¿Fue Es­pa­ña neu­tral en la G Gran Gue­rra?,

Pa­co L Luis del Pino Ol­me­do.

Clío - - EL SUMARIO - FRAN­CIS­CO LUIS DEL PINO OL­ME­DO Pe­rio­dis­ta

LA SU­PUES­TA NEU­TRA­LI­DAD DE ES­PA­ÑA Y LOS BE­NE­FI­CIOS QUE EX­TRA­JO DE ELLA EN LA PRI­ME­RA GUE­RRA MUN­DIAL NO SON TAN REALES CO­MO SE SU­PO­NÍA. LO CIERTO ES QUE EL CON­FLIC­TO AFEC­TÓ IN­TEN­SA­MEN­TE A NUES­TRO PAÍS, Y CREÓ UN CAL­DO DE CUL­TI­VO PRE­RRE­VO­LU­CIO­NA­RIO CA­RAC­TE­RI­ZA­DO POR UNA GRAN RE­PRE­SIÓN QUE SIN DU­DA MAR­CÓ LOS AÑOS VEIN­TE Y CON­DU­JO A LA PRO­CLA­MA­CIÓN DE LA RE­PÚ­BLI­CA EN 1931.

RU­GÍAN YA LOS CA­ÑO­NES ES­PAR­CIEN­DO ME­TRA­LLA por los cam­pos de Eu­ro­pa a prin­ci­pios de agos­to de 1914, cuan­do el rey Al­fon­so XIII dic­tó a sus súb­di­tos la or­den de ob­ser­var la más es­tric­ta neu­tra­li­dad, “con arre­glo a las le­yes vi­gen­tes y a los prin­ci­pios del De­re­cho Pú­bli­co Internacional”. Ad­ver­tía el mo­nar­ca que cual­quier ac­to hos­til a la más per­fec­ta neu­tra­li­dad ha­ría per­der a los es­pa­ño­les re­si­den­tes en el país, o en el ex­tran­je­ro, la pro­tec­ción del Go­bierno de su Ma­jes­tad, y ade­más se ve­rían ex­pues­tos a las me­di­das que adop­ta­ran los be­li­ge­ran­tes, y a la jus­ti­cia de Es­pa­ña.

Una fir­me de­cla­ra­ción que, si bien res­pon­día a la ne­ce­si­dad de per­ma­ne­cer al mar­gen del con­flic­to por di­fe­ren­tes cues­tio­nes, bus­ca­ba igual­men­te ju­gar al­gún pa­pel des­ta­ca­do en el ta­ble­ro eu­ro­peo, y el de la neu­tra­li­dad era el in­di­ca­do por las cir­cuns­tan­cias.

En reali­dad, Es­pa­ña se de­cla­ra­ba neu­tral por su de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, la au­sen­cia de ob­je­ti­vos de gue­rra y la in­ca­pa­ci­dad ma­ni­fies­ta de unas an­ti­cua­das y po­co ope­ra­ti­vas fuer­zas ar­ma­das, y con es­ta po­si­ción se ha­cía de la ne­ce­si­dad vir­tud. Al­fon­so XIII –co­mo to­dos los com­ba­tien­tes– creía que la gue­rra du­ra­ría po­co tiem­po, por lo que apos­tan­do por la neu­tra­li­dad as­pi­ra­ba a con­ver­tir­se en ada­lid de la paz; tal vez en el me­dia­dor del con­flic­to, e in­clu­so con­se­guir que Ma­drid o Bar­ce­lo­na –u otra ciu­dad es­pa­ño­la– fue­ra es­ce­na­rio de una con­fe­ren­cia que to­dos ya sa­bían iba a mo­di­fi­car el ma­pa de Eu­ro­pa. Así se cum­pli­ría el sue­ño real de quien des­de su subida al trono, en 1902, se es­for­za­ba por de­vol­ver Es­pa­ña al concierto de las gran­des po­ten­cias eu­ro­peas. Esa se­ría la po­lí­ti­ca que iban a te­ner los go­bier­nos de Es­pa­ña y la Co­ro­na a lo lar­go de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

Otra de la de las ini­ci­ti­vas del mo­nar­ca fue crear la Ofi­ci­na Pro Cau­ti­vos, que le cos­tó cer­ca de un mi­llón de pe­se­tas de su pa­tri­mo­nio per­so­nal, y que sin du­da –así se re­co­no­ció– tu­vo un mé­ri­to no­ta­ble. A tra­vés de ella se tra­mi­ta­ron más de un cuar­to de mi­llón de pe­ti­cio­nes de ayu­da y no­ti­cias so­bre des­apa­re­ci­dos y pri­sio­ne­ros, ma­yo­ri­ta­ria­men­te de los paí­ses que com­ba­tían en Eu­ro­pa. In­clu­so el mo­nar­ca in­ter­vino per­so­nal­men­te in­ten­tan­do evi­tar con­de­nas a muerte –ca­si siem­pre por es­pio­na­je–, aun­que po­cas con­si­guió.

PO­BRES RE­SUL­TA­DOS DI­PLO­MÁ­TI­COS

Sin em­bar­go, es­tos ges­tos, que con­lle­va­ron un enor­me tra­ba­jo di­plo­má­ti­co, no sir­vie­ron pa­ra que Es­pa­ña ob­tu­vie­ra be­ne­fi­cios pos­te­rio­res, al fi­nal de la con­tien­da. Las na­cio­nes ven­ce­do­ras no con­si­de­ra­ron en 1919 que Es­pa­ña tu­vie­ra nin­gún mé­ri­to ex­tra­or­di­na­rio pa­ra sen­tar­se de igual a igual en­tre los Alia­dos, ya que no ha­bía su­fri­do en sus car­nes los ho­rro­res de la gue­rra.

Se ig­no­ra­ron tam­bién por par­te de los Alia­dos los mer­can­tes na­cio­na­les hun­di­dos por los sub­ma­ri­nos ale­ma­nes, pro­ba­ble­men­te de­bi­do a la ex­tra­ña y con­fu­sa po­lí­ti­ca lle­va­da a ca­bo por los go­bier­nos de Es­pa­ña en el te­ma de los su­mer­gi­bles ger­ma­nos. Y eso que la neu­tra­li­dad es­pa­ño­la co­rrió un pe­li­gro real du­ran­te los pri­me­ros me­ses de 1917, cuan­do los su­mer­gi­bles ale­ma­nes hi­cie­ron la “gue­rra to­tal”, y el Con­de de Ro­ma­no­nes, que ha­bía sus­ti­tui­do a Eduar­do Da­to en la je­fa­tu­ra del go­bierno, se plan­teó se­ria­men­te la po­si­bi­li­dad de de­cla­rar la gue­rra a Ale­ma­nia. No se lle­gó a ello por la opi­nión con­tra­ria de Al­fon­so XIII, y así se sal­vó Es­pa­ña del desas­tre.

Aun­que des­de el prin­ci­pio el país de­cla­ró ofi­cial­men­te que era neu­tral, co­mo ma­ni­fes­tó el edic­to de Al­fon­so XIII, lo cierto es que la opi­nión pú­bli­ca re­co­no­cía te­ner una in­cli­na­ción evi­den­te ha­cia los Alia­dos. Pe­ro a jui­cio de los ven­ce­do­res esa ac­ti­tud fue in­su­fi­cien­te pa­ra in­ten­tar acer­car­se en plano de igual­dad a na­cio­nes que ha­bían pa­de­ci­do el cal­va­rio de la dra­má­ti­ca des­truc­ción bé­li­ca, y que ha­bían per­di­do cen­te­na­res de mi­les, has­ta de mi­llo­nes, de hom­bres en la más san­grien­ta de las guerras vi­vi­das has­ta ese mo­men­to.

PA­SIO­NES EN­FREN­TA­DAS

La sociedad es­pa­ño­la vi­vió con pa­sión el con­flic­to. Al prin­ci­pio la opi­nión pú­bli­ca aca­tó la or­den de la neu­tra­li­dad, o al me­nos no se pro­nun­ció en con­tra. Sin em­bar­go, el país se vio sa­cu­di­do pron­to por las pos­tu­ras arre­ba­ta­das en mu­chos ca­sos de im­por­tan­tes in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos que ele­gían un ban­do u otro, por lo que una can­ti­dad in­gen­te de tin­ta im­pre­sa em­pe­zó a co­rrer por los pe­rió­di­cos y editoriales en for­ma de ar­tícu­los y li­bros, de­fen­dien­do o ata­can­do la pos­tu­ra con­tra­ria. Alia­dó­fi­los y ger­ma­nó­fi­los se ba­tían con la plu­ma y la pa­la­bra –y en oca­sio­nes a bas­to­na­zos, o peor– desafian­do la pos­tu­ra ofi­cial de no in­mis­cuir­se en nin­guno de los l ban­dos bd be­li­ge­ran­tes. Cier­ta­men­te, co­mo di­ce el his­to­ria­dor y Doc­tor en Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca An­dreu Navarra Or­do­ño, esa olea­da de apa­sio­na­mien­to y po­lé­mi­cas pue­de con­si­de­rar­se “una de las ex­plo­sio­nes de desobe­dien­cia ci­vil más no­ta­bles de la his­to­ria de Es­pa­ña”.

Re­co­ge tam­bién Navarra Or­du­ño en su mag­ní­fi­co li­bro 1914 Alia­dó­fi­los y ger­ma­nó­fi­los en la cul­tu­ra es­pa­ño­la (Cá­te­dra, 2014) que du­ran­te la Gran Gue­rra in­clu­so en­tre la reale­za hu­bo desacuer­do: La Rei­na Ma­dre, Ma­ría Cristina de Habs­bur­go-Lo­re­na, ar­chi­du­que­sa aus­tría­ca, era ger­ma­nó­fi­la. Al­fon­so XIII, ca­sa­do con una in­gle­sa, era alia­dó­fi­lo, igual que su fu­tu­ro pre­si­den­te de tran­si­ción, Dá­ma­so Be­ren­guer. La cor­te de no­bles era bá­si­ca­men­te ger­ma­nó­fi­la, por el con­tra­rio los par­ti­dos di­nás­ti­cos, Li­be­ral y Con­ser­va­dor, “man­tu­vie­ron una fé­rrea pos­tu­ra neu­tral, con la ex­cep­ción del con­de de Ro­ma­no­nes”.

A me­di­da que el tiem­po trans­cu­rría e iba des­gas­tan­do las na­cio­nes en­fren­ta­das, y la gue­rra fue sien­do ca­da vez más bru­tal y mor­tí­fe­ra, la cris­pa­ción fue au­men­tan­do y se hi­zo pa­ten­te en las gran­des ciu­da­des es­pa­ño­las, in­fla­ma­dos los áni­mos, no so­lo por los acon­te­ci­mien­tos de los dis­tin­tos tea­tros bé­li­cos, sino tam­bién por el hun­di­mien­to de bar­cos na­cio­na­les, la po­lí­ti­ca gu­ber­na­men­tal y la pre­sión de las po­ten­cias a Es­pa­ña, así co­mo la ac­tua­ción de los ser­vi­cios de es­pio­na­je ex­tran­je­ros en nues­tro país. Se lle­gó in­clu­so a prohi-

bir la pro­yec­ción de pe­lí­cu­las y no­ti­cia­rios en “los que se hi­cie­ra re­fe­ren­cia a la gue­rra”, al igual que se sus­pen­die­ron fun­cio­nes de tea­tro que “pu­die­ran al­te­rar el or­den” en al­gu­nos mo­men­tos del año 1917, ya que a la sa­li­da de los es­pec­tácu­los los ciu­da­da­nos se en­zar­za­ban en pe­leas mul­ti­tu­di­na­rias.

Mas allá del Ma­drid po­lí­ti­co, hu­bo otra Es­pa­ña, pe­ri­fé­ri­ca y ma­rí­ti­ma, que vi­vió en pri­me­ra lí­nea la con­tien­da, por­que era es­ce­na­rio de gue­rra, aun­que no es­tu­vie­ra en el fren­te. Des­de la cos­ta ca­ta­la­na has­ta Huel­va, des­de Vi­go a San Se­bas­tián, el li­to­ral es­pa­ñol fue víc­ti­ma de una gue­rra co­mer­cial, una gue­rra de la pro­pa­gan­da, y au­tén­ti­ca gue­rra de los ser­vi­cios se­cre­tos en­tre las na­cio­nes en lu­cha.Ex­pli­ca Fernando García Sanz, in­ves­ti­ga­dor del CSIC y au­tor de Es­pa­ña en la Gran Gue­rra. Es­pías, di­plo­má­ti­cos y tra­fi­can­tes (Ga­la­xia Gu­tem­berg, 2014), que en las cos­ta, más que en nin­gu­na otra zo­na geo­grá­fi­ca, la op­ción alia­dó­fi­la o ger­ma­nó­fi­la de­pen­día en mu­chos ca­sos de in­tere­ses a los que es­ta­ba li­ga­da la eco­no­mía lo­cal, “des­de la co­la­bo­ra-

ción en el abas­te­ci­mien­to –le­gal o ile­gal– a uno u otro ban­do, has­ta las re­com­pen­sas o “sub­ven­cio­nes” por ac­ti­vi­da­des o ser­vi­cios pres­ta­dos”.

EN­TRE ES­PÍAS AN­DA EL JUE­GO

La neu­tra­li­dad pro­vo­có que des­de fi­na­les de 1915 el país se con­vir­tie­ra tam­bién en un gran tea­tro del es­pio­na­je ale­mán y alia­do. Los ger­ma­nos fue­ron los pri­me­ros en crear una po­de­ro­sa red y es­truc­tu­ras de pro­pa­gan­da que dis­po­nía de pe­rió­di­cos com­pra­dos. Un fac­tor im­por­tan­te fue que la cri­sis eco­nó­mi­ca, el pre­cio del pa­pel y el pro­ble­ma de las ven­tas fa­ci­li­ta­ran que mu­chos pe­rió­di­cos aca­ba­ran en ma­nos del me­jor pos­tor. Al fi­nal, tan­to ale­ma­nes co­mo Alia­dos com­pi­tie­ron por ha­cer­se con el má­xi­mo po­si­ble de ca­be­ce­ras afi­nes y de pe­rio­dis­tas a su ser­vi­cio (fue­ra por di­ne­ro o por idea­les).

Al­gu­nos de es­tos pe­rio­dis­tas in­clu­so lle­ga­ron a ser re­clu­ta­dos co­mo agen­tes, co­mo es el ca­so de Ri­car­do González Zú­ñi­ga y de su sue­gro, el abo­ga­do Emi­lio Dalac y Domingo, a quie­nes el es­pio­na­je ale­mán en­vió a Fran­cia, don­de fue­ron des­cu­bier­tos y juz­ga­dos por ha­ber su­mi­nis­tra­do in­for­ma­ción de la de­fen­sa na­cio­nal fran­ce­sa en 1915 y 1916. Fue­ron fu­si­la­dos en no­viem­bre de 1916.

Otro ca­so im­por­tan­te fue el de un jo­ven y pro­me­te­dor te­nien­te de navío ale­mán que ha­bla­ba muy bien cas­te­llano. Lle­gó a Ma­drid en di­ciem­bre de 1915 ba­jo el nom­bre de Reed Ro­sas –aun­que su nom­bre en cla­ve pa­ra las co­mu­ni­ca­cio­nes era “Carl”– con la mi­sión de ana­li­zar los mo­vi­mien­tos de los bar­cos enemi­gos. En reali­dad se lla­ma­ba Wil­helm Ca­na­ris y ha­bía com­ba­ti­do en la ba­ta­lla de Co­ro­nel fren­te a las cos­tas chi­le­nas. Fue cap­tu­ra­do tras el vo­lun­ta­rio hun­di­mien­to de su bu­que en la de­rro­ta ale­ma­na de las Mal­vi­nas el 14 de mar­zo de 1915, e in­ter­na­do en la is­la Qui­ri­na, fren­te a Val­pa­raí­so. Con­si­guió huir y tras un lar­go via­je arri­bó a Ró­ter­dam y des­pués a Ale­ma­nia, don­de se le re­ci­bió co­mo un héroe. In­gre­só en­ton­ces en el Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na.

El que lle­ga­ría a ser je­fe del Ab­wer (el es­pio­na­je na­zi) en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial via­jó fre­cuen­te­men­te a Bar­ce­lo­na, San Se­bas­tián y Bilbao pa­ra or­ga­ni­zar los ser­vi­cios de in­for­ma­ción ale­ma­nes y de abas­te­ci­mien­tos en los ci­ta­dos puer­tos. Am­plió la red de es­pio­na­je y creó pues­tos es­ta­bles en otros puer­tos co­mo Cádiz, Car­ta­ge­na y el cam­po de Gi­bral­tar. Co­nec­tó con hom­bres de ne­go­cios in­flu­yen­tes y po­co es­cru­pu­lo­sos co­mo el em­pre­sa­rio vas­co Ho­ra­cio Eche­va­rrie­ta, a quien pro­pu­so la cons­truc­ción de pe­que­ños bar­cos que abas­te­cie­ran a los su­mer­gi­bles –es­ta flo­ta em­pe­zó a ope­rar en la pri­ma­ve­ra de 1916. Tam­bién lo hi­zo con Juan March pa­ra fa­ci­li­tar el re­pos­ta­je de com­bus­ti­ble de los sub­ma­ri­nos cer­ca de las Ba­lea­res –aun­que March ju­ga­ba con dos ba­ra­jas.

La efi­ca­cia de Ca­na­ris cau­só fuertes pér­di­das al trá­fi­co na­val alia­do y MI-6 bri­tá­ni­co se es­for­zó en neu­tra­li­zar­lo. Des­cu­bier­to, fue aco­sa­do por los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia alia­dos, por lo que tra­tó en va­rias oca­sio­nes de re­gre­sar a Ale­ma­nia sin con­se­guir­lo. Al fi­nal fue eva­cua­do por el sub­ma­rino U-35 el 1 de oc­tu­bre de 1916 y arri­bó sin más pro­ble­mas a su pa­tria. Des­de no­viem­bre de 1918 has­ta el fi­nal de la gue­rra co­man­dó va­rios su­mer­gi­bles en el Me­di­te­rrá­neo.

LA IN­TE­LI­GEN­CIA ALIA­DA

Por su par­te, los ser­vi­cios de in­for­ma­ción del Ejér­ci­to y la Ma­ri­na fran­ce­ses fue­ron rá­pi­dos y com­pe­ten­tes al ins­ta­lar­se en Es­pa­ña en la pri­ma­ve­ra-ve­rano de 1916. No con­ta­ban to­da­vía con tan­tos me­dios co­mo los bri­tá­ni­cos, pe­ro po­dían in­ter­cep­tar las co­mu­ni­ca­cio­nes ale­ma­nas y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Ade­más, de to­dos los Alia­dos, eran quie­nes dis­po­nían de una im­plan­ta­ción más fuer­te so­bre el te­rri­to­rio. Lle­va­ban mu­chos años den­tro del te­ji­do so­cial, es­pe­cial­men­te in­dus­trial, eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ro, mi­ne­ro, etc.

En cuan­to a los bri­tá­ni­cos, el je­fe del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na in­gle­sa pa­ra Es­pa­ña fue el te­nien­te co­ro­nel de ma­ri­nes Char­les Ju­lian Tho­ro­ton que cons­tru­yó una red aglu­ti­nan­do to­das las ra­mas de in­for­ma­ción, tan­to del Ejér­ci­to co­mo del Fo­reigh Of­fi­ce, ba­jo su man­do en Gi­bral­tar.

Los ita­lia­nos eran los ter­ce­ros en re­cur­sos, en nú­me­ro de agen­tes y en pre­sen­cia en Es­pa­ña. Pe­ro te­nían los mis­mos ob­je­ti­vos y ne­ce­si­ta­ban tan­to a Es­pa­ña co­mo ellos. Bar­ce­lo­na fue siem­pre el cen­tro al que des­ti­na­ron ma­yor aten­ción, más hom­bres y más re­cur­sos. Era el pun­to de bue­na par­te de las mer­can­cías y de los pa­sa­je­ros que lle­ga­ban des­de Gé­no­va. Se es­ta­ble­ció un au­tén­ti­co “puen­te ma­rí­ti­mo” en­tre am­bos puer­tos, se­gún García Sanz. El res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de in­for­ma­ción de la Ma­ri­na era el agregado na­val de Ita­lia en Ma­drid, Fi­lip­po Cam­pe­rio. Fue un hombre de re­cur­sos que in­ten­tó au­nar es­fuer­zos con sus so­cios fran­ce­ses e ingleses pa­ra com­ba­tir al enemi­go, y que de­mos­tró ma­yor com­pren­sión por la si­tua­ción del país.

Los tres ser­vi­cios alia­dos fun­cio­na­ban con ex­tre­ma­do ce­lo y se­cre­tis­mo en­tre sí. Los je­fes de ca­da sec­tor se co­no­cían, pe­ro en­tre fran­ce­ses e ingleses no ha­bía sin­to­nía, y sí mu­cha com­pe­ten­cia y has­ta en­fren­ta­mien­to abier­to. Tan­to Fran­cia co­mo Gran Bre­ta­ña te­nían los ojos pues­tos en la fu­tu­ra pos­gue­rra, y lu­cha­ban por el con­trol de Es­pa­ña, una vez hu­bie­ran eli­mi­na­do a Ale­ma­nia del mer­ca­do ibé­ri­co. Los ita­lia­nos tra­ta­ron de me­diar mu­chas ve­ces en­tre unos y otros, in­sis­tien­do en que ha­bía que tra­ba­jar uni­dos fren­te al enemi­go co­mún que era Ale­ma­nia.

A LA HUEL­GA GE­NE­RAL

Si 1916 fue pa­ra los ser­vi­cios de in­for­ma­ción de los be­li­ge­ran­tes el pe­rio­do de crea­ción, adap­ta­ción y prin­ci­pio de la ex­ten­sión de las re­des, 1917 fue el año de la con­so­li­da­ción. Pa­ra el his­to­ria­dor García Sanz no hay nin­gu­na du­da que ese año Es­pa­ña era ya un país do­mi­na­do que di­fí­cil­men­te lle­ga­ba a con­tro­lar su pro­pio te­rri­to­rio. Pa­ra él es evi­den­te que los ser­vi­cios de in­for­ma­ción ex­tran­je­ros vi­gi­la­ban to­das y ca­da una de las es­fe­ras eco­nó­mi­cas de Es­pa­ña, des­de las ma­te­rias pri­mas a los apro­vi­sio­na­mien­tos del ti­po más va­ria­do. Co­no­cían al mi­nu­to to­dos “los ve­ri­cue­tos y las in­fi­ni­tas ren­di­jas” que te­nían tan­to el Go­bierno, co­mo los par­ti­dos po­lí­ti­cos y las más di­ver­sas fuer­zas eco­nó­mi­cas, fi­nan­cie­ras, so­cia­les y sin­di­ca­les. Con­tro­la­ban la co­rrup­ción y sub­ven­ción de la pren­sa… “Es­pa­ña ya no era un país desconocido pa­ra na­die. Es­ta­ba so­me­ti­do a los in­tere­ses glo­ba­les de la gue­rra, y aca­bó sien­do un rin­cón del cam­po de ba­ta­lla ge­ne­ral”.

Tam­bién es cierto que la Gran Gue­rra pro­vo­có un es­pec­ta­cu­lar cre­ci­mien­to de la eco­no­mía a par­tir de 1915. Bar­ce­lo­na, el puer­to del Me­di­te­rrá­neo más cer­cano al fren­te (era el úni­co gran puer­to eu­ro­peo del Ma­re Nos­trum que era neu­tral) fue es­ce­na­rio de una in­ten­sa ac­ti­vi­dad co­mer­cial: la in­dus­tria tex­til ca­ta­la­na re­ci­bió un gran em­pu­je con la com­pra de uni­for­mes pa­ra los con­ten­dien­tes, y el puer­to ca­ta­lán se con­vir­tió en un mer­ca­do le­gal e ile­gal de to­do aque­llo de lo que ne­ce­si­ta­ran apro­vi­sio­nar­se los ejér­ci­tos com­ba­tien­tes. En ge­ne­ral, to­dos los puer­tos es­pa­ño­les fue­ron es­ce­na­rio de un im­por­tan­te mer­ca­do ne­gro de ar­ma­men­tos, y en los que tam­bién se co­mer­cia­ba con to­do ti­po de co­mes­ti­bles, con lo que la agri­cul­tu­ra es­pa­ño­la tu­vo en­tre 1915 y 1917 los me­jo­res re­sul­ta­dos de su his­to­ria re­cien­te. La eco­no­mía es­pa­ño­la vi­vió, sin du­da, una gran bur­bu­ja du­ran­te al­go más de 30 me­ses.

Si em­bar­go, tan­ta bo­nan­za fue tan cir­cuns­tan­cial, co­mo dra­má­ti­cas sus con­se­cuen­cias pos­te­rio­res. Las cla­ses más po­pu­la­res no se vie­ron be­ne­fi­cia­das, sino más bien per­ju­di­ca­das por la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca de esos años, ya que otras con­se­cuen­cia de es­ta bur­bu­ja fue un au­men­to salvaje de los pre­cios de los pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad. La vi­da se en­ca­re­ció sin que el au­men­to del tra­ba­jo in­dus­trial o agrí­co­la tra­je­ra al tiem­po una subida de los sa­la­rios, lo que pro­vo­có que en 1917 se de­cla­ra­ra la pri­me­ra huel­ga ge­ne­ral de la his­to­ria de Es­pa­ña.

Es cierto que la Gran Gue­rra ge­ne­ró en Es­pa­ña cé­le­bres “pelotazos” por lo que se aman­sa­ron al­gu­nas for­tu­nas. Pe­ro es­tá cla­ro que al fi­nal del con­flic­to la in­dus­tria, so­bre to­do la ca­ta­la­na, se hun­dió por­que tras el fin de las hos­ti­li­da­des ya no hu­bo com­pra­do­res y el país tu­vo que su­frir una du­ra re­con­ver­sión al es­ti­lo de to­dos los paí­ses que par­ti­ci­pa­ron en la con­tien­da.

To­do ello pro­vo­có una gran ines­ta­bi­li­dad so­cial, que fue res­pon­di­da con una gran re­pre­sión. La in­ter­ven­ción del Ejér­ci­to fue muy vio­len­ta y no res­pe­tó in­clu­so la in­vio­la­bi­li­dad de al­gu­nos di­pu-

ta­dos re­pu­bli­ca­nos. Re­cor­de­mos que en aquel en­ton­ces Es­pa­ña vi­vía un ré­gi­men de mo­nar­quía par­la­men­ta­ria des­de la Res­tau­ra­ción, re­gi­do a la prác­ti­ca por un tur­nis­mo en el po­der en­tre Con­ser­va­do­res y Li­be­ra­les, pe­ro con pre­sen­cia en la Cá­ma­ra de ca­ta­la­nis­tas y re­pu­bli­ca­nos.

La de­gra­da­ción de la vi­da po­lí­ti­ca y la cri­sis eco­nó­mi­ca aún ace­le­ra­ron más la ten­sión so­cial: el ase­si­na­to del pre­si­den­te de go­bierno con­ser­va­dor Eduar­do Da­to en 1921, la con­so­li­da­ción del mo­vi­mien­to anar­quis­ta, el au­men­to de la re­pre­sión po­li­cial con la nue­va ley de fu­gas, el au­ge del pis­to­le­ris­mo en Bar­ce­lo­na, el desas­tre mi­li­tar en An­nual, en el pro­tec­to­ra­do de Ma­rrue­cos... em­pu­ja­ron al mo­nar­ca a acep­tar co­mo so­lu­ción el gol­pe de Es­ta­do de 1923 de Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra, y a sus­pen­der las li­ber­ta­des de la Cons­ti­tu­ción de 1876.

Ade­más, la po­si­ción internacional de Es­pa­ña que­dó peor que an­tes de 1914, ya que en 1918 el país dio mues­tras de su de­bi­li­dad; los Alia­dos no con­fia­ban en los go­bier­nos, fue­ran con­ser­va­do­res o li­be­ra­les, e in­clu­so la fi­gu­ra del mo­nar­ca Al­fon­so XIII em­pe­zó a po­ner­se en du­da. No es ex­tra­ño, por tan­to, que el país vi­vie­ra en los años vein­te un tor- tu­so­so pe­rio­do lleno de con­flic­tos fl que de­ri­vó, en abril de 1931, en la vic­to­ria de los par­ti­da­rios de la Re­pú­bli­ca.

AL­FON­SO XIII con­fia­ba ejer­cer de me­dia­dor en­tre los Alia­dos y las po­ten­cias Cen­tra­les, en una gue­rra que creía se­ría cor­ta pe­ro de­ci­si­va pa­ra Eu­ro­pa.

Em­pe­zó a par­tir de en­ton­ces una du­ra con­flic­ti­vi­dad so­cial y una gran re­pre­sión, que en 1921 se tra­du­jo en el ase­si­na­to del pre­si­den­te de go­bierno Eduar­do Da­to tras un aten­ta­do anar­quis­ta.

EN 1917 TU­VO LU­GAR LA PRI­ME­RA HUEL­GA GE­NE­RAL DE LA HIS­TO­RIA DE ES­PA­ÑA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.