Tú­nel del tiem­po:

Jo­sep A. Borrell.

Clío - - EL SUMARIO - JO­SEP A. BORRELL His­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta.

Enamo­ra­dos de Paes­tum,

AL­GUIEN TAN IM­POR­TAN­TE EN LA HIS­TO­RIA de la ar­qui­tec­tu­ra co­mo Jac­ques-Ger­main Souf­flot (1713-1780), el pa­dre de la igle­sia de Sain­te-Ge­ne­viè­ve de Pa­rís, di­cen que re­gre­só ató­ni­to a la ca­pi­tal fran­ce­sa tras des­cu­brir un aban­do­na­do cam­po de rui­nas si­tua­do un cen­te­nar de ki­ló­me­tros al sur de Ná­po­les. Los tem­plos de Paes­tum que ha­bía vis­to eran to­da una sor­pre­sa y una re­ve­la­ción. Ade­mas de com­pro­bar có­mo aún se man­te­nían en pie unos edi­fi­cios al­za­dos por la mano del hombre ha­cía más de dos mil años, és­tos des­ti­la­ban per­fec­ción y ar­mo­nía. Eran so­brios aun­que tam­bién al­ti­vos, equi­li­bra­dos pe­ro exu­be­ran­tes, de una sen­ci­llez aplas­tan­te que se tra­du­cía sin em­bar­go en una gran ma­jes­tuo­si­dad. Eran, sin du­da, la me­jor ins­pi­ra­ción en un mo­men­to en que el Ba­rro­co lle­va­ba de­ma­sia­do tiem­po de mo­da y em­pe­za­ba a as­fi­xiar tan­to a ti­rios co­mo a tro­ya­nos.

La for­tu­na ha­bía de­ci­di­do que fue­ra él, el ele­gi­do por la pro­pia fa­vo­ri­ta del rey de Fran­cia -Ma­da­me de Pom­pa­dour­quien acom­pa­ña­ra al her­mano de és­ta -el mar­qués de Ma­rigny (1727-1781)- en un via­je ini­ciá­ti­co por Ita­lia que cam­bió la vi­da del ar­qui­tec­to, e in­clu­so la his­to­ria del ar­te fran­cés. Souf­flot, de he­cho, ya co­no­cía el nor­te de Ita­lia, y en su ju­ven­tud ha­bía es­tu­dia­do el cla­si­cis­mo y el tra­ba­jo del gran ar­qui­tec­to re­na­cen­tis­ta Pa­lla­dio. Pe­ro aho­ra se le pre­sen­ta­ba la opor­tu­ni­dad de un gran via­je por to­da Ita­lia y con el apo­yo de la Cor­te.

El maes­tro Souf­flot arri­bó al gol­fo de Sa­lerno en ju­nio de 1750. Ha­bía vi­si­ta­do las gran­des eta­pas del Grand Tour y aca­ba­ba de aban­do­nar Ná­po­les, don­de ha­bía co­no­ci­do a un aris­tó­cra­ta, el con­de de Gaz­zo­la, que le ha­bía mos­tra­do

al­gu­nos di­bu­jos de un lu­gar lla­ma­do Paes­tum y le ha­bía con­mi­na­do a vi­si­tar sus rui­nas si­tua­das al sur de la Cam­pa­nia. Souf­flot nun­ca po­drá de­vol­ver­le tal fa­vor: fru­to de es­ta re­co­men­da­ción, del ma­te­rial ce­di­do por el no­ble ita­liano y de sus apun­tes, Ga­briel Pie­rre Dumont edi­tó en 1764 un li­bro en Pa­rís con 16 es­tam­pas y di­ver­sos tex­tos que die­ron fa­ma por pri­me­ra vez al ya­ci­mien­to de Paes­tum más allá de Ro­ma y Ná­po­les. Era el pri­mer re­co­no­ci­mien­to internacional a un lu­gar que iba a ser esen­cial esen­cial pa­ra la his­to­ria del ar­te y la re­va­lo­ri­za­ción del mun­do clá­si­co.

Un de­ta­lle más. La hue­lla del via­je a Paes­tum que­dó gra­ba­da pa­ra la eter­ni­dad en el fron­tón, el pe­ris­ti­lo y la crip­ta del tem­plo de Sain­te-Ge­ne­viè­ve que Souf­flot ideó en 1758 por en­car­go de su ami­go -y com­pa­ñe­ro de via­je- el mar­qués de Ma­rigny. La igle­sia de­bía ser la ri­val pa­ri­si­na a los gran­des tem­plos de San Pe­dro de Ro­ma y San Pa­blo de Lon­dres (fue con­ver­ti­do tras la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa en el Pan­teón Na­cio­nal), y pa­ra ello Souf­flot uti­li­zó un es­ti­lo dó­ri­co re­no­va­do, un Paes­tum pues­to al día (di­ría­mos hoy) que se pu­so de mo­da en Pa­rís. El Neo­cla­si­cis­mo, que así fue lla­ma­do es­te nue­vo ar­te, sus­ti­tu­yó al de­ca­den­te Ba­rro­co y se di­fun­dió a gran ve­lo­ci­dad por el res­to de Eu­ro­pa y en las pri­me­ras obras eri­gi­das en un nue­vo país lla­ma­do Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca que lo con­vir­tió en su es­ti­lo na­cio­nal.

SE MAS­CÓ LA TRA­GE­DIA…

Es cierto que Souf­flot no fue el pri­me­ro en te­ner la sen­sa­ción de des­cu­brir al­go gran­de en Paes­tum. Co­mo cuen­ta el his­to­ria­dor Pe­dro Mo­león en un ar­tícu­lo in­te­gra­do en la obra co­lec­ti­va De Pom­pe­ya al Nue­vo Mun­do: la co­ro­na es­pa­ño­la y al ar­queo­lo­gía del si­glo XVIII edi­ta­do por la Real Academia de la His­to­ria (2012), otro ar­qui­tec­to, Fer­di­nan­do San­fe­li­ce (1675-1748), ya lo ha­bía vi­si­ta­do con an­te­rio­ri­dad, y tam­bién lo ha­bía elo­gia­do en 1740 an­te el pro­pio rey de Ná­po­les. Pe­ro San­fe­li­ce, que era más prác­ti­co que el ilu­mi­na­do Souf­flot, pro­pu­so que las más de cien co­lum­nas y or­na­men­tos que aún aguan­ta­ban en pie en Paes­tum sir­vie­ran de can­te­ra pa­ra nue­vas cons­truc­cio­nes reales, “per or­na­re gli edi­fi­ci in cos­tru­zio­ne ne­lla te­nu­ta di Ca­po­di­mon­te”. Se mas­có una tra­ge­dia… pe­ro por una vez ga­na­ron los bue­nos.

Es­ta­mos sin du­da en unos años du­ros de trin­che­ra en la his­to­ria del ar­te y de la ar­queo­lo­gía, en los que por mu­cha Ilus­tra­ción que es­tu­vie­ra de mo­da, que­da­ba pa­ten­te que la es­tu­pi­dez po­día ha­cer mu­cho da­ño. En 1753, otro aris­tó­cra­ta, es­ta vez bri­tá­ni­co, lla­ma­do lord North es­cri­bió so­bre Paes­tum: “Sus mi­se­ra­bles ma­te­ria­les y la tor­pe­za de su ar­qui­tec­tu­ra han si­do la prin­ci­pal cau­sa de su con­ser­va­ción. Na­die ha pen­sa­do que va­lía la pe­na des­truir­los”. La ig­no­ran­cia nos ha­ce, muy a me­nu­do, de­ma­sia­do atre­vi­dos.

Afor­tu­na­da­men­te, al po­co tiem­po, en 1758, lle­gó a Paes­tum el lla­ma­do “pa­dre de la ar­queo­lo­gía”, el ale­mán Johann J. Winc­kel­mann, quien en­ten­dió a la pri­me­ra lo que su­po­nía Paes­tum y le dio una pro­yec­ción de­ci­si­va en sus es­cri­tos pa­ra otor­gar al ya­ci­mien­to, y so­bre to­do a sus tem­plos, un pa­pel cen­tral en la his­to­ria del ar­te y la ci­vi­li­za­ción

oc­ci­den­tal. Pa­ra Winc­kel­mann, Paes­tum era el ejem­plo por ex­ce­len­cia de la ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca grie­ga.

Tres si­glos despues, más de 300.000 vi­si­tan­tes al año han con­ver­ti­do Paes­tum en el ter­cer es­pa­cio ar­queo­ló­gi­co más vi­si­ta­do del país tras­al­pino, so­lo por de­trás de las mul­ti­tu­di­na­rias Ro­ma y Pom­pe­ya. Es un imán tu­rís­ti­co que año tras año atrae a ciu­da­da­nos de to­do el Pla­ne­ta.

LA IM­POR­TAN­CIA DE LLA­MAR­SE PAES­TUM

Los tem­plos de Paes­tum no go­zan en Es­pa­ña, sin em­bar­go, de la men­ción que me­re­cen. Se les re­co­no­ce el pa­pel fun­da­men­tal en la re­cu­pe­ra­ción de la es­té­ti­ca clá­si­ca a ni­vel aca­dé­mi­co, co­mo se­gu­ra­men­te se re­co­no­ce tam­bién la uni­ver­si­dad de Kua­la Lum­pur, pe­ro a es­ca­la más po­pu­lar, y a pe­sar de la cer­ca­nía del lu­gar, és­tos es­tán a años luz del re­co­no­ci­mien­to que sí tie­nen otros gran­des tes­ti­mo­nios de la His­to­ria Uni­ver­sal. ¿ Por qué? ¿ Por la ca­da día me­nor re­le­van­cia del mun­do clá­si­co? ¿ Por el ex­ce­so, qui­zá, de la ar­queo­lo­gía en una de las tie­rras mí­ti­cas de la An­ti­güe­dad? ¿ Sen­ci­lla­men­te… por fal­ta de cul­tu­ra ge­ne­ral bá­si­ca de la po­bla­ción? Tal vez ha­ya un po­co de to­do ello, pe­ro me in­clino más a pen­sar que hay al­go más pro­fun­do, y que ello es­tá mo­ti­va­do por el po­co éxi­to his­tó­ri­co que tu­vo la Ilus­tra­ción en un país que hi­zo pre­ci­sa­men­te su des­co­ne­xión eu­ro­pea en el si­glo XVIII, y que so­lo ha re­cu­pe­ra­do en par­te a par­tir de 1986.

El mi­to de Paes­tum es so­bre to­do un pro­duc­to del Auf­klä­rung o, si quie­re en una len­gua más cer­ca­na, del Siè­cle des Lu­miè­res. De él pro­ce­de su mi­to­ma­nía. Es­pa­ña es más un país de Ba­rro­co y de Ro­man­ti­cis­mo, que his­tó­ri­ca­men­te siem­pre mi­ró de reojo la era de la Ra­zón, sin aca­bar de sa­bo­rear­la y en­ten­der­la. Y de aque­llos pol­vos es­tos lo­dos (ya sa­ben eso de “Mue­ra la in­te­li­gen­cia”, “Que inventen ellos” “Vi­van las ca­de­nas”… pa­ra no ex­ten­der­me más).

A es­tos fac­to­res de­be­ría aña­dir­se otro pe­ca­do, aún más ca­pi­tal: el gran des­co­no­ci­mien­to que exis­te en la Es­pa­ña ac­tual so­bre Ita­lia. Más allá del tra­di­cio­nal via­je ini­ciá­ti­co: Ve­ne­cia-Flo­ren­cia-Ro­ma (con el ane­xo de Asís pa­ra los más bea­tos) y los efec­tos de la feria de Mi­lán, el res­to del país es un gran desconocido: Pia­mon­te, Um­bria, Li­gu­ria, Pu­glia… Des­gra­cia­da­men­te, po­cos es­pa­ño­les sa­brían si­tuar en un ma­pa lo­ca­li­da­des tan li­ga­das a la his­to­ria de su país co­mo Otran­to, Pa­vía o Ce­rig­no­la. Pa­re­ce men­ti­ra que un lu­gar tan cer­cano geo­grá­fi­ca­men­te y pró­xi­mo cul­tu­ral­men­te es­té, a me­nu­do, tan le­jos.

¿ Pe­ro por qué es tan im­po­ran­te Paes­tum? ¿ Por qué los ilus­tra­dos y los via­je­ros del Grand Tour que­da­ron tan se­du­ci­dos por la be­lle­za de sus tem­plos? Es cierto que ya en la An­ti­güe­dad Paes­tum ha­bía si­do una des­ta­ca­da ciu­dad- es­ta­do grie­ga que cuan­do fue con­quis­ta­da por Ro­ma en el año 273 a. de C. era ya con­si­de­ra­da to­do un re­fe­ren­te de la Mag­na Gre­cia.

Pe­ro tras si­glos de ol­vi­do, su re­en­cuen­tro con los via­je­ros de la Ilus­tra­ción sig­ni­fi­có, so­bre to­do, la re­cu­pe­ra­ción de los idea­les de la cul­tu­ra grie­ga clá­si­ca. La Ro­ma an­ti­gua em­pe­za­ba a ser ya al­go co­no­ci­da, tras su des­cu­bri­mien­to en el Re­na­ci­mien­to. Los pro­pios ya­ci­mien­tos de la Ciu­dad Eter­na y Pom­pe­ya/Her­cu­lano su­mi­nis­tra­ban abun­dan­te in­for­ma­ción, e in­clu­so eru­di­tos co­mo Edward Gib­bon se ha­bían atre­vi­do a es­cri­bir en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII una His­to­ria de la de­ca­den­cia y caí­da del Im­pe­rio Ro­mano.

Sin em­bar­go Gre­cia era, en ese Si­glo de las Lu­ces, una gran in­cóg­ni­ta, una gran des­co­no­ci­da. Los már­mo­les del Par­te­nón que sus­tra­jo el con­de de El­gin de Ate­nas to­da­vía no ha­bían lle­ga­do a Lon­dres (lo ha­rían a ini­cios del XIX) y el ar­te grie­go era di­fí­cil de con­tem­plar en Oc­ci­den­te. La ocu­pa­ción oto­ma­na de los Bal­ca­nes, y de la pro­pia Gre­cia, di­fi­cul­ta­ba el via­je a es­te es­ce­na­rio de la An­ti­güe­dad .

Por eso con­tar con un ya­ci­mien­to en tan buen es­ta­do de con­ser­va­ción en un lu­gar tan ac­ce­si­ble re­sul­tó ser to­do un re­ga­lo de los dio­ses del Olim­po. Y uno de los tem­plos, el co­no­ci­do tra­di­cio­nal­men­te co­mo “Tem­plo de Nep­tuno”, pa­só a re­pre­sen­tar los cá­no­nes de re­fe­ren­cia de la ar­qui­tec­tu­ra grie­ga. Un de­ta­lle muy im­por­tan­te en una Eu­ro­pa que in­ten­ta­ba ave­ri­guar cuá­les eran sus raí­ces, y so­bre to­do có­mo po­día su­pe­rar un Ba­rro­co que era per­ci­bi­do co­mo ca­du­co.

UN LU­GAR DE­DI­CA­DO A PO­SEI­DÓN

El ya­ci­mien­to de Paes­tum se si­túa geo­grá­fi­ca­men­te en la lo­ca­li­dad de Ca­pac­cio, en la pro­vin­cia de Sa­lerno, en la re­gión de Cam­pa­nia, en pleno Mez­zo­giorno, un cen­te­nar de ki­ló­me­tros al sur de Ná­po­les. Y oro­grá­fi­ca­men­te se ubi­ca en una gran lla­nu­ra alu­vial que du­ran­te mi­les de años ha ido con­for­man­do el río Se­le, que desem­bo­ca muy cer­ca del ya­ci­mien­to. Por cierto, la lla­nu­ra del Se­le tam­bién es co­no­ci­da por aco­ger hoy unos pas­tos don­de se ali­men­tan las bú­fa­las que pro­du­cen la me­jor moz­za­re­lla del mun­do. En­tre los es­pe­cia­lis­tas aún se dis­cu­te có­mo es­tos ru­mien­tes em­pa­ren­ta­dos con los fa­mo­sos bi­son­tes de las pra­de­ras nor­te­ame­ri­ca­nas lle­ga­ron a es­tas tie­rras ( se di­ce que fue­ron los lon­go­bar­dos, tras la caí­da del Im­pe­rio Ro­mano, quie­nes los tra­je­ron aquí) y por­qué ha con­ti­nua­do su pas­tu­ra has­ta la ac­tua­li­dad.

Cuen­ta la tra­di­ción que la fun­da­ción de Paes­tum es­tá li­ga­da a Ja­són y los Ar­go­nau­tas, quie­nes tras lo­grar el “ve­llo­cino de oro” en el mí­ti­co reino de la Cól­qui­da se vie­ron em­pu­ja­dos a atra­ve­sar el es­tre­cho de Me­si­na y em­ba­rran­ca­ron en un pe­que­ño del­ta más allá de las mon­ta­ñas del Ci­len­to. Aquí eri­gie­ron un tem­plo a la dio­sa Hera, agra­de­cién­do­le el atra­que se­gu­ro que ha­bía ofre­ci­do a su na­ve Ar­go (por eso el san­tu­ra­rio fue lla­ma­do de Hera Ar­gi­va). En 1934 fue­ron en­con­tra­dos los res­tos de un pe­que­ño tem­plo de­di­ca­do a Hera a una do­ce­na de ki­ló­me­tros del re­cin­to ar­queo­ló­gi­co de Paes­tum. Fá­bu­la y reali­dad coin­ci­den una vez más en ese rea­lis­mo má­gi­co que es la cul­tu­ra de la an­ti­gua Gre­cia.

Afor­tu­na­da­men­te, hoy sa­be­mos mu­cho más so­bre Paes­tum, más allá de lo que nos cuen­ta la mi­to­lo­gía y sin la ne­ce­si­dad del man­tra de los tiem­pos de la Ilus­tra­ción. Los im­pul­so­res del asen­ta­mien­to fue­ron en reali­dad na­ve­gan­tes si­ba­ri­tas, gen­tes pro­ce­den­tes de la ciu­dad grie­ga de Si­ba­ris -en las cos­ta ca­la­bre­sa del gol­fo de Ta­ren­to- que de­ci­die­ron eri­gir otra co­lo­nia en uno de los pun­tos más spe­ten­trio­na­les del sur de la pe­nín­su­la Itá­li­ca. Se si­tua­ba a ori­llas del mar, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, y si­guien­do las pau­tas de la co­lo­ni­za­ción

grie­ga jun­to a la desem­bo­ca­du­ra de un río, el Se­le, pa­ra ase­gu­rar el agua dul­ce. En es­te ca­so ha­bía ade­más una la­gu­na, y jun­to a ella una am­plia lla­nu­ra pro­te­gi­da por una mu­ra­lla de mon­ta­ñas. Al lu­gar lo lla­ma­ron Po­sei­do­nia en ho­nor al dios de los ma­res Po­sei­dón, y eso su­ce­día en torno al año 600 a. de C.

LOS VIA­JE­ROS DE SI­BA­RIS

Al po­co tiem­po esos emi­gran­tes si­ba­ri­tas eri­gie­ron ya una au­tén­ti­ca ciu­dad grie­ga que se de­di­có a sa­car par­ti­do de un va­lle muy ri­co y fér­til, y a im­pul­sar el con­tac­to co­mer­cial con el mun­do itá­li­co na­ti­vo. Tam­bién cons­tru­ye­ron di­ver­sos mu­ros pa­ra de­fen­der­la de los pe­li­gros ex­te­rio­res (aún se con­ser­va el pe­rí­me­tro de la mu­ra­lla), un ágo­ra, un tea­tro, un ek­kle­sias­te­rion -un edi­fi­cio con cá­vea cir­cu­lar don­de se reunían los ciu­da­da­nos de la co­lo­nia en asam­bleas- y, cla­ro es­tá, tam­bién di­ver­sos san­tua­rios pa­ra ado­rar a sus dio­ses ve­ni­dos del Egeo.

De­be­ría­mos te­ner pre­sen­te que pa­ra los grie­gos del Egeo, la Mag­na Gre­cia (el sur de Ita­lia) pu­do ha­ber si­do al­go pa­re­ci­do al Nue­vo Mun­do que Eu­ro­pa des­cu­brió a par­tir del si­glo XVI. Mu­chas de las tie­rras del sur de Ita­lia son ex­tre­ma­da­men­te fér­ti­les ( da­do que es en gran par­te tie­rra vol­cá­ni­ca) y muy ap­tas pa­ra el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra, cir­cuns­tan­cia que no ocu­rría en el Egeo, al me­nos en las

is­las y el Pe­lo­po­ne­so (Asia Me­nor es otra his­to­ria). La Mag­na Gre­cia era una tie­rra de fu­tu­ro don­de po­der en­con­trar una se­gun­da opor­tu­ni­dad, y por ello los grie­gos de Po­sei­do­nia es­ta­ban muy agra­de­ci­dos a los dio­ses de sus an­ces­tros, de Aca­ya y la Ar­gó­li­da de don­de pro­ce­dían los po­bla­do­res de Si­ba­ris.

En­tre los tem­plos de­di­ca­dos a esos dio­ses des­ta­ca­ron es­pe­cial­men­te tres. Por una par­te, el co­no­ci­do tra­di­cio­nal­men­te co­mo “Ba­sí­li­ca” (se pen­só lar­go tiem­po que era un edi­fi­cio ro­mano), el tem­plo más an­ti­guo de Po­sei­do­nia y que es­ta­ba de­di­ca­do (así lo sa­be­mos con cer­te­za) a Hera, es­po­sa de Zeus y pro­tec­to­ra mí­ti­ca de los Ar­go­nau­tas. Es un tem­plo dó­ri­co que aún con­ser­va la pe­ris­ta­sis com­ple­ta de 9 por 18 co­lum­nas ( el con­jun­to de co­lum­nas del pe­rí­me­tro), par­te del fri­so y los fun­da­men­tos de la ce­lla (in­te­rior), con una gran di­men­sión en plan­ta, de 24,5 por 54,3 me­tros (el Par­te­nón mi­de 30,9 por 69,5 me­tros).

El se­gun­do san­tua­rio fue co­no­ci­do du­ran­te si­glos co­mo el “Tem­plo de Ce­res” (dios ro­mano de la agri­cul­tu­ra), pe­ro ac­tual­men­te sa­be­mos que fue de­di­ca­do pro­ba­ble­men­te a Ate­nea. Se con­ser­va en es­truc­tu­ra y su pe­rí­me­tro de seis co­lum­nas fron­ta­les y las tre­ce la­te­ra­les con ca­pi­te­les jó­ni­cos, lo que re­sul­ta ex­cep­cio­nal. Y, fi­nal­men­te, el úl­ti­mo y más mo­derno tem­plo se de­di­có a Apo­lo (en torno al 450 a. de C.), aun­que pa­ra la tra­di­ción su nom­bre siem­pre ha si­do el de Nep­tuno (Po­sei­dón). Me­día 24,30 por 59,90 me­tros y se con­si­de­ra una de los me­jo­res re­pre­sen­ta­cio­nes del ar­te dó­ri­co clá­si­co. Gra­cias a una ilu­sión óp­ti­ca sus grue­sas co­lum­nas (seis en los la­te­ra­les cor­tos y ca­tor­ce en los lar­gos) se per­ci­ben con una fal­sa es­bel­tez. Re­pre­sen­tó pa­ra los ilus­tra­dos el pro­to­ti­po de tem­plo clá­si­co grie­go an­tes que el Par­te­nón de Ate­nas. Su aper­tu­ra de­bió coin­ci­dir, sin du­da, con uno de los mo­men­to cum­bres de la Mag­na Gre­cia.

La gran­de­za de Paes­tum no re­si­de so­lo en la ar­qui­tec­tu­ra que so­bre­vi­vió o en un ur­ba­nis­mo que to­da­vía or­de­na el ya­ci­mien­to. En 1968 se en­con­tra­ron unos ex­tra­or­di­na­rios fres­cos que cons­ti­tu­yen el úni­co ejem­plo de pin­tu­ra he­le­nís­ti­ca en la Mag­na Gre­cia y uno de los es­ca­sos tes­ti­mo­nios pic­tó­ri­cos de la an­ti­gua Hé­la­de. El lu­gar don­de se ha­lla­ban es­tas pin­tu­ras era una tum­ba de una ne­cró­po­lis si­tua­da a las afue­ras de Paes­tum/ Po­sei­do­nia que fue de­no­mi­na­da por los ar­queó­lo­gos del “Tufatore” o “bu­cea­dor” por res­pre­sen­tar a un jo­ven ba­ñis­ta que se ti­ra­ba al va­cío. La tum­ba fue da­ta­da en torno al 480 a. de C. y era una se­pul­tu­ra cons­ti­tui­da por cua­tro lo­sas de ca­li­za, en for­ma de ca­ja y con co­ber­tu­ra ho­ri­zon­tal, que con­te­nían unos fres­cos. Las pin­tu­ras re­tra­tan en sus pa­re­des, en vi­vos co­lo­res, es­ce­nas de un sim­po­sium, un ri­to de la no­ble­za grie­ga en el que se mez­cla­ban vino, mú­si­ca, se­xo y dan­za tras la ce­na. En la lo­sa de la co­ber­tu­ra apa­re­ce el di­bu­jo de un jo­ven des­nu­do que se zam­bu­lle des­de un tram­po­lín de pie­dra a un es­tan­que flan­quea­do por dos ár­bo­les. La es­ce­na po­dría re­pre­sen­tar, qui­zá, la in­mer­sión del di­fun­to en el mun­do del más allá.

DÍAS DE PAISTOM

A fi­na­les del si­glo V a. de C., el va­lle del Se­le fue con­quis­ta­do por los sam­ni­tas,

un pue­blo pro­ce­den­te del in­te­rior de la pe­nín­su­la Itá­li­ca, en con­cre­to de la Lu­ca­nia (la ac­tual re­gión de Ba­si­li­ca­ta), más allá de las mon­ta­ña del Ci­len­to, que idio­má­ti­ca­men­te con­tra­jo el nom­bre de Po­sei­do­nia por Paistom. Y aun­que la co­lo­nia re­cu­pe­ra­ría su in­de­pen­den­cia más tar­de, ya nun­ca vol­vió a ser la mis­ma. Eso sí, dio lu­gar a una cul­tu­ra sin­cré­ti­ca en la que se mez­cló lo grie­go con lo lu­cano. Las in­tere­san­tes pin­tu­ras mu­ra­les que se con­ser­van en el mu­seo de Paes­tum dan cuen­ta de un pue­blo que ama­ba la ca­za y la gue­rra, pe­ro que se adap­tó la ci­vi­li­za­ción he­le­na en su re­fi­na­mien­to, al me­nos.

Sin em­bar­go, en el año 273 a. de C Paistom fue con­quis­ta­da por un nue­vo pue­blo itá­li­co: los la­ti­nos de Ro­ma, una in­va­sión que vol­vió a mar­car sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el em­pla­za­mien­to. La ur­be to­mó el nom­bre de Paes­tum, y aun­que los ro­ma­nos in­tro­du­je­ron al­gu­nos cam­bios con­ser­vó el mis­mo as­pec­to mo­nu­men­tal di­se­ña­do por los grie­gos. La ciu­dad pa­só a ser un gran cen­tro ur­bano de la Mag­na Gre­cia ocu­pa­da por las zar­pas del águi­la ro­ma­na, y a la vie­ja ciu­dad he­le­na, los nue­vos amos in­tro­du­je­ron so­lo al­gu­nos edi­fi­cios de uso ci­vil, res­pe­tan­do su ur­ba­nis­mo y sus tem­plos. Eso sí, la an­ti­gua ágo­ra fue flan­quea­da aho­ra por un fo­ro, y fue eri­gi­do tam­bién un an­fi­tea­tro, pa­ra ma­yor di­ver­sión y etn­tre­te­ni­mien­to de sus ciu­da­da­nos.

La Mag­na Gre­cia fue muy im­por­tan­te pa­ra Ro­ma. El poe­ta la­tino Ho­ra­cio es­cri­bió en el si­glo I que “Grae­cia cap­ta fe­rum vic­to­rem ca­pit et ar­tes in­tu­lit agres­te La­tio”, que ven­dría a sig­ni­fi­car “la Gre­cia cau­ti­va fue en cam­bio ca­paz de de­rro­tar a los fe­ro­ces ven­ce­do­res e in­tro­du­cir las ar­tes en el ru­do La­cio”. Los grie­gos no so­lo fue­ron un pue­blo pers­pi­caz sino que ade­más te­nían un ta­len­to que in­ven­tó una ar­ma in­ven­ci­ble: la cul­tu­ra. Una po­de­ro­sa ar­ma muy su­pe­rior al es­cu­do y a la es­pa­da de las le­gio­nes ro­ma­nas que des­ar­mó a la más po­de­ro­sa po­ten­cia del mo­men­to. Un ar­ma que uti­li­za­ba la épi­ca, la re­tó­ri­ca y la ora­to­ria co­mo es­gri­ma; que se ba­sa­ba en la cien­cia, la sa­bi­du­ría y la ló­gi­ca ma­te­má­ti­ca pa­ra com­pren­der el por­qué del mun­do. Ro­ma que­dó cau­ti­va­da por Gre­cia y por eso sus he­re­de­ros so­le­mos ha­blar de una úni­ca he­ren­cia gre­co­rro­ma­na, ya que si bien Ro­ma do­mi­nó Gre­cia, asu­mió co­mo pro­pio su le­ga­do.

LA NO­CHE DE PAES­TUM

Ro­ma ocu­pó to­do el Me­di­te­rrá­neo y la Mag­na Gre­cia se di­lu­yó en el Im­pe­rio, y des­apa­re­ció co­mo en­ti­dad pro­pia. Las vie­jas ciu­da­des-es­ta­do de­ri­va­ron en tran­qui­las ur­bes de una pro­vin­cia de Ro­ma. No obs­tan­te, ese no pa­re­ció ser el des­tino de Paes­tum. En el si­glo I, en los mis­mos mo­men­tos que Ho­ra­cio re­fle­xio­na­ba so­bre el le­ga­do grie­go, otro es­cri­tor de ori­gen he­leno, Es­tra­bón (na­ci­do en Asia Me­nor), des­cri­bía Paes­tum co­mo un lu­gar de­ca­den­te, po­co ha­bi­ta­ble e in­fes­ta­do por el pa­lu­dis­mo. ¿Qué ha­bía su­ce­di­do?

No se sa­be con cer­te­za. No co­no­ce­mos cuán­do y por­qué el asen­ta­mien­to fue aban­do­na­do, aun­que sí hay cons­tan­cia que en el si­glo V, a pe­sar de su de­ca­den­cia, era aún se­de de un obis­pa­do. Pe­ro la re­la­ti­va bue­na con­ser­va­ción del ya­ci­mien­to nos cuen­ta tam­bién que vi­vió un pro­gre­si­vo aban­dono. Los ha­bi­tan­tes se re­fu­gia­ron en la mon­ta­ña y a par­tir del si­glo XI los nor­man­dos eri­gie­ron cer­ca de allí un en­cla­ve al que lla­ma­ron Ca­pac­cio (de “ca­put aquae” o fuen­te). En Paes­tum que­da­ron co­mo úni­cos ha­bi­tan­tes unos bú­fa­los ve­ni­dos del nor­te, que se zam­pa­ban las ma­las hier­bas que cre­cían fren­te a un ce­men­te­rio de pie­dras.

EL YA­CI­MIEN­TO DE PAES­TUM fue to­do un des­cu­bri­mien­to y una re­ve­la­ción pa­ra los via­je­ros del Grand Tour y los ilus­tra­dos eu­ro­peos.

EL LLA­MA­DO TEM­PLO DE NEP­TUNO pa­só a re­pre­sen­tar los cá­no­nes idea­les de la ar­qui­tec­tu­ra grie­ga clá­si­ca an­tes que el Par­te­nón de Ate­nas.HERA, LA ES­PO­SADE ZEUS, fue la pri­me­ra pro­tec­to­ra de Po­sei­do­niaPaes­tum. Uno de sus tem­plos, la po­pu­lar "Ba­sí­li­ca", es­ta­ba de­di­ca­do a ella.

LAS PIN­TU­RAS DE LA TUM­BA DEL "TUFATORE" (EL NANDADOR/BU­CEA­DOR) son uno de los po­cos ejem­plos de pin­tu­ra grie­ga clá­si­ca que han so­bre­vi­vi­dob i id all pa­so ddell ti­tiem­po. EEn su iin­te­riort i se re­crea un "sim­po­sium"i i " y llos as­pec­tost má­sá po­si­ti­vo­si­ti dde lla vi­da,id jjun­tot a un sal­tolt all va­cíoí dde­mo­le­dor.l d

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.