Ape­nas se ha­bían dispu­tado dos ca­rre­ras de la tem­po­ra­da 1988 de F1, y la su­pe­rio­ri­dad de los McLa­ren MP4/4 ya era más que no­to­ria, con todo el mun­do do­bla­do por Ayr­ton Sen­na y Alain Prost en Imo­la. Tan for­mi­da­ble y ca­si hu­mi­llan­te ac­tua­ción hi­zo re­fle­xion

Clasicos Exclusivos - - JAVIER DEL ARCO -

La de­mos­tra­ción de los McLa­ren MP4/ 4Hon­da ha si­do de nue­vo tan apa­bu­llan­te que por el pad­dock em­pie­zan a cir­cu­lar los ru­mo­res. No es­tá ex­ce­si­va­men­te le­ja­na la tem­po­ra­da de 1978 –mu­chos la vi­vie­ron–, en que los Lo­tus 79-Cos­worth de Ma­rio An­dret­ti y Ron­nie Pe­ter­son arra­sa­ron el cam­peo­na­to gracias a que po­seían un se­cre­to –el efec­to sue­lo– que les su­pu­so una ven­ta­ja in­sal­va­ble has­ta el mo­men­to en que sus com­pe­ti­do­res lo des­cu­brie­ron y em­pe­za­ron a co­piar­lo. El fér­til cerebro de Co­lin Chap­man, una vez más, ha­bía abier­to una nue­va vía tec­no­ló­gi­ca inex­plo­ra­da –co­mo en 1962 con el bas­ti­dor mo­no­cas­co y en 1967 con el mo­tor por­tan­te– de la que sus pi­lo­tos y él mis­mo se be­ne­fi­cia­ron am­plia­men­te en ex­clu­si­va du­ran­te una tem­po­ra­da y vi­vie­ron de ren­tas par­te de la si­guien­te.

Aho­ra, a la vis­ta de có­mo so­bre­vue­lan los McLa­ren a la com­pe­ten­cia, vuel­ve a sur­gir la pre­gun­ta: ¿qué tie­nen los MP4/4? Bar­nard se fue, Mu­rray ha lle­ga­do y ni si­quie­ra los MP4/2 y MP4/3 tu­vie­ron en su día se­me­jan­te mar­gen. Más de tres se­gun­dos por vuel­ta en los en­tre­na­mien­tos. ¡Es enor­me! Se­gun­do y me­dio por vuel­ta en ca­rre­ra, una vuel­ta com­ple­ta so­bre los me­jo­res de los de­más por Gran Premio. ¡Es inau­di­to!

El mo­tor Hon­da, sí, es un ar­gu­men­to. Pe­ro tam­bién lo lle­va ins­ta­la­do el Lo­tus 100T y todo y lle­van­do a su vo­lan­te al tri­cam­peón mun­dial de 1981, 83 y 87 el 100T es­tá a años luz del McLa­ren en tiem­pos y pres­ta­cio­nes.

¿Qué tie­ne el McLa­ren? Cuan­do el de Prost fue lle­va­do has­ta bo­xes col­ga­do de una grúa el sá­ba­do por la tar­de tras su­frir Alain un ac­ci­den­te (fue echa­do de la pis­ta por Ar­noux), los “es­pías” de los otros equi­pos se arra­ci­ma­ron co­mo ni­ños an­te un gui­ñol pa­ra tra­tar de ver al­go que les die­se una pis­ta. ¿Lo vie­ron? ¿Lo vio al­guno de ellos? Al­gún día lo

Es­te ar­tícu­lo se pu­bli­có por pri­me­ra vez en la re­vis­ta So­lo Au­to Ac­tual, nú­me­ro 21 (6-12 de ma­yor de 1988) sa­bre­mos. Por­que si así fue, el des­cu­bri­dor se guar­da­rá muy bien de de­cir­lo.

Fe­rra­ri era la gran es­pe­ran­za. En Bra­sil, los F1-87/88C ha­bían es­ta­do por de­ba­jo de lo es­pe­ra­do. “La vál­vu­la de des­car­ga”, di­je­ron los ita­lia­nos. Te­nían un mes pa­ra sol­ven­tar el pro­ble­ma y pro­ta­go­ni­zar el re­torno en fuer­za so­bre la pa­les­tra del Au­to­dro­mo Dino Fe­rra­ri. Na­da. Los Fe­rra­ri es­ta­ban mu­cho más le­jos de los McLa­ren en Imo­la que en Río. Cla­ro que los MP4/4, de acuer­do con las pre­dic­cio­nes de Prost, han me­jo­ra­do y los Fe­rra­ri se han que­da­do don­de es­ta­ban. Y eso, en Fór­mu­la 1, es re­tro­ce­der. ¿Qué ha­rá la Scu­de­ria? ¿Bus­car un chi­vo ex­pia­to­rio y de­fe­nes­trar­lo, sa­cri­fi­car­lo a los dio­ses de la ima­gen pú­bli­ca, de la opi­nión po­pu­lar? ¿Ade­lan­ta­rá la Scu­de­ria la pues­ta en ser­vi­cio del mo­no­pla­za con mo­tor at­mos­fé­ri­co di­se­ña­do por John Bar­nard en In­gla­te­rra? Mi­che­le Al­bo­re­to pa­re­cía ab­so­lu­ta­men­te de­sen­ga­ña­do en Imo­la e in­clu­so Ger­hard Ber­ger se mos­tra­ba hui­di­zo y na­da pro­pen­so a sus co­men­ta­rios ha­bi­tual­men­te de­sen­fa­da­dos.

Sen­na se ha to­ma­do la re­van­cha de Río. So­bre to­dos. So­bre los co­mi­sa­rios, so­bre Pi­quet –¡qué pla­cer co­ger­le vuel­ta, qué pla­cer te­ner­lo de­ba­jo en el po­dio!– y ha reivin­di­ca­do su nom­bre an­te quie­nes si­guen –se­gui­mos– opi­nan­do que Prost es Fan­gio y que él – Sen­na– es Moss, que Prost es Lau­da y él –Sen­na– es en­ton­ces Prost. Pe­ro todo y con eso, ahí te­ne­mos a Prost en ca­be­za del cam­peo­na­to, con seis pun­tos de ven­ta­ja, con su sa­voir fai­re y al vo­lan­te de un mo­no­pla­za su­pe­rior, fia­ble. ¡Adiós al TAG Pors­che de­ja­do de la mano de Pors­che en 1987! ¡Vi­va el Hon­da!

Mó­na­co da­rá un nue­vo dic­to den­tro de una se­ma­na.

Wi­lliams ha con­fir­ma­do los pro­nós­ti­cos: el vi­to­rea­do mo­tor Judd es frá­gil. Er­go, el FW12 no es fia­ble. Un co­che de ca­rre­ras se com­po­ne de cha­sis y mo­tor. Si una de am­bas par­tes fa­lla, de na­da sir­ve la otra. Ni­gel Man­sell no va a po­der te­ner­lo tan bien a fi­nal de tem­po­ra­da co­mo lo tu­vo en 198687. Tal vez en 1989...

Lo­tus –y con ella Pi­quet– va a te­ner que con­tem­po­ri­zar. Gé­rard Du­ca­rou­ge va a te­ner po­cos sue­ños agra­da­bles en 1988. So­bre otra ba­se me­cá­ni­ca, la tác­ti­ca re­co­ge­do­ra de pun­tos de Nel­son Pi­quet po­dría dar re­sul­ta­do: dos ca­rre­ras, dos po­dios, ocho pun­tos y ter­ce­ro del mun­dial. Pe­ro eso, con los dos McLa­ren en su for­ma ac­tual, me te­mo que no re­sul­te pa­ra na­da me­jor que la ter­ce­ra po­si­ción del po­dio fi­nal.

Be­net­ton ha re­co­gi­do el lis­tón de Wi­lliams. De­be, sin em­bar­go, con­fir­mar­lo. Una co­sa es man­dar la cla­si­fi­ca­ción del Tro­feo Co­lin Chap­man –y sus pi­lo­tos la del Jim Clark– y otra muy dis­tin­ta la del cam­peo­na­to ab­so­lu­to. Ty­rrell

ve­re- ga­nó el Tro­feo en 1987...

¡Y los Ligier fue­ra de la pa­rri­lla! In­só­li­to. Nun­ca, que yo re­cuer­de, ha­bía ocu­rri­do an­te­rior­men­te. Al me­nos, por mo­ti­vos de com­pe­ti­ti­vi­dad. ¿Qué pa­sa­rá aho­ra en Vichy? ¿Lo­gra­rá Mi­chel Te­tu en­de­re­zar el rum­bo? ¿Le da­rá la opor­tu­ni­dad Guy Ligier? ¿Lo­gra­rán Johans­son y Ar­noux com­pen­sar con sus ma­nos las de­fi­cien­cias del cha­sis en los ve­ri­cue­tos mo­ne­gas­cos? “Mon ami, ça c’est la de­con­fi­tu­re!”.

AGS, Co­lo­ni y Da­lla­ra, en cam­bio, es­tán dan­do más de lo que ini­cial­men­te se es­pe­ra­ba. Lo cual de­mues­tra que los pe­que­ños equi­pos vuel­ven a te­ner ca­bi­da en la F1 de Mr. Ec­cles­to­ne. Ose­lla tal vez de­be­ría plan­tear­se el vol­ver a par­tir de ce­ro. El bo­rrón y cuen­ta nue­va es, a ve­ces, la me­jor so­lu­ción. Rial, por su par­te, de­be­rá se­guir ju­gan­do du­ran­te la tem­po­ra­da al ca­ra o cruz de te­ner a De Ce­sa­ris co­mo pi­lo­to. Es, en cier­to mo­do, una emo­ción su­ple­men­ta­ria.

Y he­mos de­ja­do pa­ra el fi­nal a Mi­nar­di y los es­pa­ño­les por­que quie­ro que aca­be­mos con buen sa­bor de bo­ca. Los abra­zos, las ri­sas, la ilu­sión, eran pal­pa­bles en el box y en el mo­tor­ho­me del pe­que­ño equi­po en Imo­la. Con­te­ni­dos du­ran­te vier­nes y sá­ba­do. Des­bor­dan­tes el do­min­go por la tar­de. Los dos co­ches en la me­ta. Luis 11.º. Adrián –que co­me­tió el error de sa­lir sin ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra tra­se­ra y se que­dó sin rue­das–16.º. Es­tu­pen­do. Pe­ro co­mo lis­tón a su­pe­rar, aun­que eso no ha­ce fal­ta que se lo di­ga­mos por­que ya lo sa­ben. Dé­mos­les el pla­zo de un mes pa­ra su­pe­rar el pe­cu­liar Gran Premio de Mó­na­co. Pe­ro lue­go, que­rre­mos más. Ló­gi­co. Así es la vi­da. Os que­re­mos arri­ba. Si Nan­ni­ni lo ha con­se­gui­do, vo­so­tros tam­bién po­déis.

De to­dos mo­dos, de­jad­me ter­mi­nar con una pre­gun­ta.

¿Qué diablos tie­ne el McLa­ren? He aquí el quid de la cues­tión.

Sen­na aca­ba­ría pro­cla­mán­do­se cam­peón del mun­do en 1988 con el MP4/4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.