Ro­ma­go­sa

Ser­gio PEN­SAN­DO EN VOZ AL­TA

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN -

Siem­pre me ha gus­ta­do tras­tear con do­cu­men­tos de otras épo­cas, cual­quie­ra que sea su na­tu­ra­le­za (li­bros, re­vis­tas, fi­che­ros, co­lec­cio­nes de fo­tos, pe­lí­cu­las, etc.). Aun­que nun­ca he te­ni­do el es­pí­ri­tu ri­gu­ro­so ni el tiem­po que re­quie­re la in­ves­ti­ga­ción se­ria, siem­pre he da­do por bien em­plea­das las ho­ras que he pa­sa­do con ellos. Apro­xi­mar­se a un te­ma co­mo, por ejem­plo, el que tan­to nos atrae de los vehícu­los an­ti­guos, a tra­vés de esos do­cu­men­tos nos brin­da otra pers­pec­ti­va, que com­ple­ta y en­ri­que­ce nues­tro cri­te­rio. Nos per­mi­te co­no­cer de pri­me­ra mano el con­tex­to en el que se desen­vol­vió el au­to­mó­vil en ca­da épo­ca y, con la ven­ta­ja que nos da el tiem­po trans­cu­rri­do, des­ve­lar el sig­ni­fi­ca­do real, la re­le­van­cia téc­ni­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca que tu­vo. A par­te de es­ta jus­ti­fi­ca­ción ló­gi­ca, es­tos es­car­ceos siem­pre me dejan la pla­cen­te­ra sen­sa­ción de es­tar dan­do con ellos nue­va exis­ten­cia a mo­men­tos ya pa­sa­dos pe­ro dig­nos de re­cuer­do.

En mi ju­ven­tud so­lo te­nía una for­ma de sa­tis­fa­cer es­ta afi­ción: per­so­nar­me en bi­blio­te­cas, he­me­ro­te­cas y ar­chi­vos. To­do un ri­tual an­ces­tral que, sin de­jar de te­ner su gra­cia, pre­sen­ta se­rios in­con­ve­nien­tes (per­mi­sos, in­co­mo­di­dad de las sa­las de lec­tu­ra, au­sen­cia de me­dios de re­pro­duc­ción ade­cua­dos, etc.). Con el tiem­po pu­de ir reunien­do una ba­se do­cu­men­tal de cier­ta im­por­tan­cia en mi ca­sa, con lo que di es­qui­na­zo a mu­chos de esos in­con­ve­nien­tes y me en­con­tré con otros (prin­ci­pal­men­te de es­pa­cio). Ha­ce unos años des­cu­brí la que – en mi opi­nión– es la for­ma de­fi­ni­ti­va de apla­car es­ta in­cli­na­ción. Me re­fie­ro a los fon­dos di­gi­ta­li­za­dos que es­tán pu­bli­cán­do­se gra­tui­ta­men­te en In­ter­net – tan­to por ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas co­mo pri­va­das– a un rit­mo tal y con una ca­li­dad que de­be­rían de­jar sa­tis­fe­cho al más exi­gen­te via­je­ro en el tiem­po y a más de un buen in­ves­ti­ga­dor.

Son cien­tos y al­gu­nos de ellos es­tán es­truc­tu­ra­dos de for­ma tan acer­ta­da (y ge­ne­ro­sa) que per­mi­ten des­car­gar to­dos los con­te­ni­dos se­lec­cio­na­dos o ha­cer en se­gun­dos bús­que­das ex­haus­ti­vas so­bre mi­les de pá­gi­nas. Por orien­tar

Fo­to­gra­fías y do­cu­men­tos de gran va­lor e in­te­rés his­tó­ri­co se en­cuen­tran en los fon­dos di­gi­ta­li­za­dos dis­po­ni­bles en In­ter­net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.