‘Min­go’ Buc­ci

Clasicos Exclusivos - - TOP TEN -

Na­ci­do en 1884 en una fa­mi­lia de emigrantes ita­lia­nos, Do­min­go Buc­ci es­tu­dió ingeniería y des­de los 13 años tra­ba­jó en bi­ci­cle­tas, má­qui­nas de co­ser y ar­mas en una em­pre­sa de San­ta Fe. Gra­cias a una he­ren­cia, via­jó a Ita­lia pa­ra apren­der a vo­lar co­mo alumno del le­gen­da­rio avia­dor Ro­land Ga­rros. Al vol­ver a la Ar­gen­ti­na es­tre­nó un es­pec­tácu­lo de acro­ba­cia aé­rea, pe­ro los es­ca­sos be­ne­fi­cios hi­cie­ron que sen­ta­ra ca­be­za con un ta­ller fa­mi­liar. Pron­to se vio pi­ca­do por el gu­sa­ni­llo de las ca­rre­ras, y Buc­ci de­jó hue­lla pre­pa­ran­do mar­cas nor­te­ame­ri­ca­nas co­mo Over­land, Ca­se y, más ade­lan­te, Hud­son.

Es­te hom­bre mo­des­to –que em­pe­zó a co­rrer co­mo me­cá­ni­co de a bor­do an­tes de pa­sar a ser pi­lo­to– se des­ta­có gra­cias a un es­ti­lo rá­pi­do y lim­pio, y sus tác­ti­cas in­ge­nio­sas. Su ré­cord de 19 victorias en la Fuer­za Li­bre per­ma­ne­ció im­ba­ti­do y se con­vir­tió en un ído­lo en las pro­vin­cias, pe­ro en 1933 so­bre­vino la tra­ge­dia, cuan­do su Chrys­ler-De So­to Es­pe­cial se es­tre­lló con­tra un par­ti­ci­pan­te de­te­ni­do en la pis­ta y ocul­to por el pol­vo du­ran­te una prue­ba ru­te­ra.

Los dos hi­jos de Buc­ci –Ro­lan­do y Cle­mar– tam­bién fue­ron pi­lo­tos, mien­tras que el gran Ós­car Alfredo Gál­vez siem­pre lle­vó una fo­to­gra­fía de Buc­ci en la car­te­ra. Aun­que pe­na­li­za­do en cuan­to a ve­lo­ci­dad, Buc­ci dis­fru­tó de una ca­rre­ra sin pro­ble­mas pa­ra au­par­se con el triun­fo, mien­tras los co­ches eu­ro­peos fa­lla­ron o se vie­ron re­tra­sa­dos. Pe­ro no fue nin­gún pa­seo, pues Buc­ci ba­tió el ré­cord de la pis­ta con una vuel­ta a 170 km/h, gra­cias en bue­na me­di­da al nue­vo mo­tor Hud­son de cu­la­ta en F y una re­la­ción de gru­po de 3:1. Un pi­lo­to in­vi­ta­do uru­gua­yo, Da­niel Ar­ta­ga­vey­tia, mar­có el me­jor tiem­po en la úl­ti­ma prue­ba de 1927, un ki­ló­me­tro lan­za­do en Mon­te­vi­deo.

El éxi­to de Buc­ci pro­si­guió en los cir­cui­tos, pe­ro en un prin­ci­pio ha­bía de­ci­di­do no asis­tir al Gran Pre­mio Na­cio­nal de 1928. No obs­tan­te, pre­sio­na­do por el im­por­ta­dor de Hud­son, vol­vió pa­ra pe­lear con su vie­jo ri­val Juan Gau­dino y su Chrys­ler Im­pe­rial. Ga­nó el Bes­tium, pe­ro so­lo des­pués de dos ave­rías de la bom­ba de acei­te, y cru­zó la me­ta en Cór­do­ba con el mo­tor tra­que­tean­do de for­ma in­quie­tan­te. Con un nue­vo ré­cord en el pro­me­dio de la prue­ba y los 8.000 pe­sos del pre­mio, Buc­ci era un hom­bre fe­liz, que re­co­no­ció el mé­ri­to de su co­pi­lo­to me­cá­ni­co, Da­mián As­tral­di, que co­no­cía la ru­ta co­mo la pal­ma de la mano des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do pa­ra el ACA.

Buc­ci si­guió re­vi­san­do y me­jo­ran­do el Bes­tium, en oca­sio­nes ha­cién­do­lo co­rrer con un de­pó­si­to de com­bus­ti­ble al des­cu­bier­to en las prue­bas ruteras, o con una ca­rro­ce­ría ae­ro­di­ná­mi­ca pa­ra las prue­bas del ki­ló­me­tro lan­za­do co­mo la de Mon­te­vi­deo, don­de, a pe­sar de la are­na, al­can­zó los 160 km/h. Des­pués de tan­tos éxi­tos, Buc­ci ven­dió el Bes­tium, que si­guió com­pi­tien­do has­ta 1939. Eso sí, pa­ra el Gran Pre­mio Na­cio­nal de 1929, Buc­ci se pu­so a su vo­lan­te una úl­ti­ma vez: tras mar­car el ter­cer me­jor tiem­po en los en­tre­na­mien­tos, se vio frus­tra­do por un ra­dia­dor per­fo­ra­do y cin­co pin­cha­zos y aca­bó aban­do­nan­do.

Des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, el Bes­tium que­dó arrin­co­na­do en la par­te de atrás del de­pó­si­to de De­si­de­rio Ku­ri­ger en Ra­fae­la, pe­ro Da­niel van Lier­de aca­bó res­ca­tan­do el fa­mo­so bó­li­do. Des­pués de una re­cons­truc­ción to­tal se­gún sus es­pe­ci­fi­ca­cio­nes ori­gi­na­les, se con­vir­tió en un par­ti­ci­pan­te ha­bi­tual en los ra­llies ar­gen­ti­nos, in­clui­das las Mil Mi­llas. En 2009, du­ran­te una épi­ca prue­ba de Bentley de épo­ca des­de La Quia­ca has­ta Tie­rra del Fue­go, el Speed Six de Van Lier­de tu­vo pro­ble­mas de mo­tor y se hi­zo traer el Bes­tium pa­ra cul­mi­nar el re­to. De­sa­fian­do a la llu­via y la nie­ve con la tri­pu­la­ción ex­pues­ta a los ele­men­tos, el cé­le­bre bó­li­do te­nía una pin­ta tre­men­da en me­dio del au­gus­to con­voy de au­tos Bri­tish Ra­cing Green.

Tras ha­ber pro­fun­di­za­do en los co­ches de Fuer­za Li­bre que com­pi­tie­ron en el Cono Sur en­tre 1919 y 1942 con la ayu­da del ex­tra­or­di­na­rio li­bro del mis­mo tí­tu­lo – Fuer­za Li­bre– de Gui­ller­mo Sán­chez, ver por fin el cé­le­bre Hud­son en la fe­ria Au­to­clá­si­ca fue un mo­men­to ex­cep­cio­nal. Allí plan­ta­do, so­bre un cam­po em­pa­pa­do por la llu­via, con los neu­má­ti­cos

Iz­da.: ta­pa del es­ca­pe per­so­na­li­za­da. Aba­jo, de iz­da. a dcha.: el Bes­tium si­gue mon­tan­do en mo­tor Hud­son de cu­la­ta en F; el an­cho vo­lan­te pre­si­de el aus­te­ro ha­bi­tácu­lo. En la

otra pá­gi­na: el lar­go re­co­rri­do de la sus­pen­sión sa­be li­diar con los ba­ches de las ca­rre­te­ras ar­gen­ti­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.