Ro­ma­go­sa

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN - Vi­si­ta la web de Ser­gio Ro­ma­go­sa: www.es­cu­de­ria.com

Me des­cu­bro an­te Teo Mar­tín y quie­nes han co­la­bo­ra­do con él en Ma­drid Mo­tor Days. El re­ga­lo que nos hi­cie­ron es­tas pa­sa­das Na­vi­da­des es de los que dejan hue­lla. Re­co­noz­co con gus­to que sa­lí en­tu­sias­ma­do por la ca­li­dad y cohe­ren­cia de la co­lec­ción de vehícu­los ex­pues­ta y tam­bién por el es­fuer­zo sin pre­ce­den­tes rea­li­za­do por am­bien­tar el re­cin­to de for­ma que es­tu­vie­ra a la al­tu­ra del con­te­ni­do ex­pues­to. Un as­pec­to im­por­tan­te al que ca­si nun­ca se pres­ta la de­bi­da aten­ción en nues­tro país.

La de­co­ra­ción es­ta­ba tan cui­da­da que los asép­ti­cos pa­be­llo­nes de Ife­ma per­die­ron –a mis ojos– por pri­me­ra vez su ha­bi­tual frial­dad, dán­do­me la im­pre­sión de cons­ti­tuir el alo­ja­mien­to per­ma­nen­te de la co­lec­ción: gran­des am­plia­cio­nes fo­to­grá­fi­cas de los vehícu­los en ac­ción y más de una pan­ta­lla gi­gan­te fo­rra­ban li­te­ral­men­te las pa­re­des del pa­be­llón 2; to­dos los vehícu­los es­ta­ban im­pe­ca­bles, pro­te­gi­dos por una ba­ran­di­lla de di­se­ño uni­fi­ca­do y con­ta­ban con su co­lum­na in­for­ma­ti­va mos­tran­do fo­tos, his­to­rial y da­tos téc­ni­cos de ca­da ejem­plar; la mo­que­ta del pa­be­llón 4 re­crea­ba la pis­ta de un cir­cui­to, real­zan­do y guian­do la vi­si­ta en­tre los ejem­pla­res allí ex­pues­tos. Los stands de las fir­mas ex­po­si­to­ras es­ta­ban tan bien dis­pues­tos, los ins­ti­tu­cio­na­les en ge­ne­ro­sas is­las y los co­mer­cia­les ocu­pan­do los la­te­ra­les del pa­be­llón 4, que cum­plían su mi­sión sin rom­per la ar­mo­nio­sa uni­dad del con­jun­to (de he­cho al­gu­nos, co­mo el del RA­CE, la des­ta­ca­ban).

¡Y qué de­cir de los vehícu­los! El co­ra­zón de la ex­po­si­ción es­ta­ba in­te­gra­do por los mí­ti­cos Gru­po B que nos pu­sie­ron los pe­los de punta en los ochen­ta. Po­si­ble­men­te una de las me­jo­res y más com­ple­tas co­lec­cio­nes de es­te ti­po de vehícu­los que exis­ten en el mun­do, en la que no fal­ta­ba re­pre­sen­ta­ción de nin­gún mo­de­lo y to­dos se en­con­tra­ban en per­fec­to es­ta­do de re­vis­ta. Jun­to a ellos, ejem­pla­res de las ver­sio­nes ‘de ca­lle’ fa­bri­ca­das pa­ra su ho­mo­lo­ga­ción, una re­pre­sen­ta­ción tam­bién muy com­ple­ta de los mo­de­los que vi­mos com­pe­tir en el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Tu­ris­mos (CET) y una se­lec­ción ya más he­te­ro­gé­nea pe­ro tam­bién in­tere­san­te de vehícu­los de com­pe­ti­ción de otras épo­cas y/o es­pe­cia­li­da­des, des­de el co­no­ci­do Lan­cia Au­re­lia de la es­cu­de­ría Rep­sol a los mo­no­pla­zas de F1 del ya his­tó­ri­co His­pa­nia Ra­cing Team, en la que pre­do­mi­na­ban los co­ches de ra­llies de Gru­po 3, Gru­po 4 y WRC.

En po­cas pa­la­bras: una ex­po­si­ción que –por su con­te­ni­do y pre­sen­ta­ción– cau­sa­ría sen­sa­ción en cual­quier gran ca­pi­tal mun­dial.

La or­ga­ni­za­ción se pro­di­gó tam­bién en aten­cio­nes con los asis­ten­tes, al­gu­nas ya ha­bi­tua­les y otras que me­re­ce­rían lle­gar a ser­lo. Así:

•In­clu­ye­ron es­pa­cios lú­di­cos pa­ra in­cen­ti­var las vi­si­tas de las fa­mi­lias. Con­cre­ta­men­te, la DGT ins­ta­ló una pis­ta de edu­ca­ción vial por la que los ni­ños po­dían cir­cu­lar en tri­ci­clos y va­rios stands con­ta­ban con si­mu­la­do­res de con­duc­ción.

•Ofre­cie­ron en­tra­das a pre­cio re­du­ci­do (8 eu­ros) a los clu­bes que or­ga­ni­za­ran vi­si­tas en gru­po al even­to, con apar­ca­mien­to pre­fe­ren­te y gra­tui­to pa­ra quie­nes, ade­más, acu­die­ran con un vehícu­lo an­ti­guo.

•In­vi­ta­ron a pi­lo­tos fa­mo­sos y ha­bi­li­ta­ron un es­pa­cio pa­ra que pu­die­ran aten­der có­mo­da­men­te a la afi­ción.

Con­si­de­ro otro acier­to el ha­ber da­do ca­bi­da en es­te even­to a la en­tre­ga de pre­mios de los dis­tin­tos cam­peo­na­tos or­ga­ni­za­dos en 2013 por la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Au­to­mo­vi­lis­mo. A tal efec­to se ins­ta­ló una ta­ri­ma so­bre­ele­va­da de ge­ne­ro­sas pro­por­cio­nes, con un in­me­jo­ra­ble so­por­te au­dio­vi­sual. Apar­te de que no se me ocu­rre un mar­co me­jor pa­ra ello, los pi­lo­tos y sus fa­mi­lia­res die­ron mu­cho am­bien­te a esa jor­na­da.

La vi­da de Teo Mar­tín ha si­do y es un cla­ro ejem­plo de de­di­ca­ción y pa­sión por la au­to­mo­ción. La em­pre­sa que di­ri­ge, Des­gua­ces Teo, lle­va dé­ca­das ayu­dan­do a los con­duc­to­res a man­te­ner sus vehícu­los y a los afi­cio­na­dos a res­tau­rar­los. Tam­bién ha dis­fru­ta­do del au­to­mó­vil, co­mo pi­lo­to –prin­ci­pal­men­te a los man­dos de los mí­ti­cos co­ches de ra­llies del Gru­po B– y co­mo je­fe del equi­po Teo Mo­tors­port que tan­to ani­mó el Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Tu­ris­mos en los no­ven­ta. Di­ce Teo que con­ser­van­do y mos­tran­do es­tas ma­ra­vi­llas me­cá­ni­cas so­lo pre­ten­de agra­de­cer al mun­do del au­to­mó­vil lo que ha re­ci­bi­do. Tras ad­mi­rar su co­lec­ción y ver el ca­ri­ño pues­to en com­par­tir­la, yo le creo.

Por to­do ello ce­le­bra­ría que es­te cer­ta­men ha­ya te­ni­do pú­bli­co su­fi­cien­te pa­ra ha­cer via­ble su re­pe­ti­ción en Ma­drid o en cual­quier otra gran ciu­dad es­pa­ño­la, per­mi­tién­do­nos así se­guir dis­fru­tan­do de es­ta co­lec­ción úni­ca en tan­to no dis­pon­ga de un es­pa­cio de ex­po­si­ción pú­bli­ca per­ma­nen­te.

Ter­mino in­for­mán­doos de que se ha edi­ta­do un li­bro con oca­sión del sa­lón: His­to­ria de una Pa­sión (ISBN 978-94-616-7406-0). Es una bue­na re­fe­ren­cia grá­fi­ca e his­tó­ri­ca de los vehícu­los de la co­lec­ción de su or­ga­ni­za­dor, con pin­ce­la­das de la his­to­ria del de­por­te del au­to­mó­vil en Es­pa­ña du­ran­te la épo­ca en la que es­tu­vo en activo. Se com­ple­ta con un DVD con cer­ca de una ho­ra de pe­lí­cu­las mos­tran­do es­tas po­de­ro­sas má­qui­nas y sus pi­lo­tos en ac­ción. ¡Rá­fa­gas!

Teo Mar­tín (iz­da.), con Emi­lio de Vi­llo­ta, en Ma­drid Mo­tor Days

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.