Edi­to­rial

Clasicos Exclusivos - - EDITORIAL - VALENTÍ FRADERA P. D. Aman­tes del GTO, ¡no os per­dáis la sec­ción de li­bros de es­te mes!

Ame­dia­dos del mes de agos­to, mien­tras fi­ni­qui­tá­ba­mos es­te ejem­plar de Clá­si­cos Ex­clu­si­vos, se ce­le­bró el fin de se­ma­na fan­tás­ti­co de Monterey, en Ca­li­for­nia, jun­to con el ce­le­bra­do Con­cur­so de Ele­gan­cia de Peb­ble Beach. De to­do ello da­re­mos cuen­ta en el pró­xi­mo nú­me­ro –y con un co­la­bo­ra­dor de ex­cep­ción, avi­sa­dos es­tán–, pe­ro hu­bo un de­ta­lle del even­to que no po­de­mos de­jar de avan­zar aquí: la subas­ta de un mag­ní­fi­co Fe­rra­ri 250 GTO, que ba­tió el ré­cord de las subas­tas de co­ches clá­si­cos al ser ad­ju­di­ca­do por la frio­le­ra de 38,115 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 28,5 mi­llo­nes de eu­ros).

Mar­cel Moix des­gra­na el acon­te­ci­mien­to en la sec­ción Car­bu­ran­do... de es­te mes, pe­ro avan­ce­mos aquí que se tra­ta­ba del cha­sis 3851 GT, que for­ma­ba par­te de la co­lec­ción Ma­ra­ne­llo Ros­so de Fa­bri­zio Vio­la­ti. El an­te­rior re­cord car era un Mer­ce­des W196 de Gran Pre­mio, que cam­bió de ma­nos el año pa­sa­do en Good­wood por ‘ape­nas’ 33 mi­llo­nes de dó­la­res.

La ex­clu­si­vi­dad del GTO –so­lo se fa­bri­ca­ron 36 ejem­pla­res– lo po­ne a sal­vo de las es­pe­cu­la­cio­nes de que son ob­je­to otros mí­ti­cos vehícu­los clá­si­cos, por­que na­die se ha he­cho nun­ca con una gan­ga: sus afor­tu­na­dos pro­pie­ta­rios siem­pre han pa­ga­do con gus­to y ga­nas por un GTO.

Pe­ro ¿dón­de ra­di­ca la cla­ve del es­ta­tus mí­ti­co del 250 GTO? La es­té­ti­ca, la­bra­da a gol­pe de mar­ti­llo por Sca­gliet­ti; la me­cá­ni­ca, con el V12 ‘Colombo’ de 3 li­tros ali­men­ta­do por una ba­te­ría de seis car­bu­ra­do­res We­ber; el pal­ma­rés, con tres tí­tu­los mun­dia­les de mar­cas con­se­cu­ti­vos...

Pues­tos a es­co­ger una de es­tas cla­ves, es­ta tri­bu­na se que­da con la pri­me­ra. El GTO des­ti­la una be­lle­za pu­ra y sin con­ce­sio­nes, por­que ca­da cur­va, ca­da aber­tu­ra y ca­da plie­gue de la ca­rro­ce­ría tie­nen una ra­zón de ser en aras del ren­di­mien­to. Y, co­mo ve­mos, eso tie­ne un pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.