Ci­xí. La ·dama de hie­rro” chi­na,

Pi­lar Maurell.

Clío - - EL SUMARIO - PI­LAR MAURELL Pe­rio­dis­ta.

VI­LI­PEN­DIA­DA DU­RAN­TE AÑOS, RE­TRA­TA­DA EN LAS PE­LÍ­CU­LAS CO­MO UNA MU­JER ARRO­GAN­TE E IN­FLE­XI­BLE, CI­XÍ FUE LA CA­BE­ZA DE TUR­CO QUE UTI­LI­ZÓ OC­CI­DEN­TE PA­RA JUS­TI­FI­CAR SU AC­TUA­CIÓN EN CHI­NA. ES CIERTO QUE LA EM­PE­RA­TRIZ VIU­DA FUE CRUEL EN MU­CHOS CA­SOS, SE APO­YÓ EN LA LO­CU­RA DE LOS BÓ­XERS Y OR­DE­NÓ ASE­SI­NAR A SU HI­JO ADOP­TI­VO, PE­RO TAM­BIÉN FUE ELLA LA QUE MO­DER­NI­ZÓ EL PAÍS, Y GUIAR CHI­NA HAS­TA UNA MO­NAR­QUÍA CONS­TI­TU­CIO­NAL TRAS DOS MIL AÑOS DE PO­DER AB­SO­LU­TO.

NO FUE TAN MA­LA CO­MO EL PER­SO­NA­JE QUE EN­CAR­NÓ Flo­ra Rob­son en la pe­lí­cu­la 55 días en Pe­kín, aun­que tam­po­co fue un an­ge­li­to. Ci­xí, la pe­núl­ti­ma em­pe­ra­triz de Chi­na, “fue una fi­gu­ra gi­gan­tes­ca” y “los úl­ti­mos 100 años han si­do muy in­jus­tos con ella”, apun­ta Jung Chang, au­to­ra de Ci­xí, la em­pe­ra­triz (Tau­rus), una bio­gra­fía de 600 pá­gi­nas con ma­te­rial aún iné­di­to en Oc­ci­den­te.

Pa­ra do­cu­men­tar­se, Jung Chang, la au­to­ra del exi­to­so Cis­nes Sal­va­jes (1991), se ha zam­bu­lli­do en las de­ce­nas de mi­les de ar­chi­vos so­bre Ci­xí que ya se han di­gi­ta­li­za­do tras la muerte de Mao. Una ta­rea real­men­te in­gen­te que ocu­pa­rá ge­ne­ra­cio­nes en una sociedad pa­ra la que la bu­ro­cra­cia ha si­do un ar­te y ca­si una obsesión: se cal­cu­la que so­lo so­bre la em­pe­ra­triz viu­da hay al­re­de­dor de 12 mi­llo­nes de do­cu­men­tos.

“Los ar­chi­vos es­tán abier­tos al pú­bli­co pe­ro de­bi­do a su vo­lu­men es im­po­si­ble ac­ce­der a to­dos ellos. Mu­chos es­tu­dio­sos chi­nos han es­ta­do tra­ba­jan­do en esas fuen­tes, cla­si­fi­can­do y di­gi­ta­li­zan­do los tex­tos des­de los años 70”, ex­pli­ca Jung Chang a CLÍO. “Des­afor­tu­na­da­men­te pa­ra el mun­do, es­tos do­cu­men­tos no han si­do tra­du­ci­dos, so­lo es­tán en chino clá­si­co y no son ac­ce­si­bles a los es­tu­dio­sos oc­ci­den­ta­les”, re­co­no­ce la au­to­ra, que en 2006 ya pu­bli­có una gran bio­gra­fía de Mao a par­tir de los ar­chi­vos ofi­cia­les.

“Es sor­pren­den­te es­ta tra­di­ción chi­na de de­jar­lo to­do es­cri­to, tam­bién en la épo­ca de Mao. Hu­bo un mo­men­to en que Mao or­de­nó la des­truc­ción de to­dos es­tos ar­chi­vos pe­ro nun­ca se cum­plió la or­den. Y el he­cho de que hu­bie­ra al­guien ca­paz de en­fren­tar­se al ré­gi­men pa­ra pre­ser­var es­ta tra­di­ción mi­le­na­ria me pa­re­ce in­creí­ble”. “¡Hay una des­crip­ción de­ta­lla­da de dón­de es­ta­ba Mao en ca­da mo­men­to de su vi­da! Una cro­no­lo­gía que pa­ra los his­to­ria­do­res es im­pa­ga­ble”.

Sin em­bar­go, no hay edi­cio­nes crí­ti­cas de los tex­tos, ni es­tán con­tex­tua­li­za­dos: “Los his­to­ria­do­res chi­nos tie­nen un pro­ble­ma, y es que no pue­den en­fren­tar­se a la lí­nea ofi­cial del par­ti­do, así que lo que ha­cen es pu­bli­car los do­cu­men­tos sin lle­gar a nin­gu­na con­clu­sión co­mo a la que he lle­ga­do yo en el li­bro, y es que Ci­xí fue la con­cu­bi­na que lan­zó a Chi­na a la mo- der­ni­dad”, re­la­ta Jung Chang. “Yo vi­vo en In­gla­te­rra y pue­do de­cir lo que quie­ra sin mie­do. He co­no­ci­do a al­gu­nos des­cen­dien­tes de la em­pe­ra­triz y so­lo aho­ra, en el si­glo XXI, se han atre­vi­do a re­ve­lar que tie­nen un víncu­lo con Ci­xí. Siem­pre se les ha­bía ad­ver­ti­do de que ca­lla­ran y has­ta cam­bia­ron sus ape­lli­dos...” aña­de.

A LA SOM­BRA DEL EM­PE­RA­DOR

En cual­quier ca­so, en los ar­chi­vos es­tá el día a día de los em­pe­ra­do­res con­tem­po­rá­neos a Ci­xí, pe­ro no de la em­pe­ra­triz viu­da, por ser mu­jer, de mo­do que en es­te ca­so el tra­ba­jo de Jung Chang ha si­do se­pa­rar “lo que hi­zo ella, de lo que rea­li­za­ron sus hi­jos”, es­pe­cial­men­te el em­pe­ra­dor Guang­xu, que ha pa­sa­do a la pos­te­ri­dad co­mo el gran re­no­va­dor de Chi­na y quien abrió las puer­tas del Im­pe­rio a Oc­ci­den­te, cuan­do de he­cho fue un hombre en­fer­mi­zo, an­cla­do en el pa­sa­do, in­ca­paz de lle­var las rien­das del Go­bierno, y con un úni­ca pa­sión: los ins­tru­men­tos de per­cu­sión que, se­gún re­la­tan los ar­chi­vos de la cor­te, le pro­du­cía un gran pla­cer se­xual.

El he­cho es que la em­pe­ra­triz Ci­xí ( 1835- 1908) go­ber­nó de al­gu­na ma­ne­ra Chi­na du­ran­te 50 años, siem­pre a la som­bra de uno u otro em­pe­ra­dor, y so­lo en los úl­ti­mos años de su vi­da pu­do reivin­di­car­se co­mo lí­der del país: “Em­pe­zó co­mo una con­cu­bi­na de ba­jo ran­go y en me­nos de diez años se hi­zo con el po­der. Lle­vó Chi­na ha­cia la mo-

der­ni­dad en­fren­tán­do­se a gran­des obs­tácu­los por­que co­mo mu­jer se su­po­nía que no po­día go­ber­nar y ni si­quie­ra po­día mi­rar ca­ra a ca­ra a sus fun­cio­na­rios de la Cor­te. De­bía es­tar sen­ta­da siem­pre de­trás de un biombo. Pa­ra mí es sor­pren­den­te que aún en es­tas con­di­cio­nes con­si­guie­ra go­ber­nar co­mo lo hi­zo”, ase­gu­ra Jung Chang.

Y en­ton­ces, ¿por qué siem­pre se ha con­si­de­ra­do a Ci­xí co­mo la ma­la, la dés­po­ta y cruel que lle­vó al país a su des­com­po­si­ción? Se­gún la au­to­ra, "las fuer­zas políticas del si­glo XX te­nían que de­cir que ha­bían res­ca­ta­do a Chi­na de una si­tua­ción caó­ti­ca y ne­ce­si­ta­ban a una ca­be­za de tur­co. Lo más fá­cil era es­co­ger a una mu­jer co­mo ella, y la acu­sa­ron de ser ul­tra­con­ser­va­do­ra y de arras­trar a la lo­cu­ra a Chi­na”. Y pa­ra ello no les fal­ta­ron al­ta­vo­ces co­mo Kang You­wei, ‘el zo­rro salvaje’, que mon­tó una de­ce­na de tra­mas pa­ra ase­si­nar a Ci­xí y se jac­ta­ba en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción oc­ci­den­ta­les de ser el úni­co que po­día sal­var el país del caos (de­cía ser he­re­de­ro de Con­fu­cio). Tam­po­co lo tu­vo fá­cil den­tro de la Cor­te, en la Ciu­dad Prohi­bi­da, ex­ce­si­va­men­te re­gu­la­da, ni con los em­pe­ra­do­res que es­co­gió y sus acó­li­tos co­mo el tu­tor Weng.

Se­gún Jung Chang, “Ci­xí no era un san­ta pe­ro tam­po­co una dés­po­ta, no era cruel por na­tu­ra­le­za. Cuan­do su vi­da se apa­ga­ba, su preo­cu­pa­ción fue có­mo con­se­guir evi­tar una san­grien­ta gue­rra ci­vil y la ma­sa­cre del pue­blo man­chú, cu­ya su­per­vi­ven­cia ga­ran­ti­zó me­dian­te el sa­cri­fi­cio de su di­nas­tía”. Y el ca­so es que des­pués de Ci­xí, “Chi­na se su­mió en un abis­mo sin pre­ce­den­tes con los 27 años de go­bierno de Mao, que de­vo­ra­ron las vi­das de más de 70 mi­llo­nes de per­so­nas en tiem­po de paz, has­ta que su fa­lle­ci­mien­to, en 1976, ter­mi­nó con sus atro­ci­da­des”.

OC­CI­DEN­TE, ¿AMI­GO O ENEMI­GO?

Es cierto que Ci­xí abrió Chi­na a Oc­ci­den­te, la mo­der­ni­zó e in­tro­du­jo cam­bios que han mar­ca­do pa­ra siem­pre el país. Y a pe­sar de que la ba­lan­za se in­cli­na a fa­vor de la em­pe­ra­triz, no son me­nos cier­tas al­gu­nas de las crí­ti­cas más du­ras que se le han he­cho y que Jung Chang con­si­de­ra erro­res de bul­to de Ci­xí. Qui­zá, el más im­por­tan­te fue bus­car el apo­yo de los san­gui­na­rios bó­xers du­ran­te las re­vuel­tas an­ti­oc­ci­den­ta­les de 1900 que aca­ba­ron con la em­pe­ra­triz y to­da la cor­te deam­bu­lan­do du­ran­te dos años por te­rri­to­rio chino en una es­pe­cie de exi­lio.

“Ella de­fen­día su im­pe­rio”, ase­gu­ra Jung Chang, “tu­vo que tra­tar con los ex­tran­je­ros y lo hi­zo bien aun­que

tam­bién co­me­tió erro­res co­mo el de los bó­xers. Es di­fí­cil en el si­glo XIX, cuan­do las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les es­ta­ban pre­sen­tes en to­do el mun­do co­lo­ni­zan­do con­ti­nen­tes, man­te­ner el im­pe­rio uni­do. Y lo hi­zo bas­tan­te bien has­ta que tu­vo que re­ti­rar­se – por se­gun­da vez– al ha­rén en 1889 cuan­do el em­pe­ra­dor fue ma­yor de edad”.

“Las po­ten­cias que du­ran­te años ha­bían mos­tra­do res­pe­to al país vie­ron en­ton­ces que Chi­na era un ti­gre de pa­pel y em­pe­za­ron a re­cla­mar pun­tos es­tra­té­gi­cos en la cos­ta”. Ci­xí [de nue­vo en el go­bierno a pe­ti­ción de su hi­jo el em­pe­ra­dor Guang­xu] les per­mi­tió al­qui­lar los prin­ci­pa­les puer­tos pa­ra evi­tar en­fren­ta­mien­tos pe­ro no pu­do im­pe­dir que en­tre la po­bla­ción cre­cie­ra el re­sen­ti­mien­to y la có­le­ra con­tra los oc­ci­den­ta­les que vi­vían en el país. Cuan­do em­pe­zó la re­vuel­ta de los bó­xers “fue in­ca­paz de ges­tio­nar la si­tua­ción”, has­ta que los re­bel­des lle­ga­ron a Pe­kín. Des­pués, “su gran error fue apo­yar­se en ellos pa­ra com­ba­tir a las tro­pas oc­ci­den­ta­les”, ase­gu­ra Jung Chang.

Tam­po­co jue­ga mu­cho a fa­vor de su ima­gen pós­tu­ma que con­si­guie­ra el po­der en 1861 me­dian­te un gol­pe de Es­ta­do (in­cruen­to) o que en sus úl­ti­mas ho­ras de vi­da (en 1908) or­de­na­ra ase­si­nar a su hi­jo, el em­pe­ra­dor Guang­xu, pa­ra sal­var al país de los ja­po­ne­ses. “Fue una per­so­na muy com­ple­ja y las cua­li­da­des y de­fec­tos exis­tían en ella de for­ma si­mul­tá­nea. Sur­gió de la tie­rra me­die­val, don­de se lia­ban los pies de las mu­je­res [los han] pa­ra que no cre­cie­ran de­ma­sia­do, don­de ha­bía cas­ti­gos co­mo la muerte por los mil cor­tes (que con­sis­tía en cor­tar a tro­ci­tos al ajus­ti­cia­do, in­ten­tan­do que per­ma­ne­cie­ra con vi­da el má­xi­mo de tiem­po po­si­ble)”.

" Go­ber­na­ba una ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción mun­dial, en un mun­do muy cruel se­gún los es­tán­da­res de hoy. Cuan­do aca­bó con la re­vuel­ta cam­pe­si­na en Tai­ping fue muy cruel, es cierto, y to­mó otras de­ci­sio­nes que pue­den ser te­rri­bles, pe­ro ella no era una per­so­na cruel por na­tu­ra­le­za, no tor­tu­ra­ba a las per­so­nas pa­ra di­ver­tir­se”, re­fle­xio­na la au­to­ra. “No te­nía na­da que ver con sus su­ce­so­res, co­mo Mao que 100 años des­pués se de­di­ca­ba a ator­men­tar y tor­tu­rar a los que se opo­nían" Co­mo en­fa­ti­za Jung Chang "en las reunio­nes, Mao con­tem­pla­ba los ví­deos de las tor­tu­ras y dis­fru­ta­ba con ello. En com­pa­ra­ción, Ci­xí era be­nig­na”.

Y en el ca­so del ase­si­na­to del em­pe­ra­dor: “Si Ci­xí hu­bie­ra muer­to, Chi­na que­da­ba en ma­nos de su hi­jo y por tan­to en las del Im­pe­rio Ja­po­nés. Y eso no po­día per­mi­tir­lo. Es­ta­mos ha­blan­do de de­ci­sio­nes muy di­fí­ci­les de to­mar”.

EL MI­LA­GRO DE LA RE­CU­PE­RA­CIÓN

Ci­xí fue ins­cri­ta en 1852 en el re­gis­tro ofi­cial de la Ciu­dad Prohi­bi­da co­mo “la mu­jer de la fa­mi­lia Na­la”. Era un jo­ven man­chú de 16 años (la di­nas­tía Qing era man­chú, en mi­no­ría fren­te a un país don­de los han eran ma­yo­ri­ta­rios) que se ini­ció en la Cor­te co­mo con­cu­bi­na de ba­jo ran­go del nue­vo em­pe­ra­dor, Xianfeng ( que sig­ni­fi­ca ' dra­gón'), un jo­ven de 19 años, en­fer­mi­zo y co­jo tras un ac­ci­den­te de ca­za (los chis­mo­sos lo lla­ma­ban ‘El dra­gón co­jo’).

Ha­bía na­ci­do en 1835, hi­ja de una fa­mi­lia aco­mo­da­da. Apren­dió a leer y a es­cri­bir de for­ma ru­di­men­ta­ria (me­nos del 1% de la po­bla­ción chi­na del mo­men­to es­ta­ba al­fa­be­ti­za­da) y por es­te mo­ti­vo mu­chos la han con­si­de­ra­do una mu­jer se­mi­anal­fa­be­ta in­ca­paz de go­ber­nar un país. Pe­ro diez años des­pués, Ci­xí (que sig­ni­fi­ca 'bon­da­do­sa y ale­gre') ya di­ri­gi­ría el Im­pe­rio Chino.

Tras la Gue­rra del Opio (1839-1842) y los en­fren­ta­mien­tos con Oc­ci­den­te que aca­ba­ron con el Tra­ta­do de Pe­kín en 1860, Ci­xí se dio cuen­ta de que el fu­tu­ro de Chi­na pa­sa­ba por co­la­bo­rar con In­gla­te­rra, Fran­cia y Ale­ma­nia, en­tre otros. La paz de Pe­kín es­ti­pu­la­ba que las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les po­dían ins­ta­lar sus re­pre­sen­tan­tes en Chi­na ¿por qué no apro­ve­char­se de ello en vez

de ce­rrar­se en ban­da? Tras la muerte del em­pe­ra­dor Xianfeng (1861), que odia­ba a los oc­ci­den­ta­les, y un gol­pe de es­ta­do tra­ma­do con la em­pe­ra­triz Zehn, Ci­xí vio su opor­tu­ni­dad y am­bas se con­vir­tie­ron en re­gen­tes has­ta la ma­yo­ría de edad del nue­vo em­pe­ra­dor Tongz­hi (1873).

En es­te pri­mer pe­río­do, Ci­xí acor­dó con los re­pre­sen­tan­tes de Fran­cia e In­gla­te­rra equi­par, en­tre­nar y di­ri­gir sol­da­dos, gra­cias a lo cual pu­do aca­bar­se con las re­vuel­tas cam­pe­si­nas en Tai­ping que, tras años de lu­cha y ma­tan­zas crue­les e in­dis­cri­mi­na­das, ha­bían arra­sa­do con una su­per­fi­cie equi­va­len­te a la de la Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y Cen­tral.

Tam­bién fue en esa épo­ca cuan­do se creó un nue­vo ser­vi­cio de adua­nas, efi­cien­te e in­co­rrup­to, con Ro­bert Hart al fren­te, un ir­lan­dés que es­tu­vo cin­co dé­ca­das di­ri­gien­do es­te or­ga­nis­mo. “Con Hart –es­cri­be Jung Chang– las adua­nas de­ja­ron de ser una ins­ti­tu­ción an­ti­cua­da, anár­qui­ca y pro­pen­sa a la co­rrup­ción pa­ra con­tri­buir enor­me­men­te a la eco­no­mía chi­na”. De he­cho, en esa épo­ca el país pu­do re­cu­pe- rar­se eco­nó­mi­ca­men­ten­te gra­cias a los aran-aran­ce­les del co­mer­cio con Oc­ci­den­te (en 1863 vi­si­ta­ron Shang­hái más de 6.800 bu­ques de car­ga, por los 1.000 de años an­te­rio­res). Ci­xí tam­bién em­pe­zó a im­por­tar ali­men­tos pa­ra pa­liar la ham­bru­na, fun­dó una ma­ri­na y un ejér­ci­to mo­der­nos; e in­tro­du­jo in­dus­trias mo­der­nas co­mo la mi­ne­ría, y re­for­mó la edu­ca­ción.

EM­PE­RA­TRIZ TRAS UN BIOMBO

“In­clu­so se­pa­ra­dos por el biombo, los fun­cio­na­rios po­dían sen­tir su im­po­nen­te pre­sen­cia, y ella po­día juz­gar la per­so­na­li­dad de ellos. Mu­chos de los que asis­tían a esas au­dien­cias de­cían que Ci­xí pa­re­cía ca­paz de leer­nos el pen­sa­mien­to y que de un vis­ta­zo pa­re­cía po­der des­en­tra­ñar el ca­rác­ter de to­dos los que com­pa­re­cen an­te ella”, se­gún un tes­ti­mo­nio de la épo­ca, re­co­gi­do por Jung Chang. Se sue­le de­cir que su alia­do, el prín­ci­pe Gong, era el que to­ma­ba to­das las de­ci­sio­nes por­que Ci­xí era se­mi­anal­fa­be­ta y te­nía unos co­no­ci­mien­tos li­mi­ta­dos. No es cierto, se­gún la au­to­ra. Co­mo tam­po­co es cierto que años des­pués en­ve­ne­na­ra a su hi­jo, el juer­guis­ta y po­co aman­te del tra­ba­jo du­ro, el em­pe­ra­dor Tongz­hi, que fue em­pe­ra­dor dos años (has­ta 1875). Ci­xí vol­vió a com­par­tir re­gen­cia con Zehn has­ta la muer­ta de és­ta en 1881, y en so­li­ta­rio has­ta la ma­yo­ría de edad de su so­brino e hi­jo adop­ti­vo, Guang­xu, en 1887.

Pe­ro ¿có­mo una mu­jer que no po­día sa­lir de la Ciu­dad Prohi­bi­da y que es­ta­ba obli­ga­da a go­ber­nar des­de de­trás de un biombo lle­gó a con­ce­bir la mo­der­ni­za­ción de Chi­na?

“La men­te hu­ma­na es po­ro­sa”, ex­pli­ca Jung Chang a “se mue­ve por la cu­rio­si­dad y és­ta nos ha­ce en­con­trar in­for­ma­ción en las cir­cuns­tan­cias más di­fí­ci­les. Por ejem­plo, yo me crié en una Chi­na ais­la­da del mun­do ex­te­rior y an­tes de ir­me a Oc­ci­den­te y sin co­no­cer a ex­tran­je­ros, mi men­te ya ha­bía em­pe­za­do a en­con­trar in­for­ma­ción de di­fe­ren­tes fuen­tes y te­nía una idea bas­tan­te pre­ci­sa de lo que ocu­rría fue­ra. Cuan­do la em­pe­ra­triz de­ci­dió abrir las puer­tas de Chi­na, man­dó en­via­dos al ex­tran­je­ro que le pro­por­cio­na­ban in­for­mes y de es­ta ma­ne­ra se pu­do ha­cer una idea bas­tan­te cla­ra de Oc­ci­den­te”.

Y en esos in­for­mes vio una opor­tu­ni­dad nue­va no so­lo pa­ra su país sino tam­bién pa­ra las mu­je­res chi­nas: “Creo que lo que le im­pac­tó más fue la for­ma co­mo se tra­ta­ba a la mu­jer. En Chi­na no po­dían sa­lir a la ca­lle si quie­ra, en Oc­ci­den­te po­dían ha­cer lo que qui­sie­ran, na­dar, pa­ti­nar, bai­lar… A la em­pe­ra­triz le en­can­ta­ba bai­lar pe­ro ella no po­día. ¡En Oc­ci­den­te las mu­je­res po­dían ser mo­nar­cas! Cuan­do su en­via­do a In­gla­te­rra le man­dó un in­for­me di­cien­do que una mu­jer go­ber­na­ba el país (la rei­na Vic­to­ria), la no­ti­cia tu­vo una gran re­per­cu­sión en la ma­ne­ra de ver las co­sas de la em­pe­ra­triz. Así pues, no creo que sea una coin­ci­den­cia que fue­ra una mu­jer la que abrie­ra las puer­tas de Chi­na, por­que ella te­nía una mo­ti­va­ción per­so­nal ade­más de una mo­ti­va­ción de es­ta­do”.

Pa­ra Ci­xí, ser mu­jer en una Chi­na atra­sa­da tam­bién tu­vo sus ven­ta­jas: “Su edu­ca­ción fue muy li­mi­ta­da. La Chi­na tra­di­cio­nal so­me­tía a un ni­ño de cua­tro años a apren­der esos clá­si­cos con­fu­cia­nos tan con­fu­sos. Los ni­ños de­bían apren­der­se de memoria los tex­tos sin en­ten­der­los, y es­te pro­ce­so con­ti­nua­ba du­ran­te diez años pa­ra pro­du­cir a al­guien que era cul­ti­va­do” y que en el peor de los ca­sos ten­dría

al­gún car­go pú­bli­co de res­pon­sa­bi­li­dad. “La em­pe­ra­triz, co­mo mu­jer, no tu­vo es­ta edu­ca­ción. Se la con­si­de­ra­ba, pues, se­mi­anal­fa­be­ta pe­ro es­to la be­ne­fi­ció por­que su men­te no es­ta­ba so­fo­ca­da por es­tos tex­tos in­com­pren­si­bles. Su men­te es­ta­ba li­bre pa­ra ab­sor­ber to­das las nue­vas ideas. Por su­pues­to, más tar­de, ella eli­mi­nó es­te sis­te­ma tra­di­cio­nal y apli­có el de Oc­ci­den­te, que es el que se en­se­ña hoy en Chi­na”.

LOS ÚL­TI­MOS AÑOS

Des­de 1887, Chi­na fue di­ri­gi­da por un nue­vo di­ri­gen­te, Guang­xu, hi­jo adop­ti­vo de Ci­xí. Era an­ti­oc­ci­den­tal y de­tu­vo to­das las re­for­mas ini­cia­das por la em­pe­ra­triz; en po­lí­ti­ca ex­te­rior era bas­tan­te mio­pe y no se dio cuen­ta de la ame­na­za ja­po­ne­sa has­ta que tu­vo a los ni­po­nes en ca­sa (Gue­rra sino-ja­po­ne­sa 1894-1895). La de­rro­ta es­tre­pi­to­sa y el pa­go de una su­ma ex­tra­or­di­na­ria de di­ne­ro en con­cep­to de in­dem­ni­za­ción lle­va­ron al país a la in­di­gen­cia. Ade­más, el país re­ci­bió las aco­me­ti­das de los paí­ses oc­ci­den­ta­les que que­rían su pe­da­zo de pas­tel por un la­do y de los bó­xers por el otro.

Ci­xí, alia­da con el ejér­ci­to dio un gol­pe de Es­ta­do, y el em­pe­ra­dor que­dó con­fi­na­do en pa­la­cio sin po­der ejer­cer po­der al­guno. Por fin Ci­xi go­ber­nar en paz. En prin­ci­pio se apo­yó en los bó­xers pa­ra dis­mi­nuir la in­fluen­cia oc­ci­den­tal, pe­ro an­te el fra­ca­so de la re­vuel­ta, acep­tó las con­di­cio­nes im­pues­tas por las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les.Fue su úl­ti­mo pe­rio­do, de 1902 has­ta su muerte en 1908, pe­ro nun­ca na­die en tan po­cos años cam­bió tan­tas le­yes y le dio la vuel­ta com­ple­ta­men­te a un país.

Le­van­tó la prohi­bi­ción de ma­tri­mo­nios mix­tos en­tre man­chúes y han; re­ba­jó la pre­sión so­bre las mu­je­res, que ya po­dían apa­re­cer so­las en pú­bli­co; pro­mo­vió la edu­ca­ción mo­der­na y ella mis­ma fun­dó la Es­cue­la de Mu­je­res Aris­tó­cra­tas; en 1902 de­cre­tó la re­vi­sión ge­ne­ral de to­das las le­yes; abo­lió la muerte por los mil cor­tes; creó el ban­co es­ta­tal y una mo­ne­da na­cio­nal, el yuan, en 1905; y co­men­zó a pre­pa­rar el te­rreno pa­ra la más fun­da­men­tal de las re­for­mas, con­ver­tir Chi­na en una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal, con un par­la­men­to ele­gi­do por el pue­blo.

En 1908 pu­bli­có un bo­rra­dor de Cons­ti­tu­ción y un pro­yec­to de Nor­ma­ti­va Elec­to­ral ins­pi­ra­do en Oc­ci­den­te. Sin em­bar­go, su mie­do a que la di­nas­tía Qing per­die­ra el trono, hi­zo que se afe­rra­ra la idea de que so­lo los man­chúes (mi­no­ría) pu­die­ran ser em­pe­ra­do­res y de­ja­ba de la­do a la gran ma­yo­ría del pue­blo chino, los han. Es­ta con­di­ción pro­pi­ció que la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria pro­yec­ta­da no fue­ra tan ape­ti­to­sa pa­ra mu­chos y dio alas a los re­pu­bli­ca­nos.

En no­viem­bre de 1908, los mé­di­cos de la Cor­te es­cri­bie­ron que Ci­xí “es­ta­ba ex­cep­cio­nal­men­te ex­haus­ta”, y ella mis­ma, cuan­do su­po que le que­da­ba po­co de vi­da, de­ci­dió to­mar una úl­ti­ma de­ci­sión: or­de­nó ma­tar a su hi­jo adop­ti­vo, el em­pe­ra­dor Guang­xu con arsénico pa­ra evi­tar que a su muerte to­do el im­pe­rio ca­ye­ra en ma­nos de los ja­po­ne­ses. Y es que el em­pe­ra­dor ha­bía co­que­tea­do con el país ve­cino pa­ra re­cu­pe­rar el po­der. La em­pe­ra­triz mu­rió ho­ras des­pués que su hi­jo pe­ro an­tes re­dac­tó el tes­ta­men­to de Guang­xu que ha­cía re­fe­ren­cia al es­ta­ble­ci­mien­to de una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal en el pla­zo de nue­ve años.

Tras su muerte, un se­cre­ta­rio del Gran Con­se­jo es­cri­bió el tes­ta­men­to de Ci­xí se­gún sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des: los chi­nos de­be­rían te­ner su par­la­men­to y el de­re­cho a vo­to e hi­zo re­caer la res­pon­sa­bi­li­dad úl­ti­ma del im­pe­rio en Long­yu, la es­po­sa po­co agra­cia­da y na­da in­te­li­gen­te de Guang­xu. Fue su úl­ti­ma ju­ga­da maes­tra: sa­bía que Long­yu no ten­dría fuer­za pa­ra lle­var ade­lan­te los cam­bios an­te la pre­sión de los re­pu­bli­ca­nos. Y así fue, el 12 de fe­bre­ro de 1912, la em­pe­ra­triz Long­yu pu­so su nom­bre en el De­cre­to de Ab­di­ca­ción que aca­bó con más de 2.000 años de mo­nar­quía ab­so­lu­ta en Chi­na. Ci­xí ha­bía cum­pli­do su de­seo: que el fu­tu­ro de Chi­na es­tu­vie­ra en las ma­nos del pue­blo.

“Ella qui­so pre­ser­var el país y evi­tar que se de­rra­ma­ra san­gre en una gue­rra ci­vil, pe­ro no pu­do pre­ver que el pe­rio­do pos­te­rior Mao cau­só la muerte de más de 70 mi­llo­nes de chi­nos. De­vas­tó el país”, con­clu­ye la au­to­ra.

RETRATO DE CIXÍ rea­li­za­do por la ame­ri­ca­na Kat­ha­ri­ne Carl.

EL EM­PE­RA­DOR XIANFENG, del que la jo­ven Cixí fue con­cu­bi­na. A su iz­quier­da, és­ta ro­dea­da de eu­nu­cos. Los dos re­tra­tos in­fe­rio­res co­rres­pon­den al prín­ci­pe Gong, con­se­je­ro y mano de­re­cha de Cixí, y al vi­rrey Zhang Zhi­dong, gran par­ti­da­rio de la emperatriz.

EL IM­PE­RIO CHINO se vio obli­ga­da a pa­gar a Ja­pón una re­pa­ra­ción de gue­rra es­can­da­lo­sa que lle­vó al país ca­si a la in­di­gen­cia. Aba­jo, el tra­ta­do de Nan­king que mar­có el fi­nal de la pri­me­ra Gue­rra del Opio con­tra los bri­tá­ni­cos (1839-1842).

EN LA CHI­NA en que se crió Cixí se lia­ban los pies a las mu­je­res pa­ra que no les cre­cie­ran de­ma­sia­do.

AN­TES DE FALLECER, evi­tó que tu­vie­ra lu­gar una gue­rra ci­vil, pe­ro no pu­do pre­ver la muer­te de 70 mi­llo­nes de chi­nos ba­jo el man­da­to de Mao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.