CHE­VRO­LET COR­VET­TE vs BRIS­TOL 412

‘EL BRIS­TOL SE BA­LAN­CEA CO­MO UN FERRY EN­TRE OLAS EN­CRES­PA­DAS, PE­RO EL AGA­RRE ES ELE­VA­DO’

Clasicos Exclusivos - - MINIATURAS -

Qué tie­nen en co­mún un Cor­vet­te y un Bris­tol? Bueno, apar­te del te­cho ti­po tar­ga que po­si­bi­li­ta su in­clu­sión en es­te re­por­ta­je, los dos mon­tan gran­des y pe­re­zo­sos mo­to­res V8 ame­ri­ca­nos. Cla­ro que eso es de es­pe­rar en un Cor­vet­te, pe­ro es­te es del úl­ti­mo año de los mo­de­los C3, cuan­do los car­bu­ra­do­res fue­ron sus­ti­tui­dos por la in­yec­ción Cross-Fi­re con re­gu­la­dor. Eso su­po­ne unos elás­ti­cos 200 CV –10 CV más que el año an­te­rior–, y el co­che tam­bién pa­só a in­cor­po­rar la nue­va ca­ja au­to­má­ti­ca Che­vro­let 700-R4 de cua­tro mar­chas.

El Cor­vet­te que ilus­tra es­tas pá­gi­nas com­par­te el ga­ra­je con un Sting Ray del 65 y un mo­derno pe­ro pro­ble­má­ti­co Cor­vet­te C5. Pe­ro el del 82 se por­ta bien: “No he gas­ta­do mu­cho en el co­che y siem­pre arran­ca y fun­cio­na bien. El con­su­mo es ele­va­do, pe­ro no te com­pras uno si te preo­cu­pan esa cla­se de co­sas”, di­ce su due­ño, que ha­ce 20 años que lo tie­ne.

Du­ran­te es­te pe­rio­do de la pro­duc­ción del Cor­vet­te, to­dos los co­ches eran coupés con el te­cho en T des­mon­ta­ble, igual que el Bris­tol 412, aun­que en es­te tam­bién hay un par de asien­tos tra­se­ros. Y no es pa­ra me­nos: es un co­che in­men­so, mu­cho más lar­go de lo que las fo­tos lle­gan a ex­pre­sar. Su pro­pie­ta­rio ha­ce seis años que con­du­ce es­te Se­ries 1 –el 15.º de los 22 fa­bri­ca­dos–, y a su mu­jer y a él les en­can­ta: “Es dis­tin­to, tie­ne per­so­na­li­dad. Y en la au­to­pis­ta to­do el mun­do se que­da mi­rán­do­lo”. No es de ex­tra­ñar, por­que el di­se­ño de Za­ga­to pa­re­ce ha­ber si­do en­car­ga­do por Her­man Muns­ter. No es lo que se di­ce bo­ni­to, pe­ro des­ti­la una gran pre­sen­cia. Ade­más, el te­cho es muy ver­sá­til, pu­dién­do­se op­tar por una pe­que­ña ca­po­ta pos­te­rior ple­ga­ble o el hard-top mon­ta­do pa­ra nues­tra se­sión de fo­tos.

Ade­más, el Bris­tol no so­lo em­pe­que­ñe­ce vi­sual­men­te al Cor­vet­te, tam­bién eclip­sa sus pres­ta­cio­nes, gra­cias a un Chrys­ler V8 más muscu­loso. El in­men­so par con­vier­te el 412 en un ver­da­de­ro hot rod pa­ra ca­ba­lle­ros, y me da la im­pre­sión de que si Rolls-Roy­ce no hu­bie­ra ab­sor­bi­do Bentley, así es co­mo ha­bría an­da­do uno de es­tos en los años 70. So­lo al ata­car en las cur­vas se no­ta to­do ese pe­so –el co­che se ba­lan­cea co­mo un ferry en­tre olas en­cres­pa­das–, pe­ro el ni­vel de aga­rre es no­ta­ble­men­te al­to. Ade­más, la in­tro­mi­sión del vien­to es es­ca­sa, in­clu­so con las ven­ta­ni­llas ba­ja­das.

No se pue­de de­cir lo mis­mo del Cor­vet­te, que se lle­va la pal­ma de la com­pa­ra­ti­va en es­te as­pec­to. Por al­gu­na ra­zón ae­ro­di­ná­mi­ca di­fí­cil de en­ten­der, el ai­re gol­pea tan­to co­mo en la ma­yo­ría de des­ca­po­ta­bles, lo que tal vez ex­pli­que por qué su due­ño di­ce que no sue­le qui­tar el te­cho. Una pe­na, por­que la po­si­ción de con­duc­ción ideal, los có­mo­dos y anató­mi­cos asien­tos y la ban­da so­no­ra del Chevy V8 in­vi­tan a con­du­cir lar­go y ten­di­do, y me ha­cen so­ñar con esas in­ter­es­ta­ta­les in­ter­mi­na­bles. Pue­de que la di­rec­ción no ofrez­ca mu­cho tac­to ni pre­ci­sión, pe­ro eso nun­ca se le ha da­do bien al Cor­vet­te, y los fre­nos sí que son ex­ce­len­tes.

En el fon­do, el Bris­tol res­pon­de al mis­mo sue­ño. Tie­ne el so­ni­do, el con­fort, el tren de ro­da­je in­des­truc­ti­ble y fá­cil de re­pa­rar, y se­gu­ra­men­te uno po­dría ir de cos­ta a cos­ta sin te­ner que mon­tar el pa­nel del te­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.