Mi­ni Coo­per

Ha­ce 50 años, el pe­que­ño uti­li­ta­rio di­se­ña­do por Alec Is­si­go­nis – y sal­pi­men­ta­do por Char­les y John Coo­per– ob­tu­vo la pri­me­ra de sus tres victorias en el rally de Mon­te­car­lo. Pa­ra con­me­mo­rar la efe­mé­ri­de, el dor­sal nú­me­ro 1 del Mon­te­car­lo His­tó­ri­co de est

Clasicos Exclusivos - - LEYENDAS - TEX­TO VA­LEN­TÍ FRA­DE­RA

El Mi­ni es­tá de mo­da. El pa­sa­do mes de enero, Na­ni Ro­ma ce­rra­ba el círcu­lo de su tra­yec­to­ria en el Da­kar su­bien­do a lo más al­to del po­dio con su Mi­ni All4 Ra­cing, jus­to cuan­do se cum­plen 50 años de la pri­me­ra de las tres victorias del Mi­ni Coo­per en el rally de Mon­te­car­lo. La efe­mé­ri­de se ce­le­bró co­mo me­re­cía en la edi­ción de es­te año del Mon­te­car­lo His­tó­ri­co de re­gu­la­ri­dad. El dor­sal nú­me­ro uno de los 308 equi­pos par­ti­ci­pan­tes fue pa­ra un Mi­ni Coo­per S de 1964, co­mo el que se im­pu­so en el Prin­ci­pa­do ha­ce 50 años. Y es­te co­che, tri­pu­la­do por An­drew McAl­pi­ne y Fred Ga­llag­her, to­mó la sa­li­da des­de la pla­za de la Catedral de Bar­ce­lo­na, el 24 de enero, por­que el Mon­te­car­lo His­tó­ri­co em­pie­za des­de seis ciu­da­des eu­ro­peas, co­mo se ha­cía an­tes. Una tra­di­ción que Bar­ce­lo­na man­tu­vo has­ta que se ex­tin­guió a me­dia­dos de los años 90, y que re­cu­pe­ró ha­ce 12 años con los co­ches clá­si­cos, siem­pre con la or­ga­ni­za­ción del RACC. El Mi­ni nú­me­ro uno fue el pri­me­ro de los 45 co­ches que es­co­gie­ron Bar­ce­lo­na co­mo pun­to de sa­li­da de la eta­pa de concentración has­ta Va­len­ce.

Ha­ce 50 años, el Mi­ni ven­ce­dor no sa­lió de Bar­ce­lo­na –la pri­me­ra vez fue en 1982–, sino de Minsk, en la ac­tual Bie­lo­rru­sia. Cuan­do Paddy Hop­kirk y Henry Lid­don –pi­lo­to y co­pi­lo­to– in­ten­ta­ban arran­car el co­che a 40 gra­dos ba­jo ce­ro, ni se les de­bía pa­sar por la ca­be­za que fue­ran a ser ellos los ven­ce­do­res, aun­que el año an­te­rior un Mi­ni ya ha­bía si­do ter­ce­ro en Mon­te­car­lo. Pe­ro el ca­so es que el re­gla­men­to fa­vo­re­cía des­ca­ra­da­men­te a los co­ches con mo­to­res pe­que­ños, me­dian­te un sis­te­ma de hán­di­caps que co­rre­gía los tiem­pos se­gún la ci­lin­dra­da de los vehícu­los.

El Mi­ni se en­fren­ta­ba a un te­mi­ble es­cua­drón de ocho Ford Fal­con nor­te­ame­ri­ca­nos de 4.7 li­tros de ci­lin­dra­da y ca­si 300 CV, uno de los cua­les pi­lo­ta­do por el cam­peón del mun­do de F1 de 1962, Graham Hill. No obs­tan­te, los mo­des­tos 1.097 cc del Mi­ni se re­ve­la­ron im­ba­ti­bles una vez apli­ca­do el ín­di­ce de pres­ta­ción, y el me­jor Fal­con –el de Bo Ljung­feldt, el más rá­pi­do con hol­gu­ra en los tra­mos de ve­lo­ci­dad, que se ha­bían in­tro­du­ci­do en 1961– se tu­vo que con­for­mar con el se­gun­do pues­to, de­trás de Hop­kirk y el Mi­ni Coo­per.

Ana­li­za­do con la dis­tan­cia del tiem­po, el sis­te­ma re­zu­ma una an­ti­de­por­ti­vi­dad fla­gran­te, to­tal­men­te in­ve­ro­sí­mil ba­jo el pris­ma del de­por­te pro­fe­sio­nal de al­to ni­vel. Pe­ro hay que de­cir que en aque­lla épo­ca el Mon­te­car­lo no era una man­ga más del mun­dial de ra­llies –que no se ins­tau­ró has­ta 1973–, sino un fin en sí mis­mo en el que la or­ga­ni­za­ción ha­cía y des­ha­cía a su an­to­jo.

Así, en 1965 el sis­te­ma de hán­di­caps cam­bió –ya no fa­vo­re­cía tan­to a los co­ches pe­que­ños– y, pa­ra col­mo, el Mi­ni au­men­tó de ci­lin­dra­da, has­ta los 1.275 cc. Aho­ra ga­na­ría el más rá­pi­do, li­sa y lla­na­men­te. Lo que pa­sa es que el más rá­pi­do fue el mí­ti­co Ti­mo Mä­ki­nen (nin­gu­na re­la­ción con el te­tra­cam­peón mun­dial de 1996-99, Tom­mi Mä­ki­nen)... al vo­lan­te del Mi­ni Coo­per S.

La or­ga­ni­za­ción del Mon­te­car­lo ya es­ta­ba har­ta, del pe­que­ño Mi­ni. Mä­ki­nen vol­vió a ga­nar en 1966; más aún, tres Mi­nis co­pa­ron el po­dio – co­mo en el re­cien­te Da­kar–. La ar­bi­tra­rie­dad de los ofi­cia­les de la prue­ba al­can­zó ni­ve­les olím­pi­cos: los tres Mi­ni –y el cuar­to cla­si­fi­ca­do, un Ford Lo­tus Cor­ti­na– fue­ron ex­clui­dos sin ton ni son, por ha­ber mon­ta­do unos fa­ros no re­gla­men­ta­rios. Mi­ra por dón­de, la vic­to­ria fue a pa­rar al quin­to cla­si­fi­ca­do, un Ci­troën DS21 –fran­cés, co­mo los or­ga­ni­za­do­res– con­du­ci­do por Pau­li Toi­vo­nen, pa­dre del mí­ti­co Hen­ri (que con su muer­te en 1986 pon­dría fin a los Gru­po B).

Sin em­bar­go, el Mi­ni rió el úl­ti­mo y vol­vió a im­po­ner­se en 1967, aho­ra con Rauno Aal­to­nen. La ven­gan­za ha­bía si­do dul­ce, pe­ro la es­ca­la­da de potencia de los ri­va­les era im­pa­ra­ble y en 1968 – ya sin hán­di­caps de nin­gún ti­po, eli­mi­na­dos pa­ra siem­pre– Aal­to­nen so­lo fue ter­ce­ro, por de­trás de dos po­ten­tes Pors­che 911 T.

Es­ta ra­cha de éxi­tos en una prue­ba que en­ton­ces ya era mí­ti­ca fue cla­ve en el as­cen­so a le­yen­da del au­to­mo­vi­lis­mo del pe­que­ño uti­li­ta­rio di­se­ña­do por Alec Is­si­go­nis en 1959. Tan­to es así, que su fa­bri­can­te –el gi­gan­te bri­tá­ni­co Bri­tish Mo­tor Cor­po­ra­tion, lue­go Bri­tish Ley­land y fi­nal­men­te Ro­ver– ha­ce tiem­po que se fue al ga­re­te, pe­ro el Mi­ni si­gue bien vi­vo y con mar­ca pro­pia, aun­que el co­che que BMW fa­bri­ca ac­tual­men­te tie­ne po­co que ver con aquel vehícu­lo que apro­ve­cha­ba sus tres me­tros es­ca­sos ha­cien­do ga­la de un in­ge­nio pro­di­gio­so... Pen­sán­do­lo bien, sin em­bar­go, aún tie­ne me­nos que ver con el co­che del Da­kar de Na­ni Ro­ma.

An­drew McAl­pi­ne y Fred Ga­llag­her, con el Mi­ni Coo­per S, an­tes de sa­li­da del Mon­te­car­lo His­tó­ri­co des­de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.