“TU­VE EL PLA­CER DE PAR­TI­CI­PAR EN EL CAOS”

Co­rrer pa­ra Ma­se­ra­ti po­día re­sul­tar frus­tran­te, pe­ro nun­ca abu­rri­do. Stir­ling Moss re­me­mo­ra con Clá­si­cos Ex­clu­si­vos los al­ti­ba­jos de una re­la­ción que abar­có del 250F al Bird­ca­ge

Clasicos Exclusivos - - 100 AÑOS - TEX­TO JA­MES PA­GE FO­TOS LAT

Por una cu­rio­sa ano­ma­lía his­tó­ri­ca, a Stir­ling Moss lo si­guen re­la­cio­nan­do es­tre­cha­men­te con Mer­ce­des, pe­se a que pa­só una so­la tem­po­ra­da con el equi­po. De he­cho, du­ran­te su ca­rre­ra el le­gen­da­rio pi­lo­to in­glés co­rrió mu­cho más a me­nu­do con el ro­jo de Ma­se­ra­ti que con el pla­tea­do de Stutt­gart, pri­me­ro co­mo pri­va­do y lue­go co­mo ofi­cial. La ad­qui­si­ción de un 250F dio un nue­vo ca­riz a su ca­rre­ra, y fue con­se­cuen­cia di­rec­ta de un via­je a Ale­ma­nia.

“An­tes de la tem­po­ra­da de 1954, mi má­na­ger Ken Gre­gory fue con mi pa­dre a ver a Al­fred Neu­bauer –re­cuer­da Moss, que es­ta­ba de vacaciones en las Baha­mas mien­tras se urdían es­tas in­tri­gas– por­que ya se sa­bía que Mer­ce­des iba a vol­ver a la F1. Neu­bauer di­jo que yo no lo ha­bía he­cho mal has­ta en­ton­ces, pe­ro que an­tes de com­pro­me­ter­se a al­go que­ría ver lo que po­día ha­cer con un buen co­che.

“Pa­pá y Ken fue­ron a Ita­lia pa­ra visitar Ma­se­ra­ti y com­prar un 250F –ade­más de re­cam­bios y co­sas por el es­ti­lo–, con el acuer­do de que ten­dría las mis­mas evo­lu­cio­nes que los ofi­cia­les. Có­mo no, en una de mis pri­me­ras ca­rre­ras un 250F de fá­bri­ca me pa­só co­mo una ex­ha­la­ción por la rec­ta, y tu­vi­mos que ir a pre­gun­tar qué pa­sa­ba aquí”.

Es bien sa­bi­do que Moss pre­fe­ría co­rrer pa­ra equi­pos bri­tá­ni­cos don­de fue­ra po­si­ble, y es­pe­ra­ba ob­te­ner una ven­ta­ja a ba­se de ‘an­gli­ca­ni­zar’ su Ma­se­ra­ti. “En Ja­guar ha­bía tra­ba­ja­do con Dun­lop, así que me pa­re­ció ló­gi­co pe­dir­les que mon­ta­ran dis­cos en el 250F. Tam­bién in­ten­té uti­li­zar los neu­má­ti­cos Dun­lop, pe­ro en aque­lla épo­ca no eran tan buenos co­mo los Pi­re­lli.

“¡ Me­nu­do co­che, el 250F! Re­sul­ta di­fí­cil com­pa­rar­lo con el W196 por­que el Mer­ce­des no se rom­pía, pe­ro el Ma­se­ra­ti era más fá­cil de con­du­cir y no te­nía ri­val por lo que res­pec­ta al com­por­ta­mien­to”.

Moss con­ser­vó su 250F has­ta 1956, cuan­do fi­chó por el equi­po ofi­cial. Ade­más de re­por­tar­le un par de vic­to­rias en F1, la tem­po­ra­da su­pu­so el ini­cio de una re­la­ción más lar­ga con Ma­se­ra­ti en las ca­rre­ras de re­sis­ten­cia, y tu­vo bas­tan­te éxi­to con el 300S, in­clui­da una vic­to­ria en los 1000 Km del Nür­bur­gring. Por des­gra­cia, el in­ten­to de re­pe­tir la épi­ca vic­to­ria del año an­te­rior en las Mi­lle Mi­glia aca­bó en un ac­ci­den­te, pues el 350S pre­pa­ra­do de­pri­sa y co­rrien­do que Moss com­par­tía con De­nis Jen­kin­son se sa­lió de la ca­rre­te­ra; al me­nos, un ár­bol im­pi­dió que ca­ye­ra ba­rran­co aba­jo.

“Los co­ches sport eran fantásticos... apar­te del 450S, que era una bes­tia. Creo que el equi­po es­ta­ba un po­co al­te­ra­do, y pen­sa­ban que la res­pues­ta era aña­dir más y más po­ten­cia. Pa­ra las Mi­lle Mi­glia de 1957, te­nía­mos un 450S con una ca­ja de cin­co mar­chas y una ca­ja de trans­fe­ren­cia de dos mar­chas. La idea era te­ner dos jue­gos de re­la­cio­nes, uno lar­go y otro cor­to. Pa­re­cía co­mo si hu­bie­ra una mar­cha pa­ra ca­da cur­va...

“El 450S cou­pé que pi­lo­té ese año en Le Mans era ho­rro­ro­so. Ae­ro­di­ná­mi­ca­men­te era ex­tra­ño, y ade­más se em­pa­ña­ba por den­tro y la llu­via no se lim­pia­ba por fue­ra; las es­co­bi­llas no lle­ga­ban a to­car el pa­ra­bri­sas. Se hi­zo tan a úl­ti­ma ho­ra que el equi­po ni si­quie­ra pen­só en las aber­tu­ras de ven­ti­la­ción. Los Ma­se­ra­ti siem­pre eran me­jo­res al fi­nal de la tem­po­ra­da que al prin­ci­pio, y Le Mans era re­la­ti­va­men­te pron­to. Esa cla­se de co­sas so­lían que­dar re­suel­tas más ade­lan­te en el año”.

Tras una es­tan­cia muy exi­to­sa en As­ton Mar­tin, Moss vol­vió a pi­lo­tar un Ma­se­ra­ti sport en 1960, por cortesía del equi­po yan­qui Ca­mo­ra­di y su Ti­po 61. Ese año vol­vió a im­po­ner­se en los 1000 Km del Nür­bur­gring, su­peran­do la ha­bi­tual cli­ma­to­lo­gía in­cle­men­te del Ei­fel y con Dan Gur­ney co­mo coéqui­pier. “El Bird­ca­ge fue el me­jor co­che sport de mo­tor de­lan­te­ro que pi­lo­té. Era muy rí­gi­do, y su­fi­cien­te­men­te bueno con el mo­tor de 2 li­tros, pe­ro di­je que te­nía que te­ner más po­ten­cia. Por eso Ma­se­ra­ti pa­só al 2.8.

“Lo­gré un par de bue­nas vic­to­rias en el ’Ring; creo que sim­ple­men­te me dis­gus­ta­ba me­nos que a los de­más pi­lo­tos. Y bajo la llu­via, el des­gas­te de las rue­das dis­mi­nuía y eso le iba bien a mi es­ti­lo. Ade­más, Gur­ney era ex­ce­len­te. Jun­to con Tony Brooks, fue el me­jor com­pa­ñe­ro que tu­ve”.

Moss tie­ne muy buenos re­cuer­dos de Ma­se­ra­ti, y ha­bla efu­si­va­men­te de sus ca­rre­ras pa­ra la mar­ca: “Los me­cá­ni­cos eran apasionados y to­tal­men­te en­tre­ga­dos. Yo era un ti­po de pi­lo­to bas­tan­te se­rio, y res­pe­ta­ba la ma­ne­ra ale­ma­na de ha­cer las co­sas, pe­ro es­tar con Ma­se­ra­ti me brin­dó el pla­cer de par­ti­ci­par en el caos. Jenks era igual: siem­pre tu­vo de­bi­li­dad por el equi­po de­bi­do a eso. To­do era un po­co más in­for­mal.

“En Ma­se­ra­ti ha­bía per­so­na­jes de ver­dad. Ne­llo Ugo­li­ni [el di­rec­tor de­por­ti­vo] era un ti­po muy ma­jo, y efi­cien­te a su ma­ne­ra, so­bre to­do con el cro­nó­me­tro. Po­día ha­cer unas 24 ho­ras él so­li­to. El je­fe de me­cá­ni­cos, Gue­rino Ber­toc­chi, tam­bién era un buen pi­lo­to. En una ca­rre­ra en la Ar­gen­ti­na, Jean Beh­ra se re­tra­só... ¡ Ha­bía pa­sa­do la no­che con una se­ño­ri­ta y el trá­fi­co es­ta­ba peor de lo que es­pe­ra­ba! Ber­toc­chi se pu­so al vo­lan­te, em­pe­zó la ca­rre­ra y Beh­ra lo re­le­vó cuan­do lle­gó”.

Un de­no­mi­na­dor co­mún de la es­tan­cia de Moss en el equi­po ita­liano fue que por lo ge­ne­ral los co­ches eran rá­pi­dos, pe­ro tam­bién frá­gi­les, in­clu­so pa­ra lo que se es­ti­la­ba en la épo­ca. “Po­dría ha­ber ga­na­do el tí­tu­lo con el 250F [en 1956], pe­ro fue cul­pa mía. Te­nía ofer­tas pa­ra ir a otros equi­pos y con­du­cir co­ches más fia­bles, pe­ro uno es­co­ge lo que le pa­re­ce en aquel mo­men­to. De na­da sir­ve la­men­tar­se aho­ra. Di­cho es­to, siem­pre he pen­sa­do que si los Ma­se­ra­ti los hu­bie­ran cons­trui­do Fe­rra­ri o Mer­ce­des, ha­brían si­do im­ba­ti­bles”.

Su­pe­rior: ce­le­bran­do la vic­to­ria en el GP de Ita­lia de 1956; triun­fo en Sil­vers­to­ne con el 300S, en 1956. Arri­ba: el mal que­ri­do 450S cou­pé en Le Mans. Iz­da.: Moss con su 250F en Good­wood, en 1954; con el Bird­ca­ge y Gur­ney en el ’Ring

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.