IN­CREI­BLE HA­LLAZ­GO DE UN AS­TON DB2/4

Es lo que apa­re­ció en el ga­ra­je de un pue­blo de Glou­ces­ters­hi­re. Mar­tin Buc­kley nos cuen­ta la his­to­ria de un DB2/4 ol­vi­da­do y de su an­te­rior pro­pie­ta­rio

Clasicos Exclusivos - - PORTADA - Agradecimientos Cots­wold Clas­sic Car Res­to­ra­tions: 01793 752195; www. cc­cres­to­ra­tions.co.uk

Los ha­llaz­gos en gra­ne­ros pue­den pro­du­cir­se ba­jo di­ver­sas cir­cuns­tan­cias pe­ro sue­len es­tar bien es­con­di­dos. La his­to­ria de es­te re­cien­te­men­te des­cu­bier­to As­ton Mar­tin DB2/4 es la de un co­che que no es­ta­ba pre­ci­sa­men­te “a la vis­ta”, si no la de uno que es­ta­ba real­men­te bien ca­mu­fla­do. Du­ran­te 45 años, los em­plea­dos y clien­tes del ga­ra­je Webb en Ci­ren­ces­ter pa­sa­ron por su la­do, se apo­ya­ron en él e in­clu­so pue­de que po­sa­ran sus ta­zas de ca­fé en el ca­pó y el te­cho del dur­mien­te As­ton en el bu­lli­cio­so ta­ller. Era, li­te­ral­men­te, par­te del mo­bi­lia­rio.

Pa­ra aque­llos que sa­bían lo que se ocul­ta­ba ba­jo la pol­vo­rien­ta lo­na, el As­ton era só­lo uno de los vie­jos co­ches de Mi­ke Webb, el pro­pie­ta­rio. La ma­yo­ría de los que ha­bían tra­ta­do de se­pa­rar a Webb del As­ton a lo lar­go de los años se ha­bían ren­di­do o se ha­bían ol­vi­da­do de él.

El lo­cal, un an­ti­guo con­ce­sio­na­rio de MG que ha­bía ven­di­do su úl­ti­mo Maes­tro Tur­bo en 1980, es­tá re­ple­to de vehícu­los me­dio abandonados, aun­que la ma­yo­ría de ellos eran (y son) de la va­rian­te co­mún, co­mo un Stan­dard de an­tes de la gue­rra o se­da­nes Ro­ver que to­da­vía se pue­den ver en es­ca­pa­ra­tes.

Cier­ta­men­te, los ac­tua­les guar­dia­nes del As­ton –Jo­nat­han y Matt­hew Wills de Cots­wold Clas­sic Car Res­to­ra­tions – no te­nían ni idea de lo que era ese bul­to lar­go ocul­to ba­jo la lo­na del fon­do del ta­ller cuan­do co­no­cie­ron al pa­ter­nal Mi­ke Webb en los 90.

“Fue co­mo un men­tor pa­ra no­so­tros”, ex­pli­ca Jo­nat­han. “Nos ayu­dó a desa­rro­llar nues­tro Maes­tro Tur­bo de com­pe­ti­ción y has­ta nos pa­tro­ci­nó, pe­ro es­tá­ba­mos tan in­mer­sos en ese

38

Clá­si­cos Ex­clu­si­vos pro­yec­to que ni se nos ocu­rrió pre­gun­tar­le qué ha­bía ba­jo la lo­na”.

Los her­ma­nos Wills re­cuer­dan a Webb con ca­ri­ño co­mo un per­so­na­je im­pa­si­ble y “un hom­bre de otra épo­ca” que vi­vía en su ta­ller, aten­dien­do a los clien­tes en su de­lan­tal ca­qui. Igual que su an­ti­guo pro­pie­ta­rio, el ga­ra­je Webb es­tá atra­pa­do en el tiem­po: ¿En qué otra ga­so­li­ne­ra de 2014 la ofer­ta de co­rreas de ven­ti­la­dor y bu­jías su­pera a la de go­lo­si­nas?

El pa­dre de Webb, Ivor, un há­bil pi­lo­to de ca­rre­ras en su día, abrió el ta­ller en 1946. Mi­ke se unió a él a fi­na­les de los 50, tras ha­ber ter­mi­na­do sus es­tu­dios de in­ge­nie­ría ae­ro­náu­ti­ca. El As­ton apa­re­ció por el ga­ra­je a fi­na­les de los 60, se­gún re­cuer­da su hi­ja He­len. Por des­gra­cia, Mi­ke mu­rió (a los 70 años) ha­ce cin­co años y só­lo él po­dría res­pon­der a por qué y cuán­do lle­gó el co­che al ta­ller. Que la cu­la­ta es­té ti­ra­da en el ma­le­te­ro –so­bre un ejem­plar del Daily Ex­press de 1972- sig­ni­fi­ca que pue­de que el pro­pó­si­to fue­ra al­gu­na re­pa­ra­ción im­por­tan­te. Es po­si­ble que Mi­ke e Ivor se que­da­ran el As­ton cuan­do el pro­pie­ta­rio se asus­tó al ver el pre­su­pues­to.

Am­bos Webb –pa­dre e hi­jo- eran com­pra­do­res com­pul­si­vos de au­tos que no ha­bían pa­sa­do la ins­pec­ción téc­ni­ca y otras cau­sas per­di­das, pe­ro no eran bue­nos ven­de­do­res. Has­ta no ha­ce mu­cho, la hier­ba a am­bos la­dos de la ca­lle jun­to a la en­tra­da era un pun­to de in­te­rés lo­cal, cu­bier­ta de co­ches des­tar­ta­la­dos de los 60 y 70. Se di­ce que el ayun­ta­mien­to re­ti­ró más de 30 cha­ta­rras tras la muer­te de Mi­ke. Hoy to­do es­tá lim­pio y or­de­na­do en nom­bre de la se­gu­ri­dad y la sa­lud, pe­ro cual­quie­ra que hu­bie­ra pa­sa­do por Cherry Tree La­ne pa­ra co­ger la A417 a fi­na­les de los 90 y prin­ci­pios de los 2000 re­cor­da­rá lo que pa­re­cía un des­gua­ce y pro­vo­ca­ba mi­ra­das de des­apro­ba­ción.

El Cots­wold Dis­trict Coun­cil era en mu­chos sen­ti­dos el ar­chi­ene­mi­go de Webb. “To­da­vía pue­do ver a Mi­ke arran­can­do un Triumph Do­lo­mi­te que ha­bía es­ta­do ti­ra­do en la hier­ba du­ran­te años”, cuen­ta Jo­nat­han. “No iba a ven­der­lo ni a tra­ba­jar en él; só­lo lo arran­có pa­ra aden­trar­lo más en su pro­pie­dad y que el Con­se­jo no pu­die­ra to­car­lo”.

El edi­fi­cio prin­ci­pal del ga­ra­je Webb da­ta de fi­na­les de los 50 y to­da­vía fun­cio­na co­mo ta­ller y ga­so­li­ne­ra. Jun­to a él hay un re­fu­gio Nis­sen que ha­bía per­te­ne­ci­do a la RAF y que an­ta­ño fue­ra un ta­ller de pie­zas de MG. En su au­ge fue un ne­go­cio flo­re­cien­te. In­clu­so aho­ra, uno pue­de sen­tir el víncu­lo con los “in­ge­nie­ros del mo­tor” tan dis­tin­tos a los fa­bri­can­tes ac­tua­les.

Den­tro, ba­jo pi­las de pie­zas de BMC y MG, se en­cuen­tran un tu­ris­mo Sun­beam Tal­bot 90 sor­pren­den­te­men­te só­li­do, un des­tar­ta­la­do MGB GT y el que se­gu­ra­men­te es el úni­co Aus­tin A70 He­re­ford del mun­do en desuso. Sin

lle­gar a re­ti­rar nin­gún mon­tón de pie­zas pa­ra ver lo que ha­bía de­ba­jo, vis­lum­bré mu­chos pa­ne­les de MGB y BMC 1100/1300, llan­tas de ra­dios (su­pon­go MGB) y to­do ti­po de tu­bos de escape, pa­ra­cho­ques cro­ma­dos y volantes –to­do re­li­quias de una épo­ca de post­gue­rra ya pa­sa­da en la que na­die ti­ra­ba nun­ca na­da.

La an­ti­gua ofi­ci­na al fi­nal del edi­fi­co es­tá re­ple­ta de re­vis­tas de ha­ce 50 años, ade­más de ar­chi­vos lle­nos de vie­jas fac­tu­ras que se re­mon­tan has­ta me­dia­dos de los 50. Re­bus­can­do alea­to­ria­men­te en una es­tan­te­ría en­con­tré una guía ofi­cial de re­pa­ra­ción del nue­vo MG 1100, una guía Dun­lop del Sa­lón del Au­to­mó­vil de 1952 y un jue­go de pe­ga­ti­nas de pa­ra­bri­sas sin usar con el tex­to “prue­ba de 10 años” que el Mi­nis­te­rio de Trans­por­te dis­tri­bu­yó cuan­do in­tro­du­jo la ins­pec­ción téc­ni­ca de vehícu­los.

En un co­ber­ti­zo abier­to en la par­te tra­se­ra hay un área con blo­ques de mo­tor y qui­zás 4 co­ches vie­jos –se­gu­ro un Daim­ler Con­quest y un Ro­ver P4 en bas­tan­te bue­nas con­di­cio­nes, ade­más de al­gu­nos se­da­nes más vie­jos que no pu­de de­ter­mi­nar con la po­ca luz, aco­rra­la­dos por de­trás por una mon­ta­ña de puer­tas y neu­má­ti­cos.

El lu­gar es digno de cual­quier pro­gra­ma de TV de cha­ta­rre­ros pe­ro na­die hu­bie­ra so­ña­do nun­ca ha­llar en me­dio de to­do es­te mon­tón apa­ren­te­men­te alea­to­rio un As­ton Mar­tin –au­tén­ti­co de los años 50 con ca­rro­ce­ría de alea­ción, de los que só­lo se cons­tru­ye­ron 565 uni­da­des (in­clu­yen­do las va­rian­tes des­ca­po­ta­bles).

El DB2/4 se pre­sen­tó en 1953, con 5 puer­tas y asien­tos tra­se­ros aba­ti­bles que lo ha­cen más prác­ti­co pe­ro al­go me­nos her­mo­so com­pa­ra­do con el in­creí­ble­men­te equi­li­bra­do DB2 bi­pla­za.

Apar­te de la puer­ta ex­tra, se pue­de re­co­no­cer un DB2/4 por el pa­ra­bri­sas fron­tal en­vol­ven­te de una pie­za y sus pa­ra­cho­ques de an­cho com­ple­to. Se lo­gró un ma­yor es­pa­cio pa­ra el asien­to de­lan­te­ro re­du­cien­do el ta­ma­ño del depósito de 86 a 77 li­tros.

El pa­pe­leo re­la­ti­vo a la his­to­ria tem­pra­na del As­ton es es­ca­so, pe­ro las in­da­ga­cio­nes he­chas en el As­ton Mar­tin Ser­vi­ce Dor­set han re­ve­la­do que el nú­me­ro de cha­sis LML/365 fue un mo­de­lo de 3 li­tros en­tre­ga­do nue­vo a fi­na­les de fe­bre­ro de 1955 a un tal JF God­man- Do­rring­ton de Hay­lands Farm, Sus­sex. El DB2/4 ve­nía ini­cial­men­te con la ver­sión de 2.6 li­tros del mo­tor de 6 ci­lin­dros en lí­nea LB6 con do­ble ár­bol de le­vas que W.O. Bentley di­se­ñó du­ran­te la gue­rra pa­ra el La­gon­da 2,5L. Cuan­do apa­re­ció el nue­vo La­gon­da de 3 li­tros en 1953, sin em­bar­go, era só­lo cues­tión de tiem­po que el DB2/4 re­ci­bie­ra un mo­tor más po­ten­te de 140bhp. Es­to ocu­rrió en ve­rano de 1954, con­vir­tien­do al As­ton de 3.500€ en un co­che de ca­si 193km/h.

Lo ven­dió el con­ce­sio­na­rio Broo­klands con ma­trí­cu­la PXR 107. Era un vehícu­lo cla­ra­men­te tra­ba­ja­dor por­que los re­gis­tros de As­ton Mar­tin Dor­set mues­tran que re­gre­só en oc­tu­bre de 1956 pa­ra una re­car­bu­ra­ción y una re­vi­sión con 20.119km. El ki­lo­me­tra­je ac­tual es de más de 112.000km.

Su co­lor ori­gi­nal era gris lu­na, pe­ro el PXR 107 fue re­pin­ta­do azul en al­gún pun­to de los 60 (el bote si­gue en el ma­le­te­ro) y se lle­na­ron y pin­ta­ron las re­ji­llas de ven­ti­la­ción la­te­ra­les. Se­gu­ra­men­te le pu­sie­ron los re­tro­vi­so­res de plás­ti­co Harry Moss al mis­mo tiem­po. Esas ale­gres mo­di­fi­ca­cio­nes des­preo­cu­pa­das de la

‘EL ABA­NI­CO DE PIE­ZAS EN EL MA­LE­TE­RO IN­DI­CA QUE TE­NÍAN PLA­NES PA­RA RE­SU­CI­TAR AL AS­TON’

épo­ca nos re­cuer­dan que los DB2/4 se ven­dían por unos 440€ en Ex­chan­ge & Mart

Lo fas­ci­nan­te de es­te As­ton es que te­nía me­nos de 15 años cuan­do lo re­ti­ra­ron de cir­cu­la­ción. Los Pi­re­lli Cin­tu­ra­to pa­re­cen ca­si nue­vos y la ma­yor par­te del cro­ma­do, aun­que pi­ca­do, tie­ne as­pec­to de que po­dría vol­ver a bri­llar con un pu­li­do. La pin­tu­ra tie­ne am­po­llas aquí y allí pe­ro ba­jo la ca­pa de pol­vo es fá­cil ima­gi­nar que po­dría re­su­ci­tar si uno es­tu­vie­ra más in­tere­sa­do en man­te­ner la pá­ti­na que en pro­du­cir una pie­za de ex­po­si­ción.

Las puer­tas abren y cie­rran per­fec­ta­men­te y den­tro, los asien­tos de cue­ro ne­gro só­lo pa­re­cen ne­ce­si­tar una lim­pie­za ex­haus­ti­va. Las alfombrillas a jue­go es­tán en bue­nas con­di­cio­nes y no hay por qué cam­biar el re­ves­ti­mien­to de te­la.

Los ins­tru­men­tos e in­te­rrup­to­res, en el sal­pi­ca­de­ro de no­gal bien pre­ser­va­do, es­tán com­ple­tos y son ori­gi­na­les ex­cep­to una va­ri­lla de cro­mo que so­bre­sa­le a la iz­quier­da del enor­me vo­lan­te. Su pre­sen­cia su­gie­re una mar­cha ex­tra, pe­ro és­tas no fue­ron op­cio­na­les has­ta la in­tro­duc­ción del DB mkiii en 1957. Hay un em­ble­ma As­ton pe­ga­do al sal­pi­ca­de­ro por un en­tu­sias­ta pro­pie­ta­rio an­te­rior. El re­tro­vi­sor de­ma­sia­do gran­de –que sus­ti­tu­ye al ori­gi­nal- se­gu­ra­men­te fue obra de la mis­ma per­so­na.

Una se­rie de re­cam­bios en el ma­le­te­ro in­di­can que Ivor y Mi­ke Webb te­nían pla­nes pa­ra re­su­ci­tar al co­che. Hay un jue­go de jun­tas de cu­la­ta, za­pa­tas de freno y un ca­ble nue­vo pa­ra el po­mo que abre la puer­ta tra­se­ra – con una pe­ga­ti­na As­ton Mar­tin Works. Otra ca­ja con­tie­ne unas ma­ne­ci­llas de puer­ta de re­cam­bio y to­pes de pa­ra- cho­ques. Ba­jo el ca­pó, la cu­la­ta es­tá uni­da de for­ma po­co só­li­da al blo­que só­lo por es­té­ti­ca y to­do se ha­lla ba­jo una ro­mán­ti­ca ca­pa de mu­gre en la más fiel tra­di­ción de los ha­llaz­gos de gra­ne­ro.

Es agra­da­ble sa­ber que el DB2/4 ha man­te­ni­do el víncu­lo lo­cal y ha ido a pa­rar a ma­nos de un ami­go de la fa­mi­lia Webb. El di­le­ma al que se en­fren­ta Jo­nat­han Wills es el de siem­pre: ori­gi­na­li­dad y pá­ti­na con­tra res­tau­ra­ción. Es­tá cla­ro que el As­ton ne­ce­si­ta al­go más que una re­cons­truc­ción del mo­tor y una lim­pie­za ge­ne­ral pa­ra vol­ver a cir­cu­lar. Una vez re­vi­sa­dos los fre­nos, la di­rec­ción, la sus­pen­sión y la par­te eléc­tri­ca pa­ra ase­gu­rar­nos, hay una co­rrien­te de pen­sa­mien­to que de­fien­de ir has­ta el fi­nal y res­tau­rar. No es que el va­lor no lo jus­ti­fi­que.

Por otra par­te, to­do lo que vas a con­se­guir se­rá otro re­lu­cien­te As­ton Mar­tin. Si hay una for­ma de com­pla­cer a am­bas co­rrien­tes –com­bi­nar la es­té­ti­ca con un buen ma­ne­jo y fia­bi­li­dad- se­gu­ro que Jo­nat­han la en­con­tra­rá.

FO­TO­GRA­FÍA JA­MES MANN/TONY BA­KER

Des­de arri­ba: el in­te­rior del DB2/4 es­tá bien con­ser­va­do, so­bre to­do el sal­pi­ca­de­ro de no­gal; el al­ma­cén del ga­ra­je Webb con­tie­ne des­de jun­tas y pa­ra­cho­ques a co­ches com­ple­tos en va­rios es­ta­dos de con­ser­va­ción

Des­de arri­ba: el As­ton tie­ne un mo­tor de 3 li­tros – los pri­me­ros mo­de­los te­nían un “seis” de 2.6 li­tros; con­ser­va los po­mos y los fa­ros tra­se­ros co­rrec­tos; en el ma­le­te­ro hay una la­ta de pin­tu­ra azul, pe­rió­di­cos an­ti­guos y va­rias pie­zas

Des­de arri­ba: El DB2/4 te­nía 5 puer­tas; el em­ble­ma del sal­pi­ca­de­ro no es ori­gi­nal; mu­chos re­cam­bios con­ser­van la eti­que­ta. Gran­de arri­ba: ¿Man­te­ner la pá­ti­na o de­vol­ver­le el bri­llo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.