Mar­cel Moix

CARBURANDO…

Clasicos Exclusivos - - OPINIÓN -

Se aca­ba de subas­tar lo que que­da­ba de la colección Bai­llon. Y di­go bien con “lo que que­da­ba” por­que es­ta colección ya se des­hi­zo de sus me­jo­res pie­zas en dos oca­sio­nes an­te­rio­res. Pe­ro su his­to­ria es muy in­tere­san­te, a la par que po­co co­no­ci­da.

Ro­ger Bai­llon fue un apa­sio­na­do de la me­cá­ni­ca des­de su ju­ven­tud, es­pe­cial­men­te por el au­to­mó­vil. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial se de­di­có a con­ce­bir y fa­bri­car ga­só­ge­nos con el fin de pa­liar la es­ca­sez de com­bus­ti­ble. Crea furgones con los cua­les ase­gu­ró el abas­te­ci­mien­to del co­mer­cio lo­cal. Una vez aca­ba­da la con­tien­da, es­ta ac­ti­vi­dad pa­re­ce­ría con­de­na­da al ol­vi­do, pe­ro el in­quie­to Bai­llon vis­lum­bra un fi­lón: fa­bri­car pe­que­ños uti­li­ta­rios con los nu­me­ro­sos ca­mio­nes so­bran­tes de la pro­duc­ción mi­li­tar, aho­ra in­ne­ce­sa­ria.

Es­ta ac­ti­vi­dad de ca­rro­ce­ro le otor­ga un éxi­to ines­pe­ra­do y una cier­ta for­tu­na, con lo que Bai­llon de­ci­de ha­cer reali­dad uno de sus sue­ños: crear su pro­pio co­che.

Pa­ra afron­tar su nue­va aven­tu­ra to­mó el cha­sis de un Sim­ca 8 y le apli­có una carrocería es­ti­lo roads­ter de lí­neas mo­der­nas. Es­ta mo­di­fi­ca­ción se hi­zo en sus pro­pios ta­lle­res si­guien­do sus pro­pios di­se­ños.

El vehícu­lo re­sul­tan­te fue pre­sen­ta­do en el Sa­lon de l’Au­to­mo­bi­le de París de 1947 con el nom­bre de “Oi­seau Bleu” (Pá­ja­ro Azul). La idea de Bai­llon era di­ver­si­fi­car su ac­ti­vi­dad de ca­rro­ce­ro ha­cia la fa­bri­ca­ción in­te­gral del au­to­mó­vil, y qui­zás ri­va­li­zar con los gran­des nom­bres de la épo­ca. La pren­sa des­ta­có sus lí­neas de ver­da­de­ra es­cul­tu­ra au­to­mó­vil y el pú­bli­co pa­re­ció real­men­te im­pre­sio­na­do por su as­pec­to tan avan­za­do, pe­ro al­go de­bió fa­llar pues­to que fi­nal­men­te se que­dó como una obra sin con­ti­nua­ción.

Bai­llon lo usó como trans­por­te per­so­nal an­tes de pa­sar a en­gro­sar el fon­do de su colección.

Por­que es aquí don­de des­pier­ta el “otro” Bai­llon: una vez de­cep­cio­na­do con su in­ten­to de con­ver­tir­se en fa­bri­can­te, y a me­di­da que cre­cía su for­tu­na con su em­pre­sa de trans­por­tes, de­di­có sus es­fuer­zos a ad­qui­rir au­to­mó­vi­les de en­tre­gue­rras. Su pre­ten­sión era la de con­ser­var y mos­trar esos ejem­pla­res del pa­tri­mo­nio in­dus­trial ga­lo en un mu­seo crea­do al efec­to.

14

Clá­si­cos Ex­clu­si­vos

Has­ta ese mo­men­to pen­só que acu­mu­lar los co­ches en han­ga­res pro­vi­sio­na­les de ma­de­ra y es­ta­blos con una par­te de la­dri­llo pro­te­ge­rían su­fi­cien­te­men­te sus te­so­ros has­ta el mo­men­to de su tras­la­do al mu­seo an­sia­do.

Por des­gra­cia su em­pre­sa em­pe­zó a de­cli­nar en los años ’70 y con ella sus es­pe­ran­zas pa­ra el mu­seo. Los au­to­mó­vi­les (más de 200 en el mo­men­to más ál­gi­do) fue­ron aban­do­na­dos a su suer­te y lan­gui­de­cie­ron pe­no­sa­men­te año tras año.

Tras la quie­bra de la com­pa­ñía a fi­na­les de los ’70, las me­jo­res uni­da­des fue­ron subas­ta­das en dos fa­ses: una en 1979 y otra en 1985. Es­to per­mi­tió sanear mo­de­ra­da­men­te la san­gría en las mal­tre­chas cuen­tas de la fa­mi­lia, y la in- men­sa ma­yo­ría de los mar­chan­tes de co­ches clá­si­cos se ol­vi­da­ron de Bai­llon, pues­to que pen­sa­ron que en sus de­pen­den­cias ya no que­da­ba na­da de in­te­rés.

Pe­ro a fi­na­les de 2014 sal­ta­ba la sor­pre­sa: en los te­rre­nos Bai­llon que­da­ban na­da me­nos que 114 co­ches, en al­gu­nos ca­sos só­lo unos restos re­mo­tos de lo que ha­bían si­do en su es­plen­dor. A pe­sar de su es­ta­do, se lo­gró tras­la­dar las me­jo­res pie­zas, 60, pa­ra su subas­ta pú­bli­ca por par­te de Art­cu­rial en el sa­lón Re­tro­mo­bi­le de París, a be­ne­fi­cio de los nie­tos de Ro­ger Bai­llon.

Na­tu­ral­men­te la pie­za más co­di­cia­da, y la que ha al­can­za­do el sus­tan­cio­so pre­cio fi­nal de 14,6 mi­llo­nes de eu­ros, ha si­do el Fe­rra­ri 250 GT SWB Ca­li­for­nia Spi­der, uno de los 37 fa­bri­ca­dos, y cu­yo an­te­rior pro­pie­ta­rio ilus­tre fue el ac­tor Alain De­lon. No sa­bría­mos de­cir si en­con­trar­lo en­te­rra­do ba­jo far­dos de la re­vis­ta “La Vie de l’Au­to” lo ha pro­te­gi­do o per­ju­di­ca­do, pe­ro lo que es se­gu­ro es que le es­pe­ra una lar­ga, y cos­to­sa, res­tau­ra­ción pa­ra lle­var­lo de nue­vo al as­fal­to.

Al fi­nal se han ven­di­do to­dos y ca­da uno de los co­ches y a cifras en al­gu­nos ca­sos im­pen­sa­bles, di­fí­ci­les de jus­ti­fi­car, in­clu­so a pe­sar de la cu­rio­sa his­to­ria que aca­rrean. Se­gu­ro que en los pró­xi­mos años ire­mos vien­do como los más va­lio­sos van apa­re­cien­do tras su pa­so por los ta­lle­res, or­gu­llo­sos de mos­trar­se de nue­vo en to­do su es­plen­dor.

Por cier­to, el “Oi­seau Bleu” no ha si­do ven­di­do y per­ma­ne­ce en po­se­sión de la fa­mi­lia Bai­llon. Su­po­ne­mos que con la ju­go­sa ci­fra ob­te­ni­da en la subas­ta pro­ce­de­rán a su res­tau­ra­ción como digno ho­me­na­je a su an­te­ce­sor. Vi­si­ta la web de Mar­cel Moix:

www.mo­tors­port­fi­les.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.