Mar­cel Moix

CAR­BU­RAN­DO…

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN -

La Au­to­mo­bi­lia, es de­cir, to­dos aque­llos ob­je­tos re­la­cio­na­dos con el mun­do del au­to­mó­vil, for­ma una par­te muy im­por­tan­te del uni­ver­so del co­lec­cio­nis­ta de nues­tra pa­sión. Des­de lo más tra­di­cio­nal, co­mo li­bros, au­tó­gra­fos y pin­tu­ras, a lo más no­ve­do­so, co­mo mo­bi­lia­rio y com­ple­men­tos de de­co­ra­ción, pa­san­do por el fe­ti­chis­mo de tro­feos, re­lo­jes, ar­tícu­los de pi­lo­tos fa­mo­sos, etc.

De he­cho, no hay subas­ta de pres­ti­gio del au­to­mó­vil que, ade­más de los lo­tes que con­for­man los pro­pios co­ches, no ten­ga una bue­na can­ti­dad de lo­tes de au­to­mo­bi­lia con pie­zas que, en al­gu­nas oca­sio­nes, pue­den lle­gar tam­bién a cifras sor­pren­den­tes. Por ejem­plo, ha­ce po­co la sa­la Ch­ris­tie’s subas­tó un As­ton Mar­tin DB5 a es­ca­la 1/3 de los usa­dos en cier­tas es­ce­nas de la úl­ti­ma en­tre­ga de Jams Bond, Sky­fall, por ca­si 100.000 dó­la­res, una ci­fra exa­ge­ra­da a to­das lu­ces, so­lo ex­pli­ca­ble por la mi­to­lo­gía del per­so­na­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Al­gu­nos ob­je­tos de au­to­mo­bi­lia se han con­ver­ti­do ya en clá­si­cos que to­do buen co­lec­cio­nis­ta desea­ría in­cor­po­rar a su “fon­do de ar­ma­rio”. Uno de los más co­di­cia­dos es el Baby Bu­gat­ti (que, por cier­to, nun­ca fue lla­ma­do T52, aun­que al­gu­nos se em­pe­ñen), cu­ya gé­ne­sis es muy curiosa. Es­te Bu­gat­ti T35 a es­ca­la fue cons­trui­do pa­ra Ro­land Bu­gat­ti, el hi­jo de 5 años de Et­to­re, en 1927. Tal fue su éxi­to que la se­lec­ta clien­te­la de la mar­ca em­pe­zó a so­li­ci­tar un Baby Bu­gat­ti jun­to a su Bu­gat­ti a ta­ma­ño real. En 3 años se cons­tru­ye­ron apro­xi­ma­da­men­te 500 uni­da­des, y hoy en día son le­gión las ré­pli­cas, por lo que hay que ir con cui­da­do. Pues bien, los ori­gi­na­les al­can­zan hoy en día pre­cios por en­ci­ma de los 120.000 eu­ros, can­ti­dad mu­cho más ló­gi­ca por el ob­je­to de marras.

Otro ca­so des­ta­ca­do son los ador­nos de ra­dia­dor de La­li­que, el fa­bri­can­te ga­lo de ob­je­tos de cris­tal art-dé­co. Su pre­cio­sa Vic­toi­re al­can­za fá­cil­men­te los 30.000 eu­ros, por ello hay mul­ti­tud de ré­pli­cas (al­gu­nos pro­pie­ta­rios de las au­tén­ti­cas las ad­quie­ren pa­ra sus­ti­tuir la au­tén­ti­ca cuan­do acu­den a en­cuen­tros con ries­go…).

El ca­so de los re­lo­jes es de los que lla­ma más la aten­ción. Apar­te de los mo­de­los es­pe­cí­fi­cos pa­ra el mo­tor (los Ta­zio Nu­vo­la­ri de Eber­hard, los Bentley de Breitling, los As­ton Mar­tin de Jae­ger-LeCoultre, etc.), el pa­ro­xis­mo smo se al­can­za con los cier­tas uni­da­des del ubi­cuo Day­to­na de Ro­lex. De nue­vo Ch­ris­tie’s or­ga­ni­zó una subas­ta ex­clu­si­va de 50 mo­de­los del Day­to­na, a la que lla­mó “Les­son One”, y que pul­ve­ri­zó cual­quier ré­cord co­no­ci­do. La pal­ma se la lle­vó el lo­te 23, un Day­to­na Paul New­man #6263 de 1969, que se ad­ju­di­có por ca­si 1,1 mi­llo­nes de dó­la­res… Las di­fe­ren­cias con otros Day­to­na son muy su­ti­les, pe­ro la di­fe­ren­cia de pre­cio es abis­mal.

De to­dos mo­dos, no es ne­ce­sa­rio ni mu­cho me­nos ir­se a es­tas cifras es­tra­tos­fé­ri­cas pa­ra em­pe­zar nues­tra pro­pia co­lec­ción de au­to­mo­bi­lia, y a cos­te en oca­sio­nes irri­so­rio. Uno de los me­jo­res mo­dos es vi­si­tar los ta­lle­res que no ha­yan su­fri­do una gran re­no­va­ción en años. Se­gu­ro que hay la­tas de acei­te, al­gu­na he­rra­mien­ta ob­so­le­ta, car­te­les de cha­pa, en fin, ob­je­tos a los que no les dan de­ma­sia­da im­por- tan tan­cia y que, con un po­co de mano izq iz­quier­da y la­bia, nos lle­va­re­mos ba­jo b el bra­zo. Así con­se­guí ha­ce po­co un pre­cio­so ex­po­si­tor de los años 60 de bu­jías Be­ru (es­pe­cí­fi­cas de Pors­che), con sus di­fe­ren­tes t mo­de­los nue­vos a es­tre­nar, y por po el mó­di­co pre­cio de… un ca­fé y unas un ri­sas. Tam Tam­po­co hay que des­car­tar las subas­tas on li li­ne. En el por­tal Ebay se pue­den en­con­tra en­con­trar mul­ti­tud de ob­je­tos de au­to­mo­bi­lia a pre­cios muy con­te­ni­dos, apar­te de los “pa­ta ne­gra”, que en oca­sio­nes se pue­den ne­go­ciar en es­tos mo­men­tos que vi­vi­mos. Des­ti­nar una tar­de tran­qui­la a na­ve­gar por sus lis­ta­dos en bus­ca de aquel ar­tícu­lo mal anun­cia­do (pa­sa a me­nu­do), de aquel otro por el que na­die mues­tra in­te­rés (me­nos fre­cuen­te, pe­ro pa­sa), o del que ha­cía tiem­po que an­dá­ba­mos bus­can­do (y nos ras­ca­mos el bol­si­llo). La sa­tis­fac­ción cuan­do nos lle­ga el pa­que­te es com­pa­ra­ble a la de nues­tra in­fan­cia en el día de re­yes.

En Mo­to­rS­por­tFi­les.com voy a ini­ciar a par­tir de Fe­bre­ro una sec­ción en la que ire­mos des­cu­brien­do jun­tos es­te pro­ce­lo­so mun­di­llo, con con­se­jos, ar­tícu­los des­ta­ca­dos y opor­tu­ni­da­des po­co co­no­ci­das pa­ra que to­dos po­dáis em­pe­zar o am­pliar vues­tra co­lec­ción. Eso sí, ¡no le deis mi nom­bre a vues­tra pa­re­ja!

Arri­ba: la “Vic­toi­re” de La­li­que. Iz­da.: a es­ca­la 1/3, es­te DB5 eclip­sa a mu­chos de sus “pa­dres”. Aba­jo: Ro­land Bu­gat­ti es­tre­nan­do su Baby Bu­gat­ti; El Ro­lex Day­to­na Paul New­man

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.