gi­ta­nos, “pe­li­gro­sas” co­mo los ju­díos o de la de los por­ta­do­res de en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias o de­ge­ne­ra­ti­vas, aun­que fue­ran de la pro­pia ra­za.

El Füh­rer se con­si­de­ra­ba un mé­di­co bien­he­chor cu­yo pro­gra­ma po­lí­ti­co de ex­ter­mi­nio de los in­de­sea­bles con­tem­pla­ba en tér­mi­nos de te­ra­pia, me­di­das qui­rúr­gi­cas, pur­gas y an­tí­do­tos. El pue­blo ale­mán, el Volk, era el pa­cien­te, y gru­pos co­mo los ju­díos una en­fer­me­dad; la en­car­na­ción de los ba­ci­los, el cán­cer, la gan­gre­na, los tu­mo­res o los ab­ce­sos. Por ello, de­bían ser tra­ta­dos co­mo los gér­me­nes pa­tó­ge­nos cau­san­tes de las pla­gas: ex­ter­mi­nán­do­los, de for­ma asép­ti­ca y desapa­sio­na­da, sin nin­gún ti­po de con­flic­to mo­ral.

Con­tra­ria­men­te a lo que sue­le creer­se, es­ta idea no era ori­gi­nal del Füh­rer. Era la ra­di­ca­li­za­ción de la par­te más si­nies­tra de la in­fa­me doc­tri­na lla­ma­da eu­ge­ne­sia, fun­da­da por sir Fran­cis Gal­ton en 1883, que pre­ten­día me­jo­rar la ra­za hu­ma­na me­dian­te cru­za­mien­tos se­lec­ti­vos en­tre los “más ap­tos” e im­pi­dien­do la re­pro­duc­ción de los cla­si­fi­ca­dos “me­nos ap­tos”. En Ale­ma­nia, es­ta teo­ría de la eu­ge­ne­sia se readap­tó y se co­no­ció co­mo Ras­senhy­gie­ne ( hi­gie­ne ra­cial), y des­de co­mien­zos del si­glo XX era im­par­ti­da co­mo asig­na­tu­ra en nu­me­ro­sas fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na.

Fa­mi­lia­ri­za­dos con las con­sig­nas seu­do­cien­tí­fi­cas y pa­ra­mé­di­cas de Hitler, que pro­me­tía tam­bién “pu­ri­fi­car la co­mu­ni­dad mé­di­ca ale­ma­na de la in­fluen­cia del bol­che­vis­mo ju­dío”, y acu­cia­dos por la cri­sis eco­nó­mi­ca que si­guió al crack de 1929, al­gu­nos mé­di­cos ger­ma­nos aco­gie­ron con en­tu­sias­mo las pro­pues­tas na­zis y, de he­cho, se afi­lia­ron al par­ti­do y a las SS (y en ma­yor nú­me­ro que nin­gún otro gru­po pro­fe­sio­nal).

Tras la ex­pul­sión de la pro­fe­sión de sus co­le­gas ju­díos u opo­si­to­res al ré­gi­men, al­gu­nos pues­tos de la me­di­ci­na ale­ma­na fue­ron ocu­pa­dos por jó­ve­nes mé­di­cos gen­ti­les sin em­pleo, lo que ex­pli­ca­ría tam­bién que es­te co­lec­ti­vo se mos­tra­ra tan re­cep­ti­vo a apo­yar al nue­vo ré­gi­men que les pro­me­tía po­der, pres­ti­gio,

or­gu­llo y di­ne­ro pues so­lo ellos, con sus va­lio­sos co­no­ci­mien­tos, po­drían lle­var a la prác­ti­ca una po­lí­ti­ca de hi­gie­ne ra­cial que de­vol­ve­ría la sa­lud al Volk.

EU­TA­NA­SIA PA­RA NI­ÑOS

El 1 de enero de 1934 en­tró en vi­gor la Ley pa­ra la Pre­ven­ción de la Des­cen­den­cia Ge­né­ti­ca­men­te En­fer­ma, que obli­ga­ba a es­te­ri­li­zar a los dis­ca­pa­ci­ta­dos fí­si­cos y psí­qui­cos re­clui­dos en ins­ti­tu­cio­nes. Los mé­di­cos no­ti­fi­ca­ban es­tos ca­sos pa­ra su exa­men al Tri­bu­nal de Sa­lud He­re­di­ta­ria, com­pues­to por un ju­ris­ta y dos mé­di­cos, que si con­si­de­ra­ba que su do­len­cia es­ta­ba den­tro de las con­tem­pla­das por la ley, or­de­na­ba su es­te­ri­li­za­ción.

Al­re­de­dor de la Ley se desa­rro­lló to­da una in­dus­tria, que hi­zo ga­nar mu­cho di- ne­ro a los la­bo­ra­to­rios pro­vee­do­res de ma­te­rial mé­di­co-qui­rúr­gi­co e im­pul­sar la in­ves­ti­ga­ción de nue­vas téc­ni­cas (no exen­tas de riesgos), más rá­pi­das y que re­du­je­ran los días de hos­pi­ta­li­za­ción en el ca­so de las mu­je­res. Una de ellas fue un mé­to­do es­pe­cial­men­te do­lo­ro­so, con­sis­ten­te en pro­vo­car la in­fla­ma­ción y pos­te­rior obs­truc­ción de las trom­pas me­dian­te in­yec­cio­nes in­tra­ute­ri­nas de di­fe­ren­tes sus­tan­cias quí­mi­cas, co­mo el dió­xi­do de car­bono frío o el ni­tra­to de pla­ta. Se es­ti­ma ade­más que un 12% de las es­te­ri­li­za­cio­nes fue­ron lle­va­das a ca­bo me­dian­te la más rá­pi­da téc­ni­ca de la ex­po­si­ción a los ra­yos-X.

Sin em­bar­go, con el co­mien­zo de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el nú­me­ro de es­te­ri­li­za­cio­nes ca­yó en pi­ca­do. Pa­ra en­ton­ces, el nú­me­ro de per­so­nas es­te­ri­li­za­das “le­gal­men­te” po­día lle­gar a las 400.000. Si pa­ra to­das las for­mas de es­te­ri­li­za­ción la mor­ta­li­dad se si­túa en torno al 1%, po­de­mos su­po­ner que unas 2.000 mu­rie­ron en la me­sa de ope­ra­cio­nes. Pro­ba­ble­men­te, el mo­ti­vo por el que el nú­me­ro de in­ter­ven­cio­nes dis­mi­nu­yó has­ta prác­ti­ca­men­te des­apa­re­cer tras el co­mien­zo de la con­tien­da fue que a par­tir de esa fe­cha, el go­bierno del Reich te­nía otros pla­nes pa­ra los “de­fec­tuo­sos”.

En oc­tu­bre de 1939, Hitler re­dac­tó una or­den que es­ti­pu­la­ba la “muerte pia­do­sa” de aque­llos que cier­tos mé­di­cos, de­sig­na­dos per­so­nal­men­te por el je­fe de la Can­ci­lle­ría del Füh­rer Phi­lipp Bouh­ler y su mé­di­co de es­col­ta Karl Brandt, con­si­de­ra­ran “in­cu­ra­bles”. Pa­ra ello se creó

un su­pues­to Co­mi­té pa­ra el Tra­ta­mien­to Cien­tí­fi­co de En­fer­me­da­des Se­ve­ras De­ter­mi­na­das Ge­né­ti­ca­men­te, com­pues­to por Brandt, Her­bert Lin­den (mé­di­co, con­se­je­ro del mi­nis­tro del In­te­rior y res­pon­sa­ble de los hos­pi­ta­les y asi­los es­ta­ta­les), el of­tal­mó­lo­go Hell­muth Un­ger, el psi­quia­tra Hans Hein­ze (di­rec­tor del asi­lo de Bran­den­bur­go-Gör­den) y los pe­dia­tras Ernst Wen­tz­ler y Wer­ner Ca­tel, to­dos ellos de­fen­so­res de la eu­ta­na­sia.

El Co­mi­té en­vió una cir­cu­lar se­cre­ta a los go­bier­nos de ca­da rin­cón del Reich pa­ra que ins­ta­ran a los pe­dia­tras a no­ti­fi­car a la Can­ci­lle­ría to­do ca­so de ni­ños de has­ta tres años que pre­sen­ta­ran mi­nus­va­lías fí­si­cas o psí­qui­cas. Los cues­tio­na­rios eran re­mi­ti­dos a su vez a Ca­tel, Hein­ze y Wen­tz­ler que, ba­sán­do­se sim­ple­men­te en los da­tos re­co­gi­dos en ellos, de­ci­dían cuál de­bía ser eli­mi­na­do. Una vez que se to­ma­ba la de­ci­sión, se en­ga­ña­ba a los pa­dres del ni­ño di­cién­do­les que de­bía ser in­gre­sa­do en un cen­tro sa­ni­ta­rio don­de re­ci­bi­ría “el me­jor y más efec­ti­vo tra­ta­mien­to dis­po­ni­ble”. Si mos­tra­ban al­gún ti­po de du­da, se les de­cía que és­te no po­día pos­po­ner­se más tiem­po, que pen­sa­ran en pri­mer lu­gar en la sa­lud de su hi­jo, y que de­be­rían es­tar agra­de­ci­dos por las fa­ci­li­da­des que se les es­ta­ban dan­do. Y si aun así con­ti­nua­ban opo­nién­do­se a se­pa­rar­se de su hi­jo, se les ame­na­za­ba con re­ti­rar­les la cus­to­dia.

Los ni­ños eran des­pués tras­la­da­dos a al­gu­na de las sa­las ha­bi­li­ta­das en 28 hos­pi­ta­les, en­tre los que se en­con­tra­ban al­gu­nos de los más pres­ti­gio­sos del país, cu­yos di­rec­to­res y más im­por­tan­tes mé­di­cos es­ta­ban al co­rrien­te de la ope­ra­ción y de acuer­do con cum­plir con las di­rec­tri­ces del Co­mi­té. Los ni­ños eran ase­si­na­dos me­dian­te so­bre­do­sis de bar­bi­tú­ri­cos, aun­que en al­gu­nos cen­tros co­mo el hos­pi­tal pa­ra en­fer­mos men­ta­les de Eglfling-Haar, en Mú­nich, sim­ple­men­te se les de­ja­ba mo­rir de ham­bre. Des­pués, se en­via­ba a los pa­dres una car­ta es­tán­dar don­de se les in­for­ma­ba de que su pe­que­ño ha­bía muer­to de neu­mo­nía, me­nin­gi­tis o cual­quier otra en­fer­me­dad in­fec­cio­sa y que, de­bi­do al ries­go de con­ta­gio, el cuer­po ha­bía te­ni­do que ser in­ci­ne­ra­do. Pa­ra el oto­ño de 1941, el pro­gra­ma de “eu­ta­na­sia” de ni­ños se ha­bía am­plia­do has­ta cu­brir ado­les­cen­tes de 16 ó 17 años. Se ha es­ti-

ma­do que fue­ron unos 5.000, los ni­ños ase­si­na­dos de es­te mo­do.

DEL PSI­QUIÁ­TRI­CO AL CEN­TRO DE EX­TER­MI­NIO

Al mis­mo tiem­po, Bouh­ler ha­bía con­tac­ta­do con des­ta­ca­dos psi­quia­tras y con los di­rec­to­res de los prin­ci­pa­les ma­ni­co­mios del país pa­ra po­ner en mar­cha un pro­gra­ma se­cre­to de ex­ter­mi­nio de los en­fer­mos men­ta­les cu­yas ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas se ins­ta­la­ron en el nú­me­ro 4 de la ca­lle Tier­gar­tens­tras­se de Ber­lín, por lo que la ope­ra­ción fue co­no­ci­da co­mo Ak­tion-T4 (Ac­ción T4). Des­de los psi­quiá­tri­cos, los en­fer­mos eran lle­va­dos en au­to­bu­ses a al­guno de los seis cen­tros de ex­ter­mi­nio: Hart­heim, Son­nens­tein, Gra­fe­neck, Bern­burg, Bran­den­burg y Hadamar, to­dos ellos di­ri­gi­dos por mé­di­cos. Pa­ra ase­si­nar­los, Brandt su­gi­rió el uso de mo­nó­xi­do de car­bono en cá­ma­ras de gas ma­qui­lla­das de du­chas, por lo que Ak­tion-T4 se con­si­de­ra la an­te­sa­la in­te­lec­tual y ma­te­rial del Ho­lo­caus­to. Siem­pre fue­ron mé­di­cos los que abrie­ron las vál­vu­las de las bom­bo­nas, pues el to­do­po­de­ro­so Füh­rer ha­bía es­pe­ci­fi­ca­do que so­lo ellos de­bían ser los res­pon­sa­bles de las “muer­tes pia­do­sas”.

Des­pués, los ca­dá­ve­res eran in­ci­ne­ra­dos y se en­via­ba a los fa­mi­lia­res una car­ta de con­do­len­cia don­de se no­ti­fi­ca­ba su fa­lle­ci­mien­to por una en­fer­me­dad pau­si­ble y la in­ci­ne­ra­ción pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción de in­fec­cio­nes. Los ma­ta­de­ros de Ak­tion T4 tam­bién fue­ron uti­li­za­dos pa­ra eli­mi­nar a los de­por­ta­dos de­ma­sia­do dé­bi­les pa­ra tra­ba­jar o a aque­llos que mos­tra­ban un com­por­ta­mien­to “inade­cua­do” tras ser se­lec­cio­na­dos por mé­di­cos de T-4 des­pla­za­dos has­ta los di­ver­sos cam­pos de con­cen­tra­ción.

Pa­ra agos­to de 1941, T4 ya era un se­cre­to a vo­ces. El es­pe­so hu­mo que

sa­lía de las chi­me­neas de los cre­ma­to­rios, día y no­che, po­día ver­se des­de le­jos, y un nau­sea­bun­do olor a car­ne que­ma­da im­preg­na­ba las po­bla­cio­nes cer­ca­nas a los cen­tros de ex­ter­mi­nio. Las pro­tes­tas de re­pre­sen­tan­tes ecle­siás­ti­cos co­mo el obis­po Von Ga­len hi­cie­ron que Hitler or­de­na­ra sus­pen­der el pro­gra­ma de “eu­ta­na­sia”, pe­ro una vez es­ta­ble­ci­das las pau­tas, el ex­ter­mi­nio de las “bo­cas inú­ti­les” si­guió ade­lan­te en una nue­va fa­se des­cen­tra­li­za­da que se co­no­ció co­mo “eu­ta­na­sia salvaje”. Sim­ple­men­te se de­jó en ma­nos de los mé­di­cos y en­fer­me­ras de de­ter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes don­de eran tras­la­da­dos pa­cien­tes dis­ca­pa­ci­ta­dos de to­dos los rin­co­nes de Ale­ma­nia, co­mo el hos­pi­tal psi­quiá­tri­co de Me­se­rit­zO­bra­wal­de, ad­mi­nis­trar la “muerte pia­do­sa” sin ne­ce­si­dad del dic­ta­men fi­nal de los “ex­per­tos” de T4, con­vir­tién­do­se el ase­si­na­to de las “vi­das in­dig­nas de ser vi­vi­das” en una ru­ti­na hos­pi­ta­la­ria más, con­ce­bi­da pa­ra el be­ne­fi­cio de la na­ción. El mé­to­do más ha­bi­tual fue la so­bre­do­sis de bar­bi­tú­ri­cos, aun­que tam­bién se les de­ja­ba mo­rir de ham­bre, y es­ta atroz prác­ti­ca si­guió lle­ván­do­se a ca­bo has­ta el mis­mo día de la li­be­ra­ción por los Alia­dos. El 29 de ma­yo de 1945, en el hos­pi­tal es­ta­tal de Kauf­beu­ren, en Ba­vie­ra, y a pe­sar de te­ner a las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas es­ta­cio­na­das a me­nos de un ki­ló­me­tro, se “eli­mi­nó” a un ni­ño de cua­tro años lla­ma­do Ri­chard Jen­ne que se con­vir­tió de es­ta for­ma en la úl­ti­ma víc­ti­ma del pro­gra­ma de eu­ta­na­sia. En to­tal, la ma­yor par­te de au­to­res si­túan la ci­fra de víc­ti­mas en torno a las 300.000.

CO­NE­JI­LLOS DE IN­DIAS

Otra ex­pre­sión de la co­ne­xión en­tre la co­mu­ni­dad mé­di­ca y la “bio­po­lí­ti­ca” na­zi fue el em­pleo for­za­do de los pri­sio­ne­ros de los cam­pos de con­cen­tra­ción co­mo ma­te­rial de in­ves­ti­ga­ción, tan­to pa­ra con­se­guir la pu­re­za ra­cial co­mo pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de sa­lud a los que es­ta­ban ex­pues­tos los sol­da­dos de la Wehr­macht en el-ro­fe­sio­na­les de re­nom­bre, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios y hom­bres con bri­llan­tí­si­mas ca­rre­ras los que se pres­ta­ron a uti­li­zar los “co­ba­yas hu­ma­nos” pro­por­cio­na­dos por el Reichs­füh­rer-SS Hein­rich Himm­ler pa­ra ve­ri­fi­car de­li­ran­tes hi­pó­te­sis y prac­ti­car in­sen­sa­tos ex­pe­ri­men­tos con los de­por­ta­dos que, con una te­na­ci­dad im­pla­ca­ble, lle­va­ron a ca­bo has­ta el Hun­di­mien­to del Ter­cer Reich.

Unos lo hi­cie­ron fuer­te­men­te im­bui­dos por la cos­mo­vi­sión na­zi; otros lo hi­cie­ron co­mo for­ma de pro­mo­ción de sus ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les y aca­dé­mi­cas, y otros lle­va­dos por un de­seo de co­no­ci­mien­tos a to­da cos­ta. Y to­dos ellos, con­tra­vi­nien­do la más ele­men­tal de las nor­mas de la éti­ca

mé­di­ca ( el pri­mum nihil no­ce­re, es de­cir, la pau­ta de con­duc­ta de evi­tar el da­ño te­ra­peú­ti­co), hi­cie­ron ga­la de un ab­so­lu­to des­pre­cio por la vi­da hu­ma­na.

En Da­chau, Sig­mund Rascher reali­zó ex­pe­ri­men­tos pa­ra de­ter­mi­nar la al­ti­tud má­xi­ma des­de la cual la tri­pu­la­ción de un avión po­dría ti­rar­se en pa­ra­caí­das con se­gu­ri­dad. Pa­ra ello uti­li­zó una cá­ma­ra de ba­ja pre­sión, ca­paz de si­mu­lar al­ti­tu­des tan im­pre­sio­nan­tes co­mo los 20.000 me­tros, en la cual se in­tro­du­cían los pri­sio­ne­ros. Des­pués se ano­ta­ban cui­da­do­sa­men­te sus reacciones fi­sio­ló­gi­cas des­de el mo­men­to que co­men­za­ban a ago­ni­zar por la fal­ta de oxí­geno has­ta su muerte. Al­gu­nos se des­ga­rra­ban la ca­ra con las uñas o se sa­ca­ban los ojos a sí mis­mos, tra­tan­do, en su lo­cu­ra, de ali­viar la pre­sión. Rascher lle­gó a di­sec­cio­nar a sus víc­ti­mas mien­tras to­da­vía se en­con­tra­ban vivas. Du­ran­te tres me­ses, 200 pri­sio­ne­ros fue­ron so­me­ti­dos a es­tos ex­pe­ri­men­tos. 80 mu­rie­ron.

PRI­SIO­NE­ROS IN­FEC­TA­DOS

Tam­bién en Da­chau, Klaus Schi­lling, bus­can­do una va­cu­na con­tra la ma­la­ria, in­fec­tó a 1.200 pri­sio­ne­ros. En­tre 30 y 40 mu­rie­ron por la in­fec­ción y en­tre 300 y 400 que­da­ron tan dé­bi­les que lo hi­cie­ron a cau­sa de las con­di­cio­nes del cam­po. Nun­ca en­con­tró la va­cu­na. Wil­heim Beiglböck di­ri­gió ex­pe­ri­men­tos des­ti­na­dos a ha­cer po­ta­ble el agua del mar. Obli­gó a 44 pri­sio­ne­ros gi­ta­nos a be­ber so­lo es­ta agua, quí­mi­ca­men­te pro­ce­sa­da, sin dar­les nin­gún otro ali­men­to. Se des­hi­dra­ta­ron has­ta el pun­to de la­mer los sue­los des­pués de que hu­bie­ran si­do fre­ga­dos pa­ra con­se­guir al­gu­na go­ta de agua dul­ce. No se pu­do de­ter­mi­nar cuán­tos de ellos mu­rie­ron pe­ro, in­du­da­ble­men­te, ni sus cuer­pos ni sus men­tes se re­cu­pe­ra­rían nun­ca de tan ho­rri­ble ex­pe­rien­cia.

En Ra­vens­bruck, Karl Geb­hardt reali­zó es­pan­to­sas in­ci­sio­nes a pri­sio­ne­ras pa­ra des­pués con­ta­mi­nar­las con cris­ta­les, tie­rra y tro­zos de ma­de­ra y así pro­bar la efi­ca­cia de las sul­fa­mi­das en el tra­ta­mien­to de las he­ri­das del fren­te. Des­pués de ex­pe­ri­men­tar con 74 mu­je­res, a las que lla­ma­ba “co­ne­ji­llas”, de que cin­co mu­rie­ran sin re­ci­bir aten­ción mé­di­ca y de que el res­to que­da­ra con ho­rri­bles se­cue­las de por vi­da, lle­gó a la con­clu­sión de que no ser­vían pa­ra na­da. Su ayu­dan­te, Lud­wig Stump­feg­ger, les ex­traía ner­vios, frag­men­tos de hue­so o de múscu­lo de los miem­bros in­fe­rio­res pa­ra es­tu­diar su re­ge­ne­ra­ción con re­sul­ta­dos tan po­bres que nun­ca los hi­zo pú­bli­cos. En Natz­wei­ler, Au­gus­te Hirt, bus­can­do an­tí­do­tos con­tra los ga­ses ve­ne­no­sos, co­lo­ca­ba el abra­sa­dor gas mos­ta­za en su for­ma lí­qui­da en los

an­te­bra­zos de los pri­sio­ne­ros pro­vo­cán­do­les te­rri­bles he­ri­das o in­clu­so les obli­ga­ba a in­ge­rir­lo, cau­sán­do­les la muerte ins­tan­tá­nea. Ot­to Bic­ken­bach co­la­bo­ró con Hirt cons­tru­yen­do una cá­ma­ra de gas don­de ha­cía in­ha­lar a los pri­sio­ne­ros gas fos­geno y pro­bar la efi­ca­cia de la uro­tro­pi­na pa­ra con­tra­res­tar sus efec­tos. Uti­li­za­ron pa­ra ello a unos 250, de los que 50 mu­rie­ron ex­pul­san­do tro­zos de pul­món por la bo­ca. Los re­sul­ta­dos fue­ron tan inú­ti­les co­mo el su­fri­mien­to de sus víc­ti­mas. Hirt, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Es­tras­bur­go, hi­zo que le en­via­ran des­de Ausch­witz 87 ju­díos, hom­bres y mu­je­res pa­ra ase­si­nar­los en es­ta cá­ma­ra y des­pués uti­li­zar sus crá­neos pa­ra rea­li­zar una co­lec­ción con la que ob­te­ner pa­rá­me­tros con los que iden­ti­fi­car a los miem­bros de es­ta “ra­za”. En es­te mis­mo cam­po, el emi­nen­te vi­ró­lo­go Niels Eu­gen Haa­gen, can­di­da­to al pre­mio No­bel de Me­di­ci­na de 1936, pro­bó una nue­va va­cu­na con­tra el ti­fus desa­rro­lla­da por él mis­mo en 90 gi­ta­nos, usan­do a la mi­tad co­mo gru­po con­trol y cau­san­do la muerte a 30 de ellos pa­ra con­cluir que su va­cu­na” no era re­co­men­da­ble”.

En Bu­chen­wald, Er­win Ding pro­bó nue­vas va­cu­nas con­tra el ti­fus que diez­ma­ba las lí­neas del fren­te ru­so. Des­pués de ser va­cu­na­dos, los de­por­ta­dos eran in­fec­ta­dos me­dian­te in­yec­cio­nes in­tra­ve­no­sas de san­gre con­ta­mi­na­da. Dos ter­cios fue­ron va­cu­na­dos; un ter­cio no pa­ra que sir­vie­ran de “con­trol”. Los in­fec­ta­dos su­frían te­rri­ble­men­te, con 40º de fie­bre du­ran­te 3 o 4 se­ma­nas. Más de la mi­tad mo­rían, y los que re­sis­tían que­da­ban tan de­ma­cra­dos que pa­re­cían es­que­le­tos. Tras la re­cu­pe­ra­ción, eran de­sig­na­dos pa­ra una co­lum­na de tra­ba­jo pe­no­so, y allí pe­re­cían.

A pe­ti­ción de la em­pre­sa I. G. Far­ben tam­bién se en­sa­ya­ron nue­vos fár­ma­cos pa­ra tra­tar el ti­fus, co­mo la acri­di­na y el ru­te­nol, con ca­tas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias: más de un 50% de mor­ta­li­dad. Has­ta la li­be­ra­ción del cam­po, fue­ron in­fec­ta­dos más de 1.000 de­por­ta­dos. El in­te­rés cien­tí­fi­co fue nu­lo, por­que el sis­te­ma de con­ta­mi­na­ción era, sen­ci­lla­men­te, in­sen­sa­to.

Er­wing Ding pro­bó nue­vos tra­ta­mien­tos pa­ra las que­ma­du­ras pro­vo­ca­das por las bom­bas in­cen­dia­rias arro­ja­das por los Alia­dos apli­can­do fó­so­fo­ro en los an-

te­bra­zos de 5 pri­sio­ne­ros, in­fla­mán­do­lo y de­ján­do­lo ar­der. Tras una ig­ni­ción de 20 mi­nu­tos, el fue­go fue ex­tin­gui­do con agua. Las es­pan­to­sas que­ma­du­ras fue­ron tra­ta­das con acei­te de hí­ga­do de ba­ca­lao, con sul­fa­to de co­bre o sim­ple­men­te con agua por es­pa­cio de 2 me­ses, du­ran­te los cua­les se hi­zo ca­so omi­so de los te­rri­bles su­fri­mien­tos de aque­llos des­di­cha­dos, mar­ca­dos pa­ra to­da su vi­da.

CON­TRA LA HO­MO­SE­XUA­LI­DAD Y LA PRO­CREA­CIÓN

En Bu­chen­wald, Carl Ver­net pro­bó su mi­la­gro­sa “cu­ra pa­ra la ho­mo­se­xua­li­dad”. 15 hom­bres mar­ca­dos con el trián­gu­lo ro­sa re­ci­bie­ron ino­cu­la­cio­nes de unas mis­te­rio­sas hor­mo­nas ba­jo la piel. Aun­que el tra­ta­mien­to de­bía du­rar un año, se sus­pen­dió a los 7 me­ses: dos pri­sio­ne­ros mu­rie­ron y los de­más si­guie­ron man­te­nien­do sus pre­fe­ren­cias se­xua­les.

En Ausch­witz, bus­can­do un mé­to­do rá­pi­do e im­per­cep­ti­ble de es­te­ri­li­za­ción de las Mis­chlin­ge (mes­ti­zas o me­dio ju­días), el gi­ne­có­lo­go Karl Clau­berg in­yec­tó en el úte­ro de cen­te­na­res de pri­sio­ne­ras un mis­te­rio­so lí­qui­do tur­bio que les pro­vo­ca­ba pe­ri­to­ni­tis e in­fec­cio­nes mu­chas ve­ces mor­ta­les. Con el mis­mo fin, Horst Schu­mann, que ha­bía di­ri­gi­do los ma­ta­de­ros de Grä­fe­neck y Son­nens­tein, se de­di­có a ra­diar los ova­rios de unas mil mu­je­res jó­ve­nes con el fin de des­cu­brir las do­sis de ra­yos X ne­ce­sa­rias pa­ra des­truir su ca­pa­ci­dad pro­crea­do­ra, ex­tir­pán­do­les des­pués los ova­rios pa­ra com­pro­bar la efi­ca­cia de su mé­to­do. Una ex­pe­rien­cia cri­mi­nal e inú­til, pues la es­te­ri­li­za­ción de mu­je­res me­dian­te ra­yos X ya es­ta­ba per­fec­ta­men­te de­fi­ni­da des­de ha­cía más de 20 años.

MEN­GE­LE: UN NOM­BRE PA­RA LA INFAMIA

Tam­bién ex­pe­ri­men­tó en Ausch­witz un hombre que ha pa­sa­do a la his­to­ria de la infamia co­mo sím­bo­lo de la per­ver­sión de la Me­di­ci­na en el Ter­cer Reich. Un hombre lla­ma­do Jo­sef Men­ge­le, je­fe mé­di­co del cam­po de mu­je­res de Ausch­witz- Bir­ke­nau.

Men­ge­le era el alumno pre­di­lec­to de Ot­mar von Vers­chuer, di­rec­tor del pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Kái­ser Guillermo de An­tro­po­lo­gía de Ber­lín y una au- to­ri­dad mun­dial en el estudio de los ge­me­los, a los que se creía los guar­dia­nes del se­cre­to de la he­ren­cia, y que por ello in­tere­sa­ron tan­to a los na­zis, que so­ña­ban con un mun­do li­bre de ta­ras he­re­di­ta­rias. En 1943, con­si­guió una be­ca del Con­se­jo de In­ves­ti­ga­ción Ale­mán pa­ra es­tu­diar en ge­me­los si el cur­so de de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des de­pen­día más de las con­di­cio­nes am­bien­ta­les que de la cons­ti­tu­ción de ca­da in­di­vi­duo. Ausch­witz ofre­cía una opor­tu­ni­dad úni­ca, pues allí, los dos ge­me­los po­dían con­traer la mis­ma en­fer­me­dad en las mis­mas con­di­cio­nes am­bien­ta­les, y si uno de ellos mo­ría, po­día ase­si­nar­se al otro y rea­li­zar au­top­sias com­pa­ra­ti­vas, así que cuan­do que­dó una va­can­te en el cuer­po mé­di­co del cam­po, en­vió allí a su alumno.

El fu­ror in­ves­ti­ga­dor de Men­ge­le era tal que se ofre­cía vo­lun­ta­rio pa­ra las se­lec­cio­nes de la ram­pa de des­em­bar­que de los tre­nes, bus­can­do ge­me­los con los que ex­pe­ri­men­tar. A ca­da par de ge­me­los idén­ti­cos que caía en sus ma­nos les ino­cu­la­ba la mis­ma en­fer­me­dad, y cuan­do uno de ellos mo­ría, ma­ta­ba a

su her­mano pa­ra rea­li­zar au­top­sias com­pa­ra­ti­vas y com­pro­bar si sus cuer­pos reac­cio­na­ban de la mis­ma ma­ne­ra. Se es­ti­ma que de los 1.500 pa­res de ge­me­los uti­li­za­dos por Men­ge­le, tan so­lo 200 sa­lie­ron con vi­da del cam­po.

Men­ge­le tam­bién se ob­se­sio­nó por el co­lor de los ojos, por lo que se de­di­có a in­yec­tar co­lo­ran­tes en los ojos de los ni­ños pa­ra que se vol­vie­ran azu­les co­mo los de la ra­za aria, pro­vo­cán­do­les do­lo­ro­sas in­fec­cio­nes y ce­gue­ra. Una de las pa­re­des de su la­bo­ra­to­rio es­ta­ba lle­na de ojos hu­ma­nos de to­dos los co­lo­res, pin­cha­dos allí co­mo si fue­ran ma­ri­po­sas. En el pa­ro­xis­mo de la lo­cu­ra, in­ten­tó crear sia­me­ses. Es­co­gió a dos ni­ños de 4 años, Gui­do y Nino, uno de ellos con­tra­he­cho. Dos días des­pués, fue­ron de­vuel­tos al ba­rra­cón. Es­ta­ban co­si­dos por la es­pal­da, has­ta las mu­ñe­cas. Men­ge­le ha­bía uni­do tam­bién sus ve­nas y olían in­so­por­ta­ble­men­te a gan­gre­na. Es­tu­vie­ron gri­tan­do to­da la no­che. De al­gu­na for­ma, su ma­dre con­si­guió mor­fi­na y, a la ma­ña­na si­guien­te, aca­bó con sus vi­das pa­ra po­ner fin a tan es­pan­to­so su­fri­mien­to. A la de­por­ta­da Ruth Eliaz or­de­nó que le ven­da­ran los pe­chos pa­ra com­pro­bar cuán­to tiem­po po­día vi­vir su hi­ja re­cién na­ci­da sin ser ali­men­ta­da.

Los 7 miem­bros enanos de la fa­mi­lia Ovitz fue­ron so­me­ti­dos por Men­ge­le a to­da cla­se de prue­bas: ex­trac­cio­nes de gran­des can­ti­da­des de san­gre y de mé­du­la ósea, in­con­ta­bles ra­dio­gra­fías, ex­trac­cio­nes den­ta­les sin anes­te­sia, pun-

cio­nes lum­ba­res, in­ser­cio­nes de agu­jas pa­ra me­dir sus im­pul­sos ner­vio­sos, ins­ti­la­cio­nes de mis­te­rio­sas go­tas en sus ojos y de agua he­la­da e hir­vien­do en sus oí­dos, in­tro­duc­ción de sus­tan­cias caús­ti­cas en sus úte­ros... Sin em­bar­go, lo­gra­ron so­bre­vi­vir ac­tuan­do co­mo bu­fo­nes pa­ra su ver­du­go, en­tre­te­nién­do­le y can­tán­do­le can­cio­nes ale­ma­nas, con­vir­tién­do­se en la úni­ca fa­mi­lia que sa­lió de aquel in­fierno con to­dos sus miem­bros vi­vos.

UN PER­DÓN QUE LLE­GÓ TAR­DE

Se es­ti­ma que la ex­pe­ri­men­ta­ción mé­di­ca en los cam­pos de con­cen­tra­ción de los na­zis cau­só en­tre 8.000 y 10.000 muer­tes, pe­ro nin­gún tra­ta­mien­to efec­ti­vo nue­vo ni un so­lo des­cu­bri­mien­to mé­di­co im­por­tan­te.

A pe­sar de que los Alia­dos tu­vie­ron co­no­ci­mien­to des­de un pri­mer mo­men­to de la im­pli­ca­ción de una par­te del co­lec­ti­vo mé­di­co ale­mán en los crí­me­nes na­zis, des­de las es­te­ri­li­za­cio­nes for­za­das a los ex­pe­ri­men­tos pa­san­do por Ak­tion T4, so­lo sen­ta­ron en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos a vein­te de ellos y tres al­tos fun­cio­na­rios. Sie­te fue­ron ahorcados, sie­te ab­suel­tos y los de­más con­de­na­dos a pe­nas de carcel de di­fe­ren­te con­si­de­ra­ción.

Des­pués, un ve­lo de si­len­cio ca­yó so­bre lo que, sin du­da, cons­ti­tu­ye el epi­so­dio más si­nies­tro de la his­to­ria de la Me­di­ci­na, y mu­chos de los im­pli­ca­dos o de quie­nes guar­da­ron si­len­cio si­guie­ron desem­pe­ñan­do su pro­fe­sión, en­se­ñan­do en las uni­ver­si­da­des a fu­tu­ros mé­di­cos y al­can­zan­do al­gu­nos un gran pres­ti­gio a ni­vel mun­dial, co­mo Hans Se­we­ring, que en 1992 tu­vo que di­mi­tir de su car­go co­mo pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Mé­di­ca Mun­dial des­pués de co­no­cer­se que des­de el sa­na­to­rio de Schön­brunn que di­ri­gía, ha­bía man­da­do cen­te­na­res de dis­ca­pa­ci­ta­dos a en­con­trar la muerte en el cen­tro de “eu­ta­na­sia salvaje” de Eglfing-Haar.

Hu­bo que es­pe­rar has­ta fi­na­les de la dé­ca­da de 1970 pa­ra que una nue­va ge­ne­ra­ción de mé­di­cos y los tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción de di­fe­ren­tes es­tu­dio­sos sa­ca­ra a la luz el he­cho in­cues­tio­na­ble de que fue­ron mu­chos, y no un pu­ña­do de fa­ná­ti­cos, los mé­di­cos que, vio­lan­do su Ju­ra­men­to Hi­po­crá­ti­co, cau­sa­ron da­ño y ase­si­na­ron pa­ra ser­vir a una cau­sa po­lí­ti­ca ba­jo el dis­fraz de me­di­das de sa­lud pú­bli­ca.

Por fin, el 23 de ma­yo de 2012, la Aso­cia­ción Mé­di­ca Ale­ma­na emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que pe­día per­dón a las víc­ti­mas, a los su­per­vi­vien­tes, a los fa­lle­ci­dos y sus fa­mi­lia­res, es­pe­ran­do que es­tos ver­gon­zo­sos he­chos sir­vie­ran co­mo avi­so pa­ra el pre­sen­te y el fu­tu­ro. Por­que quien no apren­de de la His­to­ria es­tá con­de­na­do a re­pe­tir­la...

FRAN­CIS GAL­TON fue el pre­cur­sor de la eu­ge­ne­sia, que pre­ten­día me­jo­rar la ra­za hu­ma­na me­dian­te cru­za­mien­tos se­lec­ti­vos.

IMA­GEN DE UNA FA­MI­LIA ARIA IDEAL. Pa­ra Hitler, era ne­ce­sa­rio de­pu­rar la her­man­dad de san­gre aria de cual­quier im­pu­re­za, ya fue­se de la san­gre de" ra­zas in­fe­rio­res" co­mo la de los es­la­vos o los gi­ta­nos o de "ra­zas pe­li­gro­sas" co­mo los ju­díos, así co­mo de en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias o de­ge­ne­ra­ti­vas.

NI­ÑOS, DIS­CA­PA­CI­TA­DOS Y EN­FER­MOS MEN­TA­LES es­ta­ban en­tre las prin­ci­pa­les víc­ti­mas del sis­te­ma de eu­ta­na­sia que es­ta­ble­ció el "Füh­rer" con la ayu­da de los mé­di­cos fie­les al ré­gi­men,

PRI­SIO­NE­RO del cam­po de Bu­chen­wald (ima­gen in­fe­rior) an­te una mon­ta­ña de hue­sos hu­ma­nos.

GRU­PO DE SU­PER­VI­VIEN­TES DE BU­CHEN­WALD. Se­gún los cálcu­los, la ex­pe­ri­men­ta­ción mé­di­ca en los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis cau­só en­tre ocho y diez mil muer­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.