LUIS SEREIX SE­RRA

1940-2013

Clasicos Exclusivos - - NOTICIAS -

El pa­sa­do 23 de ju­lio fa­lle­cía Luis Sereix Se­rra en EE.UU., país don­de re­si­día. Luis, na­ci­do en Bar­ce­lo­na el 19 de mar­zo de 1940, ha­bía he­re­da­do la pa­sión por el au­to­mo­vi­lis­mo de su pa­dre, Luis Sereix Anen­to, que a fi­na­les de los años 40 ha­bía co­rri­do en Mont­juïc con un Ci­si­ta­lia 202 y un Ma­se­ra­ti A6 de su pro­pie­dad.

Su pri­mer co­che fue un Bu­gat­ti Baby, re­ga­lo de su pro­ge­ni­tor, al que el me­cá­ni­co fa­mi­liar, Ri­car­do Marín “Pi­cas”, le cam­bió el mo­tor eléc­tri­co por el de una mo­to­ci­cle­ta Cuc­cio­lo. Con él, el pe­que­ño Luis da­ba vuel­tas por el enor­me jar­dín la vi­vien­da fa­mi­liar, lla­ma­da El Cac­tus, ubi­ca­da en la Ave­ni­da Pear­son de Bar­ce­lo­na. La si­tua­ción de la fin­ca ha­cía que la ce­le­bra­ción de las ca­rre­ras en el cir­cui­to de Pe­dral­bes fue­se to­do un acon­te­ci­mien­to pa­ra la fa­mi­lia, que ins­ta­la­ba un tol­do en una im­pro­vi­sa­da tri­bu­na que aco­mo­da­ba a fa­mi­lia­res y vi­si­tan­tes.

A fi­na­les de los años 50, Luis Sereix Se­rra de­ci­dió vol­ver a Cu­ba, país en el que ya ha­bía es­ta­do en su ni­ñez. En aque­lla tie­rra tra­bó una ex­ce­len­te amis­tad con Ar­man­do Gar­cía Ci­fuen­tes, pi­lo­to es­pa­ñol que par­ti­ci­pa­ba en las ca­rre­ras que te­nían lu­gar en la is­la. Fue allí don­de to­mó por pri­me­ra vez par­te en una com­pe­ti­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca ofi­cial. En 1962, con oca­sión del Gran Pre­mio “Ave­ni­da del Puer­to”, pu­do dar al­gu­nas vuel­tas al vo­lan­te de un Fiat 1800, has­ta que los fre­nos de es­te no aguan­ta­ron el fuer­te rit­mo de ca­rre­ra y tu­vo que aban­do­nar.

A me­dia­dos de los 60, Luis de­ci­dió vol­ver a Es­pa­ña, que­dán­do­se a vi­vir en Ma­drid. Apro­ve­chó di­cha si­tua­ción pa­ra re­to­mar su in­te­rés por el mun­do de la com­pe­ti­ción. Ins­cri­to en el Club 600, del que lle­gó a ser vi­ce­pre­si­den­te, par­ti­ci­pó en nu­me­ro­sos rall­yes y subidas du­ran­te los años 1966 y 67 or­ga­ni­za­dos por la Fe­de­ra­ción Cen­tro, don­de era co­no­ci­do co­mo “el cu­bano”. A fi­na­les de los 60, Luis de­jó Es­pa­ña y pu­so rum­bo a EE.UU., don­de se en­con­tra­ba par­te de su fa­mi­lia, ins­ta­lán­do­se en Mia­mi.

En él vol­ve­ría a des­per­tar la pa­sión del au­to­mo­vi­lis­mo, apun­tán­do­se al Sports Car Club of Ame­ri­ca (SCCA), don­de ini­cial­men­te co­la­bo­ró co­mo vo­lun­ta­rio en la or­ga­ni­za­ción de ac­tos de­por­ti­vos. Ya en 1970 to­mó par­te en al­gu­nas prue­bas de­por­ti­vas, pe­ro se­ría en 1971 cuan­do par­ti­ci­pó en una prue­ba de má­xi­mo ni­vel: las 24 Ho­ras de Day­to­na, al vo­lan­te de un Ca­ma­ro Z/28, aca­ban­do en de­ci­mo­ter­ce­ra po­si­ción. Aquel año se­ría el pri­me­ro de una se­rie de par­ti­ci­pa­cio­nes en Day­to­na y Se­bring que se pro­lon­ga­rían du­ran­te más de dos dé­ca­das.

A me­dia­dos de los años 80, fue in­vi­ta­do a co­rrer en Cen­troa­mé­ri­ca; al vo­lan­te de un Che­vro­let Be­ret­ta, y du­ran­te al­go más de quin­ce años lo­gró im­por­tan­tes triun­fos que aña­dir a su pal­ma­rés. No se­ría es­ta la úni­ca par­ti­ci­pa­ción fue­ra de EE.UU.; en 1993 par­ti­ci­pa­ba en los 1.000 Km de Su­zu­ka, en Ja­pón. Luis, en sus úl­ti­mos años, al vo­lan­te de su Maz­da RX-7, se­guía com­pi­tien­do en ca­rre­ras or­ga­ni­za­das por el SCCA. Des­can­se en paz. An­to­nio Pa­la­cín

Con un Seat 850 Coupé en 1967, en un cir­cui­to es­pa­ñol

sin iden­ti­fi­car

El Che­vro­let Ca­ma­ro con el que Luis Sereix co­rrió las 12 Ho­ras de

Se­bring de 1976

En 1987 co­rrió en Mia­mi con es­te Pon­tiac Fi­re­bird

En el cir­cui­to de La Guácima, en Cos­ta Ri­ca, en 1993, con un Che­vro­let Be­ret­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.