El pri­mer gran hé­roe me­xi­cano

Clasicos Exclusivos - - MINIATURAS -

se lle­va­ron a ca­bo en el ta­ller de Fan­tuz­zi. Ba­jo una es­pe­sa nie­bla, Ri­car­do era sép­ti­mo en un enor­me pe­lo­tón de 67 co­ches, pe­ro en la vuel­ta 31 aban­do­nó con pro­ble­mas de mo­tor. Moss y Dan Gur­ney se im­pu­sie­ron con el ‘Bird­ca­ge’, pe­ro la ca­rre­ra es re­cor­da­da so­bre todo por el in­cen­dio en los bo­xes del Dino 0778 de 3 li­tros de Gior­gio Scar­lat­ti, en la vuel­ta 14, des­pués de que se de­rra­ma­ra ga­so­li­na so­bre el es­ca­pe.

Tal vez de­bi­do al de­sen­can­to por los ma­los re­sul­ta­dos, y al de­seo de dis­po­ner de un mo­de­lo más po­ten­te pa­ra tu­tear­se con los pun­te­ros, los Ro­drí­guez re­ven­die­ron el 0776 a Chi­net­ti pa­ra com­prar un Tes­ta Ros­sa V12 de 3 li­tros –el cha­sis nú­me­ro 0746 TR–, con el que so­lo co­rrie­ron dos ve­ces. NART con­ti­nuó ha­cien­do co­rrer el Dino en EE.UU., y el equi­po for­ma­do por Wi­lliam Hel­burn, John ‘ Buck’ Fulp y Skip Hud­son dis­pu­tó con él las 12 Ho­ras de Se­bring de 1961, Ri­car­do Ro­drí­guez no pu­do ha­cer na­da cuan­do la sus­pen­sión del Lo­tus 24 se rom­pió en la cur­va Pe­ral­ta­da del cir­cui­to Mag­da­le­na Mi­xiuh­ca, que an­dan­do el tiem­po se­ría re­bau­ti­za­do en ho­nor de su her­mano Pe­dro y su­yo. El cho­que a gran ve­lo­ci­dad con­tra el guar­da­rraíl du­ran­te los en­tre­na­mien­tos del Gran Premio de Mé­xi­co de 1962 hi­zo que el jo­ven pi­lo­to de 20 años sa­lie­ra dis­pa­ra­do del co­che, y po­co des­pués fa­lle­ció de re­sul­tas de las gra­ves le­sio­nes pro­du­ci­das.

Los afi­cio­na­dos me­xi­ca­nos que­da­ron de­sola­dos por la pér­di­da de es­te ta­len­to na­tu­ral pe­ro im­pul­si­vo, que ha­bía des­pun­ta­do en to­da cla­se de com­pe­ti­cio­nes, des­de el ci­clis­mo (fue cam­peón infantil) has­ta la vic­to­ria en la Tar­ga Flo­rio de 1962, con Willy Mai­res­se y Oli­vier Gen­de­bien.

En su cor­ta vi­da, Ro­drí­guez acu­mu­ló un di­la­ta­do pal­ma­rés de­por­ti­vo gracias a la in­dul­gen­cia de su acau­da­la­do pa­dre. Des­pués de de­jar las mo­to­ci­cle­tas, se pa­só a los co­ches con un Fiat To­po­lino en prue­bas lo­ca­les de tu­ris­mos. A los 15 años, su nom­bre ya es­ta­ba en bo­ca de todo el mun­do, cuan­do ga­nó la ca­te­go­ría 1.500 cc con un nue­vo Pors­che 550 RS en Ri­ver­si­de, Ca­li­for­nia, en su pri­me­ra ca­rre­ra fue­ra de Mé­xi­co.

Va­rios or­ga­ni­za­do­res de­ne­ga­ron la ins­crip­ción a Ri­car­do de­bi­do a su ju­ven­tud, pe­ro en 1959 ya es­ta­ba dispu­tan­do prue­bas del mun­dial de Co­ches Sport, em­pe­zan­do en las 12 Ho­ras de Se­bring con un Os­ca 950 S. Los pun­tos cul­mi­nan­tes de su ca­rre­ra fue­ron el se­gun­do pues­to en Le Mans en 1960, com­par­tien­do un Fe­rra­ri 250 Tes­ta Ros­sa con An­dré Pi­let­te, y otro se­gun­do lu­gar en los 1000 Km del Nür­bur­gring de 1961, es­ta vez jun­to a su her­mano Pe­dro, tam­bién con un Tes­ta Ros­sa. Asi­mis­mo, los her­ma­nos Ro­drí­guez se ano­ta­ron dos edi­cio­nes de los 1000 Km de Pa­rís, en Montl­héry, en 1961 y 1962, con los Fe­rra­ri 250 SWB y GTO, res­pec­ti­va­men­te.

Des­pués de co­rrer pa­ra NART, Ri­car­do de­bu­tó con el equi­po Fe­rra­ri de fá­bri­ca con una sen­sa­cio­nal ac­tua­ción en el GP de Ita­lia de 1961, en el que ca­li­fi­có en se­gun­da po­si­ción de la pa­rri­lla y lu­chó en ca­be­za has­ta que tu­vo una ave­ría en la bom­ba de ga­so­li­na. En­zo se mos­tra­ba pre­ca­vi­do acer­ca de la ve­lo­ci­dad pu­ra del jo­ven me­xi­cano, que en oca­sio­nes pa­re­cía de­sen­fre­na­da, co­mo tam­bién era el ca­so con Mai­res­se. Ri­car­do si­guió dispu­tan­do el cam­peo­na­to del mun­do con la Scu­de­ria en 1962, y lo más des­ta­ca­do de una di­fí­cil tem­po­ra­da con el po­co com­pe­ti­ti­vo ‘mo­rro de ti­bu­rón’ fue un cuar­to pues­to en Spa, des­pués de que Ro­drí­guez de­ja­ra pa­sar al je­fe de fi­las y vi­gen­te cam­peón del mun­do, Phil Hill, en la úl­ti­ma vuel­ta, si­guien­do las ór­de­nes de equi­po de Eu­ge­nio Dra­go­ni des­de el mu­ro de bo­xes. pe­ro no pa­sa­ron del 18.º pues­to fi­nal. En ju­nio de di­cho año, Fulp ad­qui­rió el co­che y si­guió co­rrien­do con Hud­son co­mo coéqui­pier, con un sex­to pues­to en el Gran Premio de Ca­na­dá, en Mos­port, co­mo me­jor re­sul­ta­do. En mar­zo de 1962, Chi­net­ti vol­vió a ha­cer un cam­bio con el 0776, ven­dién­do­se­lo a Tom O’Brien, de Nue­va Jer­sey, por 10.000 dó­la­res.

En 1966, el as de la F1 Jo Sif­fert con­ven­ció al pa­trón Rob Wal­ker pa­ra que com­pra­ra el Fe­rra­ri. Los her­ma­nos Ro­drí­guez ha­bían he­cho muy bue­na im­pre­sión a Wal­ker, fa­mo­so por su fa­ce­ta de con­cur­san­te pri­va­do en las ca­rre­ras, y, en 1962, ha­bía fi­cha­do a Ri­car­do pa­ra ha­cer co­rrer su Lo­tus 24 en la pri­me­ra edi­ción del Gran Premio de Mé­xi­co (no pun­tua­ble), pe­ro des­gra­cia­da­men­te el ído­lo lo­cal se ma­tó en los en­tre­na­mien­tos. Con la ma­trí­cu­la RRW 1 y con las ta­pas de los fa­ros pin­ta­das de ro­jo a jue­go con la ca­rro­ce­ría, Wal­ker uti­li­zó el 0776 con re­gu­la­ri­dad du­ran­te los 12 años si­guien­tes.

A par­tir de 1992, el co­che dio ini­cio a una vi­da ac­ti­va en las ca­rre­ras de his­tó­ri­cos, gracias a la pa­sión de Kerry Ma­no­las. Es­te co­lec­cio­nis­ta aus­tra­liano siem­pre res­tau­ra­ba sus co­ches con una ri­gu­ro­sa aten­ción a los de­ta­lles, y re­clu­tó a Spen­cer Mar­tin pa­ra que lo hi­cie­ra co­rrer en las com­pe­ti­cio­nes más im­por­tan­tes. En­tre otros pro­pie­ta­rios pos­te­rio­res es­tu­vie­ron Mi­chael Pearson y Ant­hony Bam­ford, y en el Good­wood Re­vi­val de 2008 el Dino aca­bó cuar­to en el Sus­sex Trophy, en ma­nos de Jean- Marc Gou­non. Des­pués de una pro­fun­da re­cons­truc­ción, el 0776 va a vol­ver a EE.UU., pe­ro es­tá por ver si es­te va­lio­so bó­li­do vuel­ve a dispu­tar una ca­rre­ra al­gu­na vez.

DK En­gi­nee­ring (dkeng.co.uk)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.