‘POR EN­CI­MA DE LAS 4.000 RPM, EL MO­TOR TIE­NE UNA PATADA DE LO MÁS AGRE­SI­VA’

Clasicos Exclusivos - - MINIATURAS -

com­pa­ra­ción con los tam­bo­res de los pri­me­ros Tes­ta Ros­sa. En com­bi­na­ción con una di­rec­ción di­rec­ta y per­fec­ta­men­te con­tra­pe­sa­da, y unas re­la­cio­nes del cam­bio muy ce­rra­das, la con­duc­ción del Dino de 680 kg de pe­so pron­to se con­vier­te en una ins­pi­ra­ción.

Al ti­rar más, se apre­cia que el cha­sis po­see un aplo­mo fan­tás­ti­co; es fá­cil ver por qué los ases mo­der­nos Jean-Marc Gou­non y Sam Han­cock co­nec­ta­ron tan bien con su ca­rác­ter en Good­wood. “Con los fre­nos de dis­co pue­des apu­rar mu­cho más en las cur­vas”, ex­pli­ca Cot­ting­ham. “Es muy ágil. En los cir­cui­tos mo­der­nos se pue­de sa­car par­ti­do de su equi­li­brio, pe­ro hay que re­tor­cer­le el pes­cue­zo de ver­dad pa­ra ex­pri­mir todo su po­ten­cial”.

Los ra­san­tes cie­gos y las cur­vas ce­rra­das de Mill­brook pron­to se re­ve­lan frus­tran­tes pa­ra apro­ve­char di­cho po­ten­cial, y an­he­lo vi­ra­jes más rá­pi­dos y abier­tos pa­ra des­cu­brir el equi­li­brio neu­tro del Dino a gran ve­lo­ci­dad, pe­ro aquí me asus­ta la po­si­bi­li­dad de arru­gar la ca­rro­ce­ría ori­gi­nal de Fan­tuz­zi. “El equi­li­brio es mag­ní­fi­co, pe­ro el com­por­ta­mien­to pen­de de un hi­lo cuan­do ata­cas de ver­dad”, in­sis­te Cot­ting­ham.

Lle­va unas vuel­tas acos­tum­brar­se al ca­rác­ter del V6, pe­ro el 2 li­tros po­see una patada agre­si­va cuan­do es­tá entonado. La cla­ve es man­te­ner­lo por en­ci­ma de las 4.000 rpm, co­sa que re­sul­ta fá­cil con un cam­bio de mar­chas tan bien es­ca­lo­na­do. El ru­gi­do del es­ca­pe es ron­co com­pa­ra­do con el se­duc­tor au­lli­do del mo­tor V12, y al fi­nal me zum­ban los oí­dos.

En­tre los ad­mi­ra­do­res del 196/246 se con­ta­ba el di­fun­to Phil Hill, que com­par­tió un 246 S con Wolf­gang von Trips pa­ra aca­bar en una im­pre­sio­nan­te se­gun­da po­si­ción en la Tar­ga Flo­rio de 1960, por de­trás del Pors­che RS 60 ven­ce­dor de Jo Bon­nier y Hans Herrmann.

“Siem­pre pa­re­cie­ron una ver­sión re­du­ci­da de al­go más gran­de y más fuer­te”, afir­mó des­pués de un en­sa­yo de re­een­cuen­tro pa­ra la re­vis­ta Road & Track en el año 2000. “Pe­ro la ra­pi­dez de res­pues­ta del V6 ofre­cía una elas­ti­ci­dad que re­sul­ta­ba muy útil en un cir­cui­to es­tre­cho y re­vi­ra­do co­mo la Tar­ga Flo­rio”.

Hill te­nía una me­jor opi­nión del Dino que del Tes­ta Ros­sa V12, “en el que pa­re­cías pa­sar más tiem­po re­man­do con la ca­ja de cam­bios o su­frien­do a la sa­li­da de las cur­vas, cuan­do el mo­tor ti­tu­bea­ba por un mo­men­to. El V6 siem­pre tu­vo una bue­na res­pues­ta a ba­jo ré­gi­men, pe­ro el Pors­che era un bó­li­do más du­ro y me­jor cons­trui­do. En el Dino y el Tes­ta Ros­sa, los amor­ti­gua­do­res se de­bi­li­ta­ban al ca­bo de unas vuel­tas, y te de­ja­ban bre­gan­do con un com­por­ta-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.