Ro­ma­go­sa

Ser­gio PEN­SAN­DO EN VOZ AL­TA

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN -

Los vehícu­los an­ti­guos, hoy por hoy, son bie­nes cu­ya tras­cen­den­cia cul­tu­ral po­cos dis­cu­ten. Des­de su apa­ri­ción, han for­ma­do par­te de las per­te­nen­cias más que­ri­das por s us pro­pie­ta­rios, cuan­do no les han pro­por­cio­na­do el sus­ten­to o han de­ter­mi­na­do has­ta su for­ma de ser. Es­to con­vier­te a todo vehícu­lo an­ti­guo en una in­me­jo­ra­ble ex­pre­sión del mo­men­to his­tó­ri­co que le vio na­cer, a par­tir de la que se pue­de ex­traer in­gen­te in­for­ma­ción so­bre esa épo­ca, co­mo por ejem­plo sus gus­tos o su tec­no­lo­gía.

Del mis­mo mo­do que todo vehícu­lo de­fi­ne su épo­ca, todo mo­men­to his­tó­ri­co del si­glo que­da re­tra­ta­do en sus vehícu­los. Es por es­te mo­ti­vo y no por otro que la ade­cua­da con­ser­va­ción de es­tos apa­ra­tos ob­so­le­tos es alen­ta­da en todo el mun­do, lle­gan­do in­clu­so a con­sen­tir­se im­por­tan­tes ex­cep­cio­nes a la nor­ma­ti­va vi­gen­te en aras de no rom­per esa cua­li­dad de ‘cáp­su­las del tiem­po’ que po­seen.

Por ello, me re­sul­ta inacep­ta­ble e inex­pli­ca­ble que el ci­ne es­pa­ñol –un ac­tor cul­tu­ral de pri­mer or­den– tra­te nues­tros pre­cia­dos vehícu­los con el po­co ri­gor con que lo ha­ce. Ra­ra es la apa­ri­ción en es­ce­na de un vehícu­lo an­ti­guo que no se tra­du­ce en una de­cep­ción pa­ra el afi­cio­na­do: cuan­do no es por­que el vehícu­lo en cues­tión es muy pos­te­rior a la épo­ca en que trans­cu­rre la ac­ción, es por­que lu­ce un co­lor im­po­si­ble o ha su­fri­do gro­tes­cas mo­der­ni­za­cio­nes.

Y eso cuan­do no nos in­ten­tan dar sen­ci­lla­men­te ‘ga­to por lie­bre’, co­mo es el ca­so des­en­ca­de­nan­te de es­tas lí­neas, en el que se ha­ce pa­sar por un Mer­ce­des Roads­ter de los años trein­ta (qui­zá has­ta por un mí­ti­co SSK) al VW es­ca­ra­ba­jo re­ca­rro­za­do que apa­re­ce en las imá­ge­nes que acom­pa­ñan es­ta mo­des­ta tri­bu­na, y que so­lo pue­de ser re­fle­jo de los co­ches pla­ye­ros que se fa­bri­ca­ron a fi­na­les de los se­ten­ta. Pa­ra col­mo, no se uti­li­za co­mo un vehícu­lo de re­lleno, sino co­mo pro­ta­go­nis­ta de una es­ce­na es­te­lar en la que se fil­ma des­de to­dos los án­gu­los du­ran­te va­rios mi­nu­tos.

La in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca na­cio­nal co­no­ce per­fec­ta­men­te la im­por­tan­cia que tie­ne una cui­da­da am­bien­ta­ción pa­ra ha­cer creí­bles sus his­to­rias. En otras par­ce­las, co­mo ves­tua­rio, ar­qui­tec­tu­ra, de­co­ra­ción de in­te- rio­res, pei­na­dos o ma­qui­lla­je, en­tre otras, se gas­tan enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro en in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca y en ha­cer reali­dad los re­sul­ta­dos de aque­lla. ¿Có­mo en­ton­ces des­cui­dan des­ca­ra­da­men­te un ele­men­to tan lla­ma­ti­vo co­mo los au­to­mó­vi­les?

El te­ma es to­da­vía me­nos dis­cul­pa­ble si te­ne­mos en cuen­ta lo fá­cil y ba­ra­to que se­ría evi­tar es­tos pro­ble­mas. Aquí no tie­nen que fa­bri­car na­da, ya que gracias a la la­bor de la afi­ción en nues­tro país pue­den en­con­trar­se uni­da­des muy dig­nas de ca­si cual­quier mo­de­lo; y tan so­lo ten­drían que so­me­ter su se­lec­ción pre­via al vis­to bueno de una per­so­na o en­ti­dad co­no­ce­do­ra del te­ma (Fun­da­ción RA­CE, FE­VA, clu­bes de mar­ca, etc.), pa­ra que, al me­nos, les con­fir­me que no es­tán es­ce­ni­fi­can­do un dis­pa­ra­te. Cuan­do la ig­no­ran­cia es tan fá­cil y ba­ra­ta de sub­sa­nar, no tie­ne ex­cu­sa.

Ami­gos del ci­ne es­pa­ñol que lle­guéis a leer es­tas lí­neas, te­ned pre­sen­te que, aun­que en la ac­tua­li­dad es­te ti­po de erro­res –aun sien­do de bul­to– no afec­ten a los ni­ve­les de au­dien­cia (la cons­tan­te des­in­for­ma­ción ha da­do sus fru­tos), pue­de no ser así en el fu­tu­ro o en otros paí­ses. Co­mo du­do mu­cho que dis­fru­téis in­du­cien­do a error a vues­tras au­dien­cias o ex­po­nién­doos vo­lun­ta­ria­men­te a que el ri­gor y pro­fe­sio­na­li­dad de vues­tro tra­ba­jo sea pues­to en te­la de jui­cio por quie­nes sí de­tec­tan el ‘ga­za­po’, os re­co­mien­do que si­gáis es­ta hu­mil­de y bie­nin­ten­cio­na­da su­ge­ren­cia.

Por lo que a no­so­tros –los afi­cio­na­dos– res­pec­ta, creo que de­be­ría­mos acos­tum­brar­nos a pro­tes­tar por es­tas ‘li­cen­cias’, en lu­gar de acep­tar­las co­mo inevi­ta­bles. En paí­ses co­mo el Reino Uni­do ha­ce mu­cho tiem­po que lo ha­cen y, qui­zá por eso, da gus­to ver su ci­ne en lo que a au­to­mo­ción se re­fie­re.

Fe­liz Na­vi­dad a to­dos. Vi­si­ta la web de Ser­gio Ro­ma­go­sa: www.es­cu­de­ria.com

Lle­va una es­tre­lla de tres pun­tas, pe­ro es­ta ré­pli­ca so­bre bas­ti­dor VW no cue­la co­mo Mer­ce­des Roads­ter de los años 30

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.