Fe­rra­ri Mondial

Clasicos Exclusivos - - PRÓXIMO NÚMERO -

En los úl­ti­mos años nos he­mos acos­tum­bra­do a que l os Fe­rra­ri al­can­cen pre­cios de ré­cord así que era in­con­ce­bi­ble en­con­trar un pro­yec­to pa­ra nues­tro pre­su­pues­to – y mu­cho me­nos en buen es­ta­do. Pe­ro exis­te un mo­de­lo de Fe­rra­ri que to­da­vía hoy se man­tie­ne ten­ta­do­ra­men­te ase­qui­ble: el Mondial, que l os au­to­nom­bra­dos ex­per­tos te di­rán que es ba­ra­to por­que no es muy bueno. Pre­sen­ta­do en 1980 como sus­ti­tu­to del 308GT4, es­te 2+2 de es­ti­lo Pininfarina fue re­ci­bi­do por mu­chos como un Fe­rra­ri con una cri­sis de iden­ti­dad, un in­adap­ta­do des­gar­ba­do y con so­bre­pe­so que no sa­bía qué ha­cer con su vida.

Con cua­tro pla­zas no era un de­por­ti­vo si­nuo­so a ima­gen del her­mo­so 308 que lo ins­pi­ró, pe­ro con su cha­sis fir­me, mar­chas cor­tas y un rui­do­so V8, tam­po­co era un si­ba­rí­ti­co GT al es­ti­lo de los con­tem­po­rá­neos de la mar­ca con mo­tor V12 cen­tral.

Lo que es peor, a pe­sar de la pro­me­sa del em­ble­ma ni si­quie­ra era tan rá­pi­do – el Mondial 8 ori­gi­nal de 214bhp es­ta­ba equi­pa­do con el mis­mo mo­tor de al­tas re­vo­lu­cio­nes aun­que con me­nor po­ten­cia que el del 308GTBi, pe­ro en una carrocería más gran­de y pe­sa­da. Has­ta Aus­tin-Ro­ver pre­su­mió de que el MG Maes­tro po­día ade­lan­tar al Fe­rra­ri.

A pe­sar de to­das las dia­tri­bas ne­ga­ti­vas que sus de­trac­to­res pue­dan lan­zar con­tra el Mondial, ¿es tan ma­lo como di­cen? Jun­to con el 348 y el Tes­ta­ros­sa, ha en­ve­je­ci­do re­mar­ca­ble­men­te bien. Ja­más cen­tra­rá la aten­ción com­pa­ra­do con un 308 pe­ro es un di­se­ño ele­gan­te – lar­go y ba­jo, con un per­fil es­bel­to y li­bre de las abul­ta­das par­tes tra­se­ras que han afli­gi­do a los Fe­rra­ri V8 des­de en­ton­ces.

El es­pa­cio­so ha­bi­tácu­lo ofre­ce una vi­si­bi­li­dad ex­ce­len­te y una sen­sa­ción real de acon­te­ci­mien­to ca­da vez que uno se aco­mo­da – el fino vo­lan­te re­ves­ti­do y la pa­lan­ca de cam­bios clá­si­ca con la guía a la vis­ta no de­jan du­da de que te sien­tas en un aris­tó­cra­ta au­to­mo­vi­lís­ti­co. Ade­más, la lar­ga ba­ta­lla no só­lo ofre­ce es­pa­cio pa­ra los ni­ños sino que me­jo­ra la es­ta­bi­li­dad del co­che a al­ta ve­lo­ci­dad, con­vir­tién­do­lo en una má­qui­na pre­de­ci­ble y cle­men­te pa­ra co­rrer.

Ah, sí, la ve­lo­ci­dad, su­pues­ta­men­te uno de los ma­yo­res fa­llos del Mondial… Qui­zás no tie­ne el ren­di­mien­to de cohe­te que se sue­le aso­ciar a la mar­ca, aun­que el con­ti­nuo desa­rro­llo –el QV de 32 vál­vu­las apa­re­ció en 1982 se­gui­do, tres años más tar­de, por el 3.2 (como el nues­tro), y el 300bhp lle­ga­ría cua­tro años des­pués de és­te – sig­ni­fi­ca que los mo­de­los pos­te­rio­res eran bas­tan­te ve­lo­ces. Pe­ro los da­tos y las cifras no sig­ni­fi­can na­da. Si­gue sien­do un Fe­rra­ri y con­du­cir­lo es al­go es­pe­cial.

Pon en mar­cha el V8 de ci­güe­ñal plano y su­mér­ge­te en el au­lli­do ma­ra­vi­llo­sa­men­te es­tri­den­te mien­tras el cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes sube has­ta las 7000rpm, sien­te la de­li­cia tác­til de la di­rec­ción no asis­ti­da y el chas­qui­do del me­tal con­tra el me­tal a me­di­da que des­pla­zas la pa­lan­ca por la guía abier­ta. En es­te con­tex­to, el tiem­po de 0-100 o la cues­tión sub­je­ti­va del es­ti­lo no po­drían ser más irre­le­van­tes.

Como soy cí­ni­co por na­tu­ra­le­za, bus­qué lar­go y ten­di­do un ar­gu­men­to que des­tru­ye­ra mi de­fen­sa del Mondial, pe­ro no fui ca­paz de en­con­trar nin­guno ra­cio­nal en con­tra. Como cual­quier Fe­rra­ri, hay que ir con mu­cho cui­da­do al com­prar­lo por­que un pro­ble­ma te pue­de de­jar en ban­ca­rro­ta. Cui­da­do con el sis­te­ma eléc­tri­co en los mo­de­los po­co ro­da­dos, que pue­de dar pro­ble­mas, y ase­gú­ra­te de que el pro­pie­ta­rio an­te­rior no ha es­ca­ti­ma­do re­vi­sio­nes por­que ten­drás que vol­ver a hi­po­te­car tu ca­sa si el mo­tor se es­tro­pea. Pe­ro si eres atre­vi­do, es­te coupé in­fra­va­lo­ra­do po­dría re­sul­tar la gan­ga del si­glo.

En la di­rec­ción de las ma­ne­ci­llas del re­loj: El as­pec­to cor­po­ra­ti­vo de Ma­ra­ne­llo en los 80 ha en­ve­je­ci­do bien; el V8 de 32V del 3.2 con 270bhp; un ha­bi­tácu­lo sen­ci­llo y ele­gan­te; el nom­bre fa­mo­so; las ca­rac­te­rís­ti­cas ma­ne­ci­llas de la puer­ta en for­ma...

PRE­CIO 30.000€ CAM­BIO NA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.