An­gel Bar­to­lo­mé

Clasicos Exclusivos - - SUMARIO - Por Án­gel Bar­to­lo­mé

El mes pa­sa­do co­men­té al­gu­nas ave­rías y di al­gu­na idea pa­ra so­lu­cio­nar­las pro­vi­sio­nal­men­te. En es­te nú­me­ro nos equi­pa­re­mos de una ca­ja de he­rra­mien­tas su­fi­cien­te­men­te do­ta­da y op­ti­mi­za­da pa­ra so­lu­cio­nar al­gu­nas ave­rías que nos sur­jan. Tam­bién ten­go que de­cir que nues­tro in­ge­nio y ha­bi­li­dad son nues­tras me­jo­res ar­mas. Es ob­vio que cuan­tos más úti­les lle­ve­mos me­jor, pe­ro por cues­tio­nes de lo­gís­ti­ca op­ti­mi­za­re­mos nues­tra ca­ja de he­rra­mien­tas pa­ra que ocu­pe lo mí­ni­mo en nues­tro clá­si­co y nos sea lo más útil po­si­ble.

En ca­si to­dos los vehícu­los clá­si­cos ve­nía una do­ta­ción de he­rra­mien­tas bas­tan­te pre­ca­ria: el ga­to, la lla­ve de rue­das (si el co­che lle­va­ba llan­ta con tuer­ca de pa­lo­mi­lla en el bu­je so­lían aña­dir a la equi­pa­ción un mar­ti­llo de bron­ce, que só­lo se pue­de uti­li­zar pa­ra aflo­jar y apre­tar las rue­das), un des­tor­ni­lla­dor, al­gu­na lla­ve fi­ja (de no muy bue­na ca­li­dad, por cier­to) y en al­gu­nos ca­sos, tam­bién se in­cor­po­ra­ba una es­pe­cie de su­ce­dá­neo de ali­ca­te.

La tí­pi­ca ca­ja de he­rra­mien­tas sue­le ser en­go­rro­sa ya que ocu­pa mu­cho; hay unas bol­sas des­ple­ga­bles de lo­na con de­par­ta­men­tos muy prác­ti­cas que se pue­den amol­dar al hue­co de nues­tro clá­si­co que ha­ya­mos ele­gi­do pa­ra ubi­car­la. Una vez lle­na me­di­rá unos 40 cm de lar­go por unos 10 o 15 cm de ra­dio. Un buen si­tio po­dría ser el in­te­rior de la rue­da de re­cam­bio (ló­gi­ca­men­te si es­ta se en­cuen­tra a buen re­cau­do en el in­te­rior del au­to­mó­vil), pe­ro se­gu­ro que al ser bue­nos co­no­ce­do­res de nues­tro co­che ya sa­be­mos cuál es el si­tio per­fec­to pa­ra ubi­car­la.

Va­mos a ele­gir nues­tros úti­les y he­rra­mien­tas. An­te to­do he­mos de sa­ber que si nues­tro au­to es in­glés o ame­ri­cano es po­si­ble que nos ha­gan fal­ta he­rra­mien­tas en pul­ga­das (sis­te­ma im­pe­rial) y no las co­no­ci­das del sis­te­ma mé­tri­co. Una vez ya se­pa­mos qué ti­po de ins­tru­men­tos nos ha­cen fal­ta pa­ra nues­tro co­che va­mos a por ellos: • Jue­go de lla­ves fi­jas que in­clu­ya des­de la 6-7 a la 18-19, nues­tro co­che se­gu­ro que lle­va­rá tuer­cas más gran­des, pe­ro va a ser muy ra­ro que ac­tue­mos so­bre ellas en ca­rre­te­ra.

Si nues­tro au­to lle­va sis­te­ma im­pe­rial nues­tro jue­go de lla­ves fi­jas irá des­de la 3/8 a la 11/16. • Jue­go de lla­ves allen, tam­bién lo po­de­mos en­con­trar en pul­ga­das. • Ali­ca­te “pi­co de lo­ro”, es­ta he­rra­mien­ta es muy so­co­rri­da ya que bien usa­da no da­ña­rá las tuer­cas.

• Ali­ca­te cor­taa­lam­bres. • Lám­pa­ra de prue­bas, con ella po­dre­mos com­pro­bar si lle­ga co­rrien­te a un pun­to de­ter­mi­na­do, un tes­ter con vol­tí­me­tro se­ría una me­jor op­ción, pe­ro su ma­ne­jo es más com­pli­ca­do si no se tie­ne por la mano.

• Ali­ca­te con­ven­cio­nal.

• Des­mon­ta­ble o pa­lan­ca. • Lla­ve de bu­jías, hay de va­rias me­di­das (16mm, 18mm, 21mm….) ase­gu­raos de ele­gir la me­di­da co­rrec­ta. • Des­tor­ni­lla­dor de es­tre­lla me­diano (PH1). Hay va­rias me­di­das de des­tor­ni­lla­do­res y po­dría­mos equi­par­nos con to­das, pe­ro de mo­men­to y pa­ra nues­tro kitt ele­gi­re­mos es­te.

• Des­tor­ni­lla­dor plano me­diano.

• Des­tor­ni­lla­dor plano pe­que­ño y lar­go (ideal pa­ra car­bu­ra­do­res).

• Ti­je­ras de elec­tri­cis­ta.

• Na­va­ja o cú­ter. • Lla­ve in­gle­sa. Es­te ti­po de he­rra­mien­ta hay que usar­lo con cui­da­do, por­que si no la ajus­ta­mos bien a la ca­be­za del tor­ni­llo o tuer­ca en cues­tión se nos po­dría es­ca­par pro­vo­cán­do­nos una le­sión y ade­más re­don­dea­ría­mos la ca­be­za del tor­ni­llo o de la tuer­ca so­bre la que es­ta­mos ac­tuan­do y com­pli­ca­ría­mos mas la ave­ría. • Pe­que­ños ma­te­ria­les como cin­ta ais­lan­te, cin­ta ame­ri­ca­na, tu­bo de go­ma por si hay que ex­traer com­bus­ti­ble, alam­bre, bri­das de ny­lon ( de me­di­da me­dia­na y gran­de, no más de 10 de ca­da), unos po­cos ter­mi­na­les fas­ton ma­chos y hem­bras y fu­si­bles del ti­po que lle­ve nues­tro co­che, ca­ble eléc­tri­co, es­ca­ña ca­bles de dos me­di­das, muy úti­les por si rom­pe­mos por una pun­ta ca­bles como el del ace­le­ra­dor o em­bra­gue, tor­ni­lle­ría va­ria­da (tor­ni­llos de “ros­ca­cha­pa”, tuer­cas y tor­ni­llos de mé­tri­co 4,6 y 8, aran­de­las de es­tas me­di­das). Pa­ra es­te pe­que­ño ma­te­rial de­be­ría­mos agen­ciar­nos una pe­que­ña ca­ja con de­par­ta­men­tos ya que en la bol­sa de he­rra­mien­tas no nos ca­brá.

Has­ta aquí se­ria nues­tro equi­po de he­rra­mien­tas bá­si­co su­ge­ri­do, evi­den­te­men­te lo po­de­mos am­pliar se­gún se quie­ra, en el mer­ca­do hay in­fi­ni­dad de he­rra­mien­tas. Se­gún nues­tra pe­ri­cia y las ne­ce­si­da­des de nues­tro au­to, es­te kit lo ire­mos op­ti­mi­zan­do has­ta con úti­les fa­bri­ca­dos por no­so­tros mis­mos.

Pa­ra el apar­ta­do de man­te­ni­mien­to, si lo rea­li­za­mos no­so­tros mis­mos, ya ten­dre­mos en nues­tro ga­ra­je las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias, como ex­trac­tor de fil­tros de acei­te, lla­ves de ma­yor me­di­da pa­ra ex­traer bu­jes y tam­bo­res de freno, ga­to hi­dráu­li­co...

Quie­ro re­cor­dar e in­sis­tir que si no nos ve­mos ca­pa­ces de rea­li­zar una in­ter­ven­ción ya bien por­que no se­pa­mos como des­mon­tar al­go, no vea­mos la for­ma de so­lu­cio­nar­lo o no nos atre­va­mos, an­tes de crear una ave­ría ma­yor o le­sio­nar­nos es me­jor de­jar­lo y avi­sar a una grúa que nos lle­ve a nues­tro ta­ller de con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.