Ora­zio Sat­ta: el pa­dre del 105

Clasicos Exclusivos - - MINIATURAS -

Si­guien­do los pa­sos de gran­des del di­se­ño co­mo Vit­to­rio Jano, Ugo Gob­ba­to y Wi­fre­do Ri­cart, el tu­ri­nés Ora­zio Sat­ta Pu­li­ga (1910-1974) in­tro­du­jo Al­fa Romeo en la era mo­der­na. Li­cen­cia­do en in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca, es­pe­cia­li­za­do en di­se­ño ae­ro­náu­ti­co, Sat­ta reali­zó el ser­vi­cio mi­li­tar an­tes de re­gre­sar a su fa­cul­tad tu­ri­ne­sa co­mo pro­fe­sor has­ta 1939, cuan­do en­tró en Al­fa Romeo. En 1946 ya era je­fe de di­se­ño, y en 1951 fue nom­bra­do di­rec­tor cen­tral.

El le­ga­do de Sat­ta, des­de el de­sa­rro­llo del bó­li­do de Gran Premio Ti­po 158 has­ta el puen­te De Dion tran­sax­le del Al­fet­ta de 1970 y su apor­ta­ción al Alfasud, lo con­vier­te en un gi­gan­te crea­ti­vo en la his­to­ria del ilus­tre fa­bri­can­te mi­la­nés. Su ma­yor lo­gro fue la crea­ción de una fa­mi­lia de co­ches mo­der­nos y fa­bri­ca­dos en gran se­rie, des­de el 1900 has­ta los Giu­liet­ta y Giu­lia que con tan­ta bri­llan­tez per­pe­tua­ron las cua­li­da­des de pu­ra san­gre del pa­sa­do ar­te­sano de Al­fa en la épo­ca de la pos­gue­rra.

Sat­ta era un hom­bre del­ga­do y tran­qui­lo, que nun­ca le­van­ta­ba la voz pre­sa del enojo, y era ad­mi­ra­do tan­to por su hu­ma­ni­dad co­mo por sus co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos. Tam­bién era un con­su­ma­do con­duc­tor, y des­pués de su muer­te su hi­jo Giu­sep­pe con­ti­nuó en el de­par­ta­men­to de in­ge­nie­ría de Al­fa.

Sat­ta con el Al­fet­ta y las Giu­liet­ta y Giu­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.