ES­PA­CIOS SA­NI­TA­RIOS

ClimaNoticias - - Sumario -

Di­se­ño HVAC pa­ra el cui­da­do de la sa­lud

Ash­rae ha pu­bli­ca­do la se­gun­da edi­ción del ‘Ma­nual de Di­se­ño de Ca­le­fac­ción, Ven­ti­la­ción y Ai­re Acon­di­cio­na­do pa­ra Hos­pi­ta­les y Clí­ni­cas’, do­cu­men­to que ade­más de apor­tar in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da y re­co­men­da­cio­nes so­bre di­se­ño ba­sa­do en las me­jo­res prác­ti­cas, ofre­ce so­lu­cio­nes pro­ba­das, ren­ta­bles y con­fia­bles que re­sul­tan en ba­jo cos­to de man­te­ni­mien­to y al­ta con­fia­bi­li­dad. El do­cu­men­to se en­fo­ca es­pe­cí­fi­ca­men­te en el di­se­ño de sis­te­mas de ca­le­fac­ción, ven­ti­la­ción y ai­re acon­di­cio­na­do (HVAC) pa­ra ins­ta­la­cio­nes del cui­da­do de la sa­lud.

Los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción en ins­ta­la­cio­nes pa­ra el cui­da­do de la sa­lud pro­por­cio­nan una am­plia ga­ma de ser­vi­cios a fa­vor de las po­bla­cio­nes que son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles. Es­tas ins­ta­la­cio­nes fuer­te­men­te re­gu­la­das son so­me­ti­das a man­te­ni­mien­to con­ti­nuo, ve­ri­fi­ca­ción, ins­pec­ción y re­cer­ti­fi­ca­ción. Ope­ran 24 ho­ras/día, 7 días/se­ma­na.

Es­tos sis­te­mas de­ben ser ins­ta­la­dos, ope­ra­dos y man­te­ni­dos en con­jun­ción es­pa­cial y fun­cio­nal con una se­rie de otros ser­vi­cios esen­cia­les de

cons­truc­ción, in­clu­yen­do ener­gía nor­mal y de emer­gen­cia, sis­te­mas de plo­me­ría y gas mé­di­co, trans­por­te au­to­má­ti­co, pro­tec­ción de in­cen­dio y una gran can­ti­dad de sis­te­mas de in­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca (IT), to­dos den­tro de una en­vol­ven­te li­mi­ta­da del edi­fi­cio. De igual for­ma, hay que te­ner en cuen­ta que con­su­men gran­des can­ti­da­des de ener­gía y agua po­ta­ble.

Con­vie­ne ade­más te­ner en cuen­ta que es­tas ins­ta­la­cio­nes va­rían am­plia­men­te, des­de una ofi­ci­na de mé­di­co ge­ne­ral del ba­rrio a una gran re­gio­nal o cen­tros mé­di­cos uni­ver­si­ta­rios y hos­pi­ta­les.

Funciones HVAC en cen­tros de sa­lud

En apo­yo al pro­ce­so del cui­da­do de la sa­lud, los sis­te­mas HVAC es­tán lla­ma­dos a eje­cu­tar va­rias funciones vi­ta­les que afec­tan las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, con­trol de in­fec­cio­nes, pe­li­gros y seguridad de la vi­da del edi­fi­cio. El con­fort de per­so­nal y pa­cien­tes, así co­mo la pro­vi­sión de con­di­cio­nes de es­pa­cios te­ra­péu­ti­cos, fa­ci­li­tan re­sul­ta­dos óp­ti­mos en el tra­ta­mien­to del en­fer­mo.

Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta las con­di­cio­nes am­bien­ta­les ne­ce­sa­rias pa­ra al­ma­ce­na­je de da­tos elec­tró­ni­cos, so­por­te a los sis­te­mas IT e imá­ge­nes es­pe­cia­les, así co­mo de de­ter­mi­na­dos equi­pos mé­di­cos. A tra­vés de la con­ten­ción, la di­lu­ción y re­mo­ción de pa­tó­ge­nos y to­xi­nas, el sis­te­ma de ca­le­fac­ción, ven­ti­la­ción y ai­re acon­di­cio­na­do es un com­po­nen­te cla­ve de la seguridad de la ins­ta­la­ción y con­trol de in­fec­cio­nes. En pa­cien­tes hos­pi­ta­li­za­dos y en mu­chas ins­ta­la­cio­nes de tra­ta­mien­to am­bu­la­to­rio, la in­ca­pa­ci­dad (o ca­pa­ci­dad re­du­ci­da) de los en­fer­mos pa­ra res­pon­der ade­cua­da­men­te a emer­gen­cias de in­cen­dios re­quie­re que el sis­te­ma HVAC res­pal­de el vi­tal es­ca­pe de hu­mo y las ca­rac­te­rís­ti­cas de com­por­ta­mien­to de edi­fi­cio del sis­te­ma de seguridad de vi­da.

Fi­nal­men­te, el sis­te­ma de­be in­ter­ac­tuar con la en­vol­ven­te ar­qui­tec­tó­ni­ca del edi­fi­cio pa­ra con­tro­lar la en­tra­da de ai­re no acon­di­cio­na­do jun­to con con­ta­mi­nan­tes ex­te­rio­res y la hu­me­dad.

Acon­di­cio­na­mien­to de con­fort

Tal y co­mo re­co­ge el do­cu­men­to de Ash­rae, en to­da la ga­ma de ins­ta­la­cio­nes de aten­ción de sa­lud, las prác­ti­cas del cui­da­do de la sa­lud a me­nu­do ex­po­nen a los pa­cien­tes y per­so­nal a con­di­cio­nes que dic­tan re­qui­si­tos am­bien­ta­les úni­cos. Co­mo en cual­quier ins­ta­la­ción, el con­fort de los ocu­pan­tes del edi­fi­cio es fun­da­men­tal pa­ra el bienestar ge­ne­ral y pro­duc­ti­vi­dad. En la ins­ta­la­ción del cen­tro de sa­lud, un am­bien­te con­for­ta­ble tie­ne un pa­pel sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra fa­ci­li­tar la cu­ra­ción y re­cu­pe­ra­ción.

Un pa­cien­te en­fer­mo o he­ri­do en un am­bien­te in­có­mo­do es­tá su­je­to a es­trés tér­mi­co que pue­de im­pe­dir la ca­pa­ci­dad del or­ga­nis­mo a re­gu­lar apro­pia­da­men­te el ca­lor del cuerpo, in­ter­fie­re con el des­can­so y ser psi­co­ló­gi­ca­men­te per­ju­di­cial. Al mis­mo tiem­po, un pro­vee­dor de cui­da­do de sa­lud es­tre­sa­do por un am­bien­te in­co­mo­do no pue­de fun­cio­nar a ni­ve­les de má­xi­mo ren­di­mien­to. Los pa­cien­tes ves­ti­dos con una ba­ta sen­ci­lla en un cuar­to de exa­men, por ejem­plo, o per­so­nal qui­rúr­gi­co or­to­pé­di­co, fuer­te­men­te ves­ti­dos en tra­je de fre­ga­do du­ran­te un pro­ce­di­mien­to de ho­ras de du­ra­ción com­ple­jo y es­tre­san­te re­quie­ren ni­ve­les y con­tro­les de tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad de la ha­bi­ta­ción...

Si­mi­lar­men­te, pa­tro­nes de co­rrien­te de ai­re del cuar­to y ti­pos de cambio de ai­re in­flu­yen en el con­fort tér­mi­co. Por es­tas ra­zo­nes, có­di­gos de aten­ción de sa­lud establecen re­qui­si­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra tem­pe­ra­tu­ra de es­pa­cio, hu­me­dad re­la­ti­va y ta­sas de cambio de ai­re to­tal.

Acon­di­cio­na­mien­to te­ra­péu­ti­co

Asi­mis­mo, cier­tas funciones mé­di­cas, tra­ta­mien­tos o pro­ce­sos cu­ra­ti­vos de­man­dan tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal con­tro­la­da y/o con­di­cio­nes de hu­me­dad re­la­ti­va que se apar­tan de los re­qui­si­tos pa­ra con­fort per­so­nal.

Qui­ró­fa­nos y uni­da­des de en­fer­me­ría, por ejem­plo, a me­nu­do re­quie­ren una ga­ma de tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te que abar­quen va­rios gra­dos, sin im­por­tar la es­ta­ción, pa­ra fa­ci­li­tar me­jor un pro­ce­di­mien­to da­do o con­di­ción del pa­cien­te. Sa­las de tra­ta­mien­to y ha­bi­ta­cio­nes de pa­cien­tes que­ma­dos pue­den re­que­rir has­ta 100°F [37.7°C] y 35% a 40% hu­me­dad re­la­ti­va, de acuer­do a DOD (2011). Con­trol de in­fec­cio­nes

Con po­cas ex­cep­cio­nes (co­mo sa­lud mental, me­di­ci­na de­por­ti­va o cen­tros de aten­ción de ma­ter­ni­dad), las ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas son lu­ga­res don­de re­la­ti­va­men­te al­tos ni­ve­les de mi­cro­or­ga­nis­mos pa­to­gé­ni­cos (que cau­san en­fer­me­da­des) son ge­ne­ra­dos y con­cen­tra­dos por una po­bla­ción de pa­cien­tes in­fec­ta­dos o por pro­ce­di­mien­tos que ma­ne­jan o ma­ni­pu­lan te­ji­dos hu­ma­nos in­fec­ta­dos y flui­dos cor­po­ra­les. En cier­to gra­do, la po­bla­ción de to­do el edi­fi­cio es­tá a un ries­go ele­va­do de ex­po­si­ción a es­tos pa­tó­ge­nos.

Por la na­tu­ra­le­za de su pro­fe­sión, el per­so­nal de aten­ción de sa­lud tra­ba­ja en la pro­xi­mi­dad a agen­tes in­fec­cio­sos en una ba­se dia­ria. Las ins­ta­la­cio­nes de aten­ción de sa­lud. Por con­si­guien­te, re­quie­ren prác­ti­cas ope­ra­ti­vas es­tric­tas y con­tro­les de in­ge­nie­ría pa­ra sal­va­guar­dar a la po­bla­ción del edi­fi­cio. En di­cho con­tex­to, el sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción es una de las mu­chas he­rra­mien­tas y pro­ce­sos uti­li­za­dos en el con­trol de in­fec­cio­nes.

En­vol­ven­te del edi­fi­cio

La in­te­gri­dad de la en­vol­ven­te del edi­fi­cio es esen­cial pa­ra mi­ni­mi­zar la in­tro­duc­ción de ai­re sin fil­trar no con­di­cio­na­do al mis­mo, así co­mo tam­bién ex­cluir efec­ti­va­men­te la hu­me­dad. La con­den­sa­ción de ai­re ex­te­rior hú­me­do den­tro de los en­sam­bla­dos del en­vol­ven­te del edi­fi­cio es con­du­cen­te a la co­lo­ni­za­ción de moho, lo cual ade­más de cau­sar da­ños ma­te­ria­les ca­ros po­see un ries­go de in­fec­ción mor­tal de As­per­gi­llus y otros lla­ma­dos gé­ne­ros de moho opor­tu­nis­tas. Nin­gún en­vol­ven­te es per­fec­to; y aún los en­vol­ven­tes bien di­se­ña­dos y cons­trui­dos per­mi­ten al­gún gra­do de in­fil­tra­ción de las di­fe­ren­cia­les de pre­su­ri­za­ción del edi­fi­cio cau­sa­do por vien­to, efec­to acu­mu­la­ti­vo y ope­ra­ción del sis­te­ma HVAC.

Ge­ne­ral­men­te, con la ex­cep­ción de cli­mas muy fríos don­de se pue­de re­que­rir una pre­su­ri­za­ción neu­tra, es desea­ble pre­su­ri­zar po­si­ti­va­men­te el in­te­rior del edi­fi­cio pa­ra mi­ni­mi­zar la in­fil­tra­ción. Al­gu­nos di­se­ños de cli­ma­ti­za­ción se en­fo­can en una pre­su­ri­za­ción po­si­ti­va, con­ti­nua y con­tro­la­da man­te­nien­do un ba­lan­ce con­tro­la­do en­tre el ai­re de ven­ti­la­ción ex­te­rior y el es­ca­pe. Es­tos sis­te­mas son sen­ci­llos y con­fia­bles. Más en­fo­ques de con­trol de pre­sio­nes com­ple­jas son aho­ra su­ge­ri­dos por al­gu­nos in­ge­nie­ros de di­se­ño.

Los di­se­ña­do­res de HVAC de­ben te­ner en cuen­ta, y ha­cer que el ar­qui­tec­to del edi­fi­cio co­noz­ca, que la des­pre­su­ri­za­ción de es­pa­cios en el pe­rí­me­tro del edi­fi­cio, in­clui­do sa­las de ais­la­mien­to de en­fer­mos y ba­ños de los pa­cien­tes, mien­tras que la

ES­TAS INS­TA­LA­CIO­NES FUER­TE­MEN­TE RE­GU­LA­DAS SON SO­ME­TI­DAS A MAN­TE­NI­MIEN­TO CON­TI­NUO, VE­RI­FI­CA­CIÓN, INS­PEC­CIÓN Y RE­CER­TI­FI­CA­CIÓN

des­pre­su­ri­za­ción del ple­num y las ca­vi­da­des de la pa­red ex­te­rior por los sis­te­mas de re­torno del ple­num, sis­te­mas de re­torno de los con­duc­tos mal ba­lan­cea­dos y sis­te­mas de es­ca­pe cen­tral, pue­den exa­cer­bar el pa­so de hu­me­dad y ai­re sin fil­trar, no con­di­cio­na­do a tra­vés del en­vol­ven­te del edi­fi­cio en esos lu­ga­res.

Cri­te­rios de di­se­ño

Una de las pri­me­ras ta­reas de los di­se­ña­do­res de HVAC es es­ta­ble­cer los cri­te­rios de di­se­ño del pro­yec­to, pau­tas que in­clu­yen con­di­cio­nes de di­se­ño am­bien­tal ex­te­rior e in­te­rior; re­que­ri­mien­tos de cambio de ai­re to­tal y ai­re ex­te­rior; con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra se­lec­ción de equi­pos; re­qui­si­tos pa­ra la ca­pa­ci­dad de equi­pos de res­pal­do o re­dun­dan­cia, re­la­cio­nes de pre­sión de cuar­tos, fil­tra­ción re­que­ri­da y otros pun­tos de re­fe­ren­cia pa­ra se­lec­ción y di­men­sio­na­mien­to de sis­te­mas y equi­pa­mien­to.

Otros cri­te­rios que in­flu­yen en el di­se­ño de HVAC pue­den in­vo­lu­crar la configuración y ren­di­mien­to tér­mi­co del en­vol­ven­te, re­que­ri­mien­tos am­bien­ta­les pa­ra equi­pa­mien­to y pro­ce­sos es­pe­cia­les, con­si­de­ra­cio­nes de ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to, así co­mo re­que­ri­mien­tos de es­pa­cio y acon­di­cio­na­mien­to pa­ra equi­pos elec­tró­ni­cos y eléc­tri­cos. Ade­más de los cri­te­rios fun­da­men­ta­les de di­se­ño, el di­se­ña­dor es res­pon­sa­ble de co­no­cer las re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les apli­ca­bles del go­bierno y de­be es­ta­ble­cer en el al­can­ce del pro­yec­to de tra­ba­jo quien tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de los per­mi­sos re­que­ri­dos.

Por otra par­te, sin du­da los hos­pi­ta­les des­ta­can co­mo una de las ti­po­lo­gías de edi­fi­cio que más agua do­més­ti­ca con­su­men de­bi­do a una va­rie­dad de re­qui­si­tos que pue­de in­cluir los sis­te­mas de HVAC (prin­ci­pal­men­te a tra­vés de re­po­si­ción pa­ra to­rres de en­fria­mien­to y sis­te­mas de ge­ne­ra­ción de va­por), sa­nea­mien­to, es­te­ri­li­za­ción, hu­mi­di­fi­ca­ción, pre­pa­ra­ción de co­mi­da, la­van­de­ría, diá­li­sis y otros sis­te­mas de tra­ta­mien­to de agua. Por ello, las pau­tas del di­se­ño sos­te­ni­ble son una he­rra­mien­ta va­lio­sa pa­ra edu­ca­ción e in­cen­ti­vo re­la­cio­na­do con las prác­ti­cas de con­ser­va­ción de agua que pue­den re­du­cir sus­tan­cial­men­te el con­su­mo del agua y los cos­tos con­si­de­ra­bles aso­cia­dos con la me­di­ción de agua y ser­vi­cios pú­bli­cos de al­can­ta­ri­lla­do.

Pues­ta en mar­cha

En­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas, la pues­ta en mar­cha ade­cua­da in­vo­lu­cra su­per­vi­sión ex­per­ta de los equi­pos y arran­que del sis­te­ma, che­queos de desem­pe­ño pre-fun­cio­nal, prue­bas de desem­pe­ño fun­cio­nal, en­tre­na­mien­to del pro­pie­ta­rio y otras ac­ti­vi­da­des su­per­vi­sa­das por re­pre­sen­tan­tes ca­li­fi­ca­dos del pro­pie­ta­rio del edi­fi­cio, ba­sa­do en es­pe­ci­fi­ca­cio­nes com­pren­si­vas desa­rro­lla­das du­ran­te el di­se­ño de la fa­se. Ver cua­dro ad­jun­to ‘Ob­je­ti­vos de un pro­ce­so ri­gu­ro­so de pues­ta en mar­cha del equi­po HVAC’.

De­pen­dien­do del ta­ma­ño, com­ple­ji­dad y pre­su­pues­to del pro­yec­to, las ta­reas in­vo­lu­cra­das en la pues­ta en mar­cha pue­den va­riar am­plia­men­te. Con­se­cuen­te­men­te, el pro­ce­so de pues­ta en mar­cha de­be ser per­so­na­li­za­do pa­ra ca­da pro­yec­to. Va­le la pe­na re­pe­tir que el al­can­ce y ri­gor re­que­ri­do del pro­ce­so de pues­ta en mar­cha de­be de ser cla­ra­men­te de­fi­ni­do an­tes de ad­ju­di­car el con­tra­to de cons­truc­ción, con el ob­je­ti­vo de que las cua­li­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias, res­pon­sa­bi­li­dad y al­can­ce del es­fuer­zo pa­ra to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das en la pues­ta en mar­cha de la fa­se de cons­truc­ción sean cla­ra­men­te en­ten­di­das.

Con­clu­sio­nes

En con­clu­sión, el do­cu­men­to de Ash­rae de­ja cla­ro que el di­se­ño de los sis­te­mas de HVAC pa­ra las ins­ta­la­cio­nes de cen­tros de sa­lud re­quie­re ex­pe­rien­cia es­pe­cia­li­za­da y co­no­ci­mien­to del ca­rác­ter de es­tas ins­ta­la­cio­nes de al­to ries­go, la sen­si­bi­li­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad de sus po­bla­cio­nes y las in­te­rac­cio­nes com­ple­jas de di­chos sis­te­mas con los otros ele­men­tos de in­ge­nie­ría y ar­qui­tec­tu­ra que con­for­man el edi­fi­cio.

Se re­co­mien­da la con­sul­ta del ma­nual al com­ple­to, que pue­de so­li­ci­tar­se en https://www.ash­rae. org/about/ash­rae-en-es­pa­ñol.

26

Ma­nual de Di­se­ño de Ca­le­fac­ción, Ven­ti­la­ción y Ai­re Acon­di­cio­na­do pa­ra Hos­pi­ta­les y Clí­ni­cas de Ash­rae.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.